chico esperando

Starcoweek3 Day 1: Bad boy/princess Au

hola chicos!!! , estaba esperando esta week desde hace semanas XD , tristemente con el tiempo y la escuela no he podido conectarme a mi computador ; - ; (hoy finalmente lo logre… wiiii :´v) 

espero les guste chicos! , perdonen la demora, les prometo que esta vez dare mi 100% para esta week; los amo mucho y espero que tengan una linda noche y  que les guste este dibujillo ; u ;

Bonus:

Te sigo amando,
sí, aún lo hago, aún sigo pensado en
cómo estarás, en si comiste, en si
estudiaste para tus exámenes, en cómo
están las cosas en tu casa y podría decir
una infinidad de cosas, pero lo que
importa es que, sí, sigo pensando en ti,
te extraño, te necesito y aún te sigo esperando,
no sé porqué, si está más que claro
que no volverás, no sé si verás esto algún
día, pero te amo.
—  Chico enigmático.
Esta noche las estrellas brillan más

Vuelo. Esta noche vuelo más alto que cualquier avión. Cometa. O Soñador. Y lo hago porque he puesto a hervir a fuego alto las fotografías que me ataban al daño que radica en ver atrás.

Hoy me declaro profeta de mi propio destino y le digo al mundo que se queme si se quiere quemar, porque desde el año pasado decidí ser alguien nuevo. Alguien que arrancara sus raíces y se cortara sus espinas, pero también alguien que se echara el sol y su propia tormenta, para resurgir de la muerte.

He resucitado no sé cuántas veces dentro del abrazo de mi madre, y he muerto no sé tantas veces también dentro de lo que lucía desde el exterior, un hogar.

Dime, qué es hogar, cielo, volar. Dime qué escondes debajo de todas esas cicatrices que esconden tu ropa, dime qué historia cuentan los párpados caídos y las pestañas cansadas, dime hasta qué punto de la madrugada te has quedado despierto por esperar un mensaje que jamás llegó, o dime cuántas veces has tenido que reciclar tus sentimientos porque sientes que no vales la pena. Alguien, en su sano juicio, que nos abra los sentimientos, y nos cierre los ojos.

Voy saltando, pero cada vez que lo hago siento que caigo en un abismo diferente. Una vez caí dentro de uno tan profundo que casi no salgo de él. La gente se acercaba al hueco para ver qué había al fondo y lo que contaban era que abajo había un monstruo que se bañaba cada noche con las estrellas y salía rara vez con las alas prestadas de una mariposa.

Soy igual que otros, amo igual que otros. Y soy lo que otros tratan de esconder dentro del closet. Este día me libero, me libero de toda toxina que en mí fue adherida por una sociedad llena de prejuicios y le digo a mi chico: ¡Hey, tú, qué linda sonrisa tienes, joder!

Esta noche vuelo más alto porque tengo al chico de mis sueños esperando por mí, al otro lado del mundo y me sonríe como si estuviese a la par. Y si eso no es amor, no sé a qué cojones le llamás amor. No salgo del closet, porque nunca he estado dentro de él.

son las 4:26 am, aún no se escuchan las aves, pensé en cuando tropezaste con aquella roca, sentí que si caías también podía tirarme al suelo y contarte una historia graciosa de tres segundos y así no parecer distraídos, tan despistados o desadaptados, solemos cruzar las avenidas sin mirar, no recibir publicidad en las calles y mirar las los fragmentos del cielo más claros que el resto, “observemoslo hasta que muera” dices, y mientras la nube se desvanece me fijo en tus pupilas y como se dilatan..
¿sabes? 
hace unos años soñé con un chico esperando un autobús y tenía esa mirada, los autobuses no paraban, ninguno era el suyo, creía esperar algo, una nube más clara, sé que se trataba de ti, pero en otro sueño, en otra vida.

bee-herenow  asked:

Hola, por qué crees que alguien se queda en un lugar, a pesar de que sabes que esa persona no va a regresar?

En mi opinión es por qué TÚ tienes esas ganas de luchar por esa persona aunque la otra no
Yo pase por lo mismo x2 , Sabes? Estaba esperando a ese chico durante 6 meses esperando a que se de cuenta que lo amo mucho y yo le llamo Interés
Le enseñé a amar le enseñe a que vale la pena esperar aunque no esté él se dio cuenta de eso y te cuento que ahora vamos (Sin contar los 6 meses) 1 año y 7 meses ! 🤙🏼 , Pero a mi parecer siempre luché por el y él se dio cuenta …. gracias por la pregunta buenas noches ❤️

Los mejores días son los que sales de fiesta, echas la vista atrás y tienes chicos y chicos esperando tu respuesta pero decides pasarlo bien con tus amigos e ignoras al resto.
ME QUIERE, NO ME QUIERE. WIGETTA ONE SHOT CUQUI.

Bueno, este es mi primer shot no-lemmon. Estoy muy sensiblera y en mi pueblo ha caido la tormenta del siglo… asi que mi imaginacikn ha hecho el resto. Espero que os guste. ^^

