cara roja

Déjame un momento más en el suelo, recostada en la miseria. 
Aún no quiero ver el desastre que hay reflejado en el espejo, con los ojos hinchados y la cara roja… sin olvidar las lágrimas que caen por sus  mejillas.
—  Blue Moon

anonymous asked:

¿Y en el caso de las fems!? ¿Como sería si fuera al revés y alguna se volviera hombre de repente?

Mmmmm, veamos~

En la casa de las chicas de fuego, la Fem!Sagitario se ha convertido en un chico!! Ella piensa que ahora tendra mas fuerza para hacer mas acrobacias y que no tendra que usar la tonta falda!
Pero al no querer hacer las acrobacias solo, decide preguntarle a sus fieles amiga, Fem!Aries y Fem!Leo~…
La Fem!Aries se desmayo al verlo, dando de golpe contra el suelo con una sonris anerviosa, mientras que la Fem!Leo se tapaba la cara, completamente roja.
Ni en broma dejan salir a semejante hombre con esas mujerzuelas de la calle!!!

En la casa de tierra, la siempre tranquila Fem!Capricornio ha despertado como un chico. Se lo toma con calma y baja a desayunar como todos los dias, mas cuando llega a la cocina Fem!Tauro deja caer la sarten con huevos y Fem!Virgo escupe su cafe, despertando de golpe.
Por la tarde, salen para conseguirle ropa adecuada al “maculino” Capricornio. Mas cuando sale de los probadores, se ve tan bien, que las chicas lo meten de nuevo al probador a las fuerza para que las demas chicas dejen de mirarlo y comerselo con la mirada.

En la casa de Aire, Fem!Libra no ha tenido tanta suerte, sabe como son sus compañeras y que seguro le usaran como conejillo de indias si descubre que se ha convertido en chico, asi que intenta disimular. Pero lastimosamente, no le resulta y las dos chicas dd aire terminan notando que le faltan un par de “NOTORIAS” cosas delante.
Al final, Libra intenta explicarse pero entra en panico cuando las dos, Fem!Acuario y Fem! Geminis, se cuestionan si el tamaño de los pechos seria equivalante al de sus partes bajas…solo diremos, pobre Libra.

En la casa agua Fem!Cancer desperto como un chico esa mañana, pero no se complico tanto la vida, pues no se habia dado cuenta de ello, hasta que la Fem!Escorpio y la Fem!Piscis entraron a la cocina y vieron a un lindo chico saludarlas mientras preparaba el desayuno.
Casi se le tiran encima cuando supieron que era Cancer, eb cuabto a Cancer…lloro “maculinamente” pues recien se daba cuenta de su perdida de partes importantes.
Fem!Escorpio y Fem!Piscis le consolaeon, colandose entre sus brazos de vez en cuando~

anonymous asked:

podrías hacer un escenario con johnny de nct donde su novia está estudiando y él empieza a molestarla con cosas como ponerse detrás suya y besar su cuello o besarle la mejilla o ponerse al lado suya y seguir molestandola pero a su manera?🌚🌚

Originally posted by nakamotens

Soltaste un suspiro largo y tendido. Te estabas agobiando con tanta letra imposible de memorizar, y no estabas de humor para soportar a tu novio. Lo querías con todo tu corazón, sí, pero el pobre a veces era un poco pesado. 

-_____~ -Canturreó de nuevo. Johnny estaba muy aburrido y, cogiendo una silla de la cocina, se había venido a sentar a tu lado mientras estudiabas. No le habías dicho nada, sabiendo que si empezabais a hablar nunca conseguirías volver a concentrarte, pero él al ver que no le hacías caso solo se había puesto más molesto- Deberías tomarte un descanso, ya has trabajado mucho.

-Aun no, sigo sin sabérmelo. -Le respondiste sin quitar los ojos del papel.

-Pero ya te sabes otras cosas, puedes dejar eso para luego~ -Dijo quitándole importancia al asunto. 

-¡No, Johnny! -Perdiste la paciencia- No me sé nada porque no me dejas concentrarme, así que haz el favor de mantener silencio si no quieres que te eche de la habitación. 

-Tsk, vale, vale… -Dijo murmurando entre dientes y mirando hacia otro lado en un intento de entretenerse con otra cosa. 

Cinco minutos justos fueron los que duró la paz, porque cuando por fin parecía que el dichoso argumento se te quedaba, empezaste a notar una mano subir por tu muslo. Enseguida intentaste pararla, tenías que resistir así que la mantuviste quieta en su lugar intentando tener una cara seria y seguiste leyendo para no perder el hilo. Cuando notaste que Johnny dejaba de estar tenso le soltaste y por un momento te pareció que se había rendido, pero empezaste a notar como sus dedos se colaban por debajo de tu camiseta. 

-¡Johnny! -Exclamaste, mirándolo por fin y haciendo que estallara en carcajadas por tu cara roja de rabia y verguenza. Entre risas se inclinó hacia ti y plantó un beso en tus labios, levantándose al instante y cogiéndote de la mano para llevarte con él.

-Ahora ya ha pasado un rato, así que puedes descansar. Vamos, salgamos a dar una vuelta~ -Exclamó mientras te arrastraba fuera de la habitación. Suspiraste de nuevo, esta vez derrotada. Tendrías que esperar a que él no estuviera junto a ti para poder estudiar en paz, aunque sería difícil encontrar ese momento.  

Todo sobre Leo:

Cuando se enojan: Arrogantes, se les pone roja la cara, la mirada de león es más prendida; te dirá las cosas que hiciste mal en toda tu vida y de una manera muy bestial. Se enojan más cuando alguien les lleva la contraria.Atacan de frente siempre, siempre vas a saber cuando un Leo esta molesto.

Cuando están pensando: Piensan más sobre ellos mismos, se preocupan mucho por su reputación. No es mentira eso de que Leo es un signo vanidoso y orgulloso, la diferencia con los demás signos, es que Leo lo admite. “No te pases de la raya conmigo, que yo valgo mucho ;)”

Cuando aman: Pasión pura, romance también, y muchos lujos, es lo que espera Leo en una pareja; sueñan con tener una relación Leal y muy respetuosa. Son increíblemente fieles cuando aman de verdad.

Cuando tratan de calmarse: Se les baja el color rojo de la cara y piensa en su interior “No voy a bajarme a tu nivel”.

Cuando tratan de coquetear: Se sienten un poco inseguros al principio, temen que alguien les vea al Rey fracasar, pero de lo que si están seguros es que sienten la atracción con la otra persona, y tarde o temprano el León querrá ir por su presa, aunque la mayoría de las veces dejan que los demás se acerquen a el/ella. Ya que también son buenos seductores.

Cuando esta triste: Se hacen un Drama total. Pañuelos tirados, recuerdos melodramáticos vuelan en la mente, miran muchos pelis, se quedan encerrados, les cuentan a sus amigos que están bien, odian sentirse débiles. Generalmente entra en tristeza cuando esta muy inseguro de si mismo, cuando el León no sabe como enfrentar lo que la vida le esta queriendo enseñar.

Cuando esta equivocado: Leo? Equivocarse? Naaaaaaa. Aunque sorprendentemente si lo admite, obviamente lo admite pero siempre pasando inadvertido. Es un signo sincero y leal. Va a admitir que esta equivocado, pero no va a admitir que el otro tenga razón, a menos que le caiga muy bien.

Leo es muy orgulloso, y este es su mayor defecto, pueden dejar que pasen miles de oportunidades grandiosas solamente por mantener su orgullo intacto. “El orgullo es ese oscuro compañero que no te permite mostrar tu verdadera versión.”

Originally posted by wonderlaaaaaand

Pablo.-

Diabolik lovers Lost Eden Kino (heaven 2) ~translation~ (Eng and Esp)

This translation was made by @dj-diabolik-fan~

La traducción esta en español abajo de todo~

Heaven 1


Place: Kino’s Room

Yui: (Kino is always on his phone. Is a pity since we are together, how boring…)
Yui: Haa…
Kino: What’s going in for you to sigh in that form?
Yui: …Nothing.

Keep reading

Diabolik Lovers - CD Versus II - Vol. 1 - Ayato Vs. Raito/Laito - Parte 4 (2) -  - Traduccion al español

Esta vez no tengo razon de mi inactividad!

Bueno, si que tengo pero pareceria que estuviera poniendo excusas…

Cambiando de tema! Volvi con el CD 

Bueno, no solo con el CD, que tengo como 4 o 5 borradores pendientes que publicar todavia…

Pero bueno, como esta parte es de Raito hay que asegurarse de que los padres no esten cerca! Si estan pues… Echadlos, que esta parte parece mas un +18

No os olvideis de las anteriores! Parte 1, Parte 2 (Primera parte), Parte 2 (Segunda parte), Parte 3, Parte 4 (Primera Parte)


Keep reading

una-persona-no-muy-normal  asked:

#AskSignos Para Scorpion (Era algo así no?(?) Cuéntanos de tu relación con todos, casi no sabemos nada sobre ti

Tortuga: *Sujetandolo por los hombros* Anda, habla, no seas tímido.

Scorpio: ¿Yo…? Em…Bueno, depende con que se refiera a “todos”.

Araña: ¡Tu solo suéltalo~ no importa que tan extenso quede!

Scorpio: Bueno. Si es con mis compañeros del Wuyku me llevo bien, son muy amables…am, los demás horóscopos también me tratan bien, creo que es debido a mi suerte y…bueno…*su voz se va haciendo cada vez mas baja, mientras u cara se pone mas roja*

Tortuga: ¿¡Scorpioncito!? 

Araña: ¡Se nos descompuso de nuevo!

Hormiga: ¡L-Lo sentimos! ¡No es bueno con las palabras!

Habeces No encuentro la manera De pedir disculpa…
Mi mente Piensa Tanto, procesa cada palabra Pero en el Momento de Hablarte justo cuando te miro Y me miras Con esos Ojos Grandes y verdes Llenos de esperanza llenos de VIDA de Seguir Esperando Por algo… no puedo Hablar quedo en silencio MI MENTE QUEDA EN BLANCO mi temor crece mi cara se vuelve Completamente Roja
Debe ser el echo de que me gustas…
Pero Se que No puedo Estar a tu lado Somos tan iguales Pero a la vez Tan diferentes Sabia Que mi destino era estar a tu lado pero no como pareja si no como amigo aun que duela Uno asume y se hace mas fuerte PERO por sonreir No significa que este Bien Despues de todo Soy Un Chico con mente Suicida En un Disfraz de payaso … Saludos Gente a todo el que lea gracias
Los Signos Cuando se Enojan al 100%:

Los signos enojados nivel experto :v

Aries: Arremete sin medir consecuencias.


Tauro: No pensara en las posibles heridas que causara.


Géminis: Te dirá hasta del mal que te vas a morir.


Cáncer: Su cara roja. Sus palabras causticas (acidas) te quemaran.


Leo: Busca aplastar el ego de su contrincante.


Virgo: Sacara a relucir hasta el más microscópico defecto o error que tengas.


Libra: Se debatirá entre ignorarte o aniquilarte con afiladas palabras.


Escorpio: Su lengua emponzoñada no deja a nadie en pie.


Sagitario: Te quema con el fuego de su furia, literal.


Capricornio: Su mirada mortal y su sarcasmo te dejan fuera de combate.


Acuario: No le importaran los sentimientos de nadie.


Piscis: Su rabieta puede ser descomunal y sus reclamos hirientes.

Si le dices a alguien de etnia negra “negrata” y te llevas un tortazo, te lo merecías.
Si le tiras a una musulmana del hijab y recibes un cate, te lo merecías.
Si te ríes o agredes a una persona discapacitada y te dan una somanta tanto ella como sus colegas sin discapacidad, te lo merecías.
Si tocas sin su permiso o agredes a mujeres trans o cis y acabas con la cara roja, te lo mereces.
Estamos hartas de pedirte que nos trates con respeto, así que te vamos a contestar en el único idioma que pareces comprender: con estas manos.
—  Sophia Thompson.
Touch me...| Fanfic wigetta| Capitulo dos; El gilipollas

El gilipollas

14 de Enero: Hoy mi papi volvió de su viaje. Estaba raro, tenía la cara roja y hablaba como si no supiera hacerlo ¡Que gracioso! Lo único raro fue que tomó fuerte a mi mami del brazo y se la llevo a la habitación.

“Sí no lo miras, te dejará en paz” cantaba mi mente mientras sentía la devoradora miraba de Samuel sobre mí durante toda la mañana. Era lo peor que me podría haber pasado, ¡Lo peor! El miedo no me dejaba en paz y en momentos llegaba hasta a temblar porque este chaval se me acercaba demasiado y como si yo fuera un idiota, simulaba que iba a comprar algo a la maquina de refrescos aunque al final no compraba nada y volvía a pasar a mi lado.


-La antigua Roma- Un susurro de Alejandro me sacó de mi mente aunque sin entender nada de lo que pasaba a mi alrededor.


