caudillo

If for some reason you wanted some asshole’s inexpert explanation of various justifications for antifascist action to link to, here’s one.


Critical to any understanding of fascism and fascist-aligned movements is how they rely on empowerment through patriarchal masculinity. That is, fascism relies heavily on presenting its opponents as feminine or feminized. It declares that current society is feminized. It offers a way to regain masculinity through purging the feminized elements of society. It emphasizes individual patriarchal heroes that, in fascist understandings and mythologies, imposed their will upon the world. Fascists tend to operate with cultish masculinity, rituals of manliness. 

You know what really tears apart these pretensions and these ideas? Getting your ass kicked by one of the feminized enemy. The hero-myth falters, the manliness conferred on you is shattered, and the very idea of masculinity is called into question because the girly society is proving itself stronger. 

In addition, fascism relies on the belief that society can be divided into the Volk and the enemy. The Volk all stand behind fascism, and the fascist, or specifically their Fuhrer/Duce/Caudillo-figure, is able to interpret the Volk’s will inherently.

Getting their ass beaten and not seeing anyone foam at the mouth to track down and murder their tormentor? A spear jabbed into that complex of ideas. So is getting their ass beaten and people making fun of them for crying on TV, which ties back into the fragile masculinity as well. 

Fascism also heavily believes in the triumph of the will over crude matter, that they will win because they want to. Losing disrupts that, and there’s only so much self-purification you can do before final victory becomes untenable. 

So, punching Nazis is a huge attack on Nazi ideology. You might say, “yeah, but has anyone ever actually stopped being a Nazi because they caught one right on the schnozz?” and while there are anecdotal examples. we can say that the historical fortunes of the NSDAP, the Nazi Party proper, depended on their ability to provide victories and empower their members. When they ran low on funds, when they lost major street battles, when they lost seats in the Reichstag, they lost membership in both the party and in the SA/SS. 

Punching Nazis isn’t solely about the simpler factors like self-defense or the broad ethical factors. There’s also an ideological-psychological reason for doing it. Anyways, keep your thumbs out of your firsts, and swing low. 

It’s almost as though the entire bureaucratic immune system of the government is reacting to an invading virus. The worst thing any of us can do is assume that the ascent of El Caudillo del Mar-A-Lago was not the sui generis event that it clearly was, and that he, himself, is not the sui generis occupant of the White House that he clearly is, and that he has not surrounded himself with dubious quacks and hacks that are sui generis in their approach to government as they clearly are.
 
 

There is a level of intellectual—and, perhaps, literal—corruption that is unprecedented in the modern history of the presidency and that is a genuine and unique threat to democratic institutions that are the objects of destructive contempt. The man ran on chaos. He won on chaos. And now he’s governing on chaos. The checks and balances and safety valves of the Constitution—the things that, well, constitute—the immune system of this self-governing republic are facing a threat that is as different as it is lethal.

Estar enamorado es...

Eso que tú llamas amor fue inventado por tipos como yo para vender medias”.
Don Draper, Mad Men

El amor en sus diversas presentaciones es uno de los motores de la historia. Tan democrático como la muerte, ignora banderas políticas, principios, creencias, talentos y profesiones. Recorre toda la escala social, ida y vuelta y, como la muerte, se burla de las andanzas humanas.

En México, el amor azotó por igual a conquistados y conquistadores, a realistas e insurgentes, a liberales y conservadores, a los revolucionarios, los tlatoanis, los virreyes, los presidentes, los caudillos, los escritores, los poetas, los intelectuales, los artistas y a la gente común -y seguirá azotándonos hasta el final de los tiempos.

En alguna ocasión se me ocurrió decir que en la historia personal, el amor aparece como una nota al pie de página. Mi aseveración no cayó en gracia y transité temporalmente por los infiernos de la incomprensión. Sin embargo, la investigación para estos relatos me llevó a confirmar lo dicho. A pesar de que el amor es catalizador de la historia, se encuentra poco documentado y en la biografía de los grandes personajes es apenas una nota al pie de página.

