chaqueta de cuero azul

Marina fue a comprar el regalo de Navidad para su novio Enrique, una chaqueta de cuero que haría resaltar sus hermosos ojos azules, pidió que lo envolvieran y compró una tarjeta en la que escribió con letra apresurada. ¡Feliz Navidad amor de mi vida!.
Al salir de esa tienda fue a comprarle una pulsera a su suegra, era un poco costosa considerando su módico sueldo, pero no le importaba, valdría la pena el esfuerzo cuando la viera luciéndola el día de su boda.
Había olvidado su teléfono celular en casa, así que dejó el resto de las compras para el día siguiente. Igualmente el otro regalo importante que faltaba era un libro para su cuñada, era uno que ella había disfrutado mucho llamado “Historias de amores ridículos”, de un joven talentoso autor y ahora quería que los demás también lo disfrutaran pero como podía comprarlo por internet se apresuró a regresar a su casa… Se sentía perdida sin su teléfono y además tal vez Enrique había tratado de comunicarse con ella y ya la estaba extrañando… Marina estaba feliz amaba las compras de Navidad”
Cuando llegue a su casa su celular la esperaría con una notificación de Facebook. Enrique le había escrito en su muro: “Gracias por aceptarme, pareces una buena persona, me gustaría hablar contigo pronto y así poder conocernos”. El mensaje fue enviado ese mismo día 25 de Enero a las 13.52.

(Marina es muy ansiosa y muy imaginativa pero al menos tiene buen gusto para la lectura y le agradan los integrantes de Somos Letras)

— 

Reto SL: Muestra sin decir.

Alma de Colibrí