cinco hermanos

Glee «Everything it's gonna be ok» Part III

Mayo de  2041


-Henry, tomame una foto, pero que salga esta parte del auto… —pidió Lizzie señalando el sector del volante.
-¿Para que quieres tantas fotos?… —quiso saber su hermano tomando cinco seguidas.
-Para enviarselas a Alaska… ¡hola! —conesto estirándose sobre la orilla del auto.
-¿Alaska Hill todavia es tu amiga Lizzie Anderson Hummel?… —preguntó Noah desde el asiento del copiloto donde lo habían dejado instalado sus hermanos.
-¡Obvio que si «Goblin»!, aunque no estamos en al misma universidad, Columbia solo queda a media hora, así es que nos vemos siempre en mi departamento… ahora una asi Henry… —dijo Lizzie haciendo el ademan que se subía al auto.
-¿Y la Señora Giannopoulos también la molesta?
-¡«Goblin»!… ¿como te acuerdas de todo?… ¡eres tan inteligente que podría comerte!… —añadió su hermana subiéndose al vehículo para abrazar al pequeño, Noah se retorció un poco de los nervios que le provocaban tantas demostraciones de afecto, Henry tomó otra tandada de fotos esta vez por más gusto personal que por petición de su hermana— ¿que dijo el Tío Cooper?… —pregunto estirando su cuello— ¿algo sobre el compartimiento de nuevo?

Keep reading

La primera y última vez que alguien estuvo orgulloso de mi, yo era apenas una niña de cinco años, cuatro hermanos, tres mascotas, dos manos hábiles y un corazón fuerte.

Mi primer dibujo en kinder: un ‘te amo papá’ seguido de un hombrecito tomando de la mano a una niña pequeña de cabellos rizados, papá y yo.

Llegué a casa con mi obra de arte y mi padre me recibió con un beso en la frente y un “estoy orgulloso de ti”, yo tenía a un superhéroe sólo para mí y sus palabras llenaron de satisfacción mi pecho y de felicidad mis mejillas; pero la vida pidió un pago a cambio de tanta dicha.

Al día siguiente mi padre salió como todos los días a trabajar, era sábado y yo esperaba impaciente que llegara a casa, pero él jamás regresó.

-Accidente de coche -dijo mi mamá-. Pero para mí esas tres palabras carecían de sentido, yo sólo sabía que él se había ido, que ya nadie llenaría mi frente de besos, que nadie me abrigaría el corazón como él lo hacía, que en ningunos otros brazos encontraría protección y que ninguna voz sería tan dulce como la suya al pronunciar mi nombre, sabía que no habrían más vueltas en el aire ni cuentos por las noches.

Esa fue la primera vez que alguien se sintió orgulloso de mí, debut y despedida, porque desde entonces perdió significado esa frase, porque si en alguien me importa despertar ese sentimiento es sólo en mi padre, como en aquel último día que me abrazo a su pecho sosteniendo mi dibujo en una de sus manos y nuestra felicidad en la otra.

—  Reto Somos Letras, Sanddy García
youtube

It’s never too late to be what you might have been.