cocina-cubana

De las recetas de Carne en la Cocina Cubana: Recetas de “Ropa Vieja” tal y como aparecen en el libro “Delicias de la Mesa - Manual de Cocina y Repostería” por la Srta. María Antonieta Reyes Gavilán y Moenck editado en 1925 en La Habana, Cuba.
“-Se usa carne de ternera (barrigada que es la que da hebra). Se debe cocinar en caldo para que quede más sustanciosa, se deshilacha y se le pone un poco de vinagre. Se hace aparte una salsa abundante con 40 o 50 tomates asados o sancochados y pasados por colador, bastante cebolla picada, un diente de ajo, un puñado de perejil y orégano tostado, seis o siete ajíes; cuando todo esté bien sofrito se agregan dos cucharones de caldo, se deja hervir un rato y se cuela la salsa y entonces se echa la carne ripiada con dos pimientos morrones dulces bien picados y pimienta molida y un poquito de pimentón; en esta salsa se cocina la carne durante una hora, dejándola hervir y procurando que tenga más fuego a los lados que al centro; si se ve que la salsa está clara se cuaja con un poco de pan rallado. Se fríen rebanadas de pan echándolas en manteca muy caliente y dándoles dos vueltas y se cubre con éstas y pimientos morrones dulces.”
Otra receta de Ropa Vieja


“-Se echan en una cazuela dos o tres libras de carne de ternera (barrigada que es la que da hebras), un pedacito de col, dos ajos porros enteros, dos nabos, un chorizo, una cebolla en rebanadas, un diente de ajo, una hoja de laurel, sal y pimienta y se tiene al fuego hasta que la carne se pueda deshilachar; se ponen en una fridera: manteca, cebolla picada y dos dientes de ajo; a medio sofreír se agregan cincuenta o sesenta tomates sancochados y pasados por colador, se deja cocinar un rato y se agrega la carne deshilachada y el caldo en que se cocinó la carne, se tapa bien y se deja hervir durante un rato, se agrega un poco de vinagre y otro poco de vino seco, se cuaja la salsa con un poco de pan molido, se le da color con pimentón, se prueba de sal y en el momento de servir se adorna con rebanadas de pan frito y pimientos morrones.”

‘La cocina cubana de Vero’, nostalgias y secretos | El Nuevo Herald

Nadie puede negar la teatralidad de la cocina, y la de Verónica Cervera tiene varios escenarios. Está la cocina de su casa, en las profundidades del suroeste de Miami, con paredes azules y gabinetes blancos, donde durante un año y medio se gestó el libro que lanza este sábado 6 en Books & Books, en Coral Gables, La cocina cubana de Vero (Anaya). Origen: ‘La cocina cubana de Vero’, nostalgias y secretos | El Nuevo Herald

Artículos de la cultura cubana, y en este caso epecífico de la selección del menú en la mesa cubana, en el folleto “Así es Cuba” presentado en la sección de Cosas de mi Tierra en Guije. Muchos de estos artículos o ensayos se pueden ser considerados educativos y sin duda alguna por la época en que fueron editados también ya históricos: “Cuba y su plato nacional - El Ajiaco”; antes de hacer referencias al ensayo extendemos este link a los “Ajiacos” en la “Cocina Cubana” donde podrá encontrar una extensa selecció de recetas de cocina. Regresando a “Cuba y su plato nacional - El Ajiaco” - Mas si la introducción fue colosal, el plato fuerte del día completó el cuadro, pues el Ajiaco que se sirvió fue tan suculento y apetitoso que mereció los honores de la repetición en días posteriores, ya que no se borró de la memoria del ilustre extranjero que entre lo inolvidable de su paso por Cuba estaba su plato nacional llamado Ajiaco. Respecto de su composición he pedido el auxilio de un experto culinario, siendo ésta la receta que del mismo he sacado: El verdadero Ajiaco Criollo Cubano no puede existir si no cuenta con carne de puerco en masa; huesos de puerco y agujas; tasajo y toda la gama de viendas. No puede hacerse si no se cuenta con una cacerola de gran tamaño o una olla de grandes proporciones. Se echan los huesos de puerco, las agujas, la masa y después de desalarlo, el tasajo. Cuando el caldo ha hervido lo bastante y se haya espumado se echan todas las viandas y el maíz partido en trozos. Las viandas-me dijo-se deben echar en la olla siguiendo este orden: los plátanos verdes, la yuca, el maíz y la malanga, en primer término, porque ellas son las más resistentes en ablandarse; después una poca cantidad de calabaza junto con papas y, por último, ocupan su turno los boniatos y los plátanos maduros y pintones que deben ser cocinados en lugar aparte para ser agregados al Ajiaco en el momento de ser servido.”…