-Señor Diaz, llevo más de cinco minutos esperando su respuesta- los fríos ojos de pez de la maestra de historia se posaron sobre los míos -¿Cuál era el reino que…

-¡La antigua Roma!- grité sin pensar, recordando lo que Alejandro me había dicho y provocando que toda la clase riese por mi euforia.

-Gracias señor Diaz- dijo la seria mujer de cabellera rojiza- Y para la próxima, Señor Bravo, le agradecería que no le dijera todas las respuestas a su compañero.

El resto de la mañana pasó como las primeras horas, Samuel no dejaba de incomodarme con su acosadora mirada y todos me miraban mal por ello. Algo tenía la mirada de este hombre que hacía que todos me odiaran de forma repentina. Cualquiera me saludaba y sonreía hasta que miraba sobre mi hombro chocando su mirada con mi fantasma-alma errante-guardia-acosador personal, Samuel de Luque. Aunque de todas las miradas con amenaza de muerte incluida, la que más llamó mi atención fue la de un chico alto y con pelo claro que después de mirarme con cara de que gastaría toda su mesada de este mes en un sicario, me sonrió y hasta abrazó ganándose él la mirada de odio de Samuel y le sonrió para irse como si nada y sentarse sobre la mesa de Alejandro mientras este trabaja de escribir algo en su cuaderno ¿Qué mierda le pasa a ese tío?

Aunque no volví a sentir la mirada de el chico alto por un buen rato, esta volvió cuando me senté junto a Alejandro –Su nombre es Rubén, viene de intercambio de noruega. No te metas con él y probablemente no se meta contigo, a no ser que se le dé la puta gana y si lo haga, en ese caso llámame.

-¿Me defenderás?

-¿Qué? Claro que no. Iré, lo grabaré para youtube y aprovecharé de pasar un buen rato- soltó como si nada a la vez que miraba a Rubén sobre mi hombro y le decía algo sin soltar palabra alguna, aunque por la mirada que tenía podría inquirir que tenía relación con asesinarme o algo parecido.

-¿Y ese Rubén y tú… Son amigos?- Alejandro sonrió con una mueca algo raro y me miró –Algo así… Es algo complicado explicarlo- miró a Rubén por sobre mi hombro y devolvió su castaña mirada hacia mí –No, no somos amigos.

La verdad es que preferí no preguntar ya que el rey de los acosadores entró al aula con una chica que según parecía, no podía estar más pegada a él. Solo le faltaba rodearlo con las piernas para que la cargue mientras la abraza, para estar más pegados uno al otro. Samuel repartía besos sobre su cuello y la miraba con sensualidad sin tomar atención al resto del mundo. Como si ellos dos fueran los únicos en la sala ¡Y no es así! ¡Conseguiros un motel! Bufé para mí mismo y me levanté de mi asiento para caminar hacia “hiena alcohólica” sin pensarme que le diría o que excusa tendría, solo quería poder dejar de contemplar a Samuel de Luque devorar su nueva presa. Mejor un hiena a la espera de la carroña que un león en pleno ataque a una gacela anoréxica y con exceso de maquillaje.

-¿Y tú?- Frank o creo que así dijo Alejandro que se llamaba, sonreía sentado sobre la cornisa de una de las ventanas con un refresco en la mano.

-No lo sé, sólo no quiero estar en el motel público- indiqué con mi mano y el soltó una risa traviesa.

-Toma asiento, campeón.

-¿Y esa quién es?- Frank levantó una ceja haciendo que su frente se arrugara formando pequeños montecillos que no le hacía ver mal a diferencia de la mayoría de las personas que los poseen.

Dejó un su refresco a un lado y sacó una pequeña bolsa de frituras de su bolsillo- Esa, mi querido Willy, es Kendra Marcus del paralelo. Es la guarra de Samuel los lunes. Los lunes siempre se coloca exceso de maquillaje solo para que cuando Samuel la bese, su maquillaje se corra manchándolo y “marcándolo” por decirlo de alguna manera, aunque sabe que Samuel puede hasta tener escrito en su frente el nombre de una tía y aún así irá por ahí morreándose con toda fémina que se cruce por su camino.

-Tres cosas que decir- Solté a la vez que tomaba asiento a su lado en la cornisa -1) Me llamo “Guillermo”, no “Willy”, 2) ¿No eras amigo de Samuel? Y 3) ¿Me das de tus frituras?

-Pues… “Willy” suena mejor, Willy; Sí, soy amigo de Samuel pero soy sincere; Claro, saca- acercó la bolsa y yo saqué unas al instante, estaba a punto de morir de hambre aunque la escena que llevaban a cabo Samuel y la gacela anoréxica con exceso de maquillaje, digo, Kendra Marcus la tía que se pone exceso de maquillaje los lunes para que cuando Samuel la bese, mache el mundo entero con labial de mala marca, como dijo Frank, me daban unas increíbles ganas de potar.

La campana sonó y la gacela a medio morir saltando volvió a su aula y Samuel a su asiento al final de la clase. Yo volví a mi asiento y Alejandro se sentó junto a un chico con lentes esta vez aunque cada vez que yo lo miraba, estaba mirando a ese tal Rubén y este me mirabaq a mi o Samuel. El chico de lentes estaba en su propio mundo observando al maestro y respondiendo todas las preguntas de este y diciéndole las respuestas a Alejandro. Debería sentarme a su lado, se nota que sabe mucho más que cualquiera en el aula, hasta más que el maestro ya que le corrigió en más de una ocasión.

Llegada la hora de ir a casa, tomé mi mochila y mi chaqueta y traté de salir lo antes posible de ahí. Sentía que si permanecía ahí un segundo más, me ahogaría por sobredosis de miradas acosadoras de Samuel, sin remedio. La última clase se sentó justo tras de mí y no dejó de pasar la punta de su bolígrafo por mi espalda provocando mil y un escalofríos que me hacían parecer un verdadero gilipollas, si es que la maestra me preguntó si 1) Quería ir al baño, 2) Necesitaba ir a enfermería, 3) Estaba teniendo un ataque de epilepsia o 4) Si estaba siendo abducido por los alienígenas del planeta 48B.

Estaba a punto de salir de la escuela cuando sentí como alguien jalaba mi mano y me arrastraba a la que parecía ser el aula de artes por la gran cantidad de maniquíes en distintas poses que estaban esparcidos por toda la habitación. El ignoto me estrelló contra una de las mesas y reclinó mi espalda contra esta, quería gritar pero por alguna razón la voz no me salía, pánico. Intenté ver la cara de quien era pero solo vi unos ojos oscuros que me ya tantas veces habían estado devorándome.

Samuel de Luque me había estrellado contra una mesa y se estaba subiendo sobre mí, tocándome y arrasando con mi interior y yo ahí como el gilipollas de primera que no puede reaccionar y gritar a toda voz.  

Diabolik Lovers Vandead Carnival- Sleeping Vampire Traducción

Shu Sakamaki


Traducción por mí. Créditos por la traducción en inglés a harunachandea.

Si lo toman den créditos.



Nota: yo solo pasé al español lo que ella se tomó el tiempo de pasar en inglés, si hay alguien a quien agradecer por la traducción es a ella.

Nota extra: estuve más de 5 horas traduciendo esto sin parar y no dormí en toda la noche, espero que halla quedado bien.

Disfruten (^.^)


________________________________________________________________


*pantalla en negro* *sonidos de tormenta y lluvia*


Shu: -bostezo- Fuaa… Que sueño…

Shu: De alguna manera me dio sed… Algo aceptable para beber…

Shu: …Nn?… ¿Liquido…? ¿Qué es esta cosa? … Bueno, a quién le importa… A beberlo rápido y entonces a dormir…

Shu: -bebe- Nn… nn… haa…

Shu: Mmh?…. Esto es extraño…

Shu: Mi sueño se…

——————————————————————

*sonido de sabanas*


Shu: Hey… despierta.

*CG aparece*

Shu: ¿Estas media dormida? ¿Quién crees que es, si no soy yo?

*cama se mueve*

Shu: … Cállate… No subas tanto la voz, está resonando en mi cabeza…

Shu: De cualquier manera… ¿Es esto tan sorpresivo?

Shu: Es solo que estoy durmiendo en tu cama, ¿verdad?

Shu: Más bien, estoy más sorprendido de que no te despertaras cuando entre en tu cama. Es verdad… desde que llegué aquí… creo que estuve bastante tiempo. Esta incluso el sonido de la lluvia pero… no había ninguna señal de que te despertaras, por eso te desperté yo mismo.

Shu: Estabas durmiendo con la boca completamente abierta y hablando dormida.

*te mueves*

Shu: ¿Hablando dormida? Ah~ ¿Qué decías? por ejemplo… “Shu, hazlo más…”

*te mueves*

Shu: -risa- Es buena, esa cara nerviosa tuya.

Shu: ¿Qué? ¿Eso de antes? Era obviamente una broma. O tú… ¿en verdad estabas teniendo ese tipo de sueño?

*te mueves*

Shu: Hmph… No es divertido. Bueno, está bien…

Shu: Más importante… ¿Cuánto tiempo planeas hacer esto? Porque sigues como cuando te despertaste. Apúrate y recuéstate a mi lado.

Shu: ¿Qué? Aah… ¿"¿Por qué estoy aquí?“  tu dices? … -suspiro- Es inútil explicartelo.

Shu: Haa… ¿Te está intrigando tanto?

Shu: Mh…

Shu: … Ah~… Pensé en beber algo antes, cuando bebí algo que creí aceptable para beber que estaba en el salón… Mis ojos se abrieron y se me hizo imposible dormir….

Shu: ¿Café? No era eso. Además, los humanos son los únicos cuyos ojos se abren cuando lo beben….

Shu: Lo que bebí… no era café. Incluso aunque lo sé, ¿estás tratándome por un idiota?

Shu: Quizás era una de las drogas extrañas de Reiji que olvidó mal ubicada. Debió ser alguna cuyo efecto era quitarle el sueño a los vampiros. (A mi no me engañas Reiji, lo hiciste a propósito XD)

Shu: Entonces, no podía dormir, y… vine aquí pensando que tú harías algo al respecto.

Shu: "¿Por qué no fuiste a tu cuarto?” está escrito en toda tu cara… -risa-

Shu: -susurra- Si digo que es porque estás aquí… ¿Qué harías?

*te mueves*

Shu: -risa- Estás reaccionando exactamente a mis expectativas… Tu cara se puso roja y todo…

Shu: ¿"¿Es enserio?“ tu dices? Quién sabe… piensa sobre eso tú misma.

Shu: … Entonces ese es el por qué. es una molestia ir de nuevo a mi cuarto también así que… está bien, ¿verdad? Si tu quieres que me valla… toma la responsabilidad y llévame a mi cuarto.

Shu: Si tu dices que eso es imposible entonces… hay solo una respuesta. ¿Entonces? ¿Qué vas a hacer? ¿Vas a echarme de aquí?

*te mueves*

Shu: Ha… Si fueras tú sabía que dirías eso.

*movimiento*

Shu: -suspiro- … Haa… No puedo dormir… Si hubiese sabido que una cosa así iba a hacerme desear no haberlo bebido… -suspiro-  Que pereza…

Shu: Ah? … ¿Qué? Aah, ¿yo diciendo que no puedo dormir es inusual? Bueno, podría ser… hasta ahora no ha habido una vez en la que dijera que no podía dormir…

Shu: -suspiro- Aaah… La cosa es que en verdad no poder dormir es una molestia…

Shu: Tu… Estas libre de cualquier modo, ¿verdad? Haz algo sobre esto y hazme dormir.

*te mueves*

Shu: "Ve a ver a Reiji y por un antídoto” Soy muy perezoso como para ir a la habitación de Reiji… Además, es molesto escuchar la voz de ese tipo.

Shu: No es como si no hubiera nada más. Piensa un poco mejor las cosas.

Shu: Aah… Paso de la opción de la canción de cuna. No podría quedarme dormido escuchándote cantar. Aah, pero… Música, huh? … Quizás no se sorpesivamente una mala idea….

Shu: Si fueras tu cantando mis oídos se volverían locos y me despertaría incluso más que nada, como sea… Si es el Oratorio dentro de mi MP3 entonces…

*pantalla en negro, sonido del MP3, música clásica sonando* 

Shu: …Como pensé… La clásica es la mejor…

Shu: Nn…

*tocas su brazo*

Shu: …¿Qué? Más importante, hacer algo como interferir con el sueño de la gente, en verdad, ¿qué es lo que te pasa?

Shu: -suspira- Haa… Bueno, como sea. Aquí… Te dejaré especialmente escuchar,

*tocas su mano y tomas un auricular*

Shu: Es una buena, ¿verdad? Bueno, no creo que tu puedas comprender su grandeza pero… un vampiro escuchando a Oratorio, esto es divertido pero… no lo odio.

