como cualquiera

Que difícil es soltar amores ¿no lo creen?
pero hablo de amores de verdad, no tu agarre de una noche ni la chica de la barra, me refiero a los amor por los que te preocupaste en formar edificaciones, construirlo, los que te tomo tiempo hacer que funcionen, los que sabes que no tuvieron que acabar, pero obviamente terminaron, y se fue o te fuiste, no sé, pero hablo de esos amores, de los que sabías que tu lugar era a su lado y el suyo contigo.

¿Qué hacemos con esos recuerdos, con ese amor que nos quedo y era de ellos, con los besos y abrazos que no se entregaron y peor aún con los “te quiero” atorados en la garganta o el “Quédate” que nunca salió de tu corazón?

Yo al menos no sé que hacer, me estoy ahogando en un océano de emociones, ventisca de recuerdos con pronóstico a inundación de soledad, tanto que no me consuela la compañía de nadie, no se puede llenar un vacío como ese con cualquiera; y he tenido mejores mascotas que los que hoy me dicen “amor” y definitivamente me siento vacía… es de esas sensaciones de ahogo, de querer salir corriendo de tu casa, incluso de golpear paredes con un llanto seco y mudo, así.

Y últimamente me he preguntado si quizás por un momento, has pensado igual que yo… que deberías volver o dejarme ir hacia ti, que podría ser, que no se debe olvidar, que aún se puede intentar una ultima vez.

Y me consuela dormir, verte en mis sueños, ver que estas cerca a mi y no a kilómetros, que siento el roce de tu piel y tú mis labios, que me abrazas y aunque se escapan unas lágrimas, estamos felices, completos.
Hasta que llega el amanecer y el deseo de jamás despertar, pero pasa.
Y se va
Pero el deseo de tenerla, no.

Y así vives, con el sabor amargo de “que hubiera pasado si…” y te acostumbras, pasan días, meses, años y un día te levantas y ha pasado una vida, lejos, fingiendo amar, con alguien al costado y aunque sabes que no es ella, la respetas.
Pero sigues vacío.
Y así,
respiras.
Y así,
Dices amar.

—  Brenda Ramírez.
EL GLADIADOR!!
Willy y Vegetta
EL GLADIADOR!!

V: No sé por qué esa cara me esta mirando así con esa cara, Willy, no entiendo la verdad.

W: Porque me dabas con el ala o algo así o porque estabas un poco flipao´

V: *Ríe* Te voy a dar con…Si, si.Vale, vale, vale, como flipado ¿No? En plan de… Te estaré contando algunas de mis historias y dirás..

W: Ya y yo diré: “Madre mía”…

_________________

Vegetta al principio también mal entendió la mirada de Willy en el dibujo como cualquiera de nosotras 7w7

¿Cómo interpretar una carta astral? Parte II

Los aspectos en la carta astral   

Se llama aspecto a la relación angular entre dos puntos de la carta natal. Los planetas, vistos desde la Tierra,   se van acercando y alejando unos de otros  de forma más rápida o más lenta dependiendo de la velocidad a la que se desplacen por el zodíaco tropical.

Por eso la distancia angular entre dos planetas lentos como Urano o Neptuno variará mucho más despacio que la distancia entre dos planetas más rápidos como por ejemplo la Luna o Venus, siendo los ciclos de estos últimos  más cortos.

Un planeta puede aspectar tanto a otro planeta como a un punto cualquiera de la carta, sea éste ficticio o no; por ejemplo puede hacer aspecto con las cúspides de las casas, con las partes arábigas o con los nodos lunares, entre otros.

Cuando dos planetas forman aspecto  su energía se relaciona y se activa, se acentúa o adquiere ciertas características todo dependiendo del tipo de aspecto formado, del tipo de planeta implicado,  de la Casa en la que ocurra, etc.

A continuación se explican los aspectos múltiplos de 30. En total son 5 en sus dos fases (creciente y decreciente) más la conjunción y la oposición y se pueden ver representados en la imagen de arribita.

Los aspectos múltiplos de 30 grados definen los distintos tipos de relación que se pueden dar entre dos puntos de la carta natal, si nos basamos en los cuatro elementos fuego, tierra, aire y agua.

Conjunción: 0º

Dos planetas están en conjunción cuando su distancia angular es 0, es decir cuando se encuentran exactamente en el mismo grado, minuto y segundo.

En la conjunción, las energías de los planetas se fusionan y  puede ser una relación  armónica o inarmónica  dependiendo de la naturaleza de los planetas implicados y de la afinidad que exista entre ellos.

Semisextil: 30º

Dos planetas están en semisextil cuando la distancia angular entre ambos es de 30 grados. Como los signos del zodiaco son 12 y cada uno ocupa 30º, si un planeta se encuentra en un signo y otro planeta se encuentra en el mismo grado del siguiente signo, dichos planetas forman un semisextil. 