Punto de Vista: Sabores de Cuba se expanden mediante el turismo

Punto de Vista: #SaboresdeCuba se expanden mediante el #turismo

External image

La cocina cubana es uno de los ganchos potenciales del país para el turismo.

La Habana.- Durante la realización en esta capital de seminarios de expertos en gastronomía, los chefs y cantineros encuestados consideran que Cuba tiene amplias potencialidades para convertirse en eje culinario del Caribe. (more…)

View On WordPress

Como preparar flan de coco en la Cocina Cubana: receta de “Flan de Coco” por Nitza Villapol en la sección de Las que Pueden Enseñar del libro Gusta Usted por la Cátedra de Clínica Quirúrgica No. 9 de la Escuela de Medicina de la Universidad de La Habana impreso por Ucar, García, S. A., Teniente Rey No. 15, en 1956 en La Habana, Cuba: “Ingredientes: 3 huevos enteros, 3 yemas de huevo y 1 lata chica de dulce de coco en almíbar. Preparación: Se baten los huevos y las yemas (seis yemas y tres claras serán en total), se añade todo el contenido de la lata de dulce de coco. Se vierte en un molde bañado con caramelo y se pone al baño-maría hasta que al introducirle un palillo en el centro, salga seco. Puede hacerse en olla de presión con una taza de agua en la olla a quince libras de presión durante veinte minutos aproximadamente. Si desea bornearlo al baño-maría la temperatura del horno debe ser de 350° F. y el tiempo aproximadamente una hora y media. El tiempo de cocción depende del tamaño y la forma del molde. En moldes que tienen forma de anillo, los flanes y pudines se cocinan más pronto.”

black bean soup.

My recipe is very nearly vegan. You would need to switch out Worcester for A1 again though, which by now I’ve recommended a few times I think?

I like to serve this with avocado. It would also go well with sour cream and/or sri racha. But then again, doesn’t everything?

Anyway for this you need 2 cans Goya black beans (drained), 1 small can tomato paste, 2 tbs Worcester/A1, ¾ cup diced onion, 2 diced garlic cloves, 2 stalks celery thin sliced, 1 sliced carrot, and one ear of corn cut off the cob. Fistful of cilantro, two bay leaves, and juice of 1 lime, plus salt and pepper to taste. Season generously with cumin and oregano. Sprinkle in a pinch of crushed red pepper if you like it with a bit of kick.

Cook everything in 1 ½ tbs olive oil except for the beans. Throw in the tomato paste and the sauce. Mix thoroughly and season. Add the beans and stir frequently. Add 1 ½ cups water and come back to it in thirty minutes when it’s done…

Salsa de mango, fácil de hacer -

Salsa de mango, fácil de hacer –

External image

(para 4 raciones) La pulpa de esta fruta, transformada en salsa con la combinación de caldos y especies, complementa el gusto tropical de preparaciones tan criollas como el cerdo, el pavo asado, las frituras y algunos estofados. Ingredientes                                         ·     Pulpa de mango                                       200 g…

View On WordPress

Cocinas del mundo se encuentran en La Habana (+ofertas especiales)

#Cocinas del mundo se encuentran en #LaHabana (+ofertas especiales)

External image

El chef Eddy Fernández Monte, presidente de la Federación de Asociaciones Culinarias de la República de Cuba, dialogó acerca de las más notables influencias internacionales en la cocina en la jornada inaugural del evento.