Narra Vegetta.
-HEY MUY BUENAS A TODOS GUAPISIMOOOS. -comence a grabar un video de minecraft. -hoy vamos a hacer muchas cositas. Entre ellas voy a enfrentarme al Wither porque hoy me apetece pegar a alguien.
La verdad es que ese alguien era yo.
Horas antes habia tenido una fuerte discusion con Willy.
“Flashback”
-Oh venga Samuel, claro que te quiero.
-PUES ULTIMAMENTE PARECE QUE ME ODIAS. No te acercas a mi casi, el otro dia no quisiste comer conmigo.
-Necesito espacio, eso es todo.
-Claro…. ¿para grabar con Staxx, no Willy?
-PERDONA? staxx es mi amigo joder. YO TE AMO A TI.
-Pues cualquiera lo diria… Ni lo demuestras!
Willy me miro con rabia y se marcho de casa dando un portazo.
“Fin del flashback”
Trague saliva al recordar esa mirada llena de odio y continue el video.
-Para ello vamos a necesitar… las cabezas de Wither que estan por aqui… y soulsand. Vale. Bien. No tengo soulsand. MUY BIEN VEGETTA QUE TIO MAS LISTO ERES. Solo falta que se ponga a llover.
Un trueno sacudio mis oidos. No, no era minecraft. Fuera se habia originado una tormenta electrica descomunal. Un relampago se vio por la ventana y subitamente mi ordenador se apago, junto con todas las luces de la casa.
-Ah muy bien. Muy bonito. Jodida suerte que tengo…
Empezo a granizar y a llover muy fuerte en la calle. Baje todas las persianas y busque a tienas una linterna. Solo encontre la antorcha que compre en la minecon. Las tormentas me aterraban desde pequeño. Me sente en la cocina amarrado a mi antorcha luminosa, como un niño chico, esperando a que la luz volviera. Menos mal que estaba sano y salvo en casa….
Abri los ojos como platos. WILLY ESTABA EN LA CALLE. corri a por el movil y le llame. La musica que tenia de aviso comenzo a sonar desde su cuarto. Obviamente se habia dejado el movil… este chico….
-Espero que este bien… Es la peor tormenta del año. De la decada. Del siglo… y esta ahi fuera solo.
Uno, dos, tres, cinco, diez, veinte…
Los minutos pasaban y yo no hacia mas que ponerme nervioso, caminaba por el pasillo de lado a lado, revisando el reloj cada vez que me acercaba a la cocina.
Era ya tarde cuando oi la puerta.
Unas llaves temblorosas trataban de abrir la cerradura.
Corri hacia ella y la abri de golpe.
Alli estaba Willy. Estaba calado hasta los huesos, solo iba con camiseta y pantaon corto. Aun con las llaves en la mano dio un paso hacia mi y se cayo. En decimas de segundo lo sujete e impedi que se diera de bruces contra el suelo.
-¿Willy? Willy respondeme. WILLY.
Como pude le sente en el suelo apoyandolo en la pared y cerre la puerta.
Tome su barbilla y levante su cabeza.
El pelo le chorreaba agua y le caia sobre los ojos cerrados. Tenia la piel palida y los labios morados. Estaba helado.
-Willy por dios… abre los ojos chiqui.
Estaba muerto de miedo. Las lagrimas amenazaban con salir de mis ojos, pero las contuve. Ese chico, mi chico me necesitaba.
Deje todo mi orgullo a un lado y le agarre del brazo, lo pase por mi cuello y lo conduje como pude hacia el cuarto de baño.
-Venga Willy. Vamos a darte una ducha calentita. Pronto recuperaras el color.
Dije no muy convencido.
Le sente en la bañera como pude, el chaval pesaba lo suyo. Abri la llave del agua caliente y deje que ese calorcito cayera sobre Willy.
Me meti en la ducha con el, bajo el agua, con la ropa puesta. La poca luz que nos iluminaba procedia de la antorcha de minecraft.
Me sente detras de el, apoyandome en la pared de la bañera y recoste a Willy sobre mi. Con las manos comence a acariciar sus brazos para que entrara en calor. Me fije de cerca y vi que tenian pequeñas heriditas y moratones, igual que sus piernas.
-Mi amor… el granizo te ha dejado fino… mi cielito….
Seguimos bajo el chorro de agua un rato hasta que sus labios se tornaron rosados de nuevo.
Movio un poco los ojos y me miro.
-Vege….
Intento levantar la mano para tocar mi cara, pero volvio a desmayarse.
Cerre el grifo y le quite la ropa, dejandolo en ropa interior. Le seque y le puse el pijama como pude. Me dejaba agotado tanto esfuerzo, pero cuando veia sus ojos cerrados, algo dentro de mi me daba fuerzas. Era la persona que amaba. Y estaba sufriendo.
Le seque el pelo con el secador con mucho mimo. En ese momento me di cuenta de que tenia un remolino en la.parte de atras de la cabeza y que su pelo brillaba mucho. Era extraño, pero aunque llevabamos ya casi un año juntos, no me habia fijado en esos pequeños detalles.
Fui a su cuarto y le deje en la silla mientras preparaba su cama. Poco a poco, le tumbe en ella y le tape con las mantas. Calente una infusion y se la hice tomar a sorbos. Sudaba, y unas gotitas resbalaban por su frente. Tenia unas arruguitas en ella. Tanto tiempo juntos… y me seguia sorprendiendo.
Cure las heridas de sus brazos con lo que recordaba de la carrera de enfermeria. Esta vez descubri unas.pequeñas cicatrices en su muñeca izquierda. Las acaricie suavemente. Por cuanto habia pasado Willy. Cuando le conoci era muy reservado y timido. Supongo que habia pasado por problemas familiares o alguna depresion y por eso hizo lo que hizo y era como era. Pero al poco de hacernos amigos comenzo a cambiar. Se mostraba mad abierto, mas cariñoso… supongo que en cierto modo, le habia cambiado. Ahora se cuidaba algo mas, sonreia mucho y jugaba conmigo como si fueramos ositos de peluche.
-Supongo que si me quieres ¿eh? No me haces regalos ni nada… pero no hace falta. Veo cuanto me amas cada vez que me miras. Cada vez que me sonries cundo yo estoy enfadado por cualquier tonteria. Veo tu amor cuando me tomas coquetamente de la mano cuando paseamos por Los Angeles. Lo noto Willy. Y si me hubiera dado cuenta antes, tu no estarias asi.
Unas lagimas rodaron por mis mejillas. Me recoste a su lado, sosteniedo su mano y llore en silencio, acariciando sus ya sonrosadas mejillas mientras sonreia.
Asi, me quede dormido.

