chico

H A R D C O R E

Me gusta escuchar la música a todo volumen cuando algo me llega al cerebro, o eso creo. 

No sé porque voy a escribir esto por aquí, pero siento que es la red social más confiable que tengo, y es porque no conozco a la gran mayoría de la gente que me sigue o los sigo. No dependo del resultado de esto, es solo para desahogarse.

Acabo de ver un episodio el cual me llegó definitivamente. Antes era una persona sociable, o bueno sigo siéndolo pero no como antes, ahora me siento bien, no del todo, pero conforme dentro de mi realidad. 

Pero que hago ahora cuando comienzas a sentir afecto por una persona con la que has compartido una pequeña parte de tu vida, cosa de ver sus fotos y no decir nada, querer hablarle pero no sabes de que. ¿Nos pasa a todos? 

Me he sentido una de las personas más inservibles de este país, supongo que hay más al igual que yo tratando de lograr lo que desean, yo no sé lo que deseo, deseo ahora mismo hablarle, y si le hablo ¿De qué sería? ¿De qué serviría?. no serviría de nada. Sabes que no eres de su tipo, sabes que eres un buen amigo y así se arregla todo, sabes que no se conocen mucho como para sentir cosas el uno por el otro, sabes que le agradas pero no de esa manera, sabes que no le ha gustado alguien desde hace mucho, no sabes que orientación sexual tiene, homosexual, bisexual, heterosexual… No me siento capaz de hablarle, y a lo demás tampoco. 

Olvide socializar, me convertí en lo que no quería, o son los años, no es la humanidad, soy yo.

Siquiera me siento cómodo compartiendo esto con la gente que me rodea, no quiero consuelo, no quiero consejos, quiero la realidad. La realidad está al frente de mis ojos, pero no sé como verla todavía.

La depresión no es siempre la chica que grita en el baño o el chico que siempre lleva mangas largas. No siempre son apuntes de suicidio y botellas de píldoras. A veces, son todas risas y buenas notas. A veces es el chico que siempre ayuda y la chica de la cual tú tomas prestado cosas. La depresión no es siempre fácil de notar.
Se vale estar triste a veces, estar roto de vez en cuando. Se vale no siempre ser la persona alegre que todos quieren. Se vale no querer hablar con nadie. Se vale dejar que el corazón llore hasta secarse. Se vale ser humano.
Hace dos años tú me escribías si yo no te escribía, y yo también si tú no lo hacías, hablábamos hasta tarde y cualquier tema parecía interesante, y estaba bien.  Ahora ya ni me hablas, yo tampoco lo hago, simplemente dejamos de hablar, y está mal, y te extraño.