chaqueta de cuero azul

DULCE CARIÑO CAP. 1 SE SIENTE UN NUEVO AMOR

En una secundaria un joven moreno esta por acabar los estudios, es muy reservado, pero cuando quiere se hace escuchar,  solo que esa parte no se deja ver en la escuela, su nombre…Marlo, su única razón por ser tan callado es por el abuso que reina en él, todos los días llega con un golpe nuevo, su única forma de evitar preguntas sobre los golpes con su padres, al llegar a su casa se encerraba y sollozaba por un largo tiempo, no descuidaba sus materias, con eso recompensaba a sus padres por ser tan reservado y para ellos les bastaba con eso, su vida a sido un gran sufrir, conoció a un chico de su edad cuando iba en la primaria, su mejor amigo, Alberto era una gran persona para mantener secretos, pero se tuvo que ir de aquella ciudad, dejando a su amigo en plena soledad.

–¡ANDA LEVANTATE!–Le grita su hermana

–No me friegues ahorita Marl

–Chingada madre, nos tenemos que ir y el autobús nos va a dejar

–Vale verga…¿Para qué?

–Ay si serás pendejo…hoy es el último día de clases

–¿¡EN SERIO!?

–Sí rey… anda levántate

–Ya voy…–Dice Marlo mientras se tapa un poco para que no le vea su hermana los golpes

–¿Que te paso?–Pregunta curiosa

–¿Eh?…Ah no, no, nada, nada

–Te conozco muy bien…¿Te golpearon verdad?

Esto último, su hermana dijo con un tono de voz que hizo que Marlo rompiera en llanto y la verdad es que su hermana sabe muchas cosas de su hermano no todo, pero si lo conoce muy bien, cuando ella quería podía ser muy mala, con su hermano, pero la otra actitud de Marl era muy conmovedora, muy buena amiga, consejera, muy buena hermana…

–Ya cálmate tu tormento se acaba, vamos a la preparatoria, shhh ya esta no llores…

–No puedo con mi vida Marl, no puedo…

–Shhh no digas eso pequeño, verás que algo bueno pasará, tal vez hoy, tal vez mañana…

–Tal vez nunca…–Interrumpió y no paraba de llorar

–Lo acabas de decir es solo un tal vez…calma, todo a su tiempo

–Tienes razón, si a lo mejor me a tocado sufrir todo este tiempo, pero a lo mejor pasa algo bueno en la preparatoria, por poco que sea

Y Marl tiene toda la razón, a Marlo le aguarda algo bueno, pero lo hará sufrir un poco y no durara muy poco, durara mucho, algo malo puede llegar a ser bueno, quedaba aun tiempo, Marlo y Marl tenían que llegar rápido pues el instituto quedaba muy lejos, los chicos se apresuran, Marlo se ducha rápidamente, se viste con la ropa de gala,  desayuna se lava los dientes y guarda ropa extra, pero su hermana no es tan rápida, al contrario, lo único que le falta es la ropa extra, ella sigue discutiendo sobre que ropa llevará con sigo misma, entre tanto alboroto que provoca, Marlo entra un poco ya harto de esa situación

–Yo que creía que ibas a ser psicóloga, vas a terminar siendo modelo–Y la verdad es que a Marl le enojaba eso

–Pinche puto…Marlo ven aquí

–Dígame para que soy bueno…

–¿Que playera se ve mejor? Esta que es morada con difuminado o esta verde esmeralda con difuminado…

–¿Que tal esa?–Señalo una blusa naranja difuminada aventada lejos, su hermana se acerco a la blusa y dijo

–No mames, esta bien culera ¡Ya está, me llevaré esta blusa naranja con difuminado! Que buenas ideas tengo

– Bueno pero apúrate reina, de verdad, nunca voy a saber que insistencia, por el difuminado, el morado y el verde

–No lo entenderías–Dijo Marl, como si un grato recuerdo, le haya venido a la mente

