cap;255

Cap. 2015 pág. 255 de 365

A diario te preguntas si tus vacíos no me son atractivos; pero amor, cada cicatriz tuya, cada fracaso, cada nota desentonada de tus labios, me gusta. Me enamoré de todos tus pedazos, y no quise abrazarte hasta no descubrir en cada uno de ellos alguna coincidencia que me hiciera amarte más. Yo lo que deseo cariño, es que dejes de mirarte lo que te falta, que te mires las manos más menudo y veas lo que sí tienes. Lo que quiero de ti es la imperfección con la que caminas, el vaivén de olas y la grandeza de tus volcanes.  Lo que deseo de ti es que seas mejor hombre porque el amor te cambió, porque aprendiste de las caídas, porque encontraste lecciones en las heridas. Lo que me enloquece de ti es tu sonrisa, es esa manera tan única de existir y de regalarle a todos la magia que te habita por dentro (y que tus poros no pueden contener). No te preocupes por los abismos que tienes, o por los miedos que no logras enfrentar. No te detengas a pensar si avanzaste en el camino, o si estás sólo dando vueltas en círculos.  Vive cada paso a la vez, que la vida es un aprendizaje continuo.  Yo estaré queriéndote siempre, en todos los tiempos que coincidamos, de todas las maneras que te me presentes y en todo lo que quieras huir.  Y amor, hoy te quise más porque cuando te miré vi a otro hombre, mucho mejor que ayer.


M. Sierra Villanueva

Cap. 2014 pág. 255 de 365

No soy fácil. Soy un montonal de imperfecciones y de contradicciones.
A veces soy tan efímera, que ni el tiempo puede detenerse porque ya me he ido.
A veces me quedo callada adrede, no porque no tenga nada que decir, sino porque sí.
A veces traigo tan pocas letras, que me exprimo las manos y sólo veo como me crecen las nostalgias.
A veces soy una histérica y muy torpe, tanto que me cuando huyo no me fijo que sólo camino en círculos.
A veces digo las cosas sin pensarlas, y otras pienso mucho antes de decirlas.
A veces soy una avalancha de amor, me brotan por los poros puros besos.
A veces soy un invierno, uno muy crudo.
No, no soy fácil. Sé mis defectos de memoria, y sé mis heridas una por una.
Pero lo único que pido es que sea como sea que esté, y sea como sea que soy,  que me ames, aunque sea complicado, aunque no encuentres más razones ( a parte del amor que me tienes). Aunque te pesen mis errores y mis impulsividades, que elijas amarme a pesar de todos mis abismo y caminos intransitables.

Cap. 2016 pág. 255 de 366

Lo más bonito era estar en su abrazo
hablando de todo lo trivial como si fuese importante,
dejar que los silencios se comieran a besos
y olvidar que el tiempo seguía y nosotros estábamos detenido
amándonos.

Lo más bonito era estar, ahí
encontrando latidos y respirando amor
cuando el mundo estallaba en caos,
cuando todos querían huir,
me alegraba poder quedarme en sus manos,
me parecía un milagro estar ahí,
sin temor a enredarme, haciendo de sus espacios mi hogar.

___
M. Sierra Villanueva