ciclos

Buraco Negro

É quase 5 da manhã e não dormir até agora. Não estou bem, meu coração está apertado e a angústia é enorme. Sinto como se um buraco negro estivesse me sugando. Sinto-me o próprio buraco negro, me puxando para dentro de mim mesma, me bagunçando e deixando sem rumo. Retomando a consciência sinto a dor de um coração esmagado: e o buraco negro volta a me sugar, como num ciclo vicioso.

- Kássia Magalhães

3

Fidel Castro apareció nuevamente en público y lo hizo en la localidad del Guatao, en La Habana donde sostuvo un amplio intercambio de más de 4 horas con 19 maestros queseros que cursan un ciclo de preparación en el Instituto de Investigaciones de la Industria Alimenticia del Ministerio de la Industria Alimentaria (MINAL), donde discutieron los niveles y estrategias de producción. El lider de la Revolución Cubana, próximo a cumplir 89 años de edad, se mostró fuerte, gozando de plena salud y lucidez. Invicto, como siempre. Fotos: Cubadebate.

Muitos de nós vivemos como o velho Pedro: conhecem o Senhor, porém ainda não vivenciou o verdadeiro arrependimento, aquele que sentimos quando temor toma conta do ser e gera uma necessidade de mudança. Vão aos cultos frequentemente, participam de grupos e de outras atividades na igreja, mas continuam cativos num ciclo interminável e contínuo entre confissões e pecados.

Giuro, io c'ho provato a fare cardio oggi ma fa talmente tanto caldo che dopo manco 5 minuti nonostante il ventilatore sudavo manco stessi sotto al sole cocente e quindi ho mollato con i conseguenti sensi di colpa. E mi mancano ancora tre settimane di esercizi, con sto caldo, il ciclo in arrivo, prevedo tre brutte settimane.
Estate tu mi piaci tanto, ma così non va, dobbiamo trovare un'accordo.

TAOISMO PRACTICO -2

Cuando oyes de repente el gorjeo de un pájaro en medio del profundo silencio, surgen infinidad de sentimientos misteriosos.

Ver de pronto una rama que tiene flores cuando todas las plantas ya se han marchitado te pone en contacto con un potencial vivo ilimitado.

Así, puede verse que el ciclo de la naturaleza nunca se marchita para siempre, y cómo estalla el espíritu ese potencial.

* * *

Semana passada eu acordei dizendo que iria mudar, que havia cansado de sofrer e que agora eu seria uma pessoa diferente. Semana passada eu me enchi de promessas boas, coisas que me fariam melhor e que me deixariam melhor. Esta semana, eu estou dizendo a mesma coisa que disse semana passada. Isso nunca vai mudar.
—  Antonio Filho.
Café entre amigos (4)

¿Cómo cierro ciclos?, me preguntó una vez alguien, como si yo supiera de la vida.  Antes de responderle, me indagué por dentro el alma. ¡Qué se yo cómo el otro cierra ciclos!

Yo lo único que sé es que por más que sea doloroso, cerrar la puerta, quemar los recuerdos o irnos, eso que hacemos es necesario. 