–Eso me queda claro…

El tiempo se agotaba, el reloj pareciera como si en su contra pareciera estar, llegaron rápidamente al lugar indicado para ser recogidos por el autobús, lo tomaron y dentro se encontraba una de las amigas de Marl

–¡Hola Marl, hola Marlo!–Y es que esa chica, es una gran persona con Marlo

–!Hola Mony!–Dijo Marl, mientras tomaba asiento, al lado suyo y Marlo al lado de Marl

–Hola Mónica…

–¿Y ahora que le pasa?–Dijo Mónica en susurro 

–Lo de siempre Mónica, le volvieron a pegar…

–No es justo, para un chico tan reservado, que le hagan eso, no se debe maltratar a gente tan buena e inocente, gente abusadora debería recibir un fuerte castigo y lo peor es que no hacen nada, nuestras quejas han llegado, hasta el  director de el kínder, primaria, secundaria, preparatoria y universidad esto es el colmo…

–Sí lo se Mónica, pero también Marlo no quiere decir nada

–Lo han de tener amenazado…

–Lo dudo…solo que me preocupa su autoestima y su salud, no me gusta ver a mi hermano así, me parte el corazón…

–A mi también no me gustaría que se sintiera mal y lo golpearan si tuviera un hermano no me gustaría que estuviera así

–¿Que piensas Marlo?–Le pregunta Marl

–Que es lo que me aguarda el año que viene…no se que me pasará le tengo miedo al futuro…

–Marlo déjame decirte un poema que yo escribí…se llama 10 mil y un dagas al corazón–Le dice Mónica

El pasado duele como dagas, te recuerdan por como eres ahora, es doloroso, nunca sabes cuando el pasado volverá a atacar, no sabrás como reaccionar con el pasado, sabes que esta ahí, que esta presente, que nunca dejara de recordarte tus errores o bienes

El futuro duele más que él pasado, pues sabes que toda historia tiene un fin, que no es un fin agradable como siempre se a relatado todo este tiempo y es cuando te das cuenta de lo solo y que duele como dagas incrustadas en lo más profundo de tu corazón

El presente, de lo que menos nos preocupamos, pero de lo que más sabemos que duele, por que te puede hacer daño junto con el pasado o él futuro, es lo más preocupante, sin que nos demos cuenta, son casi las últimas dagas que hacen  más daño

Por último se encuentra la daga más dolorosas de todas la ultima, la que nunca podrá faltar en tu vida, la daga del amor, mas dolorosa que todas las anteriores juntas, esta daga te puede destruir y hacerte mucho daño o mantenerse quieta y no lastimar

Es por eso, que las dagas son los tormentos, de cualquier ser, nos hacen daño, tanto físicamente como emocionalmente, por que sabes que nunca podremos quitar las 

10 mil y un dagas al corazón

–Guau…¿Es enserio que tu hiciste eso Mónica?

–Claro que yo lo hice Marl–Dice algo indignada pero a la chica tiene una gran afición hacia la literatura

Al contrario Marlo solo asintió con la cabeza, para reflexionar cada palabra de aquel poema, que para cualquier persona diría que ese poema, no se relaciona con nada, pero Marlo entendió algo, aquella pequeña palabra que le dio fuerzas a Marlo “La daga del amor, mas dolorosa que todas las anteriores juntas, esta daga te puede destruir y hacerte mucho daño o mantenerse quieta y no lastimar“ amor algo que faltará en la vida de nadie y justo eso es lo que hoy pasará es su vida, el transcurso del día fue, llegar al instituto, una gran plática de 2 horas y 1 hora y media para dar reconocimientos, otra hora y media para otra plática,  dieron 2 horas de receso y la siguientes 2 horas fueron de realizar operaciones matemáticas y las últimas dos horas una fue para dar información y la otra para socializar, fue un día cansado, pero irían a la fiesta que organizó la escuela, por eso la muda de ropa, aunque a Marlo no le gustaba tanto la idea, pero tenía que acompañar a su hermana

–¿Qué día tan más pesado no?–Preguntó Mónica mientras salían del instituto

–Ni que lo digas Mony…Oye entonces ¿A que hora va a acabar la fiesta?

