Deja que pase lo que tenga que pasar
no podrás evitarlo
deja que se quede
quien se quiera quedar
aunque trates de alejarlo
tal vez no podrás evitarlo
o tal vez sí
deja de pensar que tu felicidad
necesita una compañía
deja la pega o laboro
que no te llena
deja a quien te enferma
deja esa ciudad que no te llena
deja de mirar el celular
esperando que pase la vida
o que el romance te encuentre
deja de esperar el mensaje
deja de esperar dinero
hay tanto por hacer
y sólo se necesita un poco de voluntad
—  De salsa y tango, Quetzal Noah
Sé que te había dicho que no lloraría, te prometí que todo estaría bien…Ojalá me vieras, casi que ni me reconozco, escribo esta carta con el rimel corrido y cigarro en la mano, ¿recuerdas cuánto lo odiaba? Sé que no es correcto escribirte, tal vez no eres mi amigo, lo seguro es que eres la persona que más me conoce…me he equivocado de nuevo, intentando encontrar un amor que me encienda…y me he quemado en el proceso. Es tan diferente a ti en todas las formas, él ni siquiera piensa igual que tú, tal vez por eso me gustaba o me gusta…ya ni lo sé.
¿A caso hay algo mal conmigo? He intentado que aquel baja autoestima no vuelva, por que la última vez que aquel problema y yo nos vimos salí victoriosa, no sé qué pueda pasar ahora…por que en realidad él me gustaba, había algo en él que en realidad me atraía y ni siquiera llegó a funcionar, ¿A caso nada en mi vida será bueno después de ti? Te quiero, ex amor.
Hoy te vi.
Me sorprende, no sé por qué, si fui yo la que estuvo buscando ese momento, y para serte sincera, me duele, me duele haberte visto después de un tiempo y no haber podido correr a tus brazos, darte golpes en el pecho por las heridas que has causado, pero después abrazarte con el alma por todos los suspiros que provocaste.
Me siento inquieta.
Aún pienso en tus argumentos, en las razones por las que elegiste ya no estar juntos; ¿mi actitud? ¿Mis acciones? ¿Las dos? ¿Más?
No lo sé, repaso mis errores y termino con la misma respuesta.