colores puros

La confianza que me abriga
tu mirada que me inspira
La seguridad de tus brazos
y la calidez de tus manos
No la cambiaría por nada.

Estoy sin chaleco antibalas
pero dispuesta a arriesgar
me paro adelante de ti
¡Dispara!
anda que esperas

Márcame el pecho con una
de esas balas de amor
lléname el alma de color
a puros intervalos de amor

Estoy más que dispuesta
a volver a ser la chica 
que creía en el amor
Sólo si tú me prometes
quedarte no solo hoy.

—  Tú. Brenda Ramírez

El solitario mexicano ama las fiestas y las reuniones públicas. Todo es ocasión para reunirse. Cualquier pretexto es bueno para interrumpir la marcha del tiempo y celebrar con festejos y ceremonias hombres y acontecimientos. Somos un pueblo ritual. Y esta tendencia beneficia a nuestra imaginación tanto como a nuestra sensibilidad, siempre afinadas y despiertas. El arte de la fiesta, envilecido en casi todas partes, se conserva intacto entre nosotros. En pocos lugares del mundo se puede vivir un espectáculo parecido al de las grandes fiestas religiosas de México, con sus colores violentos, agrios y puros y sus danzas, ceremonias, fuegos de artificio, trajes insólitos y la inagotable cascada de sorpresas de los frutos, dulces y objetos que se venden esos días en plazas y mercados.

Nuestro calendario está poblado de fiestas. Ciertos días, lo mismo en los lugarejos más apartados que en las grandes ciudades, el país entero reza, grita, come, se emborracha y mata en honor de la Virgen de Guadalupe o del general Zaragoza. Cada año, el 15 de septiembre a las once de la noche, en todas las plazas de México celebramos la fiesta del Grito; y una multitud enardecida efectivamente grita por espacio de una hora, quizá para callar mejor el resto del año. Durante los días que preceden y suceden al 12 de diciembre, el tiempo suspende su carrera, hace un alto y en lugar de empujarnos hacia un mañana siempre inalcanzable y mentiroso, nos ofrece un presente redondo y perfecto, de danza y juerga, de comunión y comilona con los más antiguo y secreto de México. El tiempo deja de ser sucesión y vuelve a ser lo que fue, y es, originariamente: un presente en donde pasado y futuro al fin se reconcilian.

—  Laberinto de la soledad, Octavio Paz
Dance with me. {Drabble Wigetta}

3:40 a.m

Beber una copa y admirar las vistas a través del ventanal era una de mis tantas costumbres los fines de semana. Simplemente relajarme y reflexionar, un poco de ambas.

Pasarme de copas no era mi objetivo sin embargo me permito vaciar una botella entera yo solo, mientras observo los mosquitos chocarse contra el cristal y pronto me encuentro riendo de esos pobres insectos que se estampan con violencia casi pidiendo que acabe con su sufrimiento, y así lo hago. Aplasto uno por uno imaginando que quizás me agradecen por ello y me siento mejor.  

“¿Qué haces?” escucho a mis espaldas y ni siquiera hago el amago por voltear.

“Acabo con el sufrimiento de estos bichitos” le digo, como si fuera algo normal y Willy ríe despacio y siento como si lo entendiera entonces sonrío. 
“¿Tú qué haces? Deberías estar durmiendo como el niño bueno que eres” digo sarcásticamente sonando ligeramente como un reproche.

“No tengo sueño. Además, es sábado, no se supone que deba dormir tan pronto” dice mientras se sitúa a mi lado y se ve cansado, sé que lo está. Sé que no duerme porque sigo aquí y no con él en la cama como se supone que debe ser, pero de todas formas no menciono nada al respecto y finjo que le creo.

“Está bien, supongo que puedes quedarte y escuchar mis tonterías un rato”

“Iba a quedarme de todas formas aunque no quisieras” me dice divertido en busca de pelea, sin embargo me río porque es malditamente adorable y decido que es mejor dejar mi botella de licor y ocupar mis manos para sostenerle.