–Pues a la hora que se vayan todos Marl…que cosas dices de verdad amiga

–Uy perdona me por ser pendeja, si quieres pega me…que no que es broma, que me vas a pegar un chingo de golpes…

–¿Y tu Marlo? ¿Qué quieres hacer en la fiesta?

–Bueno yo este…la verdad…

No pudo decir más pues este tropezó con un alguien más alto que él, Marlo no sabía que había pasado, sentía que todo le daba vueltas, pero escuchaba una voz que le dice, que si estaba bien, que fue un accidente, que fue su culpa, al parecer era un chico, pero era un chico de piel clara, vestía un gorro morado, su pelo es café claro y sus ojos también café, también traía una chaqueta al parecer de cuero, debajo una sudadera color azul, con un estampado de una mano, unos vaqueros y unos zapatos negros, el pelo lo traía desarreglado, tenía un poco de barba en el mentón, a lo cuál Marlo continuo en el piso sentado

–¿Estas bien? ¿No te paso nada? Perdón soy muy distraído–Casi nunca nadie se había preocupado de esa forma solo su hermana

–Eh…a sí…yo estoy bien…

–Déjame te ayudo a levantarte–Le extiende la mano a lo cual Marl,o se sonroja y cuando lo agarra, siente una corriente eléctrica, como si de una señal se tratase

–Seguro que no te paso nada…¿Estas bien?

–¿Eh? Yo…si estoy bien–Dijo mientras se sacudía la ropa

–Perdón, creo que empezamos un poco mal…mi nombre es Xxino y tengo el placer de conocer ¿Ah…?

–Marlo…me llamo Marlo–Dijo con un tono de voz casi inaudible

–No ven lo que pasa–Dijo Marl

–¿Qué?–Preguntó Mónica

–Tampoco ellos lo ven…

–¿Quién?

–Se están enamorando y sabes que…ya no seremos tres

–Oh…

–La luz es del ocaso la magia del lugar la noche es tan romántica y tan sensual que el drama va estallar

–Marlo bonito nombre…

___________________________________________________________________Hola bueno aquí les tengo el primer capítulo de Dulce cariño, espero haberlo cortado en buen tiempo y dejar un poco de duda, me gustaría que me digieran que les a parecido, ya saben las notas se agradecen y el reblog también muchas gracias por leer y espero que haya sido de su agrado…hasta el viernes

Atta: El Artem

Marina fue a comprar el regalo de Navidad para su novio Enrique, una chaqueta de cuero que haría resaltar sus hermosos ojos azules, pidió que lo envolvieran y compró una tarjeta en la que escribió con letra apresurada. ¡Feliz Navidad amor de mi vida!.
Al salir de esa tienda fue a comprarle una pulsera a su suegra, era un poco costosa considerando su módico sueldo, pero no le importaba, valdría la pena el esfuerzo cuando la viera luciéndola el día de su boda.
Había olvidado su teléfono celular en casa, así que dejó el resto de las compras para el día siguiente. Igualmente el otro regalo importante que faltaba era un libro para su cuñada, era uno que ella había disfrutado mucho llamado “Historias de amores ridículos”, de un joven talentoso autor y ahora quería que los demás también lo disfrutaran pero como podía comprarlo por internet se apresuró a regresar a su casa… Se sentía perdida sin su teléfono y además tal vez Enrique había tratado de comunicarse con ella y ya la estaba extrañando… Marina estaba feliz amaba las compras de Navidad”
Cuando llegue a su casa su celular la esperaría con una notificación de Facebook. Enrique le había escrito en su muro: “Gracias por aceptarme, pareces una buena persona, me gustaría hablar contigo pronto y así poder conocernos”. El mensaje fue enviado ese mismo día 25 de Enero a las 13.52.

(Marina es muy ansiosa y muy imaginativa pero al menos tiene buen gusto para la lectura y le agradan los integrantes de Somos Letras)

— 

Reto SL: Muestra sin decir.

Alma de Colibrí