celestiales

Eravamo giovani e il tempo non aveva ancora segnato il mio corpo, anzi i nostri corpi, le rughe non avevano ancora solcato il mio viso e i miei capelli risplendevano ancora di quel biondo dorato capace di darmi un'aria celestiale. I miei occhi, azzurri, invece brillavano e non perché fossero giovani, ma perché c'era lei, lì davanti a me. Seduta su una panchina tra le mie gambe, la stringevo con le braccia tenendole la nuca ben stretta al mio petto. Come tutti gli adolescenti i nostri pensieri non si fermavano al momento, per quanto fosse bello, ma andavano oltre. I nostri pensieri erano rivolti al futuro, perché a sognare sono bravi tutti e noi lo eravamo, eccome. Sognavamo di poter cambiare il mondo, come se già sapessimo che i nostri non erano destini di persone normali.
E lei tutt'ad un tratto me lo chiese:
«Qualche giorno fa m'hai detto di voler cambiare il mondo, ricordi?»
«Certo» Annuii. Era strano, davvero strano, i nostri pensieri sembravano essere davvero collegati in qualche modo.
«Ma come?» Mi chiese nuovamente.
«Vorrei farlo con una penna.» La mia era un'idea un po’ stupida, la classica idea di un adolescente, la classica idea che poi, probabilmente, si distruggerà col passare del tempo e delle delusioni, ma ero convinto, convinto di me stesso e di ciò che sapevo fare. Scrivere.
«E tu invece? Tu non sogni di cambiare il mondo?» Le chiesi, per distogliere l'attenzione dalla mia precedente frase, sentirmi dire dagli altri che fossi bravo era diventata ormai un'abitudine, una brutta abitudine, adesso cercavo di più, volevo di più, volevo toccare il cielo.
«Certo che voglio, vorrei cambiarlo, ma non saprei come…»
Rispose.
Esitai.
Lentamente le girai la testa, con entrambe le mani, con un gesto deciso, ma delicato.
«Infondo è semplice, tu di mondo hai già cambiato il mio e ti è bastato un sorriso.»
Le dissi.
La sua bocca si tramutò in un sorriso, quel sorriso, un qualcosa di magico, di stupendo, come quelle due fossette improvvisamente spuntate ai suoi lati.
Mi avvicinai lentamente e baciai quelle labbra, le stesse labbra che conoscevo già da un po’ e che conosco ancora adesso, sì perché quella donna capace di cambiarmi il mondo è mia moglie ormai da quasi quarant'anni.
—  Antonio Guerra | Lei m'ha cambiato il mondo. (Via piecesofdamon)
¿Quienes son?

“El científico no estudia la naturaleza porque sea útil de algún modo. Lo hace porque la ama, y la ama porque es hermosa. SI la naturaleza no fuese hermosa no tendría sentido conocerla, y la vida no tendría sentido alguno. Y no me refiero a la belleza que embelesa los sentidos, la belleza de cualidad y apariencia, sino a esa belleza íntima que nace a partir de la armonía de sus partes, esa belleza que la inteligencia pura puede rozar. El orden.

Los celestiales son una de las múltiples razas que comparten su vida en el mundo de Aeternitus. Creados a partir de la influencia de Celestial, en el fondo de sus intangibles cuerpos guardan la esencia de su diosa no solo de nombre, sino de labor e ideología.

Es necesario tener en cuenta que en este mundo el concepto de "bien” y “mal” no se encuentra definido a partir de esta raza o de los infernales, de forma tal que es imposible catalogar a estas criaturas bajo un pleno concepto de “bien”, el cual se encuentra sujeto a diversas interpretaciones de acuerdo a las circunstancias. Sin embargo, teniendo en cuenta que su mera existencia se basa exclusivamente en la influencia de la diosa Celestial, es necesario destacar que a pesar de la individualidad que hace parte inherente a una mente racional, todos los pertenecientes a esta raza siguen al pie de la letra el concepto de “orden”, y con sus acciones buscan seguir las ideologías relacionadas con su diosa, a quien la gran mayoría de ellos (si no es que todos) respetan y admiran.