En la hermosa y cautivante imagen podemos observar dos planetas en semisextil

El semisextil une dos puntos que se encuentran en signos contiguos   con polaridades distintas y elementos incompatibles. A pesar de eso y de que en astrología psicológica se lo considera un aspecto más bien incómodo y de carácter evolutivo, hay astrólogos que lo clasifican como un aspecto armónico y fluído.

El semisextil es el resultado de dividir el círculo en 12 partes iguales.

Sextil: 60º

En el sextil, la distancia entre dos puntos de la carta es de 60 grados, es decir dos signos (30+30) del zodiaco.

Es un aspecto armónico que une  dos signos de igual polaridad (masculino-masculino o femenino-femenino) y elementos compatibles (agua-tierra o fuego-aire).  

El sextil resulta de dividir el círculo en 6 partes iguales.

Cuadratura: 90º

Dos planetas están en cuadratura cuando la distancia entre ellos es de 90 grados. Como las modalidades zodiacales son 3 y por tanto se repiten cada tres signos, tenemos que la distancia entre dos signos   consecutivos de una misma modalidad (cardinales, fijos y mutables) es siempre  de 30+30+30=90 grados, es decir una cuadratura:

La cuadratura se considera el aspecto más tenso. Relaciona energías incompatibles e irreconciliables.

Corresponde a la división del círculo entre 4.

Trígono: 120º

120  grados, o lo que es lo mismo, 4 signos del zodiaco tropical, equivalen a un trígono. Dos planetas sitúados en el mismo grado de distintos signos de un  mismo elemento  están en trígono, ya que los elementos (fuego, tierra, aire y agua) se repiten cada cuatro signos.

Es un aspecto muy fluído que al darse entre signos de un mismo elemento y por tanto de igual polaridad, crea una relación fácil y colaborativa entre los puntos implicados.

El trígono surge de la división del círculo entre 3.

Quincuncio: 150º

Dos planetas están en quincuncio cuando están separados por una distancia angular de 150 grados (5 signos completos).

Se trata de una relación entre puntos situados en signos de polaridades distintas y elementos incompatibles, pero al igual que el semisextil, es considerado armónico por unos e inarmónico por otros. En cualquier caso, es un aspecto “doble”, ni lo suficientemente tenso como para considerarse inarmónico, ni lo suficientemente fluido como para ser armónico.

El quincuncio es el resultado de dividir el círculo entre 2.4, o lo que es lo mismo, por 12/5.

Oposición: 180º

Los planetas se encuentran opuestos el uno al otro. La oposición es la máxima distancia angular que puede haber entre ellos y a partir de aquí, ésta empezará a disminuir hasta que ambos cuerpos se vuelvan a encontrar  o hasta que alguno de ellos invierta su dirección aparente.

La oposición es un aspecto tenso que se da entre planetas o puntos de la carta situados en los dos extremos de un mismo eje, donde las energías “tiran” en  direcciones opuestas y enfrentadas.

Resulta de dividir el círculo en dos partes iguales.

-Luis.

No tengo idea para que me sirve Tumblr. No recuerdo porqué creé esta cuenta. No tengo ninguna certeza de porqué dirijo este blog. Tal vez sea un llamado de mi misma, una puesta de escape para cuando deba llorar prosa tóxica de malos sucesos emocionales. Y no es que tenga problemas, sólo me gusta sufrir, como cualquiera, aquello de no dejar libre su Ello. Su esencia central. Y vivo sangrando lágrimas de azufre, que arden más que un tórax sin aire. Quiero saber qué hacer. Y no tengo certeza absoluta de nada. De absolutamente nada. Sólo de que no me importas, ni tu, ni yo, ni él, ni ella. Y al fin y al cabo ¿existo yo por tener conciencia, o existo porque otros me la implantaron al nacer?

Mi primera vez fue una violación. Pero no es lo que se estarán imaginando.
Él me gustaba como para abrazarlo y besarlo todo el día. Yo le gustaba para algo más.
Así fue como me lo pidió un día como cualquiera. “Vamos a cojer” dijo. A lo que yo contesté que no. Me preguntó porqué no y no supe que contestarle. Simplemente no quería, me encontraba bien así, virgen.
Y entonces comenzó a insistir. Terminé diciendo que sí, no porque haya logrado cambiar mi opinión, si no porque hizo que tuviera miedo de que se vaya de mi lado solo porque me negaba a tener sexo.
Y lo hicimos. Yo lagrimeaba del dolor mientras él movía aún más rápido sus caderas.
Fue entonces que acabó. Él lo disfrutó mucho, yo no llegué a sentir nada más que la entrepierna ardiendo.
La vagina me dolía, y había hecho algo que yo no quería hacer. Era una nena, y había sido víctima de una violación.
Muchos dijeron -(hasta el mismo chico)- “no fue una violación, diste tu consentimiento”, y la verdad es que lo di, pero no porque yo realmente quisiera.
Hice este artículo por si hay alguien pasando por la misma situación. “No” quiere decir “No”. Y con una vez que se lo digas alcanza. Si sigue insistiendo y sin respetar tu primera decisón, créeme mi amor, no vale la pena. De lo que entra y sale de tu vagina,te encargás de autorizar sólo vos.