  1. Como todo proceso en la vida, se tiene que tomar la decisión. Uno se tiene que detener en el camino, salirse del cuerpo y mirar aquello que nos tiene retrasados, que tiene aguantado el reloj. Aquello que ya hiede, que por más que queremos mantenerlo con nosotros, pesa.  Elegir cerrar la puerta, desencadenar, es el primer paso.
  2. Luego, el camino es cuesta arriba, peldaños enormes, que hay que escalar. Dejar si es preciso la piel en el camino, repasar memorias para extraer lecciones, para no repetir en un futuro conductas dañinas, para tener equilibrio  y no asustarnos por los abismos, o cansarnos al mirar la cima.  Cerrar todo, ser fuertes, consistentes.  Poner punto final, cerrar la puerta de una vez, sin remordimientos, con la cabeza fría.
  3.  Llorar, es necesario, para sacarse, para limpiarse. A veces pensamos que llorar es de débiles, pero, no hay algo que fortalezca más que sacarse todo lo que uno trae por dentro y purificar el alma. Las lágrimas sirven para eso.
  4. Aceptar ayuda, hay que dejar de ser egoístas y pensar en que nosotros solos podemos. No hay nada mejor que un abrazo reconfortante para darnos ánimo en momentos de crisis.  Hay que dejarse ayudar.
  5. Pensar que es un proceso,es decir… no es algo por arte de magia. Se necesita voluntad, ganas y sobretodo valentía. Habrán días difíciles, en los que quizás querrás virar y volver a abrir la puerta, o regresar, pero solo se debe mirar atrás por una razón: Mirar el camino recorrido.
  6. Cada final es una puerta, si lo ves como tal.
  7. Aceptar, vivir aceptando la realidad y qué se hará a partir de eso.
  8. No dejar de soñar, de sonreirse, de encontrarle lo bueno a la vida, a los procesos, de invertir tiempo en cosas bonitas.

Si, a veces el cerrar ciclos, es difícil, pero… se puede. Si estás en ese proceso, mucha fuerza. Lo mejor está cerca, no puedes de disfrutar mientras sigas en esa lucha de seguir o irte.   VIVE libre.

Mire hacia arriba y me encontré con un cielo diferente, caminé y sentí como poco a poco el aire entraba a mis pulmones de la manera más sutil. Quise observar a mi alrededor pero no pude despegar la vista de mis pasos. Sentía que cada paso era un nuevo comienzo. Entonces recordé como aquella noche la abracé fuertemente, intentando inhalarla de todas las maneras posibles, queriendo guardar desesperadamente su aroma en mí. Pasé mis dedos por cada rincón de su cara. Me detuve en sus labios, la cosa más suave del mundo. Quise besarlos y detener el momento. Quise encontrar un hogar al abrazarla y vivir ahí por siempre. Me encontraba fascinada por su respiración, su tranquilidad, sus ojos entreabiertos y su preciosa figura que estaba enganchada a mi cuerpo con un gesto de no querer soltarme jamás. La amé a cada instante, cada mañana que reconocí su voz diciéndome “estás hermosa”. Quise atesorar esa sonrisa llena de luz para siempre y sé que el sonido de su risa es algo que jamás podré olvidar porque es contagioso a mi corazón. Quise crearle un mundo lleno de paz, quise ayudarla a dirigir sus sueños por el mejor camino. Ella lo es todo para mí y lo será para muchas personas más. Fue mi sol, mi luna, mis madrugadas, mis carcajadas, mi intimidad, mi hogar.
Seguí caminando y no pude pensar otra cosa más que el hecho de que personas como ella sólo se encuentran una vez en la vida. Fue mi obra de arte. Fue todo, y aunque pase el tiempo, siempre lo será todo. Espero que sea donde sea que esté se encuentre en una plenitud total y una felicidad llena de amor.
Tú ya no eres el mismo que fuiste hace dos días, hace tres meses, hace un año. Por lo tanto, no hay nada a qué volver. Cierra la puerta, da vuelta a la hoja, cierra el círculo. Ni tú serás el mismo, ni el entorno al que regresas será igual, porque en la vida nada se queda quieto, nada es estático. Es salud mental, amor por ti mismo, desprender lo que ya no está en tu vida.
Recuerda que nada ni nadie es indispensable. Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo. Nada es vital para vivir porque cuando tú viniste a este mundo, llegaste sin ese adhesivo. Por lo tanto, es costumbre vivir pegado a él, y es un trabajo personal aprender a vivir sin él, sin el adhesivo humano o físico que hoy te duele dejar ir.
Es un proceso de aprender a desprenderse y, humanamente se puede lograr, porque te repito: nada ni nadie nos es indispensable. Sólo es costumbre, apego, necesidad. Por eso cierra, clausura, limpia, tira, oxigena, despréndete, sacúdete, suéltate.
—  Paulo Coelho.