caprichosas

Pase todo esté tiempo culpandote a ti por abandonarlo todo, por qué habías decidido ponerle punto final en nuestra historia. No te lo niego me rompió en pedazos qué pensarás qué no era la mujer para ti, qué creyeras qué no era la indicada qué no era suficiente, cuando me habías dicho antes qué era todo lo qué tú habías soñado en una mujer, qué era el amor de tu vida, qué querías pasar el resto de tú vida conmigo, qué querías qué solo fuera tuya para siempre. Me dolió no te imaginas cuánto, porqué más qué yo luchaste mil veces por nosotros, contra todo problema, contra todos los qué no querían que fuéramos felices y estuviéramos juntos, incluso tú familia pero nuestro amor era indistructible, todo conmocionaba cuando estábamos juntos a centímetros del otro no existía nadie más, eramos solo tú y yo. Estába locamente enamorada jamás lo creí, porqué al principio no creí enamorarme así de ti, porqué te veía tan loco por mi, tan enamorado qué a veces me hacía la difícil pero cuando menos me lo imagine me solté, me deje ir y me entregue completamente a ti. Sé que cometí errores amor, te falle tanto, hay cosas qué tú nunca supiste y probablemente nunca las sabrás, sé qué no lo leerás qué nunca podré decírtelo pero espero que me perdones, aguantaste tanto por mi amor, hiciste demásiadas cosas por mi qué se qué nadie más haría, estába en una situación muy difícil de mi vida, no entendía demásiadas cosas, era algo caprichosa, difícil, complicada pero me amabas cómo era y aúnque no te encantará tratabas de ayudarme, se qué te cansaste de tantas discusiones, tantas peleas, de qué hiciera todo más difícil. Lo lamento tanto, estába tan segura de ti jamás pensé qué algúna vez decidieras alejarte. Tantas veces fui yo la qué me aleje pero jamás dejaste qué lo hiciera, Dios mio, ¿cómo pude? ¿Cómo pude pensar qué jamás te cansarias, qué me amabas tanto qué soportarias cualquier cosa? Mi peor error fue pensar qué te tenía seguro, no valore tantas cosas amor, solo pude vislumbrar cuánto te amaba la madrugada qué me dejaste, cuando me sentí tan rota, cuando mis lágrimas no paraban, cuando me ahogaba en dolor y sentía mi corazón romperse en mil pedazos, tenía la necesidad de que se detuviera mi mundo para entenderlo, creí qué solo era un sueño, qué volveríamos a estár juntos de nuevo, qué te darías cuenta de tú error y correrías a recuperar lo nuestro, pero no, desde ese día nada ha sido igual.
—  Cartas de olvido para él.
Me acostumbré a perderte.