Más preocupados por “el bien de la Patria” que por el romance, los hombres del poder, los caudillos, los jefes de armas eran muy escuetos a la hora de mostrar sus sentimientos –eterna queja femenina-; sus pocas líneas amorosas eran tan románticas como un decreto presidencial o un oficio burocrático. En cambio los intelectuales, los escritores y los poetas se desbordaban, eran intensos y arrebatados. El sol, la luna y las estrellas eran poca cosa a la hora de abrir el corazón.

El lenguaje del amor es un inmenso lugar común; no hubo personaje masculino que no recurriera al centenario catálogo de frases para todo romance: “amor de mi vida”, “no existe nadie como tú”, “amantísima compañera”, “no puedo vivir sin ti”, “haces de mí una mejor persona”, “vida mía”, “en mi corazón no tienes rival”, “cielo mío”, “serás mía o de nadie”, “amada mía”, “nadie te querría como yo”, “ser querido así, por una mujer como tú, es la mejor fortuna que puede tener un hombre como yo”, “eres la única”.

Y si bien las frases son trilladas, poco importa la falta de imaginación. Lo esencial es que hubo una mujer capaz de hacer que todas esas frases adquirieran sentido, tomaran su forma e hicieran surgir los sentimientos más profundos de un hombre sin importar cuál fuera el desenlace de la historia. Y la historia se repite como un continuo.

Hasta las primeras décadas del siglo XX, en el caso de los protagonistas de la historia, era fácil prometer amor eterno o entregar el corazón para siempre. La eternidad tenía fecha de caducidad: los matrimonios generalmente duraban entre 10 y 15 años –aunque hay excepciones-, antes de que la muerte hiciera su trabajo, ya fuera en el campo de batalla o por causas naturales. En muchos casos, el famoso refrán “matrimonio y mortaja del cielo bajan” era una sentencia: la mujer subía al altar para dar el “sí”, para luego descender a recoger el cadáver de su marido, sobre todo cuando la guerra era parte de la vida cotidiana.

La mayoría de las historias aquí contadas parten de la tradicional óptica masculina -que arrojaba a la mujer a un papel secundario marcado por la abnegación-, todas están plenamente documentadas y proceden de epistolarios, libros de memorias, archivos, notas periodísticas, referencias indirectas y una vasta bibliografía. Apenas un esbozo de lo que significó el amor para quienes han construido nuestra historia. Si los amores de los protagonistas de nuestro pasado son difíciles de documentar, resulta aún más oculta la visión femenina –como en muchos otros ámbitos de la historia nacional-. Pocas mujeres dejaron testimonio de su amor y de sus deseos más apasionados y profundos.

99 historias… es un recorrido amoroso a través de las pasiones que hicieron rendir a los hombres del poder; el amor pistola en mano de los caudillos; los pecadillos y aventuras licenciosas de algunos personajes quienes creían con fe ciega que “dos tetas jalan más que dos carretas”; los excesos literarios de los atormentados intelectuales; la puesta en escena del amor que marcó al mundo del espectáculo; las historias cotidianas de familia y del único amor gratuito, el de padres e hijos. Historias de claroscuros, alegres y luminosas, tristes y sombrías en las cuales el amor reivindica su lugar para dejar abierta la posibilidad –al menos como esperanza-, de que puede haber un final feliz.

anonymous asked:

Could you tell the story of how Brazil became independent?

Yes, I was already working on that

The independence of Brazil happened in an unique way, as it was declared by the Crown Prince of an European nation, separating Brazil from that own nation. For this unusual event and to some extent for the existence of Brazil as it is, we have to thank none other than… Napoleon Bonaparte.

In 1807, Napoleon was ravaging Europe, and was about to conquer Portugal. Thus, the Portuguese Royal family, at the time consisting of Queen Maria I “the mad”, Prince Regent Dom João VI, his wife, Spanish princess Carlota Joaquina and their children, including young princes Pedro and Miguel, and the court of about 400 people, ran away to Brazil, with the aid of the British navy.

Not much time later, Dom João declared the United Kingdom of Portugal, Brazil and the Algarves, with capital in Rio de Janeiro. Therefore Brazil went from Colony to head of the empire.

