caminara

  • Chica-acuario: Me sentí como en un túnel, pero este túnel no tenia paredes ni fin, por mas que caminara, por mas que avanzaba, lo único que conseguía era retroceder, no podía escapar, estaba atrapada y siempre él estuvo allí, creeme, traté de huir, de ordenar mi vida y no sentir nada por él, pero entonces el llegaba con su sonrisa y todo se esfumaba, traté y no pude.
  • Chica-aries: ¿y que ocurrió?
  • Chica-acuario: me enamore...

watomakochan  asked:

¡Que no! Yo apenas puedo hacer un Palitos y Una Bola Y hacer como si Caminara! >:""v Usted Hace Arte! Hace DAR DIABETES!! TODOS EN ESTE BLOG ESTAMOS CASI INFECTADOS DE TENER DIABETES POR USTED Y SUS COSAS TAN ADORABLES Y DIABETICAS FHJSJFKS!!❤❤❤

¡ASFIUSGADHFKLSBDIFBDSCKSABCIU! STAAAAAAAP! Q////////Q Aunque… Admito que yo tengo planes… Planes muy Malevolos y Crueles~ Tranquilos que no es con el Doge que a ese niño lo quiero conservar Inocente


No se… Después de acabar Mascaras de Teatro… Vendria una Serie Animada que es… Digamos algo Gore ewer

Si el amor fuera un numero, sería uno. Si el amor hablara, sería muy incoherente. Si el amor fuera objeto, sería una puerta. Si el amor caminara, andaría descalzo. Si el amor fuera médico no sería cardiólogo, sino gastroenterologo. Si el amor fuera una carrera, sería arquitectura. Si el amor fuera letra, sería vocal. Si el amor fuera pintura, sería abstracta. Si el amor fuera poema, no rimaría. Si el amor fuera un refrán, sería “más vale tarde que nunca”. Si el amor fuera calle, sería de doble sentido. Si el amor fuera visita, no sería puntual. Si el amor fuera despedida, diría “hasta luego”. Si el amor fuera petición… no sería amor.
—  Hablando Sola- Daniela Rivera
Tengo una duda gigante. Si en 10 años caminara por la calle y tú vinieras de frente contra mí, ¿te detendrías a saludarme o seguirías tu camino como todo buen desconocido?

Tus recuerdos me sacan de quicio.

Mundo

Creo haz sido la mujer que más me valora y a veces no sé como reaccionar a eso, a veces quisiera darte el mundo entero, pero alguna vez te dije que tu eras mi mundo, así que creo que te daría el universo para que caminaras entre sus vacios y galaxias, entre su creación y destrucción, solo para ti.
Me es tan gracioso el ver lo tranquila y divertida que te ves en público, además de callada, sabiendo que cuando hablamos y/o estamos juntos eres todo lo contrario, pero aún así se mantiene la parte alegré mayoritariamente.
Admito que estás loca, por qué sí, lo estás y mucho, pero eso es parte de tu belleza, eso es parte de la cajita de sorpresas que eres. Y me gusta.
-De K para M.

Un gusto, me presento:
Soy el hombre que no necesitas porque lo único que necesitas eres tú.
No soy el amor de tu vida, no soy el chico de tus sueños, tengo mil defectos.
Soy un hombre con delirios de poeta, con metas inmensas, quiero vivir aventuras, disfrutar cada día de mi vida.
Soy el hombre que no te hará su principal prioridad, pero si serás una.
Soy el chico que escribirá poesía para ti, poesía linda, poesía perversa, poesía infinita. Te prepararé té, café, chocolate.
Soy el hombre que caminara orgullo al lado tuyo. Soy el hombre que entenderá que tienes miles de cosas por hacer y que no se enfadará por estupideces.
Soy el chico que contigo compartirá sus cigarrillos, soy el hombre que te comprará libros.

Hoy noté que las calles de Nueva York también te extrañan.
Nunca habían sido tan frías y desoladas.
Nunca se habían visto tan tristes sus árboles secos.
Nunca había llorado tanto el cielo, hasta que le mencioné tu nombre al viento.

Te extrañan, y quisieran que caminaras de la mano conmigo a través de ellas para sentir tu calor. Que nos paráramos en una esquina y miráramos al cielo para que dejara de llorar. Que nos sentáramos en el parque a mirar sus árboles para que tuvieran a quien sonreírle.

La ciudad sabe que te extraño, y se sintió tan conmovida que empezó a extrañarte conmigo.

—  Cartas de Un Amor a Distancia, Marcos J. Ramírez
Tenía miedo de encontrarte, de quererte, de amarte.
Tenía miedo de que entre la gente caminaras con el peso de tu mano sobre mi brazo.
Tenía miedo de conocer tus ojos, de tocar tus labios.
Tenía miedo de encontrarte después de tantas eternidades y tantos llantos.
Tenía miedo de perderte incluso antes de haberte encontrado.
—  Yazheel YaoYoltzin - Tlatemoani