Al dia siguiente me desperte con la cara humeda. Me incorpore y mire a Willy. Tenia mucho mejor color.
Fui a recoger el desastre que habia en e baño. La luz habia vuelto y las pilas de la antorcha se habian gastado. Tendi las toallas y fregue el suelo. Puse su camiseta en la lavadora y fui a vaciar los bolsillos de sus pantalones. Saque algunos dolares humedos y algunas monedas. En el bolsillo izquierdo encontre una cajita roja.
La deje sobre la mesa y puse la lavadora. Fui a la habitacion de Willy y me sente a su lado. Seguia durmiendo como un angelito.
Con curiosidad abri la cajita. Era un anillo dorado. Lo tome y lei en su intetior el grabado “G y S”

-eh… no deberias tener eso tu. Murmuro willy, recostandose sobre el cabecero.
-Willy… ¿estas mejor? Pregunte dejando el anillo sobre la mesilla y besando sus labios.- Lo siento mucho… no debi haberme enfadado… yo…
Willy poso su mano sobre mi boca haciendome callar.
-Te oi anoche tonto… *ACHUS* yo… te quiero. Lo sabes. Y… ayer. Sali a comprarte algo para demostrartelo, pero parece que te me has adelantado. Me lo acercas porfa?
Anonadado, le di el anillo a Willy.
-Es precioso verdad? En fin… no es una sopresa, pero….
Samuel… yo te amo. Y asi, enfermo y envuelto en mantitas te pido que me aceptes como esposo y asi demostrarte cuanto te amo durante el resto de nuestra vida.
-SI WILLY. Te quiero muchisimo chiqui.
Le tome de sus mejillas llenas de color y le bese, notando que su cuerpo volvia a tener calor.

Nota mental:

Debes dejar de imaginar su cuerpo cerca del tuyo, dejar de sentir celos, debes dejar de verla perfecta pues, al igual que tú, tiene defectos. Ella es de ella y no es ni será tuya, ella esta lejos y no necesita a un hombre que le quiera entre kilómetros. Ella es fuerte, inteligente, guapa, atractiva, única, con carácter. Ya no le escribas, ya no le pienses; saca de ti la silueta de su cuerpo, sus ojos grandes y sus pestañas que son escaleras al infierno, su maldito sentido del humor, su voz que que a cuenta gotas te ha dejado escuchar.
Si estarás con ella, si ella estará contigo, si estarán juntos… Deja que el tiempo transcurra y que sea lo que deba ser. Olvídala, has que ella te olvide, se un susurró en su vida, un fantasma, un recuerdo errante entre sus memorias. Deja que se enamoré de alguien más, que escriba a otro hombre, que juegue en la plaza del pueblo, que salga a andar en bicicleta con otro amante, que se escriban por horas, todos los días si quiere.
Aléjate, vete, claudica en esta misión imposible. Olvida sus nombres, su número, el lugar donde vive, todo lo que te a compartido, piensa que son mentiras, que jamás la conmoviste, que no te piensa más de lo que imaginas, piensa que no la haces sonreír con tus mensajes inesperados, piensa que son demasiados los chicos que están esperando una oportunidad para salir con ella y que, gracias a la distancia, no tienes una oportunidad siquiera.
Quierela, ámala, odiala pero jamás nunca se lo hagas saber. Aléjate, vete, esfumate de su vida, dile adiós, claudica.

Medianoche- Mpreg

Una silueta humana registraba detalladamente la gran residencia que se erigía frente suyo, dentro de la cual sus habitantes se encontraban durmiendo, debido a la avanzada hora nocturna, próxima a la madrugada.

Durante el transcurso de aquel día, se la pasó examinando la casa, tratando de descubrir las debilidades que podría hallar, y la manera idónea para ingresar al hogar y cumplir con su objetivo.

Por fin, tras largas jornadas de paciente espera y maquinaciones minuciosas, se sentía listo para llevar a cabo lo que desde hacía no mucho tiempo se había propuesto.

Fría venganza. Helada como aquella noche a principios de noviembre.

Venganza, pero venganza ajena. Él sólo estaba ahí para cumplir una promesa.

Se sintió impulsado por la ansia al tiempo que una gélida ráfaga de viento le calaba los huesos. Inconscientemente, dio el primer paso.

Con cuidado de no ser visto por quien casualmente pudiese andar por ahí a aquellas horas, se dirigió a pasos apurados hasta el jardín trasero de la propiedad, atravesándolo rápidamente para llegar hasta la parte de atrás de la casa, donde se encontraba abierta la ventana de una de las habitaciones superiores.

Sabía que ese no era el cuarto al cual quería entrar, pero sí era su único medio para ingresar a la casa, y no tenía otra opción.

Esto estaba siendo demasiado fácil. Demasiado aburrido.

Había decidido hacer eso para sentir emoción, no la angustia que estaba comenzando a invadirle. Esperaba que desesperando a “sus víctimas”, podría dejar de sentir eso. Que así se lo transmitiría a ellos.

Notó que había comenzado a sonreír. No quería, pero de igual manera no podía parar.

¿Por qué hacerlo? Esta sería una noche para rememorar en el futuro.

Cruzó la habitación que, a juzgar por la decoración, los colores claros y la adorable cuna que había en medio; era la del bebé.

Miró un momento aquel gran mueble, donde se suponía, estaba el llamado Zeus.

-Felicidades, niño- musitó, sin intenciones de acercarse a la cuna-… serás el único que escapará de mí esta noche.

Hizo una pausa.

-Y sólo porque yo lo quiero.



                                                              [*]



-… Samuel… ¿oíste eso?- el menor sacudió levemente a su pareja, tratando de agudizar el oído. Se había despertado hacía unas horas, sin lograr conciliar de nuevo el sueño.

Había escuchado unos sonidos provenientes de la habitación contigua, pero decidió culpar a la falta de sueño. Ahora que acababa de claramente oír ruidos desde el piso de abajo, se había convencido de que era cierto.

Alguien estaba en la casa.

El mayor levantó un poco la cabeza, al oír aquello que decía el más joven.

-Ve a la habitación del bebé, escóndete allá; y no hagas ruido- ordenó mientras se incorporaba lentamente- No quiero que os hagan daño.



                                                             [*]



¿Por qué lo hacía?

Habían muchas razones.

¿Cómo cuáles, por ejemplo?

Bueno…

¿Que estaba ebrio?

Sí.

¿Que era un adolescente rebelde, en busca del mal camino?

También.

¿Que esto era un trabajo?

Ajá.

¿En serio?

En serio.

¿Y quién?, (por el amor de Dios), ¿quién le había contratado para hacer tal cosa?

Una persona demasiado cobarde como para siquiera encarar a aquellos muchachos a quienes quería hacer daño.

¿Por qué quería hacerles daño?

Una deuda. Así de simple.

Quería acabar con la pequeña familia de tres, sólo por dinero que no habían podido pagarle.

Para ello, había hecho un trato con un joven chico, que encontró una noche en un bar a avanzadas horas de la noche y le ofreció una alta suma de dinero a cambio de un “trabajo”

Al verle asentir exaltado, le dio órdenes precisas de que lo que debía hacer.