The arrival of 400 European nobles changed the social structure completely. An urban society, more modern and more European, started to form. By the time of Napoleon’s demise, Brazilians, now richer and more powerful than ever, were not willing to go back to their former colonial status.

After the Liberal Revolution of 1820, Dom João had no choice but to come back to Europe to appease the Portuguese elites. But times had also changed in America too, and the royal family feared that, without them, Brazil would fall into the hands of Caudillos and break apart into small republics like Spanish America. To avoid that, the Royal family decided to leave the eldest prince, Dom Pedro, behind.

It is said that, before boarding on the ship, Dom João said to his son “Pedro, if Brazil separates, it would better separate to you, who owns me respect as your father, than to one of those adventurers”

Of course the Portuguese court was mad to find out that the Crown Prince had stayed in Brazil, so they sent him an intimation to go back to Lisbon, which Pedro refused, in an episode known as Dia do Fico, the “Day of the Stay”, considered by historians as the point of no return for Brazilian independence.

On September 7, 1822, Pedro was coming back from a visit to São Paulo (to gather alliances for the independence but also to visit his mistress, the Marquise of Santos) when he received a letter from the Portuguese, striping his counselor and right-hand man, José Bonifácio, from power, and annulling all his decrees.

Pedro is said to have stood by the road and given a speech known as the Yell of Ipiranga: “The Portuguese courts want to enslave and pursue us. From now on, our alliances are broken, no ties bond us together. Armbands off, soldiers. Hail to the independence, to freedom and to the separation of Brazil from Portugal! For my blood, my honor and my god, I swear to bring Liberty to Brazil. Independence or death!”

With that, Pedro declared himself the first Emperor of Brazil. Dom Pedro I spend the next decade holding the empire together, fighting off rebellions in provinces. After his father’s death, his plans of holding the empire together under one crown were threatened by his brother, Dom Miguel. Pedro then left Brazil for his then 5 year old son, Pedro II, and went fight for the Portuguese crown, eventually defeating his brother. He is also a national hero of Portugal, where he is known as King Pedro IV.

Despite the Yell of Ipiranga being considered the birth of the nation, Pedro’s wife Leopoldina, José Bonifácio and the other counselors had already decided to secede from Portugal in a secret reunion in Rio on September 2nd.

Ya que los políticos seguirán robando a México y Televisa seguirá transmitiendo la misma basura que aleja a la gente cada día más y más de la cultura. Ya que los partidos seguirán disputándose poderes fantasmas y dinero que se acaba. Y los empresarios vivirán no para disfrutar sino para esclavizar a las ignorantes masas. Ya que el mundo seguirá así y no voy a ser el caudillo que luche por los sueños de libertad derramando sangre voy a hacer lo que me corresponde como contemporáneo. Voy a salir a las calles a gritarle poemas al mundo, a entusiasmarlos de ideas, a sacarles sonrisas mientras les hago un viaje hacia un laberinto de luz con el simple hecho de entonar bien la voz y mostrar la sonrisa. No lucho para que bajen los impuestos ni para hacerme enemigo de unos cuantos. Le voy a dar a mi patria lo que la gente necesita, amor, esperanza, un gesto de caridad. Todo lo puedo por eso escribo, por accidente estoy aquí, nací porque nadie más iba a tomarse este papel. Escribiendo al igual que haciendo música se puede hacer un mundo mejor si se comparte de todo corazón
—  Decreto de Quetzal Noah
5

I’m Alex!! A bisexual venezolana. Here I am holding the flag that came off of my great-grandfather’s boat, La Garza. Underneath that I’m holding mi abuela’s lighter, and wearing her necklace and cross.  And then there’s some goofy selfies I took today! 

