cambiarla

Estoy segura, de que si todos los adolescentes de Tumblr se juntasen alguna vez, se podría formar una gran historia. Ya sea ''libro'', ''cortometraje''. No se, pero he visto demasiadas publicaciones cargadas con imaginación y algo de esperanza. Seria una buena forma de hacerse notar entre toda esta estúpida sociedad de mierda; y solo tal vez cambiarla.
Ogni canzone ricorda una persona in particolare e sembra che ogni parola ricordi ogni momento, diverso, passato assieme.
La canzone parte, cominci a pensare alla persona e pensi al male che questa ti ha fatto, ma involontariamente stai sorridendo e allora fai finta che non sia vero, che non ci stai pensando veramente e decidi di cambiarla.
Fosse così facile, chiudere una pagina della propria vita come cambiare una canzone su una stazione radio o con il tasto avanti del telefono.
Poi ci sono quelle volte che decidi che di ascoltarla fino alla fine, decidi di provare ad essere più forte, ma è solo finzione.
Fingi che sia una semplice canzone, ma in realtà, è tutto una merda.
Come può una fottuta canzone cambiarti così tanto una giornata?
Se è una persona che hai ancora, canti la canzone e se magari sei da solo cominci pure ad urlarla.
Se è una persona che hai ancora e ti fa star bene, allora sorridi come se fossi sotto effetto di qualche sostanza.
Se è una persona che non hai, cambi canzone semplicemente.
Se è una persona che ti ha ucciso dentro, sorridi inconsapevolmente e fa ancora più male, perchè sai che fa ancora parte della tua vita.
Ti imponi di farla sparire dalla tua testa, ti imponi di dimenticare quella persona, ma non si dimentica nulla.
I ricordi ci sono e sono più limpidi che mai, forse, ancora più chiari di prima.
Ogni parola ti ricorda il primo bacio, sorriso o la prima volta che avete fatto l'amore solo guardandovi.
Così funziona la musica, ti distrugge anche se pensi che possa salvarti.
Alla fine è stato solo amore, può esserci di peggio? Ti chiedi.
Forse no, ma si sà: ogni pozzo ha la propria fine e quando si tocca, solo in quel caso, cominci, e devi, risalirlo.
Succede che dal nulla, un giorno, come la modalità “musica casuale”, incontri una nuova persona, una nuova canzone e quindi un nuovo bacio, sorriso e un nuovo sguardo.
Ritrovi l'amore.
Ritrovi quella musica che ti salva di nuovo.
È la corda che ti serviva per uscire da quel pozzo.
È la tua nuova musica.
—  Luca Fattore - Ricordounbacio
Su nombre es Madison
y tiene un Square Garden en el corazón.
A veces tan llena,
otras veces, tan vacía.
Tan bella,
tan letal.
Tan impredecible,
tan imposible si la miras con los ojos.
 
No hace ruido cuando se rompe,
late a mil por hora,
siente como si el mañana no existiese
y mira como si el pasado no fuese cicatrices.
 
Ella es silencio y ruido,
lleva una paz tan abrumadora bajo las pestañas
que ya quisiera la guerra conquistarla.
Hace añicos a quien deja pasar
y cierra la puerta cuando está indispuesta a hablar.
 
Es lo que otros temen ser,
por eso es única,
exacta para dar los segundos
y un desastre para darse minuto, a solas, con ella.
 
Escúchala cuando te habla con los ojos,
no le des la espalda cuando necesita tu pecho,
no la apuñales cuando necesita una mano para aferrarse.
 
Es la chica que, aun no siendo el amor de tu vida,
no la cambiarías por nadie en el mundo,
porque prefieres cambiar de vida,
que cambiarla a ella por cualquiera.
 
Es muerte,  pero también es vida.
Sobrevuela las montañas
en busca de aquel pájaro que emigró
y jamás volvió a escucharle cantar por las mañanas.
Desde entonces, se despierta
con la esperanza de volverlo a ver.
 
Teme ser nadie para quien quiere serlo todo.
 
Es una herida que sana,
así es,
inexplicable como cuando estás de bajón
y, de repente, alguien con alguna tontería
te hace reír como si jamás hubieses llorado antes.
 
Soledad, se hace llamar a veces
y pasa mil años atrapada en el calvario
de no saber adónde pertenecer.
 
Madison,
como aquellas voces que te hacen llorar,
como aquellos lugares que te hacen recordar,
como aquellas viejas cicatrices que te llevan a la escena del crimen,
como aquellas canciones que te hacen anhelar,
como aquellas tardes de domingo en las que no sabes si romperte o reír,
como aquellas calles llenas de oscuridad y te da por correr,
como aquellas estrellas que deciden ser fugaces,
como aquellas caricias que te hacen temblar.
 
Madison, como aquel lugar que ruge tan fuerte como un león
y otras veces permanece en un abrumador silencio.
—  Benjamín Griss
Un Año Después...