A grandes rasgos, algunas características a denotar de los celestiales son:

  • Todos los celestiales, sin importar su jerarquía, destacan por su imponencia y gran belleza, la cual no se limita únicamente a sus siempre refinadas facciones físicas. Su apariencia divina quema los ojos de los tangibles, por lo que al encontrarse fuera del cielo adquieren una apariencia aleatoria para sí. A pesar de que como toda raza inteligente cada uno de sus integrantes presenta una individualidad marcada en mayor o menor medida, ante los ojos de otras razas siempre serán conocidos no solo por sus alas de diferentes tamaños, colores e incluso número (característica dada de acuerdo a su jerarquía), sino a la vez por el hecho de que la sola presencia de alguno de ellos suele inspirar algunos impulsos positivos tales como un aumento en la creatividad de otros, agudeza mental e incluso un aumento perceptible si bien debatible del concepto de “suerte”.
  • La sociedad celestial se encuentra firmemente estructurada, sujeta a milenios de tradición y evolución. Una característica importante a destacar de esta raza es su marcada estructura jerárquica, basada en gran medida por las capacidades mágicas que la naturaleza les ha otorgado. Cabe distinguirse que entre la raza no existe ningún tipo de distinción o discriminación, y en general el conflicto entre la misma raza, su hogar y su diosa es casi nulo.
  • Los celestiales no solamente son afines al concepto del orden y buscan adecuarlo a su vida cotidiana, sino a la vez cada uno de ellos es capaz de manipular en mayor o menor medida la magia del orden (característica dada, a su vez, de acuerdo a su jerarquía).
  • Los celestiales son una raza enteramente intangible, por lo que las nulas limitaciones que presenta un ente completamente espiritual le permiten a estas criaturas rondar por cada uno de los entornos del universo salvo el reino infernal, en donde su presencia se ve mitigada y peligrada por el caos.
  • Es necesario tener en cuenta que como tal los Celestiales e Infernales no son enemigos, por lo que no existe una limitación legal o cultural que los inhiba de interacción. Sin embargo, su relación es complicada debido a que ambas razas persiguen ideales muy diferentes, por lo que no es común que congenien entre sí. Puedes averiguar más al respecto consultando la historia de ambas razas.
  • Ninguna sub-raza de los Celestiales tiene la capacidad de reproducirse con un Infernal por mera incompatibilidad. Puesto que éstos se encuentran hechos a partir de dos fuerzas completamente opuestas, la descendencia de ellos es inviable un 100% de las veces. Por tanto, los híbridos entre estas dos razas son inexistentes.
  • Cuando un Celestial se reproduce con un tangible, la descendencia es considerada como híbrida, si bien en principio su apariencia no guarda ningún vestigio de su naturaleza Celestial. Lo que significa ésto es que éstas criaturas suelen verse y comportarse tal y como lo hace la raza de su progenitor tangible, de la misma manera que cuentan con las bonificaciones físicas y/o mágicas y las habilidades propias de aquella, no de la Celestial, por tanto, nunca un híbrido de este tipo presenta la capacidad de manejar la magia del orden. No obstante, su naturaleza Celestial no se encuentra del todo inexistente, de hecho, se diferencian lo suficiente para contar con un nombre propio, “profetas”, denominación que les ha sido brindada debido a ciertas cualidades que presentan, las cuales puedes visualizar en el apartado específico de los profetas.
  1. Todos cuentan con la capacidad de conectar con el cielo a través de sus sueños. Si bien su cuerpo les imposibilita visitar el hogar de los Celestiales, a través de sus mentes son capaces de comunicarse con ellos, así como divisar su entorno por breves períodos de tiempo. Por ello, éstas criaturas suelen comportarse como oráculos y mensajeros, afines a compartir el conocimiento Celestial y la ideología del orden.
  2. Sin excepción, todos llevan en su antebrazo derecho una marca similar a un tatuaje que se asemeja a un ala. Se trata de una característica meramente estética, la cual evidencia su naturaleza. (En apariencia es muy similar a algo por este estilo)
  3. Puesto que la apariencia real de un Celestial es divina, mucho más allá de aquella perteneciente a los tangibles, los profetas presentan la particularidad de que en apariencia son 100% la imagen de su progenitor tangible, casi como si se tratase de su clon. (En el foro ésto significa que el progenitor tangible y el profeta siempre cuentan con el mismo físico)
  4. Las habilidades de los profetas son completamente dominantes, por lo que la descendencia de ellos, sin importar su compañero, siempre son profetas. Sin embargo existen ciertas diferencias de acuerdo al otro progenitor, las cuales pueden visualizarse de manera más específica en el apartado de los profetas.
  • Los Celestiales pueden reproducirse entre sus distintas sub-razas, ante lo cual no son considerados como híbridos, sin embargo, en todos los casos ocurren dos particularidades que es necesario que tengas en cuenta en dado caso de que desees realizar un personaje de este tipo:
  1. La edad máxima de estos Celestiales “mixtos” es siempre un promedio entre la edad máxima de las dos sub-razas involucradas. Por ejemplo, puesto que un serafín vive un máximo de 30000 años y un ángel un máximo de 3000, la edad máxima del Celestial mixto en este caso es de 16500 años.
  2. Con respecto a las capacidades mágicas, el nivel máximo de magia del orden que el Celestial mixto en cuestión es capaz de controlar se limita a un equivalente al nivel máximo que puede alcanzar su progenitor de menor rango, por lo tanto, todo Celestial mixto es considerado como miembro del rango menor de sus progenitores. Siguiendo el ejemplo anterior, el Celestial mixto en este caso, si bien uno de sus padres logra alcanzar el nivel 20 de la magia del orden, puesto que su otro padre solo puede alcanzar el nivel 2, se le considera en rango un ángel y sus habilidades mágicas son concordantes a éste. Ya con respecto a su apariencia, el descendiente conserva rasgos intermedios entre sus padres, así como ocurre en la reproducción convencional.
  • A manera de guía, los rangos de los Celestiales se ordenan de la siguiente manera (la siguiente lista les muestra en orden ascendente, del menor al mayor rango):