Me permito tocar su cintura y recorrer mi nariz por su cuello, sabía que olía a su colonia de siempre pero me gusta verificarlo más de dos veces al día.

Willy medio ríe y puedo sentir sus delicadas manos caer como una pluma sobre mis hombros.

“Baila conmigo chiqui” susurro a su oído siguiendo ordenes del alcohol que aun recorre por mis venas quemando todo mi ser.

Siendo esclavo del aroma a frutas que Willy desprende que me pide que lo haga mío.

“No sé bailar” dice molesto clavando sus uñas ligeramente sobre mis omoplatos cual gatito que fue torpemente tratado.

Y tiene razón, lo he visto bailar en alguna ocasión, es tieso como un palo.

“Te enseño” le sugiero y recibo un gran suspiro de resignación, he ganado y ni siquiera he insistido.

Le ayudo a colocar su mano sobre mi hombro y la otra sujeta a la mía, coloco mi mano libre sobre su cintura y en un suave movimiento deslizo mis pies hacía un lado y le indico que siga mis pasos.

Puedo sentir ligeramente mi cabeza dar vueltas debido a que sigo ebrio logrando que mis pasos sean torpes en el siguiente intento, y así terminamos por hacer un baile absurdo donde tropezamos contra nuestros propios pies y reímos de lo tontos que nos vemos pero en ningún momento nos separamos.

Pronto recuerdo que no tenemos música de fondo entonces comienzo a tararear la mítica orquesta de Titanic y sé que a Willy le molesta, ya ha puesto los ojos en blanco dos veces en menos de diez segundos, pero eso solo me incentiva a seguir haciendolo.

“Lo estás haciendo muy bien” miento y él finge que me cree elevando las cejas reprimiendo una sonrisa.

“Lo sé, el alumno supera al maestro” se burla y le hago dar una vuelta con mi mano para volver a la posición inicial.

“Ya te gustaría chaval” digo arrogante y dejo expuesta mi sonrisa que me delata, sé que puede leerme, sabe que estoy disfrutando de su compañía.

“Bésame” exige curvando sus labios en una mueca que no llega a ser una sonrisa y sus mejillas se encienden, se siente seguro pero nunca llega a verse como tal entonces sonrío nuevamente porque realmente me resulta adorable sus intentos por ser demandante, sin embargo me encuentro cumpliendo sus ordenes.

 ¿Sería capaz de negarme?

Me apresuro a tomar de sus regordetas mejillas y me permito observar sus rasgados ojos que comienzan a iluminarse y pienso que si existe la vida después de la muerte haría hasta lo imposible por buscar esa mirada otra vez y volverme a enamorar de él.

 Nunca podría negarme.

“¿Qué piensas?” pregunta y puedo ver en sus ojos que pudo leer mi mente, sé que lo hace.

“Pienso que si muriese y pudiera reencarnar en algo, no importa qué, volvería a ti y me enamoraría otra vez” vacilo con mi tono de voz por momentos pero estoy siendo honesto y Willy me conoce demasiado, así que sus ojos brillan aún más. Sabe que no miento.

“Madre mía estás tan lleno de mierda” y su melodiosa risa se hace oír pero enseguida le hago callar presionando mis labios contra los suyos con algo de violencia, y juntos nos dejamos llevar por el sabor de nuestras salivas al mezclarse, un sabor que sabe a “no me sueltes nunca” y ciegamente obedecemos.

Continuamos así por un rato, degustando de nuestros labios al compás de una música que no estaba allí pero ambos podemos imaginar, quizás alguna de John Lennon o una de The 1975 realmente no importaba demasiado, la melodía permanecía en el ambiente.

Nuestros cuerpos yacen unidos sin intenciones de separarse mientras nos balanceamos de un lado a otro con una sincronía casi perfecta, y tal vez la luna nunca a brillado tanto desde la última vez que la he visto, o tal vez solo se trata de mi imaginación que me hace ver todo de un color más claro y puro cuando se trata de Willy.

