combinacionesquesonungol

2

Combinaciones inesperadas que son un gol. Hoy…

Me encanta, encanta esta sección. No sé por qué no la frecuento más seguido. Después la gente se queja de los editores. Cuando no están, al final, una los hecha de menos…

Ésta es una bien básica, bien sencilla, pero al mismo tiempo bien inesperada. Pensaron alguna vez ponerle SAL a la limonada? No, no dije Margarita, manga de alcohólicos. Pero el principio es algo parecido…

Como es tan, tan básica la combinación, vamos a aprovechar para decir por qué funciona.

1) La sal funciona, a la vez, equilibrando el ácido del limón y resaltando el sabor a limón, que si se ponen a pensar no es lo mismo. Una cosa es la acidez y la otra el gustito. Pues bien, la sal mejora ambos, prueben!

2) La sal realza, también, el dulce. Aunque parezca extraño, un poquito de sal levanta mucho el sabor de todo, y también del azúcar. Por algo se incluye casi siempre una “pizca de sal” en casi todas las recetas de pastelería, sean tortas, helados, hasta en algunos rellenos. Entonces, con un toque de sal, vas a necesitar bastante menos azúcar en tu limonada.

C'est tout! Cortito y al pie. Les dije que me encanta esta sección?

3

Combinaciones inesperadas que son un gol: Esta es polémica, muy polémica.

Hace poco descubrí la felicidad de hacer yogur natural, casero. Y desde entonces tengo siempre en la heladera. Después, “lo-que-tengo-en-la-heladera” varía mucho pero, como somos pocos, dura unos cuantos días. Y aparecen rachas. De pronto llegan las frutillas y durante cinco o seis días todo es un frutillar. Fíjense en este blog, está teñido de colorado por páginas enteras. Otro día dejo hecha una montaña de garbanzos y brotan las ensaladas, las hamburguesas veganas, el hummus. Y ahora, justo, compré bastante albahaca. Después de hacer aceitito y toda clase de pavadas, la albahaca seguía durando, sugestiva. Qué peligro.

Así se me ocurrió. Yogur casero con albahaca y manzana verde. ¿Y por qué no? ¿No es dulzona la albahaca, no se parece a la menta? En versión salada, estas cosas pegan bien. Ya lo saben los griegos. Suena fresco y suave… pero todos estos pensamientos vinieron después. Seamos sinceros: en el momento sólo reina el capricho, las ganas de salir a jugar. Y entonces, jugué.

Yogur, con manzana verde rallada, albahaca picada finita y un hilo de miel. Se recomienda a los escépticos probar antes de discutir. Un gol, señores, un auténtico gol.