Quiero que te deshagas de toda la familia de Luque Díaz; son sólo tres” indicó, dando algunas vueltas a una botella vacía “… y que te quede bien claro: no te olvides de su hijo

El muchacho aceptó sin vacilar, sin poder pensar en otra cosa que no fuera el dineral que le había sido prometido por aquella tarea.

Ah” exclamó el sujeto antes de retirarse “haz lo que quieras con ellos; no me importa. Sólo me interesa que los mates

De ahí, el muchacho había comenzado a planear cómo lo haría; no quería fallar y perder aquella fortuna.

En menos de un mes de planeación ya se sentía listo. Y se decidió a observar la casa un día, queriendo saber cuál sería la mejor manera de entrar sin ser advertido.

Es linda, ¿no?” la voz a sus espaldas, junto con la mano que se posó sobre su hombro le sobresaltaron, y por poco le lanza un puño a la persona que le hablaba.

El tipo le miraba sonriendo, quizá divertido por su reacción, y la expresión de terror en su rostro.

Eh… y-yo” pensó un momento, ahora mismo estaba siendo demasiado sospechoso, no podía arriesgarse a ser descubierto antes de siquiera haber empezado “… S-sí, es… es una casa muy bonita

El mayor le sonrió de nuevo.

¿Sabes?, fue algo difícil vivir como lo estoy haciendo ahora, pero si te esfuerzas; podrás conseguir una buena vida” aconsejó, ofreciendo su mano a manera de presentación “Samuel de Luque”

El chico sin querer, lo miró sorprendido.

“-¿Conque es a ti a quien debo matar?-” pensó para sus adentros.

Y-yom-me llamo…” se abstuvo de revelar su nombre, inventando uno en su lugar “… mi nombre es Michael

Samuel pareció sonreír aún más al oír aquello.

Qué curioso, así pensábamos llamar a nuestro pequeño” reveló ilusionado, mirando hacia la casa “… pero Guillermo dijo que sería mejor Zeus

El más joven pensó un poco ante aquella información.

Dio por sentado que Guillermo era el otro de quien debía deshacerse.

Samuel, Guillermo y Zeus.

Nuestro pequeño…” suspiró con la mirada perdida, sin disminuir su sonrisa “… ya tiene ocho meses. Todavía no puedo creer que esté tan grande

El de nombre falso le miró un segundo, comenzando a sentirse incómodo.

¿Quién no lo estaría en aquella situación?

Bueno…

El mayor volvió la vista hacia él.

Oh, sí. Lo siento” rió, extendiendo de nuevo su mano como despedida “Fue un gusto hablar contigo, Michael

Él forzó una sonrisa como respuesta.

Igualmente” dijo algo nervioso mientras estrechaba su diestra, queriendo irse de una vez.

Samuel le dedicó una última sonrisa, antes de dirigirse hacia la casa e ingresar a esta.

Él se quedó mirando la puerta unos segundos, antes de comenzar a alejarse con afán.

Se había sorprendido al ver lo joven que era; irónicamente, el mayor. No tendría más de veintiocho años.

Desde el momento en que le encargaron el trabajo, se había imaginado a una pareja de cuarenta; si mucho, cincuenta años, con un hijo adulto, siendo muy joven, de veinte años.

No a dos jóvenes; veinteañeros, con un bebé de ocho meses de edad.

“… Un bebé” masculló, con la vista en el suelo “Mierda, podré hacer muchas cosas; pero no puedo matar a un bebé

Desde ahí, decidió que un miembro esa la familia viviría.

Es mejor huérfano que muerto” resolvió, dirigiéndose a comprar algo con alcohol.



                                                             [*]



-Toma el teléfono y llama a la policía- exclamó Samuel en voz baja, sacando el teléfono de su base junto a la cama y entregandóselo al menor- Ahora, ve al cuarto de Zeus, asegura la puerta y no salgas por nada del mundo. ¿Entendido?

El menor asintió aterrado, con el rostro bañado en lágrimas.

-No bajes, puede tener un arma- susurró con la voz temblando, tomando con fuerza su brazo al ver que se iba-... No vayas, Samuel. Puede ser peligroso.

Él le observó un segundo, sabiendo el terror que estaba sintiendo el menor en aquel momento.

-Es por eso mismo que debo ir- sentenció- No puedo permitir que algo te pase a ti, o al bebé. Ahora, ve a su cuarto.

-Por favor, Samuel- rogó desesperado, mirándole con angustia-… No me dejes.

El mayor sintió su corazón romperse, obligándose a ignorar aquella súplica mientras se zafaba del agarre del muchacho, y salía del cuarto, oyendo más ruidos provenientes de abajo.

Atravesó la puerta al tiempo que oía un gemido por parte de Guillermo y dando un pesado suspiro, comenzó a bajar la escalera.

Procurando ser lo más discreto que el miedo le permitía, llegó hasta la planta de abajo, buscando con la mirada al intruso. La oscuridad le impedía ver cosas que no fuesen siluetas oscuras y borrosas.

Empezó a caminar con toda la cautela posible, y afanado tanteó la pared en medio de la penumbra, tratando de encontrar algo con lo que pudiese defenderse en caso de ser tomado por sorpresa.

Agarró con fuerza el objeto alargado que se topó con su izquierda, y suspiró suavemente al reconocer de qué se trataba.

“-No conozco a nadie que haya matado a alguien con una escoba. Pero, entonces seré el primero-”

Los repentinos pasos tras su espalda le hicieron ponerse alerta de inmediato, girándose con rapidez hacia el lugar de donde provenía el sonido, y usando su arma para separarle de quien fuera que se encontrase ahí.

-… ¡¿Q-quién está ahí?!- interrogó fuertemente, moviendo el objeto de un lado al otro, en un intento de impedir que fuese cortada la distancia.

-Hola, Samuel- exclamó sereno, arrastrando las palabras con el alcohol que había consumido.hacía menos de una hora.

El mayor reaccionó al oír aquella voz, y nada más le tomaron instantes para reconocer de quién se trataba.

-... Tú eres… ¿tú eres… M-Michael?

El chico avanzó unos pasos, esperando no recibir un escobazo en la cabeza.