Me acostumbré a tu sonrisa, a tus palabras encadenadas, a tu peculiar forma de ver la vida. Me acostumbré a esperarte, tanto como fuera necesario, a inyectar en mis venas una dosis extra de paciencia, a saber parar el tiempo. Me acostumbré a guardar silencio, a tragarme las preguntas, a bañarme entre dudas y nadar entre melodías inacabadas. Me acostumbré a abrigarme con recuerdos, a acercarme a la nostalgia, a tapar con vendas rotas las heridas que no cierran. Me acostumbré a necesitarte, a tenerte como parte imprescindible de mi vida, aún sin estar en ella, a guardar tu historia en un rincón bajo llave para que nadie pudiera estropearla. Me acostumbré a pensar en ti, sin apenas darme cuenta, a tenerte de manera improvisada en mi memoria, en el momento menos esperado, en el instante más impreciso. Me acostumbré a buscarte, por todas partes, en los lugares y personas más recónditos y extraños, sabiendo que, posiblemente, no te encontraría. Me acostumbré a recorrer cada tren, cada barco, estación y puerto, deseando que algún día, la caprichosa casualidad, volviera a ponernos en el mismo camino. Me acostumbré a imaginar que estabas bien, aún sin saberlo, a imaginar que, de alguna forma, tú también te acordabas de mí. Me acostumbré a borrar lo malo, a quedarme con lo bueno, a pintar enormes cuadros con tus dulces promesas. Me acostumbré a refugiarme en todo lo que me dijiste. Me acostumbré a seguir la historia, por mi cuenta, ignorando por completo la parte del punto final. Me acostumbré a escuchar todas tus canciones, tus poemas y frases, por si, tal vez, algo fuera para mí. Me acostumbré a arriesgar sin pensármelo dos veces, a aguantar cien mil tormentas, a lanzarme al vacío con un solo motivo. Me acostumbré a sentirte cerca, estando demasiado lejos, a sentir escalofríos cuando escucho tu nombre, a perderme inesperadamente con una simple fotografía. Me acostumbré a pensar que, tarde o temprano, sentirías lo mismo, que vendrías a mí del mismo modo que lo hiciste el primer día, que sólo era cuestión de aguantar un poco más. Me acostumbré a tenerte como un contacto más, sin ser un contacto más. Me acostumbré a visitarte en sueños, al fin y al cabo, era la única forma de tenerte cerca. Me acostumbré a seguir aquí, justo aquí, por si alguna vez necesitabas algo de mí. Me acostumbré a llegar a ti, para luego tener que volver a echarte de menos. Me acostumbré a todo. Me acostumbré a nada. Supongo que, después de todo, me acostumbré a perderte. 

Los signos como frases de Harry Potter...

Aries.: “Hay muchos tipos de valentía. Hay que tener un gran coraje para oponerse a nuestros enemigos, pero hace falta el mismo valor para hacerlo con nuestros amigos”.

Tauro.: “Tu incapacidad de comprender qué hay muchas cosas peores que la muerte siempre ha sido tu mayor debilidad”.

Géminis.: “La comprensión es el primer paso para la aceptación, y sólo aceptando puede recuperarse”.

Cáncer.: “¿Piensas que los muertos a los que hemos querido nos abandonan del todo? ¿No crees que los recordamos especialmente en los mayores apuros? Tu padre vive en ti Harry, y se manifiesta más claramente cuando lo necesitas”.

Leo.: “¡No te das cuenta de que no importa lo que uno es por nacimiento sino lo que uno es por sí mismo!”.

Virgo.: “Lo único que nos da miedo cuando nos asomamos a la muerte o a la oscuridad, es lo desconocido”.

Libra.: “Claro que esto sucede en tu cabeza Harry, pero ¿por qué eso tiene que significar que no es real?”

Escorpio.: “Llámalo Voldemort Harry. Utiliza siempre el nombre correcto de las cosas. El miedo a un hombre aumenta el nombre a la cosa que se nombra”.

Sagitario.: “Y ahora, Harry, adentrémonos en la oscuridad y vayamos en busca de la aventura, aquella caprichosa seductora”.

Capricornio.: “Ser el maestro de la muerte no es conseguir la inmortalidad. Es aceptar la muerte, esto es conquistarla”.

Acuario.: “La gente encuentra más fácil perdonar a los demás por equivocarse, que por acertar”.

Piscis.: “Los jóvenes no pueden saber cómo piensan ni cómo se sienten los ancianos, pero los ancianos somos culpables si olvidamos qué significa ser joven”.

Hay cosas que me gustan de ti con locura. No hablo de las facciones de tu rostro o la proporción de tus caderas. Tampoco hablo del tamaño del busto ni mucho menos de la forma de tu cuerpo. Hablo de cosas sencillas como, por ejemplo: me gusta la manera en que sonríes cuando te enojas y también cuando no lo estás. Me gusta tu mirada perdida, tus lunares rodeando tus labios. Me gusta cuando me dices que estoy loco y te doy toda la razón del mundo.  Me gustas porque me has convertido en alguien nuevo, en alguien que no tiene miedo cuando me coges de la mano y me contagio de tus locuras de niña caprichosa. Me gustas porque has trasformado la palabra imposible en posible. Me gustas porque somos completamente distintos pero, estando juntos, todo eso se resume a nada cuando me miras y vienes a susurrarme al oído un te quiero que lo resuelve todo.
—  A la chica de mis sueños, Jorge Muñoz
Venus en los signos

Venus en Aries
 Breves pasiones, el amor es fugaz como ráfaga. Sus amistades son efímeras, suele aferrarse a causas que no pueden justificarse o que resultan no ser lo que prometía al principio. Se embriaga con el amor o la pasión. Un derrochador.
Debilidades: Inconstancia, se deja llevar por pasiones repentinas.