Los turistas de hoy en día prefieren degustar alimentos típicos, “platos con historias”, alejados de las preparaciones industriales; presentaciones variadas de la comida, pero…

View On WordPress

En la Cocina Cubana usualmente se emplea el arroz como acompañante o de base en platos combinados, rara vez se consume por sí sólo. En algunos casos se prepara solo y después acompaña al plato fuerte. Otras veces se mezcla con algún caldo, como en el caso de arroz con frijoles negros. Puede formar parte de una combinación como en el arroz con pollo. Sin podernos olvidar de su utilidad en los dulces como es el arroz con leche, pero esto lo tratamos en los postres. En la Cocina Cubana se encuentra gran variedad de recetas de arroz, incluyendo desde el arroz por sí sólo como en el arroz blanco, hasta platos adquiridos de otras cocinas como es el delicioso arroz frito. El arroz forma una parte esencial en la mesa cubana. Se dice que “el arroz va con todo” y realmente es muy cierto. Su sabor no contrarresta el de las carnes, al contrario lo complementa y acentúa. También acepta de tal forma los sabores de los condimentos y hace buena combinación con las salsas. Fácil de preparar, en la cocina cubana nunca puede faltar.

Guapén, una especie de papa a la cubana

Guapén, una especie de papa a la cubana

External image

En Holguín le llaman malanga aérea, pero en Baracoa conocí al árbol del pan como la Papa de Cuba. Es un frutal que embellece los montes del oriente cubano con sus frondas onduladas y su porte de árbol elegante, digno de parques y plazas cubanas. Al llegar a Guantánamo, su presencia es recurrente en las arboledas del monte.
(more…)

View On WordPress

Saborear lo cubano: disfrute exquisito de la cocina nacional

#Saborearlocubano: disfrute exquisito de la cocina nacional

External image

Rayner González, Gerente de Servicios gastronómicos de Habaguanex S.A, y Helen Rodríguez, Directora de Comunicación de la Compañía Turística.

Antiguas tradiciones para el deleite del paladar, unidos a novedosas preparaciones sorprenderán a profesionales y amantes de la gastronomía en diversas instalaciones de la Habana Vieja. (more…)

View On WordPress

Algunas recetas de arroz blanco en la Cocina Cubana que pueden ser de interés para los amantes de las Artes Culinarias, siempre tan oportunas en caso de una visita inesperada, o invitada a probar las exquisiteces caseras.

Receta de “Arroz Blanco” en los libros “Comidas Criollas en Ollas de Presión: II Edición” y “Comidas Criollas en Ollas de Presión: III Edición” por María Teresa Cotta de Col editados en 1952 y 1954 en La Habana, Cuba.
“Instrucciones: Se calienta la olla, se echa la grasa y el ajo. Seguidamente añádanse el agua y zumo de limón. Al empezar a hervir el agua, eche el arroz acabado de lavar. Tápese la olla, cuando el vapor salga por la válvula de escape, póngase el indicador de presión, siguiendo las instrucciones de su olla, al indicar 15 libras de presión, rebaje el calor y cocínese 8 minutos a 15 libras de presión. Pasado este tiempo, aparte la olla del calor y enfríela. Cuando no salga vapor por la válvula, destápela y revuelva bien el arroz con un tenedor.”

Segunda receta de “Arroz Blanco” por María Teresa Cotta de Col.