I’m mixed, and whitepassing. Stuck inside all the time with a chronic illness, my skin is extra fair. But my eyes are dark and my lips are full and sometimes the old latinas will see me in the store and they’ll know. They’ll ask me “Your mother, is she from South America?”. “No, my father is Venezuelan. My grandmother came from Caracas.” You can see my country in my eyes. You can see the caudillos and Caracazo and coups. But my skin is white, a prize for being personally untouched by it all. I could keep that prize to myself. I could forget about Maduro. I could be white for the rest of my life. But I won’t keep my prize of privilige to myself. My white skin can be used to shine a light on my dark brothers and sisters who face racism everyday because their skin is a beautiful reflection of where they come from. My white skin will help me be listened to, and I won’t stop talking about Venezuela and the other Latin American countries. I won’t stop using my skin to spotlight the latinxs that are kept in the dark, that are deemed too little to be seen. That’s what mi abuela would want me to do. That’s what I will do. I will also use my privilege to bring attention to LGBT latinxs. My aunt is getting married in August. She could be shot in the street for holding her wife’s hand. She could be shot in the street for speaking Spanish. That is the unique intersection we are in, a crossroads of danger. But we are here, and we are fighting. We are strong. None of us has to fight alone. We are together, bonded by love and danger and pride. I will do everything in my power to strengthen that bond. We will grow our love and visibility. We are here. We are loud. We are loved.

Thank you all so much from the bottom of my heart. Thank you so much for participating in lgbt&latinx&loud, for giving me a platform to celebrate all of you. I am so truly grateful to everyone who helped make this event as big as it has become, and for working together to create a safe and loving environment.  

Somos amados! 

Son amados! 

10

Mad Max: Fury Road” (2015)

-¿De qué va? - La Tierra se ha ido al traste y es poco más que un páramo desolado. Max (Tom Hardy) es capturado por los hombres del caudillo Inmortan Joe (Hugh Keays-Byrne) y designado como “bolsa de sangre” del soldado enfermo Nux (Nicholas Hoult), al que acompañará en la persecución de la Imperator Furiosa (Charlize Theron), que bajo la apariencia de estar robando un camión de gasolina está huyendo con un cargamento más preciado.

-Opinión - Con buenas palabras, que en ocasiones cuesta más, mando a paseo ese término tan puñetero que es “hype”. Aparte de tener por aquí una palabra perfectamente válida como es expectativas lo que los “hype” consiguen es que uno piense que se va a llevar más de lo que realmente obtiene.

¿Me ha parecido mala la cuarta entrega de las aventuras del Loco Max? No. Reconozco humildemente sus virtudes, que ese viejo zorro que es George Miller, se ha salido con la suya y ha parido una película sucia, ruidosa, más física que digital, apresurada y sin descanso. Un espectáculo para multisalas más que válido pero que no me ciega ante sus carencias. Si bien es cierto que como película de acción da en el clavo y sin dar tregua al espectador cada momento lleva al siguiente, también hay que reconocer que la peripecia argumental es en exceso ligera. Eso sin contar que la vuelta de tuerca del tramo final es casi para llevarse la manos a la cabeza. ¿Y Max? No niego que cuando me enteré de que en este filme su papel quedaba casi relegado al de secundario de lujo aplaudí la ocurrencia pero me parece que el personaje merece algo más de entidad, ya que por muchos traumas que le pongan a cuestas y por mucho que cuenten con un actor espléndido como es Tom Hardy (ved “Warrior” o “Locke” y luego hablamos), lo que está claro es que no se puede sacar de dónde no hay.

Y ya para terminar, la gran polémica del filme, ¿estamos antes un furibundo alegato feminista? Si eres de los que consideras que el feminismo es esa radical concepción de que hombres y mujeres son iguales, congratúlate, en ese aspecto la historia funciona. La Imperator Furiosa de la Theron debería ser un modelo a seguir en el cine de acción venidero. Tiene sus flaquezas pero no se arruga, no basa su carisma en su aspecto físico y sobre todo (pequeño SPOILER) no sucumbe a la arquetípica relación amorosa, lamentablemente más que habitual en este tipo de tramas. El feminismo de “Fury Road” se basa en que se huye de esos clichés masticados mil veces hasta perder el sabor, y se agradece. Por otro lado, si cuando te nombran la palabra feminista a tu boca fluyen los términos “feminazi” y “hembrismo” y tu mayor miedo es que cuatro integrantes de Femen te aten a una silla y te tiren compresas usadas a la cara, lo único que te deseo, y lee entre líneas, es que sigas atado a esa silla y te propinen una soberana paliza Xena, Buffy, la teniente Ripley y la agente Carter. Más que nada a ver si se te quita la tontería de encima. Y esto último puede que tenga que ver lo justo con la película pero hacía tiempo que tenía ganas de decirlo.