Venus en Tauro
 Amabilidad y fidelidad. Le gusta agradar y disfrazarse. Un buen status de vida. Es generoso pero no extravagante. Cariñoso, sensual y amante de la naturaleza, le gustan las cosas buenas de la vida, sensible a la belleza, los sonidos melodiosos, perfumes. El amor llega lentamente, sin pasión, pero con la fuerza. El amor se mantiene en el tiempo.
Debilidades: Indolencia, pereza, gusto inmoderado por los placeres de la vida, apuestas, entretenimiento y excesos de lujo.

Venus en Géminis
 
Todo un “pico de oro”, se defiende siempre con la expresión adecuada. Un buen orador, refinado, con amor a las Artes. Suele tener doble cara en asuntos emocionales, coqueto. Emociones superficiales. Innumerables historias de amor e inconstante. Le gusta jugar con el amor.
Debilidades: Inestabilidad e inconstancia en el amor. Muchas veces va demasiado lejos por el deseo de coquetear y jugar con la otra persona, que a menudo sufren, pero su problema es lo efímero de sus sentimientos: Es infiel y, a veces puede hablar cáusticamente.

Keep reading

Voy a ser sincera conmigo misma. Soy una adolescente caprichosa y jodidamente romántica, tengo tendencia a enamorarme y deprimirme fácilmente. Soy inmadura y digo cosas que ni siquiera llego a comprender . Pero joder estoy segura de que estoy enamorada de cada detalle que te constituye, de tus manías, de tus muecas, de tu olor, del sonido de tu risa y del calor que desprende tu piel cuando la acaricio. Quizá me escuches lamentarme por tu ausencia y pienses que es lo típico que hace una chica a mi edad. Pero joder, tengo derecho a expresar lo único que siento. Melancolía.
—  Srta Tass. - 60% enamorada 39% patética 1% todo lo demás.
Nem mais nem menos, retrucou ela rindo também. Saiba pois que sou muito senhora da minha vontade, mas pouco amiga de a exprimir; quero que me adivinhem e obedeçam; sou também um pouco altiva, às vezes caprichosa, e por cima de tudo isto tenho um coração exigente. Veja se é possível encontrar tanto defeito junto!
—  Machado de Assis.

Aries: La princesa Mononoke

Con el fin de curar la herida que le ha causado un jabalí enloquecido, el joven Ashitaka sale en busca del dios Ciervo, pues sólo él puede liberarlo del sortilegio. A lo largo de su periplo descubre cómo los animales del bosque luchan contra hombres que están dispuestos a destruir la Naturaleza.

Tauro: Haru en el reino de los gatos

Haru, una estudiante de instituto tímida y poco habladora, posee la habilidad de hablar con los gatos. Un día, salva a un gato de pelaje oscuro y ojos heterocromáticos, de ser atropellado por un camión. El gato, para asombro de Haru, se presenta como Lune, príncipe del reino de los gatos. 

Géminis:  Kiki: Entregas a domicilio

Kiki es una bruja de 13 años, en periodo de entrenamiento, que se divierte volando en su escoba junto a Jiji, un sabio gato negro. Según la tradición, todas las brujas de esa edad deben abandonar su hogar durante un año para saber valerse por sí mismas.

Cáncer: Mi vecino Totoro

Un profesor universitario se traslada junto a sus dos hijas a una casa cerca de un bosque mientras su mujer se recupera. Sus hijas descubren la existencia de los “duendecitos de polvo”, de este modo aprenden que hay seres que no todos pueden ver que solamente pueden ser vistos por aquellos de corazón puro.