ángeles -> arcángeles -> principados -> potestades -> virtudes -> dominaciones -> tronos -> querubines -> serafines

Si deseas extender un poco más tu conocimiento sobre esta raza, sus ideologías y otros aspectos destacables, puedes seguir los siguientes links, los cuales guardan información contenida en este apartado y que puede que conozcas, desconozcas o desees profundizar en ella.

Efesios 1:3-14 3 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, 4 según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, 5 en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad, 6 para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado, 7 en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia, 8 que hizo sobreabundar para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia, 9 dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo, 10 de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra. 11 En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad, 12 a fin de que seamos para alabanza de su gloria, nosotros los que primeramente esperábamos en Cristo. 13 En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, 14 que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.

Un orgullo nuevo me ha sido enseñado por mi yo; lo enseño ahora a los hombres: ¡No hundir ya la cabeza en la arena de las cosas celestiales, si no llevarla bien erguida, una cabeza terrena que establezca el sentido de la tierra!
—  Así habló Zaratustra

anonymous asked:

Crees en dios, que religión sigues ?

Soy Agnóstico desde los 12 años. Creo más en mi madre que en ese Dios que todos alaban. Para mi los actos celestiales y misteriosos son algo que voy a descubrir al morir. (Algo ajeno a mi) No en vida. Porque me estoy dedicando a vivirla no a fanatizar ni deber algo a ningún Dios. Que respete las creencias de otros es otra cosa. Además mis padres son Católicos y aún así, siempre han respetado mi libertad y no cuestionan mi estilo de vida. He tenido la fortuna de tener los mejores padres y que me amen como soy. : )

mi sono innamoratissima di una ragazza coreana che è un amore dolce meraviglioso fiorellino celestiale e mi ha fatto vedere le foto del suo matrimonio (il!!suo!!matrimonio!!!) di sette mesi fa e mi guardava sempre sorridendo meravigliosamente e che amore dolcissimo abbiamo fatto insieme il caffè coreano è una bambolina di zucchero fatato mamma mia muoio in uno sciame di farfalle luccicanti

Se credessi in Dio, crederei che la vita ci prometta un celestiale dessert dopo un orribile pasto.
—  F. De André