-Recomendada a los que quieran furia y ruido durante dos horas sin pausa y sin devanarse demasiado los sesos.

En lugar de desear una filosofía llena de incógnitas y preguntas abiertas, queremos poseer una doctrina global, capaz de dar cuenta de todo, revelada por espíritus que nunca han existido o por caudillos que desgraciadamente sí han existido

Elogio a la dificulad - Estanislao Zuleta

Julio Cortázar: el escritor y sus armas políticas. (Entrevista de Paco Urondo a Julio Cortázar)

En noviembre de 1970, Julio Cortázar asistió a la asunción presidencial de Salvador Allende y luego, antes de volver a su casa en París, estuvo diez días en Buenos Aires.  Francisco Urondo, como periodista de la revista Panorama, le realizó una extensa entrevista que a continuación abreviamos en sus pasajes más interesantes.

Urondo:  -Usted acaba de sostener que las diferencias sociales podían ser el común denominador para los países de América Latina. Antes, había hablado de un destino socialista de esos países. El hecho de ir caminando hacia el socialismo, ¿es otro punto común, otro parámetro?

Cortázar: -Yo no diría caminando. Diría que a esta altura de las cosas, después de lo que ha hecho Cuba y de lo que estamos viendo en Chile (y las tentativas más tímidas pero interesantes en Bolivia y en Perú), parecería que cada vez más hay, aunque parezca una paradoja, una toma de conciencia inconsciente por parte de las grandes masas que, durante mucho tiempo, aceptaron su situación sin mayores protestas, salvo los grupos de choque. Pero toda esa masa indiferente, ese campesinado, fue sometida al régimen de gamolnales, de los patrones y de los grandes capataces. Ahora tengo la impresión de que eso se está quedando rápidamente atrás, es decir que el último peoncito tiene ya en el fondo de la cabeza la noción de que algo puede pasar, de que algo va a pasar: un individuo que puede ser perfectamente incorporable a un movimiento que vaya hacia el socialismo. Y se irá en la medida en que tengamos los hombres, las vanguardias. Yo soy muy desconfiado del concepto de caudillo: cuando sale un Fidel Castro, vale la pena, pero cuando salen… bueno, para qué nombrarlos, los Somoza, los Trujillo y “compañía limitada”… Por eso no es fácil decir que estamos en camino hacia el socialismo. Yo creo que hay una cierta tendencia. Parecería que se están empezando a cumplir algunas condiciones básicas que facilitarían -que van a facilitar, de eso estoy convencido- un avance hacia la izquierda. Sería una ruptura de la alienación, del estado de enajenación de las grandes masas latinoamericanas.  

U: -Habló usted también de la desnivelación social. ¿Cree que los problemas del hombre de América estarían resueltos con una nivelación económica?

C:  -No, no lo creo. Por empezar, creo que esa nivelación se puede lograr, pero solo a través de la revolución, como consecuencia de una revolución; pero yo dudo mucho que se pueda lograr por una vía reformista o progresista.  

U:¿Tiene entonces dudas sobre el proceso chileno?

C: -Me parece que el gobierno de Chile, tal como se autodefine, puede tomar una serie de medidas y dar una serie de pasos bastante importantes y algunos bastante radicales. Pero tendremos que ver que pasará el día -si ese día llega- en que el gobierno intente o procure realmente dar el gran paso hacia un socialismo auténtico y no institucional. En ese momento creo que habrá toda clase de tentativas para echar abajo el gobierno, para neutralizarlo. Tentativas internas y tentativas con las complicidades externas obvias. Creo que en Chile puede darse un caso parecido al que se da en llamar el socialismo en Argelia. No conozco muy bien los problemas de Argelia, pero es obvio que el socialismo de Boumedienne es un socialismo bastante tímido.

