canoso

Let the Battle Begin 
A-Team and JFY Productions

Photographer: Khloee Padilla
Model: Charm Canoso 
Hair and Make Up Artist: Anna Santos
Stylist, and Costume designer: Khloee Padilla

Acknowledgements:
Edelle Villarey: Corset Pattern
Michael Gellegani: Workstation Manager
Paolo Canteras: Props
Jean Padilla: Accessories 

*this photo shoot promotes save the earth advocacy*


http://khloeepadilla.tumblr.com/
http://khlopadilla.multiply.com/
http://www.facebook.com/pages/Khloee-Padilla-Photography/170154249676581

Tendencia, teñir de gris

La #solucion al #cabello #gris

External image

Ella es Rafi, mi madre, no diré su edad porque quiero que me siga cuidando… El caso es que siguiendo la tendencia, ponemos el pelo gris y conseguimos que ese tono tan sofisticado y elegante permanezca mucho tiempo. Un beso mamá.   Marina Ruiz @marinaruizladi1 About me ♻ Ahorra papel y cuida el medioambiente

View On WordPress

Made with WordPress
CONSEJOS PARA CUIDAR EL CABELLO CANO

CONSEJOS PARA CUIDAR EL CABELLO CANO

Todas tenemos que saber que van a llegar tarde o temprano y deberías asumirlo con total normalidad

La aparición de la primera cana se declara como una tragedia por creer que con ella se cierra el ciclo de la juventud. Sin embargo, no hay una edad específica para que se empiecen a aclarar los cabellos, hay gente que incluso antes de los 20 años ya ha encontrado más de un pelo blanco entre su…

View On WordPress

Made with WordPress
La esencia de los canapés en el abstraccionismo geométrico

La noche tocó el cielo y salpicó un sin número de estrellas en sus paredes. Los murmullos que bailoteaban por las piernas desnudas del Museo del Arte de Querétaro cesaron al tosco sonar de un estornudo. Un hombre canoso, cuyo balance dependía de un bastón de maple, limpió su saliva del micrófono y comenzó la presentación mas larga de la historia. De su boca comenzaron a salir bofos sonidos ininteligibles bañados de muecas y seguidos de un zumbido irritante que no llegó a ser molesto.

Del parloteo lograron salvarse: “exposición”, “geometría” y “abstraccionismo”, palabras que le dieron a la confundida audiencia una idea general del asunto que se trataba en el improvisado quórum. La escena se musicalizaba por un cuarteto de cellos que entonaban el Bolero de Rabel como si la unión entre el arte y la prepotencia tuviera que celebrarse con una rapsodia nupcial. Los aplausos no tardaron en adelantarse; al terminar el vals, los músicos descansaron las muñecas, el hombre del bastón descansó su mandíbula y el micrófono dejó de humedecerse.

Tocó el turno de la figura pública: necesaria pero inútil. Comenzó de nuevo la danza de adjetivos; más articulados, mejor pronunciados y con una estructura simple. Típico de un funcionario instruido. Mirada a la izquierda, luego al centro y finalmente a la derecha; parte al público en tres. No obstante, su habilidad para la oratoria fue menos notable que su afición por el arte. Gastó mas saliva en lamer atributos que en sostener un argumento. Su función pareció ser mas estética que protocolaria. Terminó su intervención y regresó a su lugar como un caballo de ajedrez.

La artista fue la última en tomar la palabra. Subió al estrado y se escondió tras el mar de elogios que endurecían sus mejillas, sosteniendo una sonrisa de veinte kilos. Su mensaje fue corto y se limitó a agradecer a los asistentes. Terminó y su rostro fingió sonrojarse bajo un bulto de humildad que no tenía mas que la aspereza de su ego dentro.

Los aplausos sobresaltados delataron la teatralidad del espectáculo, la gente fue de lleno y no de gana; de Klein y de Prada. Junto a la floja ovación sonaban costosas joyerías que tambaleaban en las muñecas de los mejores vestidos y no pretendían estar en otro lugar mas que a la vista de todos.

Se declaró inaugurada la exposición, cuyo nombre recordaba los peores versos de Baldor: Geometría. Las puertas de las salas se abrieron y los curiosos condujeron la multitud a un nudo líquido que se arremolinó en el centro y se expandió a las orillas, donde escurrían las piezas. Los críticos fueron los últimos en entrar y los hambrientos los últimos en irse. Tras las oleadas de gente que estremecían la vieja madera del suelo, se lanzó un ejército de meseros listos para ofrecer canapés salados y vino tinto. Justo en ese momento la faramalla terminó de descoserse. 

El abstraccionismo pasó de la arena sobre tela al salmón crudo sobre puré de papa. Un camarón inmerso en una pasta. Al igual que un cuadro negro dentro de uno blanco no dejaban mas que el puro deseo de ingerirlo y luego desecharlo. El vino saltó entonces a las conversaciones de culto junto con los dedos meñiques y la satisfactoria sensación de no sentirse ignorante ante la magnificencia de una obra tan inigualable como la noche salpicada de estrellas.

"Obama out": el presidente se rió de todo en su última cena de corresponsales

WASHINGTON.- En su octava y última cena anual con los corresponsales de la Casa Blanca, el presidente Barack Obama aprovechó para tomar en broma los temas más calientes de la actualidad norteamericana y hasta “defender” la gran experiencia internacional del precandidato republicano Donald Trump, “que lleva años reuniéndose con líderes de todo el mundo, como Miss Suecia, Miss Argentina o Miss Azerbaiján”, en alusión a las competiciones de belleza que preside el magnate, propietario del concurso Miss Universo.

