chispazo

Eres poesía viva..

Todos somos un poco poesía. Locos, con un toque de hermosura cuando se deja al espíritu volar, inexplicables, incoherentes, abstractos; en otras palabras libres.Tenemos el derecho de ser poesía viva . No te conformes en ser una narrativa simple que no tiene sus chispazos para tratar de desentrañar la hermosa locura que eres, ése estallido de emociones indecibles que están muriendo por salir.

Dolce Vita!

Hace algunas semanas me llegó un chispazo de suerte: tuve la fortuna de ser invitado a pintar un mural, o mejor dicho, una barra de un bar (nunca estuve seguro sobre qué superficie iba pintaría exactamente hasta que llegué) a la isla de Cozumel, en el Caribe, donde las aguas y playas son las más hermosas de este país y donde está la famosa cocinera gourmet Rosa la manguera.

¡Qué vista desde la habitación!

Además de que agradecidamente me dieron los viáticos -los cuales eran buenas comidas, hospedaje en hotel y avión-, al arribar yo tenía planeado comenzar a trabajar de inmediato para sacar la chamba a tiempo, pues sólo tenía 8 días para hacerlo y no sabía exactamente con qué equipo contaría. Pero no. Me llevaron a un tour de buceo para que “me inspirara”, y es de las más intrigantes e interesantes experiencias que he vivido. Y ciertamente me inspiró.

La propietaria del lugar, una agradable canadiense, me sugirió que le interesaba una mujer buzo o snorkel, pero con los cabellos de la medusa mitológica. Pero aclaró que tampoco era su intención limitarme. La verdad es que nunca me acabó de agradar la idea de tener que hacer una Medusa, al menos como tal, así que mejor le puse trenzas y cabezas de anguilas en el boceto, y también tenía contemplada una tortuga que vive en esa isla, cuya edad oscila en los 150 años, por lo que se le ha comenzado a formar coral en el caparazón. Nunca la vi, pero la pensaba hacer como la imaginé.

La verdad es que nunca me he considerado muralista, ni “street artist” (en inglés pá que se entienda), ni mucho menos grafitero, porque de hecho he realizado pocos, pero hay lugares y ambientes que pueden ser muy motivantes y aprovechables. Y así era justo este lugar en todos los aspectos. Gente linda por doquier (de las dos: físicamente y carismáticamente).

El lugar está re bueno, sobre todo porque está pegado a esas aguas turquesas y es que de ahí lleva el mismo nombre de este color este bar, y porque no hay muros, está completamente abierto. Cabe decir que tiene bar-mans de primer mundo. Así que si van, pregunten por el bar “Turquesa”.

Saben que no es lo mismo dibujar sobre una hoja, que hacerlo en un muro. Y es porque es común que haya ciertos errores de proporciones a veces al tratar de trasladar algo más figurativo, más exacto. Uno tiene el muro a algunos centímetros de nuestra cara y es difícil saber cómo vamos comparándolo con el resto de la composición a esa distancia, ¿cierto? Y es pesado estarse alejando o bajando del andamio para ir checando de lejos si vamos por el camino correcto. Y es que la mayoría trabajamos de esa manera, pues en general hacemos figuras que no tienen que tener medidas demasiado exactas y lo hacemos calculándolo aproximadamente de esta forma, por lo que suele ser también algo cansado y desgastante, sobre todo si el mural o la pinta es vertical, lo que significa más andamios (a menos que tengan grúa, ¡fresas!).

Algo que pudiera ayudar si realmente tenemos demasiado problema para trasladar un boceto a un muro o si requerimos algo muy exacto es trazar una cuadrícula al boceto, y esta cuadrícula trazarla en el muro en una escala mucho mayor, por supuesto. Un método rápido y limpio es clavar pequeños clavos en lo que vendrían siendo los puntos extremos de la cuadrícula, y amarrar hilos o cordones de extremo a extremo hasta formar la cuadrícula con estos hilos. Sólo es cuestión de no equivocarse al contar los cuadros.

Ojo: los proyectores no funcionan, tienen un tamaño limitado de proyección y aunque hay unos que proyectan un área mucho mayor, son muy caros y no tan comunes, pero la razón principal es que se necesita estar oscuro para ver la proyección, por lo que nos faltaría mucha luz para trabajar. 

Mientras pintaba el mural en Cozumel, se me acercaba gente, y una de ellas me buscó en Instagram. Vio que tengo pocos seguidores, entonces me dijo que si fuera mujer tendría unas tres veces más de seguidores y likes. ¿Alguna hermosa mujer que se haga pasar por mi? ¡Tengo sed de likes!

PD. Ya para hacerle honor al título de este post, esta rolita