Leo: El castillo en el cielo

La joven Sheeta intenta escapar de unos piratas que la retienen en un dirigible saltando al vacío, pero el joven piloto Pazu la salva en el último momento. Durante una accidentada persecución con los piratas, Sheeta confesará su verdadera identidad a Pazu: se trata de la descendiente de los soberanos de Laputa, una ciudad mítica situada en el aire.

Virgo: Susurros del corazón 

Shizuku Tsukishima es una adolescente aficionada a la lectura que tiene como plan de vacaciones pasar todo el verano leyendo en la biblioteca y traduciendo canciones extranjeras. Para su sorpresa, sus planes dan un giro cuando descubre que hay un mismo nombre, Seiji Amasawa, en las fichas de los libros que ella pide. 

Libra: Nausicaä del Valle del Viento

El Valle del Viento es un reinado minúsculo, rodeado de reinos más poderosos y hostiles que suelen tener guerras entre ellos. Nausicaä es la princesa del Valle del Viento, es compasiva y solícita de toda la vida. La princesa trata de encontrar un sentido del bosque contaminado y se resiste a ver a los insectos como enemigos. 

Escorpio: El recuerdo de Marnie

Anna no tiene ningún amigo, ni siquiera en su barrio, hasta que conoce a Marnie en medio de los médanos. Sin embargo, Marnie guarda muchos misterios. Una historia sobre un fantasma evocador con verdades que contar sobre la amistad, las relaciones familiares y la soledad.

Sagitario: El viaje de Chihiro

Chihiro es una niña de diez años, caprichosa y testaruda que está de mudanza con su familia. Después de atravesar un túnel, llegan a un mundo fantástico, en el que no hay lugar para los seres humanos, sólo para los dioses de primera y segunda clase. Cuando descubre que sus padres han sido convertidos en cerdos, Chihiro se siente muy sola y asustada.

Capricornio: El castillo vagabundo

Sophie tiene 18 años. Trabaja sin descanso en la tienda de sombreros que mantenía su padre antes de fallecer. En uno de sus poco frecuentes paseos por la ciudad, Sophie conoce al mago Howl. Howl es un joven con poderes extraordinarios y extremadamente seductor. Sin embargo, a Sophie le da la impresión de que Howl esconde algo…

Acuario: Ponyo

Sosuke, un niño de cinco años, mientras juega en una playa se encuentra con una pececita de colores llamada Ponyo. Sosuke la rescata y la guarda en un cubo. Ponyo y Sosuke sienten una fascinación mutua. Sin embargo, el padre de Ponyo, es un hechicero que vive en lo más profundo del océano, la obliga a regresar con él a las profundidades del mar

Piscis: La tumba de las luciérnagas

La historia comienza el 21 de septiembre de 1945, cuando un indigente adolescente de 14 años agoniza en una estación de tren. Al morir por inanición, su espíritu empieza a recordar los sucesos anteriores a su muerte.



Arte del blog: gianniabigail

~Cetus

Escorpianas On!

Sin duda, fieles, pasionales, decididas, caprichosas, sinceras, de carácter fuerte, de un corazón sublime. Golosas, de reír, de hablar mucho, disfrutan de la vida en familia, a tal punto que su vida gira alrededor de las personas que aman.
   Buenas madres, mejores hijas aunque difíciles de llevar. Independientes, capaces de darlo todo y quedarse sin nada. Comprensivas, humanas, de pocos amigos pero que realmente valen la pena.
   Si hay alguien que se quejará que hace todo y nadie las ayuda, son ellas. Reclamarán el valor de su trabajo y sin duda te dejarán callado, pues tienen razón. Nunca entenderán que no sos como ellas que pueden estar en todos lados, haciendo varios quehaceres a la vez.
   Sabrá donde pegarte para despabilarte, y sabrá perdonarte sin más si le muestras un poco de arrepentimiento o de darle la razón. Que nadie toque a sus hijos, ni a sus padres, y muchísimo menos que nadie mire a su amor, porque en ese momento se convertirá en una fiera capaz de matarte con tal de sentirse satisfecha. Todo en cinco minutos de cólera, para después hacerte una cruz y clavarte en el olvido.
   Eternamente niñas, perfecta mente mujeres, completa mente insoportables pero a la vez imposible vivir sin ellas.