U : -Si se concretase la liberación económica -sea como fuere- del continente, ¿cree que allí terminaría el proceso?

C: -No, por supuesto. Es fundamental que la gente coma, pero de que serviría que la gente coma y eso le dé un cierto equilibrio si es que sigue tan alienada como antes y sometida, por ejemplo, a la influencia yanqui en todos los aspectos. Viviría el mismo drama que viven las sociedades de consumo. (…)

U: -En estos últimos ocho largos años que pasó fuera del país, han ocurrido estas cosas, estos cambios en América Latina y en usted. Al cabo de todo eso, usted ha regresado. ¿Cómo lo ve? 

C:  -Esto hará sonreír irónicamente a todos los que reprochan mi alejamiento. Afectivamente, sigo estando tan vinculado con la Argentina como cuando me fui. De aquí se podría inferir que cuando me fui yo no estaba muy vinculado y es verdad en alguna medida; yo me creo un argentino y he tenido siempre con la Argentina una relación de tipo amoroso, esa clase de vínculo con una mujer con la cual se tienen relaciones difíciles, profundamente amorosas, pero difíciles, continuos choque, continuas repulsas. Y cuando digo la Argentina, quizá tenga que decir América Latina, y Cuba también: en mi temperamento hay un montón de cosas que se adecuan mejor con lo europeo que con lo latinoamericano. Y me complace decirlo porque no decirlo sería una cobardía; es la verdad. Me importa un bledo que a partir de aquí vuelvan a acusarme de europeo disfrazado de latinoamericano. Por ejemplo, he llegado aquí a Buenos Aires, hace dos o tres días; todo el mundo me decía que Buenos Aires estaba muy cambiado. Pero por lo poco que he andado por la calle no veo la ciudad nada cambiada: me siento como si mañana tuviera que dar examen en el Mariano Acosta, igual que cuando era estudiante. Es exactamente igual, no han pasado treinta años. A lo mejor es porque mi sentimiento del tiempo es un tantoanormal; yo vivo en untiempo que es evidentemente distinto. Cada uno es loco a su manera, y yo tengo mi locura: mi espacio y mi tiempo son diferentes. Entonces vengo aquía la Argentina y ya no digo ocho años: son veinte años los que están abolidos. Tengo que hacer un esfuerzo para aceptar que la confitería London ya no está como estaba, porque, en el fondo, me sigue pareciendo que está.  

U: -Cuando usted vio la esquina y las obras de refacción, recordó que ahí empezaba y terminaba su novela Los Premios. Luego dijo que lo había entristecido verla así. 

C: -Claro, me entristeció porque es el café de mi juventud, ese café donde yo me juntaba con todas mis novias y donde me encontraba con mis amigos y donde todos los mozos eran mis amigos. Y no sé, había una cosa en ese café que me gustaba. Ese café y el Boston, que desapareció antes; bueno, y que sé yo, y algunos Paulistas. Son “los cafés” y los cafés son un poco para mí como las galerías cubiertas en mis cuentos y en mis novelas: lugares mágicos de pasaje. Uno entra en un café y es una tierra de nadie, un punto donde uno va a encontrarse con alguien o a buscar algo, y cuando se sale siempre ha sucedido algo o puede suceder algo: los cafés son para mí una especie de puente.Entonces, claro, me entristeció ver que ya no es el London.

U: -Si, y parece que esta vez su esquema se hubiese dado al revés: es el café el que cambió; lo de afuera está como estaba. 

C: -Una ciudad es muchas cosas, pero la estructura general de la ciudad, es decir, la cara de la ciudad, me ha parecido la misma. Lo vi al salir del subte. Me quedé asombrado al ver la calle Florida: estaba el monumento a Sáenz Peña, la casa Etam con su cartel luminosos, tal como yo los he visto siempre, tal como estaban hace veinte años.

U: -¿Y recordó que la palabra Etam era “mate” al revés?