Siguiendo la tradición de esta cita anual en la que el presidente agasaja a periodistas, pero también a políticos y actores, Obama se despachó con varios chistes ácidos sobre la cuestión de la edad de los candidatos de su partido, y de la suya propia, “ya gris y canoso” y “tan «ayer»”.

Además bromeó sobre los inconvenientes de estar en el final de su presidencia. “La semana pasada, el príncipe George (en alusión al hijo de Kate y Guillermo de Inglaterra) apareció en nuestra reunión con su bata de baño -dijo Obama-. Eso fue una cachetada en el rostro.”

De paso, saludó a Bernie Sanders, el único candidato presidencial presente en la cena, como “el rostro más joven del Partido Demócrata”.

“Estoy apenado, Bernie, de que te hayas distanciado de mí. Eso no se le hace a un camarada”, le dijo al senador aspirante a la Casa Blanca, a menudo etiquetado de comunista.

Advirtió también que el intento de Hillary Clinton de conquistar al electorado joven “es un poco como una tía vieja que se hace una cuenta en Facebook”. Sin embargo dio por seguro que será ella quien finalmente se imponga en los comicios presidenciales del 8 de noviembre. “El año que viene tendremos un nuevo presidente… aunque aún no sabemos quién va a ser ella.”

El plato principal de la actuación de Obama fue el magnate inmobiliario Trump, que este año faltó a la cena de la que era un asiduo comensal.

“Estoy un poco dolido por su ausencia”, dijo de entrada Obama. “Nos divertimos mucho la última vez… y es sorprendente: tiene aquí un salón lleno de partidarios, celebridades, cámaras, y dice que no. ¿Será que ésta es una cena demasiado vulgar para los Donald? ¿Qué podría estar haciendo y diciendo? ¿Estará ahora en casa comiendo un filete Trump? ¿Tuiteando insultos a Angela Merkel?”, se preguntó Obama.

También lanzó sus dardos hacia la prensa por darle tanta cobertura a Trump, “una cobertura acorde con la seriedad de su candidatura. Tienen que estar orgullosos de ustedes mismos”, ironizó entre las risas de la audiencia.

Acotó que “hay un tema en el que la experiencia de Donald podría ser de valor incalculable y es cerrar Guantánamo, porque Trump sabe una o dos cosas sobre demoler propiedades costeras”, añadió

En un tono más serio, rindió tributo al ex corresponsal en Teherán de The Washington Post, Jason Rezaian, liberado en enero tras haber pasado 18 meses en una prisión iraní.

Sobre el aumento de su popularidad cuando está cerca de terminar su segundo mandato consecutivo, Obama se permitió hacer una referencia a su consumo de marihuana cuando era estudiante. “La última vez que «volé» así de alto, estaba tratando de decidir en qué iba a especializarme en la universidad”, dijo.

Al final de su show, dejó caer su micrófono con estas palabras: “Obama out (Obama, se acabó)”, un gesto de las estrellas de la cultura pop que quiere decir que la actuación ha sido tan buena que no hay nada más que añadir.

Agencias AP y AFP

Barack Obama

Presidente de Estados Unidos

“Dicen que a Trump le falta experiencia en política exterior para ser presidente. Pero en verdad lleva años reuniéndose con líderes de todo el mundo, como Miss Suecia, Miss Argentina o Miss Azerbaiján"El intento de Hillary Clinton de conquistar al electorado joven "es un poco como una tía vieja que se hace una cuenta en Facebook”“Después de todo esto, sólo me quedan dos palabras para decirles: Obama out!”, y arrojó el micrófono como una estrella de rock

Populismo judicial
José Natanson

Le Monde Diplomatique ¿Alguien recuerda, más allá del caso extraordinario del Juicio a las Juntas, el nombre de los jueces federales de los ochenta, aun de los integrantes de la Corte Suprema? Probablemente ni esos canosos seres nostálgicos que son los alfonsinistas sentimentales logren mencionar a alguno, y en cambio todos sabemos de qué estamos hablando, incluso podríamos…

View On WordPress

Made with WordPress
Un reloj

Una pareja de pelo gris viaja junta en el autobús. El pelo de él es ligeramente más blanco que el de ella, pero ambos lo llevan de una largura similar y peinado con elegancia. Ella está sentada en el asiento y el de pie la protege. A lo mejor le marea moverse en contra de la conducción, o a lo mejor esta cansado de estar sentado, o a lo mejor están enfadados y solo ellos lo saben.

Ese pelo gris me ha hecho pensar en que probablemente a esa edad vea las cosas de aquel color. “Si a estas alturas estamos así, no me quiero imaginar cuando sea consciente de que he consumido casi todo el cartucho” pienso. Después pienso en que a lo mejor (Dios no lo quiera) ya he consumido casi todo el cartucho. Y entonces me digo que me he dado el ilegítimo derecho de no disfrutar. Sea como sea, con cartucho o sin el, con el pelo canoso o del color del otoño. Qué injustos somos creyendo que la vida es injusta con nosotros.

Ojalá pueda algún día tener el pelo canoso y ojalá ese día recuerde lo que hoy pienso, ojalá sea entonces más joven de lo que soy hoy.