Esto lo saque de un blog, ahora voy a hablar de lo que pienso yo.

Como ven dice que las escorpianas somos fieles, buenas, bla bla bla, pero ¿Que es lo que me molesta a mi? Cada vez que alguien me pregunta de que signo soy, cuando le digo Escorpio me dicen MMMMMMMM las de Escorpio son complicadas o cosas así, NO, no es así, mi punto de vista es que somos fieles, celosas, enojonas, ayudamos mucho. Y mas específicamente en mi caso soy sociable, muy hiperactiva, charlatana, una excelente amiga, buena escuchando pero mejor hablando, soy bromista, divertida, graciosa, como quieran llamarle, puedo estar desde muy hiperactiva hasta muy tranquila, soy bipolar, me enojo fácil, y tengo miles de defectos mas, pero tocas  a una amiga mía o a alguien que quiero y agarrate, por que saco a la fiera que tengo dentro y te la hago muy difícil.

Si me caes bien, bueno todo bien , pero si me caes mal no te creas que lo voy a disimular, no tengo pelos en la lengua, no soy falsa, guardo muy bien los secretos, me gusta saber todo, me gusta meterme en todo, acotar sobre todo, me gusta tener charlas interminables, me gusta estar con mi familia, estar con mis amigos, me gusta mucho la noche, salir, las fiestas.

Soy muy confianzuda y eso me juega en contra muchas veces. Soy capas de jugármela por alguien pero tengo que tener una pista de que esa persona se al juega por mi.

Mis amigas me pueden hablar a las 5 am y si les contesto (aun que no lo demuestre) voy a estar de un humor de mierda y muriéndome de sueño pero las escucho, las aconsejo, por que se que me necesitan, si no no me llamarían ¿No?

Me considero inteligente, buena persona, transparente, no miento muy bien (depende el caso obvio) soy MUY apegada a mi mamá, no soy histérica ni vueltera, si me gustas no te voy a dar mil vueltas, me voy a hacer rogar un poco pero no te la voy a hacer imposible como otras escorpianas.


Igual todo esto cambia según la persona, tengo muchas amigas escorpianas, algunas son HIPERactivas, vuelteras, histéricas, tontas, confianzudas, malas, otras son demasiado tranquilas, directas, les cuesta confiar, HAY TODO TIPO DE CUALIDADES EN ESTE SIGNO, todo depende de como crían a la persona supongo, depende de su entorno, una persona que es de Escorpio pero fue criada en una casa tranquila claramente va a ser tranquila, buena, etc etc, por que ya la criaron así, puede ser que cambie, obvio pero hasta que eso pase, la persona va a ser así no?


Bueno hasta acá llega el post.

“este es mi pie para retirarme”

Siempre quise decir eso, gracias por leer mi post, hasta la próxima.

                                                                                                    Sofia-

Soy grosera, altanera, orgullosa, imprudente, violenta, no siempre caigo bien, fastidiosa, risueña, tengo medalla de oro en celos, chiquita, despeinada, no soy la más hermosa, soy de esas bobas que solo piensa en usted, que solo lo quiere a usted y que digo te quiero con todo el amor del mundo, de las que insiste y se desespera fácil, de mal genio, de las que le gusta morder y dar besos toda la tarde, insegura, miedosa, de las que demuestra poco pero siente mucho, a veces caprichosa, de las que se les pasa la rabia con cualquier frase linda que digas, también puedo ser la más tierna si así lo quiere, quiero dar lo que quiero recibir, de hecho con usted he conocido cosas que desconocía de mí, también soy de las que se levanta un día y no quiere volver a caer en lo mismo, también me duele muchas cosas, también lloro, también me canso…
—  Una noche sin café.