Shu: Todo el tiempo escucho esto cuando duermo pero… como me interrumpiste, ahora no puedo dormir… (Really?)

Shu: ¿Qué vas a hacer por esto? De verdad…

Shu: …La música no funciona huh…

Shu: ¿Estás cansada? Bueno, tu fuiste despertada cuando estabas durmiendo por eso pienso que es normal. Pero tú sabes… incluso aunque estoy en frente de ti diciendo que no puedo dormir… ¿tú piensas en dormirte? Eso es sorprendentemente cruel de tu parte.

*te mueves*

Shu: Si no es el caso entonces… Apúrate y haz algo sobre esto. “No sé qué hacer” ¿tú dices? -suspiro- Haa…

Shu: …Entonces, ¿qué haces cuando no puedes dormir? No hay muchas más opciones que escucharte.

*te mueves*

Shu: primero que nada… “escuchar música” huh? Pero lo hicimos antes y no funcionó… ¿"Estudiar"? ¿Piensas que en verdad me desperté a esta hora para abrir un libro de texto? (No realmente, eso fue estúpido)

*te mueves*  

Shu: ¿Bien?… No digas cosas que son obvias. Aah, pero… si tu dices que vas a enseñarme entonces… no me molesta escucharte. Por ejemplo… -susurra- algo como “Salud y Educación física” -risa-

Shu: … Tu cara se puso roja, ¿sabes? ¿Qué te estabas imaginando? -risa- Mujer pervertida…

Shu: ¿Tienes algo más? “Lee hasta que te duermas”… No hay ningún libro que quiera leer.

*te mueves*

Shu: … Espera. ¿A dónde vas? Mh….? ¿"Por un libro para recomendarme?

Shu: Espera. está bien, no te molestes en ir y buscarlo. es una molestia leer después de todo. 

Shu: Habla a la ligera. Estoy hablando sobre ti. Está bien.

*zoom al CG*

Shu: …Mmmh… ¿Misterio, huh? Entonces, solo dime quién es el culpable. “Entonces no es interesante” dices… Esa es tu opinión, ¿verdad?

Shu: Eso es todo. Libros rechazados. ¿No hay nada más? Parece que ninguno de ellos puede ser usado ahora.

Shu: ¿Qué? ¿"Deberías recostarte en el sol"?

*el CG se aleja* *Shu toma tu brazo* 

Shu: Espera un segundo…

*te hacerca a él* *zoom al CG*

Shu: Esta lloviendo afuera, ¿verdad? Así que no hay sol. Además… incluso si tuviera un 100% de oportunidades de hacer… ¿Me estás diciendo a mí, un vampiro, que salga a tomar sol?

Shu: “No quise hacerlo” Quién sabe…

Shu: Y… Tú, quien puede hacer ese tipo de error, te volviste horrible.

Shu: -suspira- ¿Tú pensaste que el calor podría hacerme dormir? -suspiro- Haa… Tú eres la única que puede hacer eso.

Shu: Aah… Ahora que hemos hablado estoy más despierto que antes… Hey, no tengo nada de sueño ahora.

Shu: Y ahora estoy cansado en vano… -suspiro- Haa… ¿Que molestia.Qué vas a hacer por esto? Las cosas que has dicho, ninguna fue útil, ¿sabes?

Shu: Aah… el sonido de la lluvia se vuelve más y más ruidoso.

*te mueves*

Shu: …¿Qué? ¿Pensaste en algo?

*te mueves* 

Shu: …Aah… Claro… Hay mucha gente durmiendo después del almuerzo y la clase de educación física… ¿y?

Shu: Si muevo mi cuerpo después de comer me va a dar sueño, ¿es eso lo que dices? Mmmmmh… -risa- Aah, nada… Tus palabras de ahora… Pensé que estabas invitándome… -risa-

Shu: Después de todo… es como si dijeras “bebe mi sangre”, ¿verdad?

Shu: -susurra- Tú te volviste capaz de hacer ese tipo de invitaciones huh… -risa- Con tu cuello moviéndose así… me pregunto….

Shu: -susurro- Si fuiste tan lejos para decirme eso… ¿quieres intentarlo?  Estoy bien con eso… Aah… pero… no voy a hacer nada así que, muévete bien… Estoy muy cansado  ahora mismo, no quiero hacer nada. -sigue susurrando- Pero tú fuiste la que dijo eso, ¿verdad? “Después de comer y mover tu cuerpo vas a estar cansado” tú lo dijiste… Estoy diciendo que deberíamos probar lo que dijiste para ver si es verdad o no, así que estate agradecida. -susurra incluso más lento- Si lo entiendes entonces apúrate y sácate tu pijama. (oie shi beibi ewe)

*te resistes*

Shu: “¿Por qué?” dices… Si no quieres sacártelo no puedo beber tu sangre. No voy a moverme y… pienso que va a ser más fácil si tú te lo sacas. -susurra- ¿No crees?

Shu: Bueno, como sea… Aquí,si solo estás recostada a mi lado no puedo beber. Muévete para que sea más fácil para mí beber.

*te mueves*

Shu: …¿Qué? “Si no te mueves entonces no tiene sentido”…

Shu: Mmh…

Shu: … Pero no quiero moverme. Y, si bebo mucho, no habrá problema, ¿verdad?

Shu: Entonces, muévete… Vamos… estoy cansado de esperar… Apúrate y hazlo.

*te mueves*

Shu: … ¿Por qué estas dudando? Solo tienes que quitarte la ropa y entregar tu cuello a mi boca. Solo estoy diciendo que tienes que hacer lo que siempre hacemos.

Shu: -suspiro- Haa… Entonces… lo diré así que… muévete como te diga.

Shu: -susurra- Primero… desabrocha los botones de tu pijama.

*te mueves*

Shu: -risa- Ese sentimiento de vacilación… es lindo.

Shu: -susurra- Entonces… voy a beber pero esto va a estar en el camino así que… ata tu cabello.

*te mueves*

Shu: Eso es… y ahora… entrégale ese cuello a mi boca.

*sus labios te tocan* *te mueves*

Shu: Así… Continúa…

*se ilumina la habitación y hay un ruidoso trueno* *el fondo se vuelve negro*

Shu: Ugh… Duele… Tú… ¿podrías no caerte así de la nada?

Shu: Estoy sufriendo… Apúrate y sal de encima. 

*vuelve el CG*

Shu: ¿Qué?

*luz con un gran trueno* *el CG se aleja*

Shu: Aaah… Ya veo… Mmmh…¿Tú estás… -susurrando- asustada de la tormenta? -risa- Por eso es que tú te caíste sobre mí cuando hubo el trueno hace un momento.

*luz con un gran trueno*

Shu: Ah… Tú estás muy sorprendida… Incluso aunque es solo un simple trueno tú sobrereaccionas mucho huh.

Shu: Mmh… -risa-

Shu: Tú… ¿Estás asustada?

*te mueves*

Shu: … Desde hace un poco tu cuerpo está temblando porque estas asustada de los truenos… Parece que está respondiendo.

Shu: -susurra- …¿Debería ayudar?

Shu: “¿Qué estás haciendo?” Como dije… Estoy diciendo que si quieres puedo hacer que dejes de preocuparte por la lluvia. ¿Podrías dejar de hacerme decir las mismas cosas tantas veces? Porque es una molestia.

Shu: … ¿Qué vas a hacer?

*te mueves*

Shu: -risa- …Entonces… -susurra- ven aquí…

*te mueves*

Shu: -susurra- Bloquearé tus oídos.

*movimiento*

Shu: Aah…Debería ser como has dicho… Hoy no estoy como siempre… Incluso aunque no se por qué estoy haciendo esto. Haciendo esto por tu bienestar… ¿Por qué? Es esto un capricho… o…

Shu: Pero… La tú temblando y abrazándote a mí… no está nada mal. Dejaré lo de beber tu sangre para después. -susurro- Por ahora… ven más a mi lado.

*luz con un gran trueno*

Shu: -risa- Puedes hacer a tu cuerpo temblar tanto que es divertido…

Shu: -susurra- ¿Estás asustada?

*te mueves*

Shu: “Cuando eras una niña, estabas asustada de la tormenta cuando estabas sola”…? Mmmmh~ … “Te escondiste bajo la cama y te diste un golpe” -risa- Cuando te lo imaginas… te hace reír.

Shu: Bueno, pero si tengo que decirlo es como tú debías ser.

*te mueves*

Shu: Porque por los truenos se siente como si tú estuvieras más despierta también… Está bien, ¿verdad?… No puedo dormir tampoco… Ahora que llegamos tan lejos, pensando en dormir o no… Ya no me importa.

Shu: Entonces, voy a acompañarte. ¿Qué podemos hacer para que no te preocupes sobre la tormenta más? No sería un problema si cortamos la luz y el sonido, ¿verdad? 

Shu: Mmmh..

*la cama se mueve*

Shu: Primero… Mira mis ojos. -risa- … ¿Por qué te estas poniendo roja? ¿Puede ser… que al ser observada por mi… te avergüenzas? Verte así de nuevo, esto no pasó mucho…

Shu: -susurra- Y lo siguiente… es el sonido, huh?

Shu: Mmh…

*el fondo se vuelve negro y tu eres atacada por un Shu salvaje* (disfruten ;))

Shu: -beso- Mnn… Nn…. Mm… Haa… Si nos besamos entonces… no vas a preocuparte sobre eso más, ¿verdad?

*el CG vuelve*

Shu: … ¿Qué? “Es vergonzoso así que para”…? Si te estas sintiendo avergonzada entonces, gracias a eso, ¿no te estás olvidando de la tormenta?

*movimiento*

Shu: … Aquí. Entonces… solo tengo que hacerte más atenta a mí y todo va a estar bien.

*movimiento*

Shu: eh? “¿Qué estás haciendo?” dices… Estoy tocando tu piel.

*te mueves*

Shu: … Ugh… ¿Podrías dejar de hacer tanto ruido? Está resonando en mi cabeza… No es algo para estar sorprendida por. Te estoy abrazando así que… No puedo tocarte más que aquí. Si tienes problemas entonces… Voy a tirarte de aquí. tú no quieres eso, ¿verdad? Entonces solo porque te estoy tocando un poco no hagas tanto problema.

*el fondo se pone negro*

Shu: -beso- Mn… Nn… -se mueve- … Tus ojos, están cerrados. Creo que te dije que me miraras a los ojos.

*el CG vuelve*

Shu: -beso- …Mnnn… nn… Haa…

Shu: Tu cuello está sudando un poco…

Shu: … Estabas así de asustada huh. -beso- Ha… Mnn.. Nn…

*luz con un trueno*

Shu: Nn… -risa- -susurra- … ¿Sigues temblando por la tormenta o…porque lo que estamos haciendo se siente bien? ¿ Cuál será?

*movimiento*

Shu: … Bueno, solo mirando a esa cara se puede saber la respuesta.

Shu: -beso- ….Nnn… Mn… Nnnn…

Shu: Ah, estás haciendo una cara muy tierna… ¿No te preocupa más la tormenta?

Shu: Hey…? ¿"No es eso" dices? Bueno, es verdad…

*luz con un gran trueno*

Shu: Parece que sigue estando fuerte afuera… No hay nada que hacer contigo, ¿verdad?

*sonido de lluvia*

Shu: -risa- … Básicamente si no puedo dormir no me importa lo que haga. Especialmente desde que no estoy atento a mis alrededores…

Shu: … Dormir contigo… sin estar cansado, se siente bien. -susurra- ¿Qué hay de ti?

*te mueves*

Shu: Mmmmh… ¿Estás dudando? te estoy preguntando acerca de dormir conmigo.

Shu: … Presionando tus labios tanto… Mh~… Tu no planeas responder, huh?

Shu: -susurra- ¿Lo… dije apropiadamente? Dije “No está nada mal dormir contigo”… Aquí… Dilo. -sigue susurrando- … No pude escucharte porque está el sonido de la lluvia.

*te mueves*

Shu: Hmph…. Bueno… Voy a dejarte…

Shu: Parece que se está calmando gradualmente allí afuera… ¿"Ahora podemos dormir" dices?

Shu: Haa…? ¿Qué estás diciendo? Estaba tan comprometido a ti hace tan poco y ni siquiera… Obtengo un “Gracias”. “¿Qué debería hacer?” dices… Ese tipo de cosa, incluso si no lo digo, tu lo sabes, ¿verdad?

Shu: Aquí… Mh… 

*se mueve la cama*

Shu: -susurrando- Hasta ahora tu estuviste así de cerca y… Estuve conteniéndome mucho para no beber, así que… Debería estar bien, ¿verdad?

*te mueves*

 Shu: Espera. No hay manera en que te deje dormir… Es una lástima pero no parece que pueda dormir todavía. Entonces…. me serviría tu expresión de gratitud de antes. -susurra- Déjame beber tu sangre.