-Podría decirse que sí; para ti soy Michael- exclamó algo sarcástico, sonriendo un poco.

-… ¿Qué quieres decir…?- inquirió confuso, pero dejando esa pregunta rápidamente, al recordar lo que en realidad era relevante-… ¿Q-qué haces aquí?, ¿en mi casa?

El jovencito no respondió, mirando al suelo un momento mientras se dirigía hacia una silla.

-… Yo…- suspiró profundamente, al tiempo que se dejaba caer sobre el mueble, en un gesto de exagerada preocupación.

El mayor bajó la guardia, encendiendo la luz de la sala y dirigiéndose de nuevo a él.

-¿Qué ocurre, chico?, ¿tienes un problema?- preguntó con suavidad, y puso una mano sobre su hombro de manera casi paternal, dejando a un lado la escoba-… ¿Necesitas ayuda?, ¿quieres hablar?

Él le miró de reojo y asintió de manera discreta.

-Me enviaron a matarte.



                                                             [*]



Arrodillado junto a la gran cuna azul, y fuertemente aferrado a esta; Guillermo escuchaba sumamente aterrorizado los pasos que subían pacientemente por la escalera.

Con una mano, sujetaba el teléfono; donde la operadora de emergencias le había dicho minutos antes que no colgase, y seguía hablándole, y preguntando cosas; queriendo matenerse informada acerca de lo que sucedía y procurando que él se sintiera lo más seguro posible, mientras llegaban los policías.

Quienes, por cierto; estaban tardando siglos en llegar.

-… Tengo miedo. Alguien está afuera de la habitación y no sé quién es- confesó en voz sumamente baja, presionando con fuerza el aparato entre sus manos-… No quiero que lastime a nuestro bebé.

-No entres en pánico, ok?- respondió la chica al otro lado de la línea- Tú y tu bebé van a estar bien, sólo resiste, ¿sí?

Asintió, sin ser consciente de que no era visto y gimió afanado, echándose a llorar de nuevo al escuchar cómo la puerta del cuarto recibía una fuerte patada.

-No quiero morir- sollozó.

-No lo harás.

En ese momento le rezaba a todos los dioses existentes, rogándoles que quien entrara por aquella puerta fuese Samuel.

-Tranquilo, Zeus- arrulló con la voz de llanto, mimando con las manos temblorosas a su pequeño, igualmente agitado que él; mientras las patadas continuaban-… Todo estará bien, bebé. No dejaré que te hagan daño.

Un último golpe, descargado con furia contra la puerta y esta cedió, abriéndose por completo y revelando a la persona tras esta.

“-¿Dónde está Samuel?-” se preguntó completamente angustiado.



                                                             [*]  



(…) Antes de que Samuel pudiese responder, tomó un cuchillo de una mesita cercana (que había sido puesto ahí por él mismo minutos atrás) y se abalanzó sobre el mayor.

Sin tiempo para reaccionar, fue arrojado al suelo y lo siguiente que supo era que tenía a aquel muchacho sobre su cuerpo, propinándole una puñalada al pecho.

Jadeó frente al agudo dolor que le produjo, y la falta de aire que le siguió a eso.

Quiso gritar, pero no encontró voz para hacerlo; mirando completamente desorientado al muchacho.

-… T-tú… qué…- intentó respirar sin éxito, e intentando quitarse de encima a aquel chaval.

-No es personal, pero me pagarán muy bien por acabar con tu familia- exclamó, clavándole de nuevo el arma en el pecho. Él apenas puedo gemir, sin comprender bien lo que acababa de oír-… No te angusties, sólo te mataré a ti, y a tu novio. Pero tengo pensado divertirme un poco con él antes.

Se levantó de un salto.

-El jefe me dijo que podría hacer lo que quisiera con vosotros, con la condición de que los matase. Se supone que debería pedirte permiso a ti, pero viendo que no puedes hacer nada para impedirlo, no le veo razón. A menos de que te levantes y hagas algo- le dio la espalda, liberando una cruel carcajada-… pero dudo que puedas.

Comenzó a caminar en dirección a la escalera.

-Prometo no hacerle daño a vuestro bebé, no soy tan malo- confesó, mirándole fijamente-Los orfanatos son una buena opción, aprenderá a valerse por su cuenta y hará muchos amigos. Deberíais considerarlo.

Sin molestarse en mirar de nuevo al mayor, apagó la luz de la sala y subió el primer escalón.

-Sólo asegúrate de morir; o sino, no me pagarán.



                                                             [*]



-¡¿Q-quién eres tú?!- exclamó con fuerza, esforzándose al máximo por sonar firme. No lo consiguió.

Aquel chaval desconocido le miraba fijamente, sin decir una palabra.

-… ¡Y-ya llamé a la policía!, ¡s-será mejor que… te alejes!

La mujer al teléfono oía atenta, sabiendo que ocurría lo que más se temía: aquel intruso había llegado hasta el indefenso chico, y nada más que la intervención policial podría impedir una desgracia.

El muchacho sonrió frente a su desesperación, caminando lentamente hacia él.

-… Hagamos esto por las buenas y quizá hasta puedas disfrutarlo- exclamó arrogante, deteniéndose en seco- Date vuelta y bájate los pantalones.

Él le vio incrédulo.

-Venga, Guillermo; no querrás que sea por las malas.

Le miró aún más sorprendido y confuso.

-¿Cómo sabes mi…

-Samuel me lo dijo, ya; vamos a hacerlo rápido.

-¿S-Samuel…?- gimió desconcertado, sintiendo sus ojos aguarse de nuevo.

El más joven pareció perder la muy poca paciencia que ahora tenía, llegando hasta él y tomándolo con demasiada fuerza por las caderas.

-Tu novio- replicó entre dientes, ignorando los gritos del mayor mientras lo arrastraba hasta el centro de la habitación, quitándole el teléfono de la mano y arrojándolo no tan lejos, sin molestarse en cortar la llamada-… está muerto. Yo lo maté. Ahora hazme el favor de quedarte quieto.

Las lágrimas comenzaron a caer por sus mejillas, y sintió su corazón oprimirse al oír aquello.

