club de los 5

10

Haikyuu!! - El club de los 5

”Después que estuvieran abiertos casi todos los regalos, Miyuki anunció que tenía un presente especial para todos ellos y le pasó un paquete a cada uno. Resultaron ser camisetas estampadas a juego por parejas. La de Oikawa era oscura con estrellas y letras verde flúor que formaban la frase “I’m the invader alien”, a juego con la camiseta que Iwaizumi había usado la noche anterior y que decía en su frente: “I’m a planet in love with an alien who invaded me”.

—¡QUÉ FABULOWLSO! —exclamó Bokuto en ese momento, ondeando su camiseta para que todos la vieran.

Tenía estampado un búho, pero el chiste era que la imagen estaba formada por un montón de palabras en diferentes tipografías y tamaños. Era siempre la misma palabra, en sus diferentes acepciones: Akaashi; Akaaaaaashi; Akaasheee; Agaashi; AGAASHE; Agaaasheee. La camiseta de Keiji también tenía estampado un búho, pero parado sobre la frase: “I’m Akaashi”, y más abajo en pequeño añadía: “Unfortunately”.

En las camisetas de Kuroo y Kenma estaba estampado el “Player 1” y “Player 2”, respectivamente, y una caricatura de ambos con el estilo de los juegos de 8 bits. Daichi, por su parte, había recibido la camiseta suya y la de Suga, para entregársela después. Una llevaba estampado “Sugar” y la otra “Daddy”.

—Juntos son el “Sugar Daddy” definitivo —sonrió Miyuki guiñándole un ojo a Daichi, quien rió por lo bajo meneando la cabeza.

Los demás rieron cuando Miyuki se puso su propia camiseta auto-estampada, la cual en el frente decía “Seme”, mientras que su novio Yuu lucía la que llevaba la palabra “Uke”. Ushijima también había recibido dos camisetas. Ambas eran bastantes simples; la suya solo decía “Senpai” y la otra “I was noticed by senpai”.

Todos parecían entender el chiste implícito estampado en aquellas dos prendas. Todos, menos Oikawa.

—¿Qué…? —empezó a preguntar, pero se calló al escuchar a Miyuki hablar.

—No sé si Shira-chan quiera usarla —le comentaba la chica a Ushijima.— Aún no tiene tanta confianza con nosotros, pero…

—¡¿QUÉ?!

Sus amigos se quedaron callados cuando Tooru le dio un manotazo a la mesa y se puso en pie de un salto, señalando a Ushijima y luego mirando al resto uno por uno, muy indignado.

—¿LA VACA POR FIN SE METIÓ AL CORRAL DEL TERNERO Y NO ME LO DIJERON?”


Uno de los fics más fabowlosos de la vida!!! Ushicornio-san espero te guste :3

 Fanfiction: El Club de los 5 - Capitulo 33

instagram

Ven y conoce lo mejor de la barbería clásica en el club y obtén 5% de descuento en productos. Av suba con Calle 104 ☎️ (318)3879802

Made with Instagram
Youtubers Ask-Meme :D
  • 1: Primer youtuber que viste?
  • 2: Primer video que viste?
  • 3: Youtuber favorito?
  • 4: To 5 de youtubers favorito?
  • 5: Un youtuber que dejarías todo para conocerlo?
  • 6: Un youtuber que odies?
  • 7: Un youtuber que te de cólera?
  • 8: Un youtuber que te sea tierno?
  • 9: Un youtuber que eres sub pero no ves sus vídeos?
  • 10: Dos ships que shipees con toda tu alma?
  • 11: Prefieres ver los vídeos en la compu o en tablet, ipad, móvil?
  • 12: Llegaste a ir al Club Media Fest?
  • 13: Rubelangel o Wigetta?
  • 14: Top 5 de los videos de tu youtuber favorito?
  • 15: Te gusta el salseo?
  • 16: Cómo reaccionarías al encontrarte a tu youtuber favorito por la calle?
  • 17: Youtuber de lengua extranjera favorito?
  • 18: Deletrea tu nombre con cosas del fandom.
  • 19: Tienes libros de youtubers? Cuáles?
  • 20: HolaSoyGerman o Werevertomorro?
  • 21: Youtuber que te parezca más atractivo?
  • 22: Prefieres, youtubers de España o youtubers de Latinoamérica?
  • 23: Te ha dado fav o rt alguno?
  • 24: Hablanos del consejo de Luzu y Lana que te ha servido
  • 25: Hablanos del vídeo que te ha hecho llorar de risa.
  • 26: Hablanos del vídeo que te ha hecho llorar a mares.
  • 27: Hablanos del vídeo que no puedes dejar de ver.
  • 28: Hablanos del squad que tienes en el fandom.
  • 29: Hablanos de cómo influyen en tu vida.
  • 30: Hablanos sobre la barba de cheeto.
  • 31: Cuánto tiempo los sigues?
  • 32: Editas sobre ellos?
  • 33: Escribes sobre ellos?
  • 34: Has leído algun lemmon, smut, o algo subidito de tono?
  • 35: Top 5 de tus fics favoritos?
  • 36: Morado o Verde?
  • 37: Has ido a España o vives ahí?
  • 38: Qué opinas de Mexivergas?
  • 39: Alguna vez has pensado en abrir un canal?
  • 40: Tienes un canal en youtube y estás empezando a hacer vídeos y meterte en ese mundo?
  • 41: HolaSoyGerman o JuegaGerman?
  • 42: Cuánto mides y cuánto te faltaría crecer para alcanzar al rubius?
  • 43: Tienes amigos en tu colegio, universidad, instituto con los que fangirlear?
  • 44: Haces fan-arts?
  • 45: Artistas que aporten al fandom favoritos?
  • 46: Te pone mal cuándo tienen pareja?
  • 47: Les darías las gracias?
  • 48: Cuéntanos sobre cómo quisieras conocerlos.
  • 49: Describe a cada youtuber que te gusta con una palabra.
  • 50: Qué piensas hacer cuándo apaguen la cámara?
El club de los rechazados ~Capítulo 5.

