cargarla

Sé que guardas lo que sientes porque crees que es lo mejor, pero no lo es. Llegará un momento en que no resistirás más y cuando eso pase, espero y tengas la fortaleza para soportarlo porque sé lo que se siente ahogarse por la culpa y cargarla todos los días. Así que, tómate el tiempo que necesites para curar las heridas de tu corazón. Y sin importar nada, yo siempre estaré ahí para ti
—  Pensando en frases (vía nodecidisersuicida)

Los hospitales que ya de por sí colapsan por la sobrepoblación (especialmente los de referencia) ahora están “sobre colapsados” por así decirlo.

Todo lo que estamos viviendo hace que te olvides de tus problemas, de lo que tengas que hacer, de tus intereses. No hay agua en mi casa, tengo que cargarla en baldes para tenerla, ¿como chucha podria pensar en the big bang theory, o Green Day o cualquier otra cosa? 

Les pido de todo corazón, donen y envíen ayuda si están en las condiciones de hacerlo; las partes más pobres son las mas afectadas, así vean estos posts como spam o me dejen de seguir porque los hostigué, bacán causa, pero así solo una persona lea esto, por favor, el norte del Perú y Lima los necesitan.

Shuu: -Por un momento pensó en cargarla e irse a la mansión, pero tenía tanta flojera que simplemente se sacó su sweater y se lo colocó encima, recostandose a su lado para dormirse con ella ahí, en el parque.-

Reiji: -Suspiro.- … Cielos. La dejo sola unas cuantas horas y esto es lo que sucede. -Suspiró de nuevo, estirando su mano enguantada para tocar a la chica con suavidad.- Despierta. Esto de dormir en lugares públicos no es adecuado.

Ayato: -Alzó una ceja, extrañado por lo que estaba viendo y se acercó a ella.- Oi, Chichinashi…. -La llamó, intentando despertarla y al ver que aquello no funcionaría, soltó un bufido y la alzó en brazos para llevarsela.-

Kanato: -Iba pasadno con Teddy en brazos por ahí y al verla recostada en el parque con tanta ligereza, sintió que le hevía la sangre por dentro.- ¡¡OYE!! ¡Teddy y yo exigimos una explicación de por qué estás aquí!

Raito: Nfu~. -Soltó una risita al ver a la chica y con cuidado se sentó en la banca al lado de ella para pasarle sus largos y delgados dedos por el rostro.- Biiiitchchan~, despierta. Mejor vamos a mi cama calientita los dos~. 

Subaru: -Al verla, no lo pensó dos veces, le colocó su chaqueta encima y en seguida la tomó en brazos, debía llevarla a la mansión para que pudiese estar a salvo y calientita.-

Ruki: -Se pasó una mano por el cabello y la levantó en brazos, haciendo una ligera mueca con sus labios.- Kachiku, ¿qué voy a hacer contigo? -Suspiró, comenzando a andar en silencio.-

Kou: -Ladeó su cabeza con curiosidad al ver a la chica recostada en una banca y se hincó frente a ella, observándola.- ¿Eeeeh~? Parece que a M-Neko-chan le ha dado por dormir en la calle como gatita sin casa, huuuh.

Yuma: Tch, en serio Mesubuta, a veces me pregunto qué demonios pasa contigo. -Se quejó mientras la alzaba, cargandola en el hombro, comenzando a caminar de vuelta a la mansión con ella cargando de esa manera, sin parecer que le pesara llevarla así.-

Azusa: ¿Hm…? ¿… Eve? -Se acercó lentamente y se sentó a su lado para pasar sus dedos por todo su costado intentando despertarla.- Eve…. podrías enfermarte si te quedas aquí…. vamos a la Mansión…. te dejaré quedarte conmigo…. pero vamos…. ¿sí….?

Carla: Pft, no puedo creer que te quedes dormida donde sea, Kisama. -Bastó con tocarla para que aparecieran directamente en la habitación del albino Tsukinami. Suspiró, recostandola en su cama y negó.- Mañana te castigaré por descuidada, tenlo por seguro.

Shin: Oi, oi. -Se acercó, con las manos en los bolsillos, alzando ligeramente una ceja y soltó un quejido.- Aaaagh, pero qué fastidio eres a veces. -Se quejó, cargandola sin ser muy delicado y así, se la llevó, a paso calmado hasta llegar a su mansión, donde la recostó sobre su cama.-

El quetzal ama a una palomita
con alas rotas
el quetzal alguna vez sospechó
que podía cargarla en sus alas
para llevarla a un mejor lugar
donde ella pudiese reparar
las suyas
pero la palomita
ya no quiere volar
el cielo le sabe
como a agua estancada
y cuando anochece
la palomita ya no quiere
ver las estrellas
la palomita quiere dormir
dormir y dormir
pero el quetzal
a diario
la invita a volar
—  Teoría del hombre enamorado, Quetzal Noah