-No es cierto...- negó en un susurro, quejándose débilmente al sentir cómo le jalaba la parte inferior del pijama, y apresurándose a despojarse de su propia ropa-… Samuel

-Si no empiezas a forcejear, te prometo no lastimar a tu bebé- juró, aunque de igual manera no lo haría; quería asegurarse que el mayor no le opusiera resistencia. Ya estaba muy emocionado con esto.

Él asintió de inmediato sin dudar.

Lo que fuese por que su pequeño estuviese bien.



                                                             [*]



-Bueno- sin más se acomodó la ropa, viendo el cuerpo del mayor, boca abajo en el suelo y agitado por los sollozos que luchaba por contener-… Vístete y date la vuelta.

Él obedeció lentamente, profundamente adolorido en todos los sentidos.

Quiso levantarse, sintiéndose completamente destrozado; pero antes, las manos del chico se posaron sobre su garganta, comenzando a presionar con considerable fuerza. De inmediato intentó defenderse, llevando sus propias manos hasta los brazos del chaval, tratando de soltarse.

-Bien, esto no te lo dije antes; pero tengo que matarte. No sé que habéis hecho vosotros dos, pero hay alguien que me pagó muy bien para acabar con vuestra familia.

Guillermo le observó desesperado, luchando por soltarse de su agarre y poder respirar un poco.

-… Mi… be…bé- consiguió decir con el poco aire que logró inhalar-… Zeus…

Una sonrisa cínica apareció en su rostro.

-Sí, me dieron órdenes de matarle también. Pero no lo haré- aflojó un poco sus manos- Ya prometí que no lo haría. Para que veas que no soy tan cruel como piensas.

Duplicó la fuerza que ejercía sobre el cuello del mayor, y el agarre de este se debilitó con suma rapidez; en cuestión de segundos, se volvió nulo, junto con su respiración.

Inútiles fueron sus palabras y súplicas.

El chico suspiró exhausto, separándose del cuerpo que yacía a su lado.

Levantó la mirada hacia la cuna y se le hizo raro que el chavalín no hubiese llorado, tras todo ese ruido que había provocado con el mayor.

“-Vaya que tiene el sueño pesado ese crío-”

Por primera vez le picó lo suficiente la curiosidad como para querer asomarse y ver al pequeño.

-Zeus- le llamó mientras se dirigía hacia su cama.

Grande fue su sorpresa al encontrarla vacía.

“-Habrá ocultado al bebé, eso es seguro-” dedujo convencido, tras pensar unos segundos.

Volvió a sentarse en el suelo, y posó su mirada sobre el mayor, con ganas de verle detenidamente por primera, y muy probablemente, última vez.

Repasó sus facciones, y las atractivas proporciones de su cuerpo, sin dejar de preguntarse en dónde había podido esconder al niño.

Despositó los ojos sobre su pecho, y advirtió algo que la oscuridad, junto con la agitación del momento no le habían permitido notar.

Se le congeló la sangre al saber porqué nunca oyó el llanto de Zeus.

Nuestro pequeño…

Se arrastró hasta Guillermo, y con algo de temor, apoyó su diestra sobre el vientre del mayor.

“… Ya tiene ocho meses

Y encontró al bebé.

“Todavía no puedo creer que esté tan grande”

Apenas conseguía moverse, medio asfixiado tras varios minutos sin la respiración de Guillermo, y parecía desesperado, esforzándose al máximo por hacer que el mayor volviese a proveer oxígeno para ambos.

El chico se sintió mareado, y creyó que se desmayaría al comprender lo que había hecho.


Entonces fue consciente de las sirenas de policía que sonaban afuera.




————————————-



Bueno…

Primero, esto está basado en un caso de la vida real, que vi en un programa de televisión D: *sólo que, obviamente yo no lo hice igual porque no vi el programa entero :v*

Efectivamente, un sujeto se metía a una casa *no sé a qué, eso no lo vi :v* asesinaba al esposo en el piso de abajo, luego, en el piso de arriba, violaba a la mujer y terminaba asfixiándola, para descubrir *una vez ella muerta* que estaba embarazada, y el niño se movía cuando él lo tocaba *qué descripción, madre mía :‘v*

Después de verlo, inmediatamente se me vino a la cabeza hacerlo Wigetta *siempre igua’ :'v* y meses más tarde lo empecé a escribir

Aquí está, quedó más corto de lo que quería :'v *no supe hacerle el final, pero… ah :'v*

La primera vez que mato a un bebé en un angst >:D

PARA TODOS AQUELLOS QUE DUDABAN DE MÍ, Y CREYERON QUE NO PODRÍA HACERLO. EN SUS CARAS

PD: A partir de ahora, no advertiré el angst en mis historias, como lo hice aquí; para no hacerles spoiler *porque los quiero mucho y quiero verlos sufrir <3*

Los juegos del hambre reales

Un mundo algo extraño, un mundo con biomas mezclados, un mundo donde habían trampas, el mundo de los juegos del hambre. En el centro se encontraban en cuadros de vidrio encerrados algunas personas que estaban dormidas, una voz hablo despertando a los 12 jugadores. 

-En 5 minutos empieza la partida.- Resonó la voz misteriosa, los jugadores dieron un salto por el estruendo de la voz cada 

jugador tenia su skin de minecraft.

Narra Willyrex (Bill)

Un ruido muy fuerte me despertó confundido desde el primer instante ¿Donde estaba? al mirar estaba en un cuadro de vidrio
parado, me mire de pies a cabeza y estaba disfrazado de bill ¡DE BILL! ¡QUE GRANDE! pero… levante mis manos para
efectivamente sentir la barba de mi personaje, mire a mi derecha para ver a samu..¡Vegetta! tenia su skin de minecraft pero
este aun no terminaba de despertarse al mirar mi izquierda estaba Alexby en tanga azul y un casco de los clones de Star Wars.
el intentaba a mas no poder quitarse el casco pero note que era en vano decidí acercarme mas al cristal y pude ver que no
estábamos solos, estaban todos mis amigos; Rubius con una chaqueta y una cabeza de pedobeard, Mangel con un traje y una barba
tenia los ojos rojos, El tio este TownGameplay tenia la cara blanca y una sonrisa roja, al lado estaba su primo creo ¿Bers? tenia un traje con capucha los ojos negros chorreantes y un pañuelo blanco tapando su boca, al otro lado estaba Cheeto ¿¡PERO QUEE?! Estaba todo anaranjado y tenia un bigote ¡MARIO! efectivamente ahí estaba Mario pero el no se veía diferente o sera
que su skin era normal ¡STAXX TIO! tenia un traje de pies a cabeza negro con verde y sus ojos verdes mientras que tenia un
circulo en su pecho irradiando luz verde ¡TIO LUZU.. Luzu estaba normal su chaqueta, su pantalón, sus gomas y su pelo de vlogger, ¡ALKAAA! El también estaba normal a diferencia del gran puro en su boca. Todos mis amigos y Youtubers de España estaban aqui exceptuando a Alka pero era mi amigo.
Al frente estaban ¿5? si 5 cofres ¡ESTO ES IGUAL QUE MINECRAFT! podia jurar que por poco creo que esto esta pasando de verdad
es que, es que los sueños de ahora chaval buff buff