Shu: “Tú no quieres” dices… ¿Estás tratando de resistirte? Estás haciendo lo contrario, me estás dando más ganas, nótalo…

Shu: -beso- Mnn… Nn… Es la hora en la que tendríamos que estar levantándonos para ir a la escuela pero… hoy, sáltate las clases y duerme conmigo, ¿entiendes?

*el fondo se pone negro*

Shu: -beso- … Mmn… Nnn…

Diabolik Lovers en Español♥. ~ONE SHOT. SAN VALENTÍN. - SAKAMAKI SUBARU♥.-

Mun: ¡Lo prometido es deuda! Aquí está el ONE SHOT de SAKAMAKI SUBARU con tema del DÍA DE SAN VALENTÍN. ¡Feliz 14 de Febrero♥! :3
¡Disfrútenlo y no olviden comentar qué les pareció♥! 

Por favor no posteés sin dar crédito a AskDiabolikLovers-Esp ya que son historias originales de este blog. :3

Atención: Este One Shot puede contener palabras altisonantes, temas con referencia sexual y contenido explícito. Si eres menor de 15 años por favor abstente de leerlo o hazlo bajo tu propia responsabilidad.



Subaru.


Mis ojos no paraban de verla, no importaba lo mucho que me esforzara. 
Estaba sentado en la parte trasera del aula y aunque intentaba desviar mi mirada a la ventana para observar las múltiples estrellas del cielo oscuro o inclusive prestar atención a la clase, siempre terminaba mirándola a ella. Ese color de cabello, y la forma en la que lo tenía peinado, de igual forma que su risa y sus movimientos tan sutiles y femeninos me hacían perderme en su figura y de nuevo, encontrarme mirándola. Mis mejillas se pintaron en un color rosado aunque intenté ocultar lo interesado que estaba. 
Metí la mano a mi mochila y estrujé el sobre rojo que tenía escondido, y que por un momento en mis muy retorcidos pensamientos pensé en entregarle al final del día. Después de todo, para esto se supone que es el Día del Amor y la Amistad, ¿no? De todas maneras, no sabía si tendría el coraje de acercarme a ella para dárselo o no. 
La clase transcurrió, y si soy sincero, no recuerdo ni una de las malditas cosas que el profesor quiso explicarnos. Todo el tiempo, mi mente y ojos estuvieron sobre esa humana tan especial y particular. 
Había hablado con ella unas cuántas veces, o mejor dicho, ella me había hablado a mí y yo había tartamudeado estúpidamente palabras que me esforzaba por juntar para hacer tan solo una oración.
“Eres muy lindo” – Me dijo ella, mientras estiró su mano para acariciar mi mejilla y tan solo me sonrojé. Luego, una de sus amigas la llamó, me besó la mejilla y se fue. 
Y aquello había sido suficiente como para mantenerla en mi mente el resto de la noche y todo el día siguiente.Ella era especial. Aquella había sido nuestra última clase del día y por estar divagando en mis pensamientos me di cuenta de golpe de que ella estaba recogiendo sus libretas, metiéndolas en su mochila y disponiéndose a irse. Mi corazón latió con mucha brutalidad. ¡Iba a irse y yo estaba sentado haciéndome el idiota!
Me puse de pie y mis piernas parecieron temblar, me di cuenta de que todo me daba vueltas. Estaba inundado en nervios.
Mis pasos fueron temerosos aunque parecían firmes y cuando ella estuvo a punto de salir por la puerta con su grupo de amigas, una chispa despertó en mi interior que me hizo estirar la mano y tomarla por la manga del saco escolar.  
-E-espera. – Logré pedir con mi patética voz temblando y notando que las mejillas se me habían teñido hasta alcanzar un color similar al de mis ojos. - ¿P-puedo hablar contigo un segundo… a s-solas? –Incluso desvié la mirada, siendo un completo cobarde y sin poder observarla a esos ojos que tanto me fascinaban. 
-Oh, claro. –Me dijo con una bella sonrisa que podría estremecer a cualquiera y se giró a su grupo de amigas, quienes parecían demasiado sorprendidas por lo que acababa de hacer. 
Era yo un estúpido, ¿y si la estaba asustando? ¿y si ella ni siquiera tenía interés en mí? El cuerpo me fue invadido por una sensación de inseguridad que me hizo soltarla poco a poco, y justo en ese momento capté el sonido de la puerta del aula cerrándose detrás de la espalda de la humana, dejándonos a los dos solos en ese lugar. 
-¿Qué querías contarme, Subaru-kun? –Preguntó mientras me sonreía y sentí que explotaría en nervios. Exhalé con fuerza, haciendo acopio de la poca seguridad que reinaba en mi persona y de golpe saqué de mi mochila el sobre de color rojo y se lo entregué, junto a una rosa de color blanco que había traído conmigo, habiéndola cortado de mi jardín. – ¿Huh? ¿Esto es para mí? –Noté como una sonrisa se le dibujaba en sus suaves labios, siendo esta más suave y dulce que la anterior, mirando la rosa y acariciando el papel del sobre con sus finos y delicados dedos.
-E-esto… sí. Es para ti. La rosa, eh… la corté de mi jardín y la carta… me esforcé para que no sonara demasiado estúpida. – Quise excusar mi cursilería y mi fea caligrafía, temiendo ser juzgado por ella.
-La leeré. – Me informó, con emoción en sus palabras y entonces ocurrió algo que no me esperaba para nada. Sí, la iba a leer, ahí, enfrente de mí. Ella ya se había ocupado de rasgar la parte superior del sobre y de sacar la hoja de papel blanca con las palabras escritas con un bolígrafo negro. Me tensé enseguida. 
-¡O-oi! ¡Espera! ¡No irás a leerla ahora, aquí! – Me quejé horrorizado, sintiendo que mi cuerpo entero temblaba de la vergüenza y el terror que lo que ella estaba haciendo me ocasionaba.
Era demasiado tarde, ella había leído la carta enfrente mio. Sentí que toda mi cara se pintaba roja por la pena que recorría todos los rincones de mi cuerpo. No quería ni mirarla, pensaba que las palabras que había seleccionado para explicarle lo que sentía probablemente le provocarían náuseas o harían que no me volviera a hablar. Pero me equivoqué; de golpe sentí como ella me tomaba por el cuello de la camiseta negra desgarrada que siempre llevo como intento de uniforme y me jaló para que pudiera inclinarme hacia ella, y seguido, sentí sus tersos labios presionarse contra los míos en un caliente y humano beso. Mis ojos se abrieron con mucha sorpresa por la acción de la chica que tanto me gustaba y tardé unos segundos en darme cuenta de lo que realmente estaba sucediendo y reaccionar ante eso. Gradualmente mis ojos se cerraron y mi cuerpo cedió ante ella. Uno de mis brazos la rodeó por la cintura lo suficiente como para apegarla a mi cuerpo y que no hubiese ningún tipo de espacio entre ambos, permitiéndome ladear la cabeza para encajar mejor en el beso y de pronto entre abrió los labios al sentir que ella hacía lo mismo y con ese simple gesto el beso de pronto se tornó más profundo e íntimo.  
Algo estaba despertando en mi interior, algo que usualmente no estaba presente en mi y ese algo, me obligó a aferrarla en un abrazo contra mi cuerpo y a caminar contra ella hasta dejarla contra la pared de manera un tanto brusca, aunque actuaba sin realmente pensar en lo que hacía. Mi lengua pronto fue a explorar su boca, dominando el beso con mucha facilidad y tomando control del momento mientras la soltaba para únicamente tomar sus muñecas y hacer que las dejara a los lados de su cabeza, contra la pared. Un suspiro de gusto emanó de sus labios y eso solo provocó que instintivamente me oprimiera contra su delicado cuerpo que estaba entre el muro y yo. Ella mordió mi labio inferior y lo jaló con tal habilidad que me hizo soltar un gruñido de placer. Agitado, me separé del beso y la mordí de vuelta, abriendo mis ojos para mirarla con intensidad, con mi pecho subiendo y bajando irregularmente por lo agitado que me había puesto. 
-¿Y bien…? –Pregunté entre suspiros y jadeos mientras mis ojos rojos descansaban en los de ella. - ¿Cuál es tu respuesta? –Y me acerqué para rozar mis labios con los de ella, queriendo que sintiera deseos de besarme más, y quizá de tocarme más.
-Sí, Subaru…. –Dijo con un hilo de voz.
-¿”Sí” qué? -  …. –Me besó mientras me miraba con deseo, amor y pasión en sus ojos y eso me hizo querer callarla con un beso, pero de igual manera ansiaba escuchar la respuesta.
 - … Sí quiero ser tu Valentín. 
Y con eso bastó para que yo volviera a sus labios para devorarla en un ansioso y apasionado beso, mientras que soltaba sus muñecas para tomarla por la cadera y masajear el huesito de su cadera, logrando que ella soltara suaves y discretos gemidos de placer contra mis labios, despertándome en todos los sentidos con sus acciones. 
Sus manos eran traviesas, y me di cuenta de eso porque pude sentirlas con toda claridad palpar con curiosidad mi abdomen y bajar a mi ingle, pero justo cuando iban a llegar a mi entrepierna estas se detenían, como si estuvieran inseguras acerca del movimiento que deseaban hacer.

 -Puedes tocarme, s-sí eso q-quieres. – Susurré, sin poder creer que esas palabras hubieran salido de mi, pero ella no tardó nada en hacerlo. 
Sus manos hábilmente me desabrocharon los pantalones y una de ellas fue introducida directamente a mis boxers, cosa que me hizo reaccionar de inmediato. Gemí entre dientes y apreté los ojos cerrados a lo que una de mis manos subía para apretar uno de sus senos por encima de la ropa. Me coloqué en medio de sus piernas de manera que una de las mías quedaba justo contra su entrepierna y entonces comencé a moverla de manera que esta se rozaba constantemente contra su feminidad y supe que estaba haciendo algo bien por la manera tan sensual y desesperada como jadeaba, además de que luego de un rato, comenzó a humedecerse.Mandé todo al carajo y la alcé hasta acostarla en el escritorio del profesor y me coloqué encima de ella, alzándole la falda y haciéndole a un lado su panty para que no me estorbara. De todas maneras, nadie nos vería, y si alguien se acercaba, yo tenía plena capacidad para captarlo incluso a unos 300 metros de distancia. 
Ella me miraba con deseo y yo caí rendido ante sus ojos, comenzando a rozar mi miembro erecto contra ella. Gruñía de puro placer con los labios entre abiertos y al tiempo que me empujé dentro de ella la besé para ahogar todos sus sonoros gemidos, además de los míos.
Ella era mía. Era mía y definitivamente, esa noche, en esa aula del Instituto, iba a hacerla sentir lo que significaba ser mía.

By: AskDiabolikLovers-Esp.tumblr.com


Día de Mudanza (parte 2)

Llegó la mañana con la cálida luz del sol entrando por la ventana, abrí los ojos intentando recordar dónde estaba, comenzaron a venir los recuerdos a mi cabeza uno a uno e intentaba analizar paso por paso lo que había ocurrido el día anterior, pero al final no tenía ningún sentido seguir pensando en ello.

No me quedó más remedio que levantarme, y como nunca, lo hice temprano pensando en que podría ir a comprar algo para el desayuno y de esa forma agradecerle a Devil por todo lo que había hecho. Hice la cama y salí de la habitación. Me topé con Devil sentado en la mesa sirviendo café en su taza con el desayuno ya servido, cuando me vio parado en el pasillo.

-Hey! Hice el desayuno -me recibió con una sonrisa.

-Shit! Pensé que tal vez no te habías levantado y podría traerte el desayuno -le dije sentándome a la mesa un poco apenado.

-Pues casi -dijo antes de darle un sorbo a su café.

-Cómo dormiste?-

-Bien y tu?-

-Bien también. Entonces, qué me preparaste de desayuno, darling? -

-Café y queque de naranja -dijo pasándome una taza llena y un trozo de queque.

-Te ganaste un Jumbito <3 -dije agradecido

-Qué es eso?-

-Acabas de hacerme recordar que soy bastante mayor que tú -dije con resignación- da igual, te explicaré algún día.-

-Oh vamos, no eres tan mayor! Además jumbito me suena a elefante y eso es igual a trompa… que me quieres decir? -preguntó coqueteando.

-No quiero decir nada! -dije con falsa tristeza- Era un mono que salía en un programa de la tele en los años ‘90.-

-Pues lo buscaré en internet -guiñó un ojo para luego sacar su móvil y abrir el buscador de internet.

-Búscalo como MaravilloZoo -le dije para después darle una probada al queque de naranja, el cual estaba suavemente dulce, pero muy esponjoso, una delicia!

-Pues estoy viendo un elefante de peluche -comentó riéndo al encontrar la imagen.

