comfort-and-samuel

Susurros ❀

Recomendación ♫

¿Cómo iba a concentrarse? Estaba muerto de hambre y sueño, en toda esa semana habría dormido máximo 4 horas. Pero necesitaba seguir estudiando, sino, ¿qué sería de su carrera universitaria? Necesitaba hacerlo, necesitaba pasar sus exámenes, hacer que sus padres se sintieran orgullosos.

Pero a veces eso es demasiado para llevar. Tenía mucha presión, y eso era un peso enorme en sus hombros. A veces tenía ataques de pánico y se bloqueaba completamente por un par de horas, llorando y con su cabeza ardiendo. Eran lo peor, en sólo una semana había comprado —y consumido— 3 paquetes de aspirinas. Él sabía que era mucho, pero aun así debía seguir. No se perdonaría ver la cara de decepción de sus padres, cuando les dijera que no había conseguido pasar.

Pero ahí estaba él. Siempre estaba él. En los ataques de pánico, limpiando sus lágrimas y susurrándole «va a estar bien» en su oído.

Qué sería de Guillermo sin Samuel. Probablemente ya habría enloquecido por completo, se habría rendido y mandado todo a la mierda. Pero no podía hacer eso, Samuel no lo dejaba. Le recordaba lo bueno que era y lo mucho que lo amaba.

Pero ese día, Guille estaba solo. Samuel había viajado con sus padres por unos días. Sí, había prometido llamarle, pero ¿era eso suficiente? Guille estaba desesperado, necesitaba oír su voz antes de morir causa de un infarto. Lo necesitaba.

Siguió tratando de concentrarse, algo casi imposible, pensando en qué pasaría si fallaba, en sus padres, en su carrera… menos en sí mismo. Se vió interrumpido cuando el timbre de su pequeño apartamento resonó.

Se levantó de su escritorio, suspirando. Abrió la puerta, encontrándose a su novio apoyando sus manos en el marco.

Decir que saltó sobre él sería poco. Hay que aclarar que Samuel cuidaba su físico, de no ser así, estaría en el piso, como alguien que acababa de regresar de un viaje larguísimo, con su perrito encima.

Las palabras no fueron necesarias. Besos y promesas calmaron al más joven de ambos.

Eso sí, no pudo seguir estudiando, había algo más importante, más cálido, y más bonito que un libro de álgebra.

«Vas a estar bien. Vamos a estar bien. Lo prometo, voy a cuidarte.» Los susurros apagados en el cabello del menor, lo relajaron, más de lo que esperaba. Cerró los ojos mientras sentía los suaves besos que su novio depositaba en sus mejillas, en su frente, alrededor de sus ojos…

Quizá la universidad no era tan mala. O eso parecía. Cuando estaba con él olvidaba todo a su alrededor. Eran ellos y nadie ni nada más.

Nada importaba. Nada más.

———————————————————

Hola (◡‿◡)❀ Escribí esto apenas la señorita ashleygm me dijo que estaba en plenos exámenes. Espero que les guste tanto como a mí me gustó. Pueden dejarme un ask si quieren<3 

Besos ʕ•ܫ•ʔ 

(Hoy estoy tranquila, por eso no pongo los ¡! al principio (◡‿◡)❀).