-¡chicos! ¡oigan chicos!.- Gritaba esperando que me escucharan a través de este cristal pero de repente el cristal desapareció
por arte de magia de mi alrededor podía sentir la brisa.
-VEGETTA.- Grite mas duro logrando que Vegetta me escuchara
-Tio ¡Eres bill!.- Dijo para empezar a reír pero su risa fue disminuyendo al ver a su alrededor a todos los demás, al terminar de darse cuenta de la situación bajo su cabeza para notar que el también estaba con su skin
-Ostras pedrin esto es como los juegos del hambre.- Dijo mirandome
-Pero real.- Termine de completar la oración, dando a entender que esto no era minecraft
-Los juegos del hambre reales.- Dijo en plural cosa que no entendí el por que pero bueno.
Ahora se podía hablar los unos con los otros y en poco tiempo ya estaban hablando se escuchaba de fondo un “¿Queh cojoneh?”
como también “A la puta negro” un “Awesome” de parte de Staxx y un “Me cago en 10 masho” de Cheeto.
-30 segundos para empezar la partida.- Esa voz, era omnipresente
-¿Team?.- Escuche gritar a Staxx, yo asentí con la cabeza pero hubo un gran estruendo y el cielo azul se volvió negro
-NO TEAMS, EL GANADOR SERA EL ÚNICO QUE SOBREVIVA EL GANADOR NO MORIRÁ.- ¿Morir? ¿pero morir de verdad? la muerte.. 
-MATAR O SER MATADO.- Repitió aquella voz para desaparecer llevándose aquellas nubes oscuras para que el sol volviera a
iluminar
-NO PIENSO MORIR.- Grito Vegetta
-VEAMOS QUIEN ES EL MEJOR.- Dije sonriente para aparentar tranquilidad pero por dentro estaba seguro de que podía pillar tanto como ellos
-Van a pillar.- Grito Staxx en el mismo plan, chaval tu antes te morias con el /Kill que vamos a pillar

Simétricamente como diría Vegetta un cofre estaba justamente enfrente mio asi que apenas salir lo podía agarrar.
-5…4, 3, 2, 1.-
Empece a correr como loco para abrir el cofre que solo tenia una espada de madera, unas botas, unas manzanas y un lingote de
hierro, al tener todo en mis manos sali corriendo en dirección contraria mientras me ponía torpemente las botas y tenia todo eso en mis manos minecraft parecía tan fácil…

Al parecer donde estábamos era una isla asi que con un salto caí al agua “soy socorrista, es mi elemento” en mi mente esas
palabras aparecieron así que con las cosas en mis manos logre llegar a una orilla de otra isla que era un bioma…muy frio..que digamos ¡nieve! sabia un poco que era lo que tenia que hacer correr como loco buscando cofres, me comí una manzana por que..por que puedo chaval mientras seguía en la búsqueda del cofre que conseguí después de varios pasos en una cueva
-No me pienso meter ahi.- Dije pero al escuchar una voz di un salto agachándome para que no me viera… era Rubius con una
espada de oro, esto no era un simple juego esto era vivir o morir y no iba a dejar que un pringao’ como el me matara. Al tiempo esperando que se alejara abrí el cofre encontrando un lingote de oro, un casco y flechas
-Es que me cago en todo.- Susurre para agarrar las cosas y salir de la cueva, al salir tire algunas cosas que no necesitaba..
bueno chaval digo cosas y fue el lingote de oro.

Me aleje un poco para seguir en mi búsqueda, al escuchar una voz atras de mi me escondí detrás de un árbol, era Mario
recogiendo el lingote, sali cagando leches de ese lugar si que se diera cuenta pero mientras corría cayo un rayo no muy lejos
mio haciéndome caer
-Ha muerto Alexby- Se escucho ¡OSTRAS JULIAN YA HAN MATADO A ALEX! me dieron unas ganas de llorar pero esto era matar o
morir.

Narra Narrador

Mientras que algunos jugadores se escondían, otros buscaban cofres, otros simplemente iban a acechar a su presa. El caso de
Alexby; Estaba recogiendo cosas en un cofre y acomodando las cosas pero sin darse cuenta sintió unas acuchilladas en la
espalda y trato de correr pero sintió un ultimo golpe hasta caer al suelo. Fue Alkapone, mientras el cuerpo desaparecía el
agarraba las cosas que le pudieran interesar o beneficiar. Detrás de unas rocas estaba Luzu aun en shock por ver a su amigo
morir de pronto sintió unas manos tapando su boca y una fuerza bestial empujándolo hacia atrás, el hacia resistencia pero prácticamente le estaban arrastrando, el miedo se apodero de el y movía sus brazos y sus piernas en vano, al entrar en una casa y ver como cerraban la puerta enfrente de el le soltaron, el inmediatamente tomo la espada que tenia apuntando a su enemigo pero no era nadie mas que su mejor amigo
-Frank..- Dijo bajando la espada
-¿Me piensas matar?.- Pregunto un poco asustado, claro que no le iba a matar si era su mejor amigo mas que eso, su pareja
secreta
-Por supuesto que no Franker, no podemos hacer team y si nos pillan que estamos aqui moriremos los dos.- Le dijo Luzu
mientras miraba a través de la puerta Frank por su lado mientras que Luzu le dio la espalda aun no asimilaba la situación asi que se quito aquella mascara dejando ver su preciosa cara y su cabello despeinado, dio unos pasos para agarrar de la capucha a Luzu para jalarle hacia atrás para voltearlo, sus labios se unieron inesperadamente
-NO TEAM.- Grito la voz matándolos inmediatamente haciéndoles caer un rayo
-Ha muerto Staxx-
-Ha muerto LuzuVlogs-
Los demás jugadores aunque no sabían lo que había pasado escucharon el grito de la voz y vieron que murieron, les entro el
pánico ya sabían que no podían hacer alianza con ninguno de sus amigos