-Ese es, lo daban de premio en el programa.-

-Es algo tierno. Tú ganaste alguno?-

-No, no, aunque siempre quise uno. De niño era super fan de ese programa -dije con melancolía cuando mi celular sonó. Era un mensaje de texto el cual procedí a revisar de inmediato- Vicci dice que su hermano ya se fue de nuestro apartamento…weird~ Mejor terminemos pronto para irnos hacia allá antes que
llegue el camión de la mudanza.-

-Vale, te sigo -respondió guardando su celular en el bolsillo.

Terminamos de desayunar y nos fuimos al apartamento de Inwood. Llegamos solo 20 minutos antes de que llegara el camión de la mudanza y Vicci ya tenía todo organizado, en que orden y cómo íbamos a meter todo al camión. Típico de él no quedarse tranquilo hasta que las cosas estén en el orden preciso! Pero Vicci no pudo quedarse ya que debía ir temprano al trabajo nuevamente, eso sin antes pedirme encarecidamente que cuidara de Blu, su gato, con mi vida.

Cuando llegó el camión fue cosa de indicarles a los hombres en que orden meter todo y en nada de tiempo, con el camión de la mudanza cargado partimos de vuelta al centro de Manhattan.

Con Devil íbamos en mi auto junto con mi perro, Jazz y Blu, el camión de mudanza justo tras nosotros cuidando no perdernos de vista para seguir nuestro camino.

-Estás emocionado? Porque yo siento que voy a explotar!!! -le dije con entusiasmo a Devil.

-Por supuesto! Estarás más cerca del trabajo, podremos vernos más y es un barrio tranquilo -dijo con una sonrisa.

-Sí. El barrio es muy lindo, me queda súper cerca del trabajo y al lado de Marcus Garvery Park. No está tan cerca tuyo como los que me habías dicho tu, pero aún así quedo muuucho más cerca que antes.-

-Mientras estés cerca, está todo bien -dijo mientras miraba por la ventana.

-Oye, algún día podríamos salir de Manhattan -le comenté pensativo- En esta ciudad ni uso este pobre auto, pero no quiero venderlo, así que debería sacarlo de viaje… Te tinca la idea?-

-Dale! Sería muy genial! La pasaríamos bien -dijo muy feliz y un tanto sonrojado.

-Si hay algún lugar al que quieras ir, me dices no más -le propuse mientras daba la vuelta a una esquina- Aquí es! Ya llegamos.-

Nos estacionamos en la orilla de la vereda justo fuera del nuevo apartamento. El edificio era muy típico de NY, no demasiado alto, de un color blanco marfil, escaleras de incendio que llegaban en zig-zag hasta la azotea y una hermosa puerta de entrada de madera con vidrios empabonados.

Bajamos del auto y comenzamos una conversaciñon trivial mientras esperábamos al camión de mudanza que se había quedado algo rezagado.

-Es el último piso, tenemos casi la mitad de la planta superior -le contaba.

-Es muy lindo -dijo mirando hasta arriba el edificio.  

-Creo que tengo un crush con este edificio.-

-Los pisos son grandes no? -preguntó feliz.

-Sí, super grandes! Ya lo vas a ver -le dije para luego percatarme que el camión daba la vuelta a la esquina para estacionarse tras mi auto- Oye, te parece si subimos a los animales por mientras? Toma, lleva tú al Jazz -le pasé la correa del perro, mientras este le movía la cola a Devil y lamía sus manos- Yo llevo al Blu -dije sacando al gato en su caja de transporte del auto que maulló refunfuñando molesto.

-Dale -dijo tomando la correa y encaminándose con el can dentro del edificio- Este tiene ascensor o tenemos que subir por las escaleras?-

-Hay ascensor, don’t worry. Mira, está ahí al final del pasillo junto a las escaleras.

Subimos por el ascensor hasta el último piso, saqué las llaves, abrí la puerta y entramos al apartamento. Al abrir, te encontrabas con la cocina americana a mano derecha y un gran living/comedor muy espacioso e iluminado con unas ventanas de marco de madera hermosas que daban con la vista a toda la calle.

Devil soltó la correa de Jazz y este comenzó a olfatear todo a su alrededor pasando revista que nada estuviese fuera de lugar mientras que yo puse a
Blu en su caja sobre uno de los muebles de la cocina para que estuviese tranquilo hasta que la mudanza terminara.

-Y? Qué te parece? -le pregunté emocionado.

-Buah! Es perfecto! Que lindo todo, joder! -contestó mirando atentamente la vista.

-Sí, es hermoso, me encanta que no sea tan moderno y tenga ese toque clásico neoyorquino, como si fuese el set de alguna serie de televisión.-

-Pensé lo mismo cuando me mostraste el edificio, tiene su estilo -comentó.

Devil me miraba cuando yo estaba observando la vista por la ventana. Sentí una presencia y al dar vuelta me topé con la mirada del muchacho.

-Pasa algo? -pregunté.

-Nada, solo estaba… No importa -dijo avergonzado al haber sido descubierto.

-A mi sí me importa -respodí acercándome un poco a él.

-Yo… Te estaba mirando -dijo muy sonrojado.

-Sí, me di cuenta -dije entre risas- Pero por qué? No hay mucho que admirar.-

-Cómo que no? Eres muy guapo, por supuesto que hay para admirar -dijo aún sonrojado.

-Pff! Hahahaha! Imbécil -podía sentir que mi cara estaba toda roja, él solo se rió al verme así.

De pronto entró uno de los hombres de la mudanza, un tipo moreno, robusto y mayor que no dejaba ninguna duda de su herencia mexicana. Devil hizo una mueca algo extraña al ver que nos habían interrumpido.

-Oiga joven, ya estamos estacionados, subimos las cosas ya? -preguntó el hombre en típico acento.

-Sí, Jorge, suban las cosas, dejen todo aquí, además de algunos muebles que van en las piezas, no es necesario poner todas las cajas en su lugar, eso lo veo yo luego -le respondí.

-Muy bien, joven. Voy a decirle a los muchachos -dijo el hombre antes de salir del apartamento para dirigirse al ascensor.

-Te ayudo a instalar las cosas? -preguntó Devil.

-Bueno, pero deja que terminen de subirlas primero, que para eso les tengo que pagar -le dije susurrando.

-Está bien, lamento apresurarme.- respondió entre risas.

-Don’t worry -Le dije mientras Jorge volvía junto con su personal y el sofá grande.

Los hombres de la mudanza de Jorge eran realmente eficientes, tan pronto uno salía por la puerta otro entraba justo detrás acarreando dos cajas. Se echabanmlos muebles al hombro como si estuviesen hechos de plumavit y en solo 30 minutos tenían todo dentro del departamento y las camas armadas en las habitaciones. Bajé a despedir a Jorge y pagarle por un trabajo bien hecho para luego volver rápidamente a mi nuevo hogar, donde Devil me esperaba acariciando al Jazz, quien tenía una cara de gusto que daba envidia.

-Al fin! -dije aliviado cerrando la puerta tras de mi- Vamos a soltar a este macho -dije abriendo la gatera de Blu, quien salió lentamente y poco a poco empezó a recorrer su nuevo hogar sin mucha confianza.

-Tendrás que acostumbrarte al espacio ahora -me dijo Devil riéndo- Ya sabes cuál será tu habitación?-

-Aún no sé si la de la izquierda o la de la derecha… -miré hacia ambos lados pensando en ello- La de la derecha tiene vista a la iglesia y la de la izquierda al parque… Tú que opinas?-

-La del parque, no me considero una persona religiosa y la verdad me relaja más el parque, aunque bueno es tu decisión -dijo sonriendo.

-Y sería una buena desición. La de la izquierda será mia entonces, entremos mis cajas así me la pido antes que llegue Vicci, muajaja- dije con maldad.

-Jajajaja, pues mejor te ayudo, así terminamos pronto -dijo mientras se apoyaba en el marco de la puerta.

Rápidamente metimos las cajas en la pieza y las cajas de Vicci en su pieza, luego de un rato estaba todo relativamente en su lugar.

-Ya, deja ahí no más, el resto lo vemos con Vicci luego, además no quiero hacerte trabajar más.-Le dije a Devil. Me parecía estaba algo exhausto.

-No te preocupes, estoy bien con eso -me respondió quitándole importancia al asunto- Además prometí ayudarte.-

-Nah, deja, vayamos a tomar algo y a descansar, luego te voy a dejar a tu casa -le insistí alegremente- Además…quiero pasar tiempo contigo que no sea ordenando cosas -me avergoncé un poco, pero él sonrió muy alegre al escuchar lo último.

-En serio? -preguntó emocionado.

-Sí, en serio. -le dije con tono burlón- Te has portado increíble conmigo este fin de semana y no sé cómo agradecertelo.-le confecé.

-Pues un besito es pedir mucho? -dijo tonteando.

-Sabes por qué no te lo voy a dar -le dije con una sonrisa apenada.

-Pues entonces… -dijo pensando- Me debes un desayuno! -pidió recordando lo que había pasado en la mañana.

-O… podría no oponer resistencia si tu quieres besarme a mi -le comenté sugiriendo como si no importara, aunque el rubor en mis mejillas y el ligero temblor en mis manos, que intenté esconder detrás de mi espalda, me delataban.

-Estás seguro? -dijo de forma coqueta mientras se me acercaba un poco.

-Nope… Pero sí -no me moví ni un centímetro de donde estaba, una parte de mi deseaba esto.

-…Sí? -susurró casi rozando mis labios, lo que me hizo estremecer. Podía sentir su respiración tan cerca que se mezclaba con la mía.

-Sí… -respondí en un suspiro, solo podía concentrarme en sus ojos tan cerca de los míos.

Se acercó hasta cerrar la brecha entre nosotros, besando suavemente mis labios. Podía sentir el calor de su cuerpo cerca del mío, sus suaves labios, su aroma. Sentía que me estaba derritiendo en esa dulce sensación mientras mi corazón latía a mil por hora. Devil sentía un gran calor recorrer su cuerpo y rápidamente puso sus manos en mi pecho. Abrió un poco la boca para rozar con su lengua mis labios, pidiéndome permiso para entrar. No me resistí, ni siquiera lo pensé, solo dejé que me besara como él quisiera y todo lo que quisiera. Así pasamos de un beso suave a uno un poco más salvaje mientras tomaba su cintura entre mis brazos. Se apegó más a mi y sonrió entre besos al
sentir que lo tomaba por la cintura. Se sentía tan bien, todo se sentía tan rico. Me aparté un poco de él solo para poder mirarlo a los ojos a lo que Devil agachó la mirada totalmente sonrojado y soltando una sonrisa nerviosa. Le di un abrazo muy apretado y apoyé mi cabeza en su hombro.

-Maldito enano -dije a modo de broma e intentando evitar que viera mi cara de alegría.

-En el fondo me amas -respondió a mi broma mientras correspondía a mi abrazo.

Lo miré con extrañeza al escuchar su respuesta.

-De dónde saliste tan vanidoso?! -le dije bromeando y comencé a hacerle cosquillas en castigo- Enano vanidoso!-

-P-para~! -dijo entre carcajadas.

-Ya, vamos a tomar algo -le dije al dejar de hacerle cosquillas- trajiste algo para abrigarte o andas así no más?-

-Por supuesto que traje -me indicó la chaqueta de cuero que estaba sobre el sofá.

-Póntela y vamos andando antes que se nos haga más tarde -le dije mientras me ponía un polerón.

-Dale -dijo mientras se ponía la chaqueta y se arreglaba el pelo un poquito.

Salimos del edificio y fuimos a un local a unas calles de distancia. Era un local pequeño de alimentos naturales, de colores brillantes, esos donde ponen los productos y precios anotados en pizarras con tiza, tenía un toque un poco hipster.

Ahí pedí smoothies para cada uno y nos sentamos en una pequeña mesa cerca de la ventana.

-A veces paso por aquí a comprar cuando estoy en el trabajo, ojala te guste.-

-Sip -dijo probrando su smoothie- Por supuesto que sí, está delicioso!-

-Te puedo preguntar algo?-

-Sí, dale, te reponderé lo que sea- dijo mirándome mientras daba otro sorbo-

-Nah, no tienes que hacerlo si no quieres -tomé un sorbo de mi batido antes de hacer la pregunta incómoda- Por qué terminaste con tu ex?-

-Porque ya no estaba sintiendo lo que debería sentir por él. Me estaba agobiando mucho. Es una persona super suceptible, se pone triste fácilmente
y eso me estaba cansando emocionalmente, me contagiaba los estados de ánimo y simplemente… ya no me sentía cómodo con él -dijo intentando resumir
todas las cosas con un tono apesadumbrado y algo incómodo.

-Mmmmh… ya veo, es entendible. Quizás él también estaría mejor con otra persona. Osea! No me lo tomes a mal, me refiero a que a veces las personas no son para estar el uno con el otro, y no es porque no quieran, sino porque sus personalidades no son las idóneas para estar en una relación y eso es todo. Me entiendes? -dije preocupado de no hacerlo sentir mal.

