carne de gallina

Se le pone la carne de gallina cuando le acaricio los brazos con las puntas de los dedos. Sé que tiene frío, pero me gustaría pensar que en parte se lo estoy provocando yo. La agarro de los brazos con más fuerza cuando se menea sobre mi regazo, presionando las caderas contra mí para crear la fricción que deseo y que necesito. Nunca había deseado tanto a nadie, tan a menudo.
Sí, me he tirado a muchas tías, pero eso era sólo para la satisfacción del momento, para poder jactarme de ello, no para estar lo más cerca de ellas, como me sucede con Tess. Con ella, es una cuestión de sensaciones. Me gusta ver cómo se le eriza el vello cuando la toco; cómo se queja de que tener la carne de gallina la obliga a depilarse más a menudo, y yo pongo los ojos en blanco aunque me hace gracia; cómo gime cuando atrapo su labio entre los dientes y hace ese ruido cuando lo suelto y, sobre todo, me gusta el hecho de estar haciendo algo que únicamente compartimos ella y yo.
—  Hardin (After-En Mil Pedazos) - Anna Todd
youtube

Carne de gallina - Chinoy y Manuel garcía

youtube

Falta que regalen besos por ser flor de desatino…

youtube

Carne de Gallina - Chinoy
Ser otra vez solo eso
dar saltos como los grillos
ser nuevamente el chiquillo
que toma todos los retos

There was a bird singing outside, though it was long be-fore first light. A mockingbird, practicing his trills and runs over and over, perched on a rain gutter somewhere in the dark nearby. 
Moving sleepily, Jamie rubbed his cheek against the smooth skin of my freshly waxed underarm, then turned his head and planted a soft kiss in the warm hollow that sent a small, delicious shudder down my side. 
“Mm,” he murmured, running a light hand over my ribs. “I like it when ye come out all gooseflesh like that, Sasse-nach.” 
“Like this?” I answered, running the nails of my right hand gently over the skin of his back, which obligingly rippled into goose bumps under the teasing of the touch. 
“Ah.” 
“Ah, yourself, then,” I answered softly, doing it some more. 
“Mmmm.” With a luxurious groan, he rolled to the side, wrapping his arms around me as I followed, enjoying the sud-den contact of every inch of our naked skins, all down the front from head to toe. He was warm as a smothered fire, the heat of him safely banked for the night, to kindle again to a blaze in the black cold of dawn. 
His lips fastened gently on one nipple, and I groaned myself, arching slightly to encourage him to take it deeper into the warmth of his mouth. My breasts were growing fuller, and more sensitive by the day; my nipples ached and tingled sometimes under the tight binding of my gowns, wanting to be suckled. 
“Will ye let me do this later?” he murmured, with a soft bite. “When the child’s come, and your breasts fill wi’ milk? Will ye feed me, too, then, next to your heart?” 
I clasped his head and cradled it, fingers deep in the baby-soft hair that grew thick at the base of his skull. 
“Always,” I whispered. 
DRAGONFLY in AMBER- Diana Gabaldon
“Cogí la vela con una mano y su brazo con la otra, y nos dirigimos hacia la escalera. El resto de la casa estaba a oscuras; todos los sirvientes, excepto Fergus, dormían. Sentí un escalofrío al pensar que alguno de ellos podría no ser lo que parecía. 
- ¿No te pone nervioso no poder confiar en nadie? – pregunté mientras subíamos las escaleras. 
Jamie se echó a reír suavemente. 
- Bueno, yo no diría en nadie, Sassenach. Te tengo a ti, a Murtagh, a mi hermana Jenny y a su esposo Ian. Confiaría mi vida a cualquiera de los cuatro. De hecho ya lo he hecho, más de una vez. 
Temblé cuando echó atrás los cobertores de la enorme cama. Por la noche el fuego estaba apagado y la habitación se estaba enfriando. 
- Cuatro personas en las que puedes confiar no parecen muchas - dije. Jamie se quitó la camisa. Las cicatrices de su espalda parecían de plata. - Bueno - dijo con indiferencia -. Son cuatro más que las que tiene Carlos 
Estuardo. 
Aunque aún faltaba mucho para el amanecer, un ruiseñor se posó sobre un canalón en algún lugar cercano. 
- Hum - murmuró Jamie, acariciándome con suavidad las costillas -. Me encanta cuando se te pone la piel de gallina, Sassenach. 
- ¿Cómo, así? - respondí acariciándole la espalda; al momento sentí la carne de gallina bajo mis dedos. 
- ¡Ah! - A ti también te gusta, entonces - respondí, y continué acariciándolo. - Hum. - Con un sensual gruñido me envolvió con los brazos. El cuerpo de 
Jamie estaba tibio; sus labios mordieron suavemente uno de mis pezones. Gemí, arqueándome levemente para alentarlo a que lo introdujera más en su boca. Mis pechos estaban más grandes y más sensibles; sentía dolor y a veces escozor en los pezones, apretados bajo los vestidos ajustados. 
- ¿Me dejarás hacerlo después? - murmuró, con un suave mordisco -. ¿Cuándo nazca el niño y tus pechos se llenen de leche? ¿Vas a alimentarme también, junto a tu corazón? 
Tomé su cabeza y la acuné, hundiendo mis dedos en su pelo suave como el de un niño. 
- Siempre - susurré.”
Atrapada en el tiempo- Diana Gabaldon