Por el lado de la isla nevada se encontraba Willyrex buscando cofres, entro a unas montañas para sentirse un poco seguro pero
escucho el ruido de un cofre abrirse a lo lejos así que saco su espada de piedra para al menos defenderse y pidiéndole a los
dioses que el tio ese no tuviera armadura o una espada de hierro. Se agacho un poco para caminar lentamente así poder matar a
su enemigo sin que el se entere, al cruzar a la izquierda da un espadazo pero su enemigo lo esquiva
-¡¡¡WILLY!!!.- Grito enojado con una mezcla de asombro su enemigo que resulto ser Vegetta
-PERDON, PERDON.- Levanto un poco su voz arrepintiéndose de lo que pudo haber logrado
-No te matare pero aléjate de mi.- Dijo Vegetta saliendo de la montaña dejando a Willyrex ahi ¿Le había perdonado la vida? es claro que aquí no hay enemigos, solo amigos que aunque no quieran deben luchar por su vida.

En el centro estaba TownGameplay como dirían los youtuber “Manqueando” o siendo “Noob” el nunca había jugado los juegos del
hambre en minecraft y no se había visto la película asi que estaba revisando cofres que obviamente estaban vacíos ademas de
que sin darse cuenta estaba cavando su propia tumba al pararse para acomodar las pocas cosas que pudo obtener en eso salio
Cheeto con un hacha de piedra dándole como si no hubiera un mañana, trato de escapar pero fue muy tarde
-Ha muerto TownGameplay-
-¡¡PRIMOO!!.- Grito enfurecido Bers que fue corriendo con sus fuerzas a donde estaba Cheeto para matarle con una espada de
hierro
-Ha muerto Cheeto-
Ya solo quedaban 8 tributos, pero pasando un poco en el mundo real habian despertados los que habían muerto ¿por que? ¿no
iban a morir? pues si, en aquel olimpo, en aquel mundo de los sueños murieron mas no en el real. Luzu como Staxx se despertaron de un susto y se vieron las caras de susto que tuvieron, Alexby se despertó en su casa cayéndose de la cama del tiro y Town se despertó con su grito de niña sobre-exagerado. Mientras que Cheeto salio con un grito nada normal “PUTAA”

Volviendo al olimpo había una persecución entre Rubius y Mangel, Rubius estaba huyendo pero al llegar al limite siendo
obstaculizado por una pared de piedra de mas de 2500 bloques sintió los golpes de Mangel con un pedazo de hierro
-NOOO.- Grito Rubius hasta que su cuerpo cayo al suelo iluminado por un rayo
-Ha muerto Rubius-
Mangel por su lado desesperado empezó a recoger las cosas de Rubius y como le empezó a dar un ataque agarro todo hasta no
poder mas y corrió como nunca en su vida pero fue el blanco de Bers con sus flechas, mientras mas corría mas sentía las
flechas en su espalda hasta que cayo también
-Ha muerto MangelRogel-

En el mundo real Rubius se despertó con lagrimas en los ojos mientras que su respiración iba a millón por el otro lado Mangel
grito como una nena tirando todo al suelo.

Solo 5 tributos quedaban, mientras que en un gran mapa cinco personas estaban muy separadas.. o no tanto. Bers por su lado
estaba detrás de Mario el cual estaba muy nervioso y solo corría sin parar, al pensar que estaba a salvo salio bers para
darle repetidamente en su espalda con su espada de hierro
-Ha muerto Mario-
Irradiando el rayo, dando su dirección Alkapone al ver eso se apresura para buscar al pobre Bers que sin darse cuenta
rápidamente venia en un caballo, a los pocos segundos sentia las flechas pero no se sintió intimidado y batallo con su espada
pero Alkapone teniendo la ventaja del caballo después de varios exitosos golpes mato a Bers siendo delatado por el rayo
-Ha muerto Bers-
Pero lo que no sabia Alkapone es que un chico en un caballo blanco full diamantun estaba por darle sus buenos golpes
-ESTOY MUUY LOCOOOO.- Grito Vegetta mientras de 3 golpes mato al caballo de alka y con 2 mato a Alkapone siendo confirmado
por un rayo
-Ha muerto Alkapone-

En el mundo real Mario despertando del susto se da con la mesa al lado de su cama mientras que Alkapone del susto tira a su
esposa la cual se lleva un buen golpe en la cara…pobre.

Y de vuelta en el olimpo, se preguntaran..¿Y Willyrex? aquel campero que no consiguió nada y se escondió en una cueva pero ya
era la hora final
-Deathmatch-
Apareció en un abrir y cerrar de ojos los últimos dos jugadores; Vegetta y Willyrex
-¿Ah?.- Emitió un sonido raro al ver que Willyrex no tenia nada, mientras que por el lado de Willyrex ya las lagrimas aparecían por el miedo, estaba seguro de que iba a morir
-MATAME YA.- Grito tirando todas sus cosas al suelo y cerrando los ojos, cosa que molesto a Vegetta, no lo iba a matar
-CLARO QUE NO, TOMA TUS COSAS, VEN TOMA MI ESPADA Y MATAME.- Respondió tirando su espada de diamante en perfecto estado al suelo
-NO.- Exclamo Willyrex
-Vamos, solo tengo un corazón solo sera un golpe.- Dijo quitándose la armadura de diamante al suelo
-¿Sabes que?.- Pregunto Willy con tono insinuante
-TEAM.- Grito para ser eliminados los dos
-NOOO.- Grito Vegetta pero fueron eliminados.

Mientras en una cama en un apartamento Vegetta despertó agitado mientras que con los pies empujo a su pareja al suelo, la
cual despertó también del susto gritando.

El juego había terminado, nadie había ganado, nadie fue el ganador del trono en el olimpo.