-Sí, entiendo. Es una de las razones por las que terminamos, no me sentaba bien estar fingiendo lo que sentía, no era bueno ni para él ni para mi. No era justo para ninguno de los dos. -dijo con mirada pensativa.

-Sip -me sonreí pensando en la forma de ser de Devil.

-Además, apareciste tu -dijo sonrojándose.

-AH?! Q-qué tengo que ver yo?! -le dije sonrojado y exaltado.

-Eso, que en cuanto apareciste me di cuenta que había tomado una buena desición y que nada más importaba.-

-Yaaaaaa… -le respondí nervioso- Me haces sentir culpable.-

-No lo sientas -rió ligeramente- Tu solo me hiciste sentir lo que no había sentido en meses.-

Puse cara de idiota todo sonrojado al escuchar esas dulces palabras y solté un risita nerviosa, con lo que Devil se sonrió con gracia acariciando mi mano con la suya. Le devolví la sonrisa con dulzura y tomé su mano entre la mía.

–Fin–

Piscis&Escorpio VI (Aviso Parental)
  • -¿Y que mierda estas haciendo?-Dije enojado y confundido.
  • ¿Por qué carajo Piscis estaba en esta fiesta?
  • ¿Por qué la señalaba Geminis como la organizadora?
  • ¿POR QUÉ ESTA RODEADA DE HOMBRES CON LOS TORSOS DESCUBIERTO Y MOJADOS?
  • Piscis se sorprendio al escuchar mi voz. Tanto que paro de reir y levanto la mirada buscandome.
  • -¿Escorpio? No sabia que ibas a venir-El hecho que e estuviera sonriendo me enojaba aun más.
  • -Ni yo que ibas a estar aqui ¿Que carajos haces Piscis?¿Quienes son ellos?- Dije señalando a esos cuatro idiotas
  • -Es una pequeña reunion, y ellos son Leo, su hermano,Libra amigos mios, y sus amigos, Sagitario y Tauro.- Los cuatro hicioern cometarios en forma de saludo, pero a mi me importaban una mierda.
  • -¿Que estas haciendo con ellos Piscis?- Mi mirada era más que severa, y decir que mi tono de voz representaba el infierno mismo quedaba corto. La actitud relajada de Piscis se encurecio tan solo un poco al escuchar mis palabras.
  • -Hablo Escorpio,hablo y rio- Sus palabras tenían cierto ruido raro en mis oidos.-Voy a ir a buscar más tragos chicos- Dijo Piscis levantandose.
  • -Te acompaño- Dijo Tauro y yo avance un paso hacia él.
  • -Ire yo-Declaré, el levanto los brazos en forma de rendicion, y les otroge una mirada desaprovadora a todos antes de seguir a Piscis. Era facil indentificarla entre el montón. Llevaba una falda y top de conjunto verde marino resaltaba en su piel bronceada, aunque no era de mi agrado que todos miraran toda la piel que mostraba.
  • Una vez en la habitación, 'ahoga tus penas´ hablo sonriente al cantinero y cuando este por fin se fue, fui yo quien hablo.
  • -¿Que mierda pasa por tu mente?-Mis palabras fueron duras y frias, al igual que su mirada.
  • -¿Que pasa por la tuya?¿No puedes simplemente disfrutar?-La voz de la chicha salio en un suspiro agotado.
  • -¿Que simplemente disfrute?-La poca cordura de Escorpio estaba siendo corroída por las olas de enojo en su interior.-VINE A UNA FIESTA Y TE ENCUENTRO RODEADA DE CUATRO HOMBRES SEMI DESNUDOS, MOJADOS, Y TU EBRIA, DISCULPAME PISCIS, PERO NO, NO PUEDO SIMPLEMENTE DISFRUTARLO-Grite furioso, sus ojos se cristalizaron, pero al contrario de lo que pense que haria, se quedo con la cabeza levantada y su mirada matandome lentamente.
  • -¿Estas feliz?- Su voz era de sentencia, sonrió sin quitar esa mirada dolida- Bueno, si me disculpas, tengo a cuatro hombres semi desnudos, mojados y estoy 'muy ebria como para razonar y negarme a algo'-Su tono de ironia logro sacarme de casillas.
  • -¡BIEN, HAZ LO QUE QUIERAS!-Grito el escorpiano, ella siempre lograba sacarlo de casillas cuando quería. Me quedé en la habitacion luego de que ella se fue.
  • +-+-+-+-+-
  • La pisciana estaba dolida, en el camino de la habitacion 'Ahoga tus penas' al living improvisado a mitad del patio, dejó caer una lagrimas y escapar unos sollozos, le habia dolido tanto la humillacion que le habia hecho pasar Escorpio. Pero seco sus lagrimas y coloco una sonrisa y dejo relucir un falso brillo de felicidad en su piel para sus amigos. No dejaria que eso arruinase su noche, menos la de sus amigos que se preocuparian por ella si sospechasen.
  • Pero no solo estaba dolida con él por lo de recien, ella llevaba en su mente ella charla animada entre él y su compañera Cancer, ella sabia que la mirada de él hacia la rubia no era solo de amistad, que la sonrisa hacha no fue solo de cortecia, y que la mano tan abajo en la espalda no fue un error. Le dolia tanto su hipocresía, pero como dijo su amigo Aries
  • ´´No puedes reclamar nada Piscis, ustedes no son novio, no tienen una cadena ni una promesa él no es tu novio´´, se entristecio ante esa verdad, pero luego recordo lo que le siguio ''pero el tampoco puede decirte nada, no tienes porque tener que serle fiel a alguien que no tienes una relacion, el no es tu novio pequeña''
  • Fue automatico, fue un interruptor que se encendio dentro de ella, algo que no era comun pero que si era util, en ella se encendio la indiferencia.
  • Indiferencia ante sus celos, ante sus palabras, ante su dolor. Ante él. Piscis iba a disfrutar.
  • La morena repartio los tragos que habia traido y se sento de nuevo en su sillon, con esos cautro hombre alrededor de ella, pero esta vez era distinto todo, su forma de actuar, de mirar, hasta de caminar era distinto, no era lo inocente y amable Piscis que vieron irse, era una Piscis lujuriosa, atrevida, no una niña, una mujer. Trago tras trago, Piscis empezó a relajarse aún más. Junto a los signos que la rodeaban decidieron ir hacia la habitaciones, disfrutaron de todas, aunque ella se nego a la habitacion de luces violetas...
  • Reía y hacia idioteces con sus nuevos amigos. Aúnque bajo su mirada siempre su cara cambiaba, se mantenia en movimiento. La sala 'arcoiris' habia hecho de la pequeña Piscis más felíz, pero su tristeza y dolor habían aparecido cuando lo vio bailar con una pelirroja, aúnque su charla en la sala de 'humo blanco' con Tauro le dio una nueva postura. Con el llanto se sentiria mal y lo sabia, pero con la venganza nunca se sabe, solo cuando se prueba...
  • Y si él bailaba con una chica ¿Por que ella no?
  • Con cuatro, a la vez.
  • Piscis bailaba dentro de la ronda de testosterona alrededor de ella. Bailaba al compaz del ritmo provocativo de la musica, sin verguenza, sin sonrojos, sin temor. Hasta que sintio que algo la mojaba, se dio vulta y vio a Geminis con la cara roja de veguenza.
  • -PE-PERDON PISCIS, NO FUE MI INTENCION-La chica le sonrio y se encogio de hombros quitandole importancia a la bebida sobre ella, hasta que escucho el comentario de Leo.
  • -¿Y si te limpias lo manchado en la piscina?- Ella le miro sorprendida. Era una idea genial.
  • Se subio a la espalda de Leo y este empezo a correr escaleras abajo. Ella chillaba por miedo a caerse, y se agarraba aún más fuerte del cuerpo trabajado de Sagitario y ambos saltaron a la piscina. Salieron a la superficie y rieron aún más si era posible, Piscis aun estaba agarrada a Sagitario, y pues sus rostros quedaron bastante cerca, Leo se encargo de acercar su cuerpo lo más posible. Piscis tan solo se dejaba llevar, cerro los ojos pensando si era correcto o no lo que hacia, entonces su mente le hizo recordar las acciones de Escorpio. Abrio los ojos y mira a leo, quien observaba sus labios. Ella no se movio, y cuando Leo la beso apenas se movia. Fue un beso corto, y sin sentimientos.
  • -¿Aún piensas en él?-Le pregunto Leo al odio, ella tan solo asintio.-Entonces buscalo- Dijo el león, quien se sintio conmivido por los sentimientos de la pisciana, nunca nadie le habia rechazado antes. Piscis se alejo de él y salio de la piscina para buscar a Escorpio. Ella lo vio en la lejanía, como se iba. Lo habia visto todo y lo sabia, pero no le importó. Corrio hacia él, buscandolo en la casa.
  • -¡Escorpio!- Grito ella, el no se dio vuelta. Estaba en el pasillo de las habitaciones, a metros de la salida. Lo tomó del brazo y lo obligo a detenerce. Escorpio la miro sin decir nada. Ella estaba llorando, no aguantaba más.
  • -Lo siento-Dijo en un susurro, el escorpion la miraba severo.Vio el beso, vio la actitud de ella. ël tambien estaba dolido.-Perdoname, estaba dolida, estoy dolida aún, me tratas como una novia sin ser oficial pero luego haces lo que hiciste con Cáncer-La mirada de Escorpio se relajo, tan solo un poco- intenté ignorarte, pero me di cuenta que me es imposible, porque te quiero y deseo demasiado como para verte con otras, ese beso no fue siquiera axitante, no fue nada más que u intento de auto mentira que no funciono.- Piscis se acerco a él hasta quedar cara a cara- yo solo te quiero a ti Escorpio,tal vez tu nunca fuiste mio, pero yo siempre sere tuya.
  • Esas palabras, esa simple oracion, logro llevar al muchacho más alla de la estrastofera. Tomo a Piscis por la cintura y la empujo hacia la pared. Piscis arqueo su espalda, el golpe le habia dolido algo, sabia que debia de tener miedo de Escorpio, pero no lo tenía. Causar esa reaccion significaba que algo intenso habia. Escorpio tomo su rostro y la beso con pasion. 'lo siento' decia el entre besos, una y otra vez. Sin despegarse él los guio hacia la habitacion violeta, tiro a Piscis en la cama y cuando se quito la remera, miro a los demás que estaban en la habitacion.
  • -Fuera- Dicto, su mirada y palabra fue sifuciente como para que todos huyeran. El cerro la puerta y le puso seguro. Piscis sonreia picaramente, al igual que Escorpio.
  • EL juego previo era fundamental:
  • Quito sus tacones, para luego recorrer su piel aun mojada con la nariz, hasta llegar donde la falda. Poco a poco la quito, Piscis se dio vuelta para que siga con el top, bajando la cremallera dio besos en la espalda de la cautivada chica, dejando a la vista su conjunto de encaje blanca...
  • Cuando estaba apunto de arrancarle todo con los mismísimos diente, Piscis dijo algo.
  • -¿Acaso debo tener miedo señor Escorpio?- Escorpio sonrio pervertidamente. Los roles eran el preferido de ambos.
  • -Debe tener mucho miedo señorita Piscis- Dijo el sobre la piel de su cuello.- Más cuando hacen cosas que no me gustan
  • -¿Como cuales señor?
  • -Como que me ignoren- sus manos recorrian todas las curvas-como que no se dirigan a mi como deben-toda su piel-como que me hagan enojar-todos sus huecos.
  • -¿Y como me debo dirigir a usted?
  • -Como mi señor Escorpio
  • -¿Y si no lo hago que sucederia?
  • Escorpio golpeo el trasero de la morocha frente a él-Seras, castigada
  • Los besos de ambos llenaron sus cuerpos, las manos recorrieon toda la piel que habia. El aire estaba inundado de los gemidos y gritos de place junto al choche duro de sus pieles tocando. La satisfacción llegaba una y otra vez para ambos, pero nunca era suficiente.
  • Con ella arriba el disfruto de la vista de su cabello moviendose, de sus ojos cerrados, de toda la exprecion de placer que tenía ella, y eso tan solo lo motivo más. Ella amaba ser la sumisa, seguir las ordenes, complir los deseos, los caprichos de su amante. Amaba la intensidad y dureza de las envestida, la pasión y amor en los besos.
  • En la cama, en el sillín, incluido el piso. En todos lados, juntos eran una tormenta de pasion e intensidad de todo tipo.
Su dulce fragancia - Fanfic Wigetta CAPÍTULO 26: “Destinados”

Narra Guillermo:

El sol bajaba cada vez más, la brisa de la noche estaba tomando fuerza y empezaba a soplar todo el pastizal que había alrededor, las hojas caían de los árboles y el sonido del lago componía una bella melodía en la cual nosotros nos veíamos envueltos.

Samuel estaba encima de mí, me dominaba a su antojo y yo me dejaba desistir, sus besos eran mi perdición, sus manos se apoderaban de mi cuerpo y me empezaba a desnudar poco a poco.