Porque si Willy fuera un color definitivamente sería un color crema, suave y delicado, delicioso a la vista. Dulce, como la crema en un batido de fresa, llamativo y elegante como los pasos de un Tango Argentino.

Willy era eso y mucho más.

Un día de mis venas saldra el color carmesí más puro y mas hermoso jamas antes visto.
El juego Accel World VS Sword Art Online: Millennium Twilight llegará a Occidente en verano.

El juego será lanzado de forma digital para PS4 y PS Vita. 

Bandai Namco Entertainment anuncio el jueves que lanzará su próximo juego de rol crossover de Accel World VS Sword Art Online: Millennium Twilight en Occidente para PlayStation 4 y PlayStation Vita de forma digital en verano de este año. El juego llegará con audio en Japones y subtitulo en Ingles, Español y Francés. 

Keep reading

Yung unang account ko dito naalala ko email ko prinzeza_zeniorita@yahoo.com tas gawa pa ni kuya ward. Profile picture ko nun yung nakarocksign ako tas naka-uniform, kuha pa sa bagong biling mp4 ko yun. Background ko nun hello kitty tas bg music when i grow up ng pcd dafuq??? Grade 5 ata ako nun. Dito kami nag-uusap ng childhood crush ko na ex ko na ngayon 5 years ago gago hahahaha nung natuto nako weekly ata ako nagpapalit ng bio, bg (friendster-layouts.com hahahahaha) atsaka bg music, naalala ko huling bg music ko puro fm static yun eh. First yr hs, nawala nalang yan bigla pero alam ko naging game site sya. Dyan na nauubos oras ko pagtapos ng klase, dun pa ako sakanila ate madel nagrerent ng pc na lugawan na ngayon hahahahaha shet ang tanda ko na tas matira matibay kaming dalawa ni yvaette hanggang 8pm gumawa pa nga ako sariling bg ko non puro color purple kasi nga purple quinn lol di ko na kaya hahahahaha naalala ko lang kajejehan ko

He esperado toda una vida a encontrarte, a saber quien eres, a besar unos labios y sean del sabor que necesito, que tus colores sean brillantes y puros, he estado esperando toda una vida a una sonrisa, a un jardín lleno de flores blancas y negras, a la tormenta, al sol y la luna, al momento preciso y la calle, el lugar y la fecha correcta para encontrarte, aún no te conozco y te extraño… aún no te veo y sé que tu rostro no es igual al de los demás, nadie tiene tus ojos, ni tu boca sabrosa y carnosa… nadie.
—  Kriptonita
El solitario mexicano ama las fiestas y las reuniones públicas. Todo es ocasión para reunirse. Cualquier pretexto es bueno para interrumpir la marcha del tiempo y celebrar con festejos y ceremonias hombres y acontecimientos. Somos un pueblo ritual. Y esta tendencia beneficia a nuestra imaginación tanto como a nuestra sensibilidad, siempre afinadas y despiertas. El arte de la fiesta, envilecido en casi todas partes, se conserva intacto entre nosotros. En pocos lugares del mundo se puede vivir un espectáculo parecido al de las grandes fiestas religiosas de México, con sus colores violentos, agrios y puros y sus danzas, ceremonias, fuegos de artificio, trajes insólitos y la inagotable cascada de sorpresas de los frutos, dulces y objetos que se venden esos días en plazas y mercados.
—  Fragmento de Todos Santos, Día de Muertos, Octavio Paz

Ho dimenticato il colore dei tuoi occhi. 
Non fraintendermi,
son il colore più puro che io abbia mai visto, 
eppure, 
è da tempo che desidero vedere quel colore mescolarsi con il mio.
Ma sei già lontano e i fogli di carta non arrivano lì,
dove poesie son state scritte per te.