Dedicado a @lololex<3

Diario de campo de Mangel.

 

Hoy decidí probar algunos experimentos más personales, tocar una que otra persona para saber todo de ellos, tocar objetos y saber quiénes son sus dueños. Y sobre todo, lo más importante. ¡¿Cómo haré crecer un árbol?! Yo solo hago crecer flores, inocentes y PEQUEÑAS flores de colores, no un árbol de dos metros y hacer que desaparezca de la nada. Yo flipo con Lana.

-¡Mangel! –Escucho la voz de Rubén, Mangel estaba en el jardín de atrás escribiendo en el diario con la mano derecha y con la izquierda jugaba con las flores. No contesto, era miércoles, tenía apenas tres días para poder aprender a hacer crecer un maldito árbol de la nada, estaba concentrado leyendo la información que Lana le había dado hace tiempo, pero no venía nada de cómo hacer crecer árboles. -¡Mangel! –Otro grito se escuchó pero el pelinegro ni se inmuto en saber que le pasaba a su novio. “Debes concentrarte, debe ser fácil, es como hacer crecer una flor, pero más grande… y requiere más esfuerzo, más fuerza, no puedo”. -¿Mangel? –Rubén lo vio con los ojos cerrados, le estaba preocupando, llevaba ya allí una hora, o tal vez más. -¿Qué ocurre? –Se sentó a su lado y apoyo su cabeza en el hombro del menor. Mangel solo suspiro. -¿Es por lo del sábado? –Mangel dudo pero asintió, esperando algún regaño de parte de su novio. –Yo igual estoy nervioso, nunca has hecho un árbol, pero todo saldrá bien Mangel, no habrá necesidad de que lo hagas.

-¿Y si la hay? –pregunto con la voz ronca a causa de no haber hablado en un largo tiempo. -¿Y si las cosas salen mal? ¿Si necesitamos el árbol para escapar? Rubén, no puedo hacerlo.

-Si puedes, yo confió en ti. Haremos todo para que funcione, te lo debo por dejarme quedar en tu casa en lo que… bueno, logro conseguir dinero para una nueva casa.

-Vale, pero ¿Dónde podemos hacer crecer un árbol sin que la gente sospeche? –Pregunto Mangel.

-En el único lugar donde solo había dos casas y en una vive alguien que nos puede ayudar.

-Entonces vamos.

 

Una vez en donde era la anterior casa de Rubén, este miraba los escombros con melancolía.

-No estés triste, volverás a tener tu casa, lo importante es que tú y tu gata están bien.

-Lo sé, pero será difícil, es extraño, no recuerdo muchas cosas de mi pasado, pero sé que en esta casa viví muchas cosas. ¿Sabes? Comienzo a tener recuerdos.

-¿De qué? –Pregunto Mangel algo preocupado.

-No son claros pero en algunos aparece Willy.

-¿Guillermo?

-Si. ¿Crees que él sepa algo? Hace unas horas iba a hacerme una confesión… -Mangel se quedó en silencio.- ¡Tú sabes algo!

-Yo no sé nada tío.

-No me mientas, vale, estoy cansado de que todos me mientan sobre mi pasado. ¿Por qué mamá se fue? ¿Por qué no sé dónde está mi padre? ¿Por qué si he vivido toda mi vida en esta calle, Guillermo y yo no hablamos nada? ¿Por qué él sabe que me dicen rubius? Y ahora tú evitando que me haga una confesión, Mangel, solo quiero que por un momento alguien sea sincero conmigo.