Me sacó la camiseta y la dejó a un lado, como estábamos en pleno campo, utilizaba los harapos para que no tocáramos el suelo directamente y pudiéramos continuar sin ningún problema.

Una vez que mi torso estaba al descubierto, Samuel se mordió los labios muy provocativamente y comenzó a besar mi cuello, la sensación era sumamente placentera, sus finos labios besaban zonas que hacían que se me erizara la piel, me sujetaba fuerte de su camisa como si quisiera arrancársela y Samuel se percató de ello.

-Uyy… tranquilo fiera – dijo con una sonrisa traviesa, yo no pude evitar sonrojarme y tapé mi rostro con mis manos –Chiqui, no te escondas- dijo con un susurro muy cercano a mi oído.

-Samuel, soy el único aquí que está casi desnudo… es normal que me avergüence- dije con mi rostro colorado, después de eso sentí que Samuel se alejó un poco de mi cuerpo y me preocupé, así que rápidamente saqué mis manos que cubrían mi vista para saber que había pasado, pero me topé con una imagen realmente sensual de Samuel quitándose su camisa, su cuerpo era increíble, tenía músculos que ni siquiera yo sabía que podía tener, un abdomen bien marcado y ligeros bellos en su pecho que lo hacían lucir muy masculino.

-No te quedes embobado ahí chaval o te entrará un insecto-dijo soltando una sonrisa resplandeciente, se acercó suavemente hacia mí y me besó de manera intensa, sentía que me quería robar el aliento, sus manos se adueñaron de mis caderas y empezó acariciarme suavemente.

Nuestros torsos se rozaban con el furor de nuestros besos, Samuel bajó a mi pecho y con su lengua recorrió todo el sector hasta llegar a mi pezón, mi respiración se entrecortaba ante la excitación, mi mente estaba totalmente en blanco y mi cuerpo gritaba desesperadamente que continuara, me sentía una persona irreconocible, el yo de hace unos meses, todavía estaría metido en los libros, estaría soltero y optando a una recomendación para un buen trabajo, pero… estoy aquí, uniendo mi cuerpo con el de Samuel, donde mi futuro se veía nebuloso e incierto, sin embargo, no estaba más solo.

Samuel seguía lamiendo mis pezones, mientras yo me agarraba fuerte del pasto, estaba en plena lujuria, mi cuerpo reaccionaba a todas sus caricias, incluso la zona baja del estómago.

Samuel deslizaba sus manos por toda mi piel y llegó hasta un pequeño bulto que se había incrementado de pronto. Nos miramos casi a la vez, podía ver sus ojos que tenían el deseo de seguir, pero necesitaba mi permiso, yo estaba realmente asustado, todo esto se estaba descontrolando y no sabía hasta que punto podría llegar mi lado pervertido que Samuel despertaba en mí.

Agaché mi cabeza afirmando que podía continuar y con una ligera mueca perversa abrió el cierre de mi pantalón. Ostras… ¿pero que estoy haciendo? Si mis padres me vieran seguro me desheredarían, pero estaba tan contento con estar así de cercano a Samuel, que parte de mis miedos se trataban de manifestar vagamente.

Al estar perdido en mis pensamientos, me distrajeron de lo que Samuel estaba haciendo, él había bajado mi pantalón hasta la rodilla y había sacado mi miembro del calzoncillo, mi cara estaba completamente roja, me encontraba totalmente al descubierto, Samuel estaba mirándolo fijamente mientras lo sostenía que me provocaba que creciera cada vez más.

-Estás algo excitado me han dicho- dijo Samuel –calla pringao, ¿Por qué te quedas mirándolo? Es realmente vergonzosa esta situación- exclamé ante su burla, Samuel rio de forma picara y respondió –tranquilo, te ayudaré a relajarte-.

Sacó su lengua y empezó a pasarlo por mi erección, la suave sensación generó que expulsara un grito de placer y Samuel seguía estimulando mi parte baja.

Su mano y su lengua se movían de arriba para abajo para que mi miembro se siguiera endureciendo, mi respiración agitada se hacía más fuerte y Samuel no resistió para ponerlo dentro de su boca.

-Sa… Samuel…- dije casi como un susurro, la sensación era maravillosa, sentía que la humedad de su boca me estaba volviendo loco, mi corazón se agitaba desenfrenadamente y mis manos se quedaban sin césped que arrancar.

Mientras seguía lamiendo, con sus manos bajaba mi pantalón hasta despojarlo, mi mente estaba tan ocupado con la masturbación que Samuel me aplicaba, que todas las cosas las pasaba por alto.

Sus manos se apoyaron en mis piernas y se impulsó para hacer una rápida fricción con su boca, estaba en el placer máximo, si continuaba a ese ritmo, seguro me correría, Samuel estaba con un apetito voraz que me resultaba extraño pensar que se trataba de ese amable y comprensivo florista.

Estaba a punto de venirme, pero Samuel se detuvo antes de poder cumplir aquella acción, se había detenido a respirar un poco, había estado tan dedicado con mi miembro que se le olvidaba de contener el aliento.

Pasó sus dedos por su boca y los humedeció, se acercó nuevamente a mi parte baja y empezó a manosear mi culo hasta que pudiese dilatarse.

-Samuel espera, aún no estoy seguro de esto- dije inclinándome con voz alzada para que se pudiera detener, Samuel seguía con una mano dilatando aquella zona, pero se acercó a darme un tierno beso –no te haré daño, confía en mí Guille- me seguía dando pequeños y ligeros besos en mis labios como si quisiera convencerme, yo estaba demasiado nervioso, no pensaba que yo sería al quien penetraran… se me hace un poco difícil dejarlo pasar.

-Chiqui, quiero ser uno contigo… desde hace un tiempo mi limité expiró, ya no sé si tenga la resistencia de poder retractarme… has puesto demasiado duro a mi “amigo” aquí abajo” ¿me dejaras así?- decía entre besos.

Mis mejillas iban a explotar de tan rojos que estaban, el saber que Samuel estaba tan cachondo por mí, me ponía en una complicada situación, ¿de verdad tengo que parar? Ahora él y yo somos pareja… tarde o temprano alguien tiene que ceder para hacer posible esta acción…

Los dedos de Samuel todavía seguían en mi entrada, ya se había dilatado tanto que Samuel pudo introducir tres dedos sin problema, mi cuerpo no paraba de temblar, estaba contra la espada y la pared, si paraba seguro lastimaría a Samuel… recién ha sufrido la pérdida de su abuela, si yo me negaba a recibir su amor, de seguro se molestaría, pero… si cedía… joder… a mí me dolería, ¿verdad?

Yo miraba directamente los ojos de Samuel y podía notar su impaciente ser, tanto él como yo, quería más que nadie juntar nuestros cuerpos en actos desenfrenados, yo moví mi mano tímidamente donde estaba su entrepierna y podía sentir un gran bulto palpitante que anhelaba tener algo de cariño.

-Chiqui… si no quieres hacer esto… está bien, lo entenderé, pero tendrás que sacar la mano de ahí si no quieres seguir avivando mi pasión- digo con una voz desgastada en mi oído, tenía su mentón apoyado en mi hombro, había quedado inmóvil al tener mi mano en ese lugar, sus pómulos estaban colorados y respiraba entrecortado.

Estaba tan asombrado y fascinado al ver esa expresión tan adorable de Samuel, que me hacían continuar frotar hasta saber ese lado oculto de él, estaba temblando, su respiración se agitaba en mi oído y me prendía cada vez más.

Estábamos los dos demasiados excitados y no sabíamos hasta dónde íbamos a llegar con esas caricias en nuestras partes prohibidas, que del despiste abrí el cierre del pantalón de Samuel haciendo que él diera por asentado no parar.

Se enderezó y bajó sus pantalones junto a su bóxer donde dejó al descubierto su gran y activado miembro, de solo verlo daba por asegurado que mañana no iba a caminar, Samuel me besó y me acostó nuevamente en el suelo para acomodar su pene en mi entrada que estaba vibrando al hacer contacto.

-Solo trata de relajarte, ven abrázame del cuello- tomó mis manos hasta sus hombros y yo me aferré a él tal como lo había dicho, tenía miedo, no sabía que tan satisfactorio podía ser después del dolor, pero quería hacerlo… posiblemente yo estaba igual de impaciente que Samuel y por mis temores me dejaba retractar.

Samuel separó mis piernas y levantó ligeramente mi coxis para quedar en una buena posición –aquí voy Guille- empezó a introducirlo lentamente por mi húmeda entrada, el dolor hizo que del cuello mis manos pasaran a su espalda, paraba en ciertos momentos para que yo pudiera acostumbrarme al tamaño y continuaba hasta meterlo finalmente por completo.

Tenía mis dedos enterrados en la piel de Samuel, el sentimiento de tenerlo dentro todavía me parecía extraño y el dolor que mi culo emitía, hacían que me arrepintiera de la decisión.

Había pasado un tiempo donde Samuel estaba quieto aguardando pacientemente, yo estaba preocupado que no pude aguantar preguntar -¿Qué pasa? ¿Por qué no te mueves?- sentí una pequeña sonrisa en mi hombro y respondió –disfrutaba este momento estar así contigo mientras te acostumbras… porque de seguro ya no me podré detener una vez empiece a moverme- sus palabras me avergonzaron y me metieron miedo a la vez ¿no se iba a detener?

Samuel empezó a hacer la primera estocaba suavemente y yo salté por aquel movimiento, Samuel al percibir que ya se podía deslizar con más facilidad, movía sus caderas hasta aumentar la velocidad.

-Aahh… Sa… Samuel… - las estocadas se hacían cada vez más fuertes y profundas, yo no podía evitar soltar gemidos de placer, el dolor era palpable, pero el regocijo ante los movimientos de Samuel era aún mayor.

-Guille…- decía Samuel reiteradas veces cuando me penetraba, nuestras respiración y gemidos se disparaban ante aquel frenesí, Samuel lamia mi cuello y generaba más gozo sexual en mi cuerpo, el calor pasaba hacer una corriente eléctrica que me atravesaba, los movimientos eran tan desenfrenados que mi cordura estaba al borde del colapso.

Samuel me tomó fuertemente y se giró para que yo quedase encima de él, bajó sus manos a mis glúteos y los empezó a mover para que continuasen el movimiento de las penetraciones, los gritos y gemidos de placer se expandían por el campo, estábamos tan sumergidos en nosotros que no nos habíamos percatado que el sol ya se había esfumado, ambos estábamos bajo un cielo estrellado donde hacía de testigo de nuestro salvaje y apasionante jugueteo.

El canto de los grillos acompañaba nuestros actos, me sentía envuelto en un mágico universo en el cual Samuel y yo éramos los más beneficiados, estábamos uniéndonos en cuerpo y alma, las estocadas eran gloria cada vez que tocaban en lo más profundo.

-Guille… no puedo… me voy a correr…- decía Samuel con una expresión de gusto, yo estaba casi en las mismas condiciones, desde antes de que él se metiera, mi parte baja estaba conteniéndose.

-Yo… igual Samu… no puedo aguantar más- dije alborotado, Samuel no paraba de hacer estocadas bruscamente, yo no podía seguir reteniendo ante tan increíble regocijo, deseaba que las penetraciones jamás pararan, quería que nos detuviéramos en el tiempo y disfrutar hasta el infinito, este intenso y mágico paraíso.

Samuel me tenía en la palma de su mano, estaba perdido en nuestros latidos que se podían escuchar hasta Urano, nuestra felicidad era palpable ante nuestros dedos, donde en cada estación de mi cuerpo se sometía ante el deseo.

Los besos quemaban más allá de los labios, atravesaban tejidos hasta llegar al alma, si una palabra fuera capaz de describirte Samuel, eres mi vida, mi otra parte, la única persona que hace temblar a mi aburrido ser. Podría dejar metas y mis sueños más anhelados, ya que todo es en vano si tú no estás a mi lado.

Me aferraba en sus hombros dejándome soltar todo lo que me había contenido, había llegado al éxtasis de tan maravillosa noche, donde Samuel en unos momentos después, me acompañó y se corrió dentro.

Estábamos extenuados, tratábamos de volver a contener el aliento, nos mirábamos de forma satisfecha y a la vez enamorados, ninguna estrella se podía asimilar a los ojos de Samuel en ese momento, brillaban y me consumía en una vía láctea continua.

-Te amo Guille- dijo para romper ese silencio, yo sonreí y me acosté en su pecho –también te amo Samuel, demasiado- él me abrazó fuertemente y besó mi cabeza.

Permanecimos ahí quietos un buen momento, disfrutábamos del canto de la noche, donde las cigarras, el viento, el lago, eran los actores principales.

Nos habíamos quedado quietos casi una hora hasta que Samuel se paró y se zambulló en el lago -¿Qué estás haciendo?- pregunté impactado ante tan repentina acción.

