cheeto

9

Algún día, ellos apagarán sus cámaras. Algún día, cuando mas necesite de sus bromas para levantarme el ánimo, no estarán. Algún día, se casarán. Algún día tendrán hijos, y les contarán sobre sus viajes, los amigos que hicieron en el trayecto, sus momentos mierda, anécdotas tontas, y, porqué no, de alguna que vida que salvaron. Y llorarán, el simple recuerdo de esos momentos los hara llorar demasiado. Después de 10 años, algún día, encontrarán algún libro que hicieron, y volveran a llorar. Entrarán a YouTube, buscarán sus canales, mirarán su primer y su último video. Las lágrimas caerán como un río. Y verán los comentarios, algunos recientemente, de algun que otro fan que le agradece a la persona que la hizo sonreír cuando todo se derrumbaba, y que ahora, vivía feliz, con hijos también, quizá casándose, quién sabe. Luego mirarán a los Nuevos Youtubers, a la Nueva Generación. Para ser sincera, estoy orgullosa de todos, Estoy orgullosa de haberlos amado, fueron mi salvación. Mi todo. Jamás sería capaz de olvidar siquiera a uno de ellos, no me lo permitiría. A mi también me gustaría ser Youtuber, tener un ship como Rubelangel, Wigetta o Phan. Me gustaría devolver el favor, haciendo feliz a otra gente a través de una simple pantalla, y que con un simple saludo cause una sonrisa. Gracias, Youtubers.

Y si hay algo que es verdad, YouTube no solo nos cambió a nosotros, si no, también a ellos.