“Instrucciones: Póngase la olla con el agua, cuando esté hirviendo, eche el arroz, acabado de lavar y el ajo. Tápese la olla, al salir el vapor por la válvula de escape, póngase el indicador de presión, siguiendo las instrucciones de la olla, al indicar las 15 libras de presión, rebaje el calor y cocínese 4 minutos. Transcurrido este tiempo, aparte la olla del calor, enfríela; cuando no salga vapor, destápela, saque el agua sobrante, colando el arroz y añádanse 3 cucharadas de manteca. Deje reposar el arroz, tapado con un papel absorbente 4 minutos. El agua sobrante del arroz puede aprovecharse para salsas o sopa.”

Tercera receta de “Arroz Blanco” en los libros “Comidas Criollas en Ollas de Presión: II Edición” y “Comidas Criollas en Ollas de Presión: III Edición”.


“Instrucciones: Caliéntese la olla vacía y destapada 5 minutos, échele la manteca y el ajo, dorándolo ligeramente, añádale el arroz, lavado en el momento de echarse. Revuélvase hasta que absorba la humedad del mismo, junto con la grasa, échense el agua y la sal. Tápese la olla, cuando el vapor salga por la válvula de escape, póngase el indicador de presión, siguiendo instrucciones de su olla. Al marcar las 10 libras de presión, rebájese el calor y cocínese 7 minutos. Pasado ese tiempo aparte la olla del calor y enfríela. Destápela y revuelva el arroz con un tenedor.”

“Cuarta receta de “Arroz Blanco.”

“Instrucciones: Póngase el agua a hervir, con la olla destapada, eche el arroz, manteca y sal. Tápese. Cuando salga vapor por la válvula de escape, póngase el indicador de presión, (siguiendo las instrucciones de su olla), al marcar las 15 libras de presión, rebaje el calor y cocínese por espacio de 10 minutos. Pasado este tiempo, aparte la olla del calor y enfríela. Esta receta es para el arroz reconvertido, de grano entero y viejo. Deje reposar el arroz unos minutos (tapado).”

Receta de “Arroz Blanco” en el libro “Delicias de la Mesa - Manual de Cocina y Repostería” por la Srta. María Antonieta Reyes Gavilán y Moenck editado en 1925 en La Habana, Cuba.


“Se pone en una cazuela agua con sal, hasta un poco más de mediada; cuando esté hirviendo se le echa el arroz lavado en varias aguas. El arroz se debe lavar momentos antes de ponerlo a cocinar. Se cocina a buen fuego hasta que el grano se abra, entonces se escurre toda el agua en un colador. Aparte, en una cucharada de manteca, se fríe un diente de ajo, se saca cuando esté dorado, esta manteca se le echa al arroz, se revuelve y se sigue cocinando al vapor con cuidado de que no quede demasiado desgranado ni tampoco muy asopado.”

Receta de “Arroz Blanco con Pichones” en el libro “Delicias de la Mesa - Manual de Cocina y Repostería” editado en 1925 en La Habana, Cuba.

“Se cortan los pichones en cuatro partes, se tienen en adobo con sal, pimienta y zumo de naranja agria durante hora y media, se escurren bien, se envuelven en un batido de huevos mezclados con un poco de harina de Castilla, se fríen cuidando de que no queden crudos; en esa misma manteca se echan los menudos picados en máquina, una cucharada, no llena, de harina de Castilla, un poco de caldo y vino blanco y se forma una salsa en la que se revuelven los pichones. Se coloca la mitad de los pichones con salsa en el fondo de la fuente, encima se pone arroz blanco cocinado y alrededor el resto de los pichones con la salsa.”