-Rubius yo… Solo no debes saberlo, no hagas más preguntas.

-¿Qué no haga más preguntas? ¿Por qué no me quieres decir? Deja de protegerme como si fuera un crio, ¡Soy mayor que tú!

-Pero eres más tonto, más inmaduro, deja las cosas así vale, déjalas así.

-¿Hasta cuándo? –Mangel guardo silencio. -¿Qué pasa si recuerdo algo? ¿Qué harás?

-Eso no pasara, no lo permitiré. -Rubén lo interrumpió.

-Necesito estar solo. –Se levantó de donde estaba sentado y miro por última vez a Mangel. –Nos vemos esta noche.

-No por favor, no te vayas, ¿De verdad discutiremos por una cosa tan tonta?

-¿Mi pasado es una cosa tonta? Mangel, te quiero pero de verdad necesito estar solo.

Mangel no dijo nada más y dejo que su novio se fuera, dejándolo solo en la calle con ahora dos grandes problemas en mente. ¿Qué iba a hacer ahora? La única persona en la que confiaba, a la que podía pedirle ayuda era él, y ahora se habían cabreado. Vaya idiotez pensaba Mangel. Ojala apareciera alguien que pudiera ayudarle.

-¿Mangel? –El pelinegro levanto la vista y vio a Lana con un rosado bolso frente a él. -¿Qué haces aquí?

-Hola Lanita. Solo, quería estar solo. –suspiro. -¿Qué haces tú aquí?

-Oh, venía a hablar con Guille, pero su madre dice que se quedó a estudiar en la escuela. –Mangel asintió.- ¿Quieres ir a tomar un café?

-Odio el café. –Mangel se rio. –Pero podemos ir por una sodas, anda, yo invito.

-Vale, ven. –Mangel se levantó y se ofreció a llevar su bolso, Lana se negó, ya que no estaba muy pesado y se fueron a donde Mangel sugirió.

Una vez ahí, y cada uno con su soda, tomaron asiento en una de las mesas, Mangel miraba su móvil en la espera de un mensaje de su novio, nada llegaba.

-¿Dónde está Rubén? –Pregunto Lana tras minutos de silencio. –No soy chismosa ni nada, solo es raro no verlos juntos, ya sabes, siempre andan juntos para todos lados, tanto que parecen novios, bueno, lo son, ya mejor dejo de hablar. –Mangel sonrió. Le agradaba Lana. –Te pasa algo Mangel.

-No…

-Sí, no es pregunta, estas raro. ¿Te pasa algo?

-Me preocupa que salgan mal las cosas y no pueda hacer crecer un árbol.

-.Mangel, todo saldrá bien, ¿Vale? Confía en mí, el plan tiene un margen de error de 1%, estamos hablando de la escuela, lo más que puede llegar a pasar es que nos suspendan una semana o llamen a nuestros padres. Todo está bien Mangel… ¿Eso es realmente lo que te preocupa?

-Algo así, tuve un pequeño problema con rubius. Nada importante.

-Pero te preocupa, no lo niegues. –Mangel suspiro. –Olvidemos eso, anda, vamos a practicar el cómo hacer crecer un árbol.

 De nuevo Mangel y Lana se encontraban frente a ese montón de escombros que era la casa de Rubén, Mangel le había contado a Lana sobre su pequeña discusión con él y le contó el motivo por el cual había pasado todo esto, Lana prometió guardar el secreto. También le había contado que quería hacerle una nueva casa a su novio, una casa en un árbol, ya que este siempre había sido el sueño del mayor de los dos. Pero antes de empezar, debían comenzar a entrenar. 

-Concéntrate Mangel, es como si estuviera haciendo una flor crecer. 

El nivel de concentración del morocho era impresionante, pero toda esta tarde y parte de la noche, logro que unas cuantas flores pequeñas, unos 20 girasoles enormes y un tulipán salieran. 

-No te rindas, mañana saliendo de la escuela regresaremos aquí y prometo por todos mis peluches de conejo que te vas a lograr hacer crecer un árbol. -Mangel río y no pudo evitar abrazar a Lana. 

-Muchas gracias Lana, eres una gran chica, en serio, ya quisiera yo tener una hermana como tú, la mía es algo odiosa. -Lana se rio bajito.

-Creo que seremos muy buenos amigos Mangel. 

-Yo creo lo mismo. 


Y se volvieron a abrazar. 

[…]

Rubén caminaba hecho una masa de sentimientos, tenía suerte de que ningún auto le hubiera atropellado o que alguna pobre alma inocente se hubiera topado con él y hubiera descargado su furia. O sí. 

Sintió como su cuerpo se estrellaba con algo no muy duro, una persona, pero debido a que esta persona venia corriendo, el impacto hizo que ambos salieran impulsados al suelo. 