Sólo bastó eso. Un Año fue suficiente para cambiarla por completo. Pero, ¿dónde quedó esa niña alegre que podía contagiarle su alegría a cualquiera? La respuesta es fácil, aunque para algunos es difícil de comprender… La niña creció, al igual que lo hacemos todos. La única diferencia es que a ella la hicieron crecer antes de tiempo. Se cansó de que le hicieran daño, de dar más de lo que recibía. Se cansó de las mentiras y de las falsas promesas. De las personas que decían ser sus amigos mientras la apuñalaban por la espalda. ¡Se cansó, eso es todo! ¿Es tan difícil de comprender? Pues no, no lo es. Sus razones para cambiar fueron muy válidas y entendibles. Ahora en su lugar, está una chica más Madura, Inteligente, Decidida, Astuta y según algunas personas, Fría. Yo, en lo personal, no creo qué sea Fría. Esa niña cálida y alegre aún está ahí; sólo que ahora esta escondida, protegida por esa Chica Fuerte que hoy en día conozco. Puede parecer débil por fuera, e incluso ella misma puede creerlo, pero no es así. Es más Fuerte de lo que piensa, lo he visto en ella y en su manera de resolver las cosas. Su Mirada contiene mucho poder, así como también, en algunas ocasiones mucha tristeza. Pero no te demostrará eso. Te dejará ver lo que ella quiera que veas, no más. Si en algún momento tienes la oportunidad de conocerla y de hacerte su amig@, tendrás a una Gran Persona en tu vida y, si eso sucede, NO LA DEJES IR NUNCA. Volviendo al tema del cambio… Bueno, no puedo decir si hizo mal o bien al cambiar; sólo digo que cambió partes de ella que muchos querían destruir. Claro está, qué si no la destruyeron por completo, sí lograron llevarse una Gran Parte de ella: La mejor, diría yo… En fin, creo que no estuvo bien que cambiara las mejores parte de sí misma, pues con eso les dio el gusto a muchos. Pero, no soy nadie para decir qué está bien y qué está mal con una persona. Simplemente me molesta que ellos hayan logrado una parte de su objetivo. ¡Ah! y siguen intentado lograrlos todos, pero Ella no los va a dejar. Porque ahora sabe cómo manejar las cosas. Sabe qué hacer y hasta donde llegar. Piensa las cosas antes de hacerlas y resuelve sus problemas como toda una adulta. Bueno… ¿Cómo fue su cambio? Es difícil de explicar, al principio cambió muy rápido pero sólo cosas pequeñas… Ahora, su cambio es más lento pero muy drástico. Antes, era fácil poder entablar una conversacion con ella, ahora es un poco complicado. Tal vez es porque ya ha pasado mucho tiempo o porque ya no le interesa hablar, no lo sé… Todos en algún momento nos cerramos al mundo, pensando que es mejor callarse las cosas, sin darnos cuenta de que con eso sólo nos hacemos más daño… Las personas cambian constantemente, es cierto. Pero la parte más difícil y la que más tiempo lleva de todo eso es acostumbrarse a las cosas nuevas. Es complicado intentar que las cosas sean como antes, pero nada es imposible. Y menos si lo deseas con el corazón…

Non sopporto più nessuno.
Non sopporto più la mia prof d’italiano, ma neanche quella di inglese. Avete presente quando studiate tantissimo? E sbagliate una cosa e ti toglie tipo il doppio dei punti? Ecco.
Non sopporto più i miei compagni di classe. Siamo una classe veramente schifosa. Per niente unita, ognuno si fa i cazzi propri, fregandosene del parere degli altri.
Non sopporto più la matematica. Comincia a diventare stressante.
Non sopporto più la mattina. Ho capito che odio la mia cazzo di sveglia. È la stessa da un anno. Devo cambiarla, perché non la sopporto più.
Non sopporto più la sera. Sono sempre stanca e non faccio mai un cazzo. Mio dio.
Non sopporto più i Promessi Sposi. Maledetti.
Non sopporto più i cani che mi abbaiano senza alcuno motivo. Devo passare cazzo, ti do fastidio? Devo volare? Okay, è penoso prendersela con un cane, ma capitemi, non sopporto più nessuno.
Non sopporto più la mia distrazione.
Non sopporto più il mio continuare a dire parolacce. Piovono “cazzo” “fanculo” “sti cazzi”. Non sono bestemmie, per carità. Però non sopporto questo mio comportamento, prima non ero così. Che cosa odiosa.
Non sopporto più quelli che parlano dietro. Se devi dire una cosa a qualcuno digliela in faccia no?
Non sopporto più la gente ironica. E non c’è una spiegazione a questo. Semplicemente mi sono stufata dell’ironia.
Non sopporto più chi si prende troppe confidenze con me. Ma chi ti credi di essere? Mantieni le distanze per piacere.
Non sopporto più quelli che giocano con i sentimenti altrui. Siete solo delle merde.
Non sopporto più la gente falsa.
Non sopporto più chi fuma.
Non sopporto più i menefreghisti. Quelli li odio.
Non sopporto più gli egocentrici.
Il mondo non gira intorno a te, cazzo!
Non sopporto più tante cose.
Ma sopratutto non sopporto più me stessa.