Recetas de la preparación del arroz como complemento o parte integral de la Cocina Cubana en la sección de los Arroces y Pastas en “Cocina al minuto” por Nitza Villapol y Martha Martínez editado en 1956 en La Habana, Cuba: “Arroz con Pollo: “Haga un caldo con los menudos del pollo. Corte los pollos en cuartos y adóbelos de antemano con ajo machacado y naranja agria. Caliente el aceite y dore los pollos, añada la cebolla bien picadita, el ají picadito, salsa de tomate, una lata de pimientos molidos con su líquido, el líquido de los petit pois y de los espárragos, sal, pimienta, hoja de laurel, Ac'cent, el azafrán para colorear, vino seco, caldo y agua. Lave y remoje el arroz. Cuando el pollo esté medio cocinado, añada el arroz. Déjelo a fuego lento hasta que el grano esté abierto y blando. Añada los petit pois, y adórnelo con pimientos, espárragos, petit pois y huevos duros.” - Continuando con otra de las recetas: “Arroz con Pollo a la Jardinera: “Separe la masa del pollo de los huesos. Haga con los huesos y menudos el caldo. Caliente el aceite, sofría el pollo, la cebolla, ají y ajo, todo picadito. Añádale la sal, pimienta, tomate, vino seco, vinagre, caldo, vegetales y arroz. Déjelo a fuego vivo hasta que rompa el hervor, y luego a fuego mediano tapado durante 30 minutos aproximadamente.

Otras de las recetas de las pastas en el libro Cocina al minuto: “Gnocchi: “Cocine las papas y redúzcalas a puré. Añádale las yemas, queso, harina y sal. Amáselo ligeramente. Tome la masa por porciones pequeñas y estírela como un rollito de un dedo de grueso. Corte la masa en pedacitos de unas dos pulgadas de largo. Aplaste ligeramente los extremos con un tenedor. Cocínelos aproximadamente 10 minutos en agua hirviendo con sal. Deben sacarse del agua en cuanto lleguen a la superficie. Sírvalos con salsa de tomate y queso parmesano. La cantidad de harina es variable ya que algunos tipos de papa necesitan más cantidad de harina que otros para dar una masa consistente”. - Otra receta en esta sección del libro Cocina al minuto: “Macarrones con Carne: Después de la lista de los ingredientes nos describe la preparación de la siguiente forma: Caliente el aceite y sofría en él los dientes de ajo machacados, cebolla picadita y ají. Añada la carne y cuando esté ligeramente cocinada agregue el vino seco, salsa de tomate, sal, Ac'cent, pimienta, orégano y laurel. Déjelo a fuego lento bien tapado durante 15 minutos. Cocine los macarrones en el agua hirviendo con sal. Quite la hoja de laurel a la carne. En un molde Pyrex engrasado con mantequilla, ponga una capa de macarrones, otra de carne y otra de queso rallado. Cúbralo con otra capa de macarrones y repita la capa de carne y queso. Hornéelo a 350°F. durante 25 minutos aproximadamente”. En la sección de las Pastas de la Cocina Cubana se hacen referencias a varias recetas más de los macarrones y macarroni en este libro de cocina y otras referencias.

Cocinas de inducción vulnerables a las cafeteras cubanas
External image

Cocina Gelect con su menaje (foto del autor)

GUANTÁNAMO, Cuba.- Como parte de la nueva política de cocción aprobada por el Consejo de Ministros en el 2012, desde hace aproximadamente cuatro meses comenzaron las ventas de las cocinas de inducción “Gelect”, producidas en la República Popular China por la compañía electrónica ATEC.

El objetivo de esta política, según dio a conocer Granma, órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba el pasado 16 de octubre del 2015 en el reportaje ¨Nuevas facilidades que entran por la cocina¨, es sustituir paulatinamente las hornillas eléctricas, también chinas, que fueron vendidas en el 2006 como parte del programa llamado ¨Revolución Energética¨, las cuales son grandes consumidoras de electricidad y de poca durabilidad.

También forma parte de esta política la venta libre y gradual de gas licuado a la población, algo que ya se hace en La Habana y en las capitales de las provincias Artemisa, Mayabeque, Matanzas, Camagüey, Holguín, Santiago de Cuba, así como en Moa y la Isla de la Juventud.