-¡Qué mierda tío! -Grito Rubén furioso, pero se sorprendió al ver de quien se trataba y el estado en el que venía. -¿Alex? ¿Estás bien? Estas sangrando. 

-Déjame tío. -Soltó el menor pasándose el dorso de la mano por la nariz. 

-¿Tan duro te golpee? -Rubén se levantó y le ofreció su mano al menor, quien se negó, pero no se levantó. -¿Alex? 

-Vámonos de aquí, anda. -Alex se levantó de golpe pero soltó un gemido de dolor, se había lastimado una pierna, cosa que no le importo, comenzó a cojear rápido, avanzando a grandes pasos. 

-Alex espera, estas herido. Para. 

-Déjame solo tío. 

-Alejandro por favor, ¿De quién estas huyendo? 

-Que mierdas te importan, déjame en paz coño. 

-Eso no. -Rubén lo alcanzo y lo alzo en sus brazos echándoselo al hombro como costal de papas. 

-Bájame idiota. 

-No, te llevare al doctor, allí te bajo. 

-Si no me sueltas de una puta vez juro que… que… -Alex cerro los ojos dispuesto a hipnotizarlo, pero antes de que lograra hacerlo, Rubén le dio una palmada en el trasero con la mano en llamas. -¡Ah por dios! -Rubén se rio y siguió caminando. 

-Habrá más de eso si intentas controlarme niño. 

-¡Bájame coño!

-Shhh, ya casi llegamos.

Alex no dijo nada más, se dio por vencido y se cruzó de brazos. Rubén se río y lo llevo al hospital. Una vez ahí el doctor reviso el pie de Alex el cual solo fue una torcedura, los dejo solos en lo que le traía la receta de las patillas que debía tomar para el dolor. Rubén lo miraba atento desde la silla donde estaba sentado.

-¿Qué tanto me miras tío? –Pregunto Alex exasperado.

-¿Por qué corrías de tal forma? ¿Huías de alguien?

-¿Eso no debería importante? –Rubén se encogió de hombros.- Entonces no preguntes.

-Que borde eres tío. ¿Cómo te aguanta Frank? O es verdad, te ama. –Rubén se rio, Alex bufo molesto. –Alex, se supone que somos amigos, secretos, pero somos, por la HHG.

-Lo sé-Alex río, ese nombre le causaba gracia. –Estaba haciendo unos experimentos.

-¿En serio? –Rubén iba a preguntar qué clase de experimentos cuando el doctor llego.

-Pueden irse niños. –El doctor le dio el medicamento. –Cuídate Alejandro.

-Gracias. –Ambos se fueron, Alex ayudado por Rubén. Se ofreció a llevarlo a su casa.

Una vez allí y tras que la mamá de Alex le ofreciera una bebida y los dejara solos.

-¿Vas a contarme que hiciste? –Pregunto Rubén haciendo que Alex torciera por estar bebiendo.

-Controle a un policía. –Rubén abrió los ojos. –Pero algo salió mal y me descubrió.

-¿Te golpearon? Sangrabas de por la nariz.

-No río, eso me pasa cada vez que controlo a alguien y lo hago hacer una actividad difícil.

-¿Qué hiciste que hiciera?

-Hice que se subiera al capo de su patrulla y bailara la macarena.

-Alex por favor ¿Hablas en serio? –Alex se rio contagiando a Rubén.

-Algún día podré controlar sin sangrar.

-¿Puedes hacer que alguien cuente sus secretos en ese estado?

-Si –Alex se sonrojo. –Frank una vez me confeso que casi tiene sexo con una tía de la universidad a la que le van las tías.

-Que guay. –Rubén miro sus dedos. -¿Nervioso por lo del sábado?

-Nervioso no. Tengo miedo de que cuando pase lo de Lana, algo salga mal y deba hipnotizarlo. No podre, me voy a lastimar si trato de controlarlo. Necesito practicar pero no tengo a nadie.

-¿Qué hay de Frank?

-Esta con Guillermo, quedaron para un proyecto en la escuela y no tiene tiempo.

-yo puedo ayudarte, conseguiremos a alguien para poder hipnotizarlo y practicaremos.

-¿Lo dices en serio Rubén?

-Dime rubius. Y si, lo digo en serio, además necesito que me hagas un favor.

-Claro rubius, lo que quieras.

-Quiero que hipnotices a Mangel para que me diga que sabe el de mi pasado.

-Hecho.



Se vienen cositas chulas. e-e

anonymous asked:

#confesionesLTE ¿Si se va a armar lo del club de corazones solitarios? Llevo 5 años soltera :'v ah que, todo por volverme otaku y luego capoper :(

No estaría mal, podríamos hacerlo un proyecto del blog. 

-Casper