C:  -Si, yo juego mucho con dar vuelta las palabras, porque además es un medio de conocimiento. Creo que los cabalistas tenían razón: en las palabras hay cosas muy extrañas.

U:  -Además de los cabalistas, los reos usan el “vesre”.

C: -Y seguro, porque los reos por algo son reos; no cualquiera es reo. Es una cosa que hay que merecerla, como ser loco. Desde luego: abogado es cualquiera, pero reo no es cualquiera; es una cosa muy importante.

 

 U: -¿Usted se considera un reo? 

C: -Bueno, yo soy muy bien educado, como se habrá podido dar cuenta. 

U: -¿Pero se considera un tipo auténticamente de barrio? 

C: -¡Cómo no! Me crié en un suburbio, en Banfield, y me eduqué en el barrio de Once; viví en Villa del Parque y en Villa Devoto, que eran bastante espesos en esa época. He sido un tipo de andar por los cafés de La Paternal y de Villa Urquiza, que tienen lo suyo. Son esas las zonas de Buenos Aires que conozco mejor. Y el centro también. 

U: -¿Tipo del centro también? 

C: -Si, sobre todo a partir de cierta edad.

U: -Tipo de barrio, tipo de centro; usted es tipo internacional, de mundo, si se quiere. Creo que esto tiene mucho que ver con usted y con su lenguaje, donde parecen hablar a veces esos reos y locos, por citar personajes que le resulten respetables. Me llamó la atención cómo el otro día se interesó cuando yo dije la palabra “yeite”. 

C:- Claro, porque para mí era “guille”, “yeite” es una novedad. Las denominaciones del dinero, por ejemplo; la primera vez que oí la palabra “luca”, no supe lo que era, porque en mi tiempo no se decía “luca”.

U: -Creo que esto también tiene que ver. Que todo tiene que ver con todo.

C: -Yo también.

5

Soy Alex! Bisexual y venezolana!
Soy mezclada y whitepassing. Pasando todo mi tiempo adentro con una enfermedad crónica, mi piel es extra pallida. Pero mis ojos son oscuros y mis labios llenos y a veces las latinas viejas me ven en la tienda y ellas saben. Me preguntan, “¿Su madre, ella es de América del sur?”. “No, mi padre es venezolano. Mi abuela vino de Caracas.” Puedes ver mi país en mis ojos. Puedes ver los caudillos y Caracazo y golpes de estado. Pero mi piel es blanca, un privilegio que me da mucho. Podría mantener ese premio para mí misma. Olvídarme de Maduro. Podría ser blanca para el resto de mi vida. Pero no guardo mi premio de privilegio para mí. Mi piel blanca puede usarse para arrojar luz a mis hermanos y hermanas quienes enfrentan a diario el racismo porque su piel es una hermosa reflexión de donde vienen. Mi piel blanca les ayuda ser escuchada, y no dejare de hablar sobre la crisis alimentaria en Venezuela. No dejare de usar mis privilegios para los latinxs que se siguen en la oscuridad, que se consideran demasiado pequeño para ser visto. Eso es lo que mi abuela quería que haga. Es lo que hago. También utilizo mi privilegio para llamar la atención a la causa latinxs LGBT. Mi tía se va a casar en agosto. Podría ser fusilada en la calle de la mano de su esposa. Ella podría ser fotografiada en la calle por hablar en español. Es la única intersección que nos encontramos en una encrucijada de peligro. Pero estamos aquí y estamos luchando. Somos fuertes. Ninguno de nosotros tiene que luchar solo. Estamos juntos, Unidos por amor, peligro y orgullo. Todo lo hago en mi poder para fortalecer ese vínculo. Cultivamos nuestro amor y visibilidad. Estamos aquí. Somos fuertes. Somos amados.

Gracias a todos desde el fondo de mi corazón. Gracias por participar en lgbt & latinx & orgullosos, por haberme dado una plataforma para celebrar con todos ustedes. Estoy realmente agradecida a todos los que ayudaron a hacer este evento tan grande y quienes trabajaron juntos para crear un ambiente seguro y amoroso.

¡Somos amados!

¡Son amados!