Las provincias de Guantánamo, Pinar del Río, Las Tunas, Holguín, Granma y Santiago de Cuba fueron los territorios seleccionados para vender la mayor cantidad de cocinas de inducción pues son las que más usan la electricidad para cocinar, según declaró a Granma en el mencionado reportaje Nancy Valdés Jiménez, Vice Ministra del Comercio Interior (MINCIN).

Hermosas y ligeras, las cocinas se están vendiendo a 500 pesos, unos veinte dólares aproximadamente y traen un menaje compuesto por dos ollas y una sartén, también chinos y una cafetera marca ¨Klassica¨, producida por la Empresa Industrial de Productos y Utensilios Domésticos (EINPUD), de Santa Clara.

Hasta la fecha gozan de gran aceptación popular pero varias han resultado dañadas debido a las explosiones de las cafeteras cubanas.

Testimonio de una ama de casa

Es una cuarentona locuaz que vive en el barrio de San Justo, al este de la ciudad de Guantánamo. La vi en el taller de reparación de utensilios domésticos de la calle Los Maceo, entre Aguilera y Crombet, único de su tipo encargado de atender los problemas técnicos de las cocinas “Gelect” en la ciudad. Accedió a darme su testimonio pero sin que revelara su identidad, “porque tengo la esperanza de que mi caso se resuelva”, dijo.

La doña tiene un hijo menor de edad que es impedido físico y fue beneficiada con un crédito para comprar una de las mencionadas cocinas, la que adquirió el pasado mes de noviembre y está pagando a plazos. “El pasado lunes puse la cafetera a colar, fui al portal de mi casa para conversar con una vecina y como a los cuatro minutos sentí un estruendo. Al regresar vi que la cafetera había explotado y roto la cocina de inducción. Estoy aquí para ver cómo resuelvo ese problema”.

Su caso no es el único en San Justo pues allí han explotado unas cuantas cafeteras, dijo.

Indagando sobre las causas

Un técnico que escuchaba la conversación corroboró su dicho y aseguró que ya han sido más de veinte las personas que han venido al taller planteando lo mismo.

Al identificarme, accedió a ofrecerme información pero también me pidió que no revelara su identidad: “Las cafeteras tienen el fondo debilitado debido a la incrustación de una plancha de ferro cerámica que les han añadido para que puedan ser usadas en las cocinas de inducción pues la vasija que no tenga ese aditamento es rechazada por la cocina”, dijo.

External image

Nótese la combadura de la cafetera de la izquierda en relación con la de la derecha (foto del autor)

Continuó informando que las cafeteras son las mismas que se venden a 5 CUC en las tiendas recaudadoras de divisas. “Lo que hicieron fue añadirles el aditamento de ferro cerámica, pero la solución no ha sido buena debido al número de cafeteras que ya han explotado provocándoles un daño irreparable a las cocinas ‘Gelect’, algo que también está ocurriendo en otros municipios de la provincia”.

Según el técnico, con el uso el fondo de las cafeteras se va torciendo hasta que explotan porque al parecer las válvulas de escape de vapor tampoco funcionan correctamente.

En nuestro recorrido también visitamos el taller de la calle Martí entre Narciso López y Jesús del Sol y aunque allí no se están atendiendo los problemas técnicos de las cocinas “Gelect”, ya se conoce la situación mencionada pues varios compradores han ido con sus equipos hasta el lugar en busca de una solución.

Quejas similares se han recibido en la tienda de productos industriales ubicada en la Feria El Guararey, en el noroeste de la ciudad.

A pesar de que, en el mencionado reportaje del periódico Granma, Xiomara Ordóñez Rodríguez, directora nacional de Servicios Técnicos del MINCIN aseguró que se cuenta con la disponibilidad necesaria de piezas de repuesto para dar solución a posibles roturas y de que algunas de las cocinas están dentro del término de garantía comercial (tres meses), hasta ahora los perjudicados por las explosiones de las cafeteras no han logrado que les repongan las cocinas.



Cocinas de inducción vulnerables a las cafeteras cubanas