Samuel agitó su cabeza para sacudirse un poco el agua que había inundado su rostro y respondió –hay que volver Chiqui, me encantaría pasar la noche aquí contigo, pero no puedo dejar a mi abuelo solo, lo comprendes, ¿verdad?- yo suspiré y asentí con la cabeza, él estaba en lo cierto, ambos habíamos pasado todo el día juntos, Samuel muy pocas veces ve a sus parientes, no podíamos dejar que nuestra egoísta necesidad nos privara del mundo.

-Ven aquí compañero, el agua a estas horas es más calentita- dijo dando pequeños golpecitos en el agua, parecía un niño pequeño, me dejé convencer y me paré con dificultad hacia donde estaba Samuel.

-¿Qué sucede?- dijo al percibir mi cara de mal estar –me duele el culo macho ¿Qué más crees que sucede?- se partió de risa y me abrazó –lo siento Guille, es que hace tiempo he estado esperando por este momento- dijo sin parar de reírse.

Nos lavamos y jugamos como críos en aquel lago, en ciertos momentos parábamos a darnos unos besos y en uno de ellos me percaté del brazo de Samuel.

-Esto… ¿es por lo del asalto?- dije al sostener su brazo –Descuida ya no duele- respondió con una pequeña mueca –lamento haberte dejado esta cicatriz- dije cabizbajo.

-Oye, que no fue tu culpa, además esto lo veo como un trofeo- dijo sonriente -¿un trofeo?- pregunté curioso, él se acercó y me abrazó de la cintura para poder responderme.

-Porque esto me confirma que puedo ser capaz de protegerte, estábamos destinados a encontrarnos Guille… y estoy feliz de haberme involucrado en aquella pelea para poder ahora estar así junto a ti- dijo con una voz baja, mis lágrimas cayeron por acto reflejo, Samuel me besó en las mejillas donde se encontraban recorriendo aquellas gotas y me abrazó.

-¡Ayy mi Guille!, quién iba a pensar que un chinito me traería tan loco- dijo con una amplia sonrisa –mira Chaval… te la estás jugando a unos niveles- respondí ante su burla.

-¿Qué? ¿Acaso no eres chino?- dijo de forma sorprendida, yo me cabreé al instante y lo tiré al agua –¡vas a pillar!- dije al empezar una guerra de agua, Samuel estaba muerto de la risa y esquivaba los chorros, cualquiera diría que nos viera en ese momento, que nuestra relación era un tanto especial, nos amábamos locamente, pero podíamos actuar como unos niños cuando quisiéramos.

Después de unos minutos, salimos del lago y nos sacudimos hasta dejar de estilar, nos pusimos nuestras prendas y empezamos a andar de vuelta a la casa del abuelo de Samuel, yo iba muy lento, el dolor era casi insufrible y me costaba seguir el paso de Samuel, él se percató de mi lento caminar y se agachó dándome la espalda.

-Súbete, es lo menos que puedo hacer- dijo expandiendo sus manos hacia atrás para que yo me agarrara de su espalda.

-Tío, soy demasiado pesado- dije negándome  –o te subes o te llevo como princesa, dijo con voz alzada- yo ante tal advertencia no me quedo otra opción que aceptar la invitación.

-Me cago en todo…- dije una vez encima de su espalda, Samuel sonrió ante aquella expresión y nos pusimos en marcha, los dos estábamos bajo ese hermoso cielo estrellado, disfrutábamos charlando para pasar el tiempo mientras llegábamos a casa, en el cual deseaba firmemente que este tiempo fuera interminable.

—————————————————————-

Listo el capítulo de hoy *lanza todo lo del escritorio y se va a esconder bajo su cama*

Lo lamento, pero por más que lo intentaba mi lado cursi no podía dejar de salir xD, incluso llegué a una parte de la narración donde empecé a cantarla como si compusiera una letra de una canción xD se me va de las manos, ok… es la primera vez que escribo algo lemon, perdonen si se han decepcionado >.< ¡yo estaba roja con solo escribirlo o pensar que iba haber en la siguiente oración! Ok bays me morí :v cuídense y sean felices por mí.

Esto es lo que esta mal en la sociedad de hoy en día

(Visto en Pinterest). “Hoy esperaba en la fila de la cafetería cuando un grupo de chicos empezó a apuntarme con un láser a los pechos. Por un momento intenté ignorarlos. Usaba un vestido corto y mis pechos, bueno, son un poco más grandes que los de la mayoría de chicas, así que imaginen que en una playera con un escote son más evidentes (pero no eran tan notables como para saltar de mi vestido). Así que, intenté calmarme e ignorar a los chicos. Entonces empezaron a hacer comentarios sobre mí, diciendo cosas muy inapropiadas sobre que me querían hacer y continuaron apuntándome con el láser. Así que dejé mi charola del lunch y salí de la fila. Me colgué la mochila en la espalda y caminé directamente hacia ellos, con la cara roja de ira. Empecé calmada y dispuesta a resolver todo de forma pacífica diciendo, “¿Cómo se atreven a tratarme como si fuera una especie de objeto sexual con piernas que se para aquí solo para darles placer mientras me observan?”. “Deberían sentirse avergonzados por degradarme y actuar como si yo fuera solo un par de tetas andantes.” Me miraron en silencio por unos largos segundos, algunos intentando no reír al tiempo que uno de ellos se levantó de su asiento, gesticulando con las manos como si fuese a disculparse por sus acciones y abriendo sus brazos. Parecía una disculpa genuina, que de verdad lo sentía, así que solo le agradecí por la disculpa y él después me preguntó si podía abrazarme ya que le pareció impresionante que yo misma me defendiera. Cuando le acepté el abrazo, lo que él hizo fue tocar mi trasero, por debajo del vestido. Lo empujé y entonces sí, enloquecí. Ya no podía tener una plática pacífica, estaba enfadada. Tenía las ganas de gritarles un montón de cosas, hacer una escena aunque fuera muy inmaduro. Estaba tan molesta… Los maestros nos empezaron a ver y los de seguridad de acercaron a nosotros. Empecé a gritarles dando las razones por las que la cultura de los abusos sexuales siguen hoy en día más fuertes que nunca, gracias sus acciones, el que me abrazó se sintió ofendido ya qur empezó a decirme un montón de palabrotas más. Claro, yo seguí con mi rollo. Sin entender porqué las personas me ofendían de una forma tan degradante. Así que perdí los estribos y golpeé al chico en la cara, rompiendo los límites, diciéndole que la manera en que yo irrumpía en su espacio personal no era para nada cercana a como algunos hombres tratan a las mujeres como organos sexuales que hablan y caminan. Y él intentó golpearme entonces. Tomó mi brazo con una mano, levantando la otra con la que asumí me golpearía la cara, así que levante mi brazo libre y le solté otro golpe en la nariz. En ese punto, la seguridad y los profesores ya nos habían separado y yo seguía gritándole a él, y él también me gritaba a mí. Cuando finalmente nos sacaron de la cafetería, empezaron a culparme a mí por lo sucedido. “Tuviste que haberlo ignorado y ya”. Sí. Seguramente pude haber hecho eso, pero cuando inicialmente caminé hacia ellos, yo iba sin malas intenciones. Fue cuando me insultaron sexualmente. Pero los profesores siguieron haciendo caso omiso de la situación real diciendo que “los chicos seguirán siendo chicos”, a lo que yo solo respondí, “entonces las chicas serán chicas”, a lo que ellos solo sacudieron su cabeza en gesto negativo y empezaron a reírse de mí. Entonces uno de los guardias tuvo la audacia de regresar solo para decirme: “quizás no debiste ponerte ese atuendo tan sugestivo”. Perdí la calma y otra vez comencé a gritarle a este hombre, diciendo que una vez más hacer de mi cuerpo un objeto que debe estar siempre cubierto todo el tiempo porque los del género masculino no son responsables de controlarse ellos mismos. Finalmente, cuando me di cuenta de lo decepcionada y enojada que estaba, ellos retrocedieron, disculpándose, pero seguirán sin castigar a aquellos chicos por haberme lastimado sexualmente, como si yo hubiera pedido que me lo hicieran. Como sea, decidieron no suspenderme por golpear al chico porqué sabían que yo no dejaría esto así nada más. Es ridículo. Una vez más estos idiotas estan escapando de la situación de faltarles el respeto a las mujeres y la víctima es la culpable de todo, y para cerrarles la boca a las chicas deciden no tomar acciones más graves por intentar defenderse. Ni si quiera me pidieron levantar un acta o algo. Cuando fui a mi siguiente clase, le comenté a mi profesora lo sucedido, ella me escoltó a la oficina de seguridad y me defendió hasga que la policia fue traída. Entonces si hice un acta de lo sucedido y ahora es la policia quién se encargará de lo sucedido.“

Esto se sale muchísimo de la realidad.


‘‘Recuerda el momento, en el que me dejate solo
y rompiste todas las promesas que me hiciste’’

— No, hueón, me teni chato.— dijo Xoda, con la cara roja, tenia rabia y tenia ganas de llorar, pero no quería hacerlo frente a Vardoc, según el, se iba a ver débil, no quería eso. — No es la primera vez que discutimos por esta huea.—

— Tu eres el único que busca discutir, ¿porque tan celoso Cristian?, no porque no este contigo todos los días significa que dejare de ser tu amigo.— suspiró cruzándose de brazos, estaba muy cansado y siempre ambos terminaban hechos mierda al discutir, solían tratarse como las hueas cuando eso sucedía.

‘’Tengo miedo de acercarme,
pero odio estar solo’’


— ¡Desde que estas con ella ya no pescai’!— el nudo en su garganta era cada vez mas insoportable. — Lo que me molesta no es que estés con mas gente <bueno, un poco.>, me molesta que de un día para otro me dejaras botado hueón ¡como tan maricón por la mierda!— sus ojos comenzaron a aguarse  — Antes hablamos todos los días… já.—

— Oye, ¿no te puedes alegrar un poco por mi?— le tomo el mentón para que no mirara el suelo. — Sabes lo infeliz que era hueón.— también tenia ganas de llorar, ¿porque nunca podía estar bien con toda la gente a la que quería?

‘‘Es algo triste, porque lo que tuvimos, bueno, puso haber sido algo,
supongo que no estaba destinado a ser.’’


— ¿Quién estuvo contigo cuando estabas mal? nosotros po hueón.— comenzó a llorar un poco, y en silencio, frunció mas el ceño, enojado consigo mismo, no le gustaba llorar, menos frente a alguien, lo detestaba. — ¿¡Tanto te costaba por lo menos decirme que todo iba a cambiar!? — se seco inútilmente las lágrimas y bajó su mirada.

— P-Pero no llores…— siempre se conmovía con su llanto, le seco la lagrimas con la manga de su chaqueta, sin ser brusco. — Admito que no estoy contigo como antes, pero no me he olvidado de ti ni nada, y en serio trato de pasar el tiempo contigo también…— lo soltó. — Yo…

— …Perdon.— dijeron al unísono.

‘‘No te vayas, no puedo hacer esto por mi cuenta,
no puedo vivir conmigo mismo, quédate conmigo esta noche’’


Escucho a Vardoc hablar, ‘Dime lo que quieres, porque yo ya no lo sé’ — <abrázame… por favor.> N-Nico, no hagas esta huea…— nunca era capaz de pedirle algo, porque le daba mucha vergüenza. Se acerco a el y se escondió todo rojo en su pecho, lo miró, removiéndose un poco contra el y haciendo un puchero involuntario.

Dime…— quería que el otro le dijera, aunque ya sabia lo que Xoda quería, el otro solo se removió más, frunció los labios y extendió algo dudoso los brazos. Y Xoda lo abrazó. 

‘‘Dime que me necesitas,
por que te amo demasiado.’’

Se abrazaron por un largo rato, sin decir nada, solo sintiendo la respiración uno del otro. Se separaron y al mirarse se sonrieron un poco, se separaron y se ayudaron a guardar las cosas.

— N-Nico… ¿y si salimos un día de estos?— no lo miró.
Eh, ya, luego me llamas y nos arreglamos.— tomó sus cosas y salieron juntos del lugar luego de despedirse de los demás.

Se abrazaron luego de que cada uno dejara sus cosas en sus autos, de dijeron una que otra palabra de despedida y se miraron, Xoda se sonrojó. Vardoc sin pensar mucho lo apegó y lo besó, duro a penas unos segundos y se separaron rojos hasta las orejas.

— Luego te llamo…— rió nervioso.
Claro…— sonrió. Hasta luego Aliño culiao.— le sonrió también.
Nos vemos…

Cada uno se subió a su auto y se fueron a sus casas, con los nervios a flor de piel.

‘‘Conozco un lugar donde podemos salir de todo esto,
dame la mano, y huyamos’’

——————————— (✿) ——————————–

LOS HAGO DEMASIADO FLETOS, PERDON ÑLKLÑS