cambiarla

10 días para el final. Día 10.

Desdé aquella pelea nada volvió a ser igual. Esta vez si llegastes a herirme con tus palabras de enojo, esta vez si llego el sentimiento de impotencia y esta vez si hicistes cambiar mi decisión con respecto a nuestra amistad, yo pensé que nunca ocurriría así pero me equivocaba, no entendía el porque de tu gran furia, ¡Quise arreglar las cosas! Creeme, lo intente, pensé que todo seria como aquellas peleas del pasado pero me equivocaba, no fue así, no pude seguir todo como si nada y olvidarlo, me habían sobrepasado tus decisiones. Ahora todo cambio, y no se realmente si estoy bien con esto, a veces me paro a pensar que es lo correcto y que esta bien pero creeme que en otras ocasiones quiero regresar el tiempo a esas decisiones y cambiarlas por completo, porque te extraño, extraño lo que éramos antes, extraño aquella cercanía y cariño de antes. Eres la unica que realmente me dio una enseñanza, que me dio fortaleza que nunca podre olvidar. Te extraño mejor amiga. MGRL

No me arrepiento de haber estudiado una carrera que no me convencía, porque eso me llevó a un camino mejor. No me arrepiento de haber viajado tanto a modo de hippie, porque eso me hizo aprender a disfrutar mejor los detalles de la vida y a moverme con más astucia. No me arrepiento de estar intentando a pesar de todo pronóstico desfavorable, estoy convencido que he aprendido más de mis caídas que de las veces que he estado arriba. No me arrepiento de expresar mi opinión y constantemente cambiarla, soy el peor enemigo de mis pensamientos y el mejor aliado de mi voluntad. No me arrepiento de todas esas horas en la biblioteca buscando el sabor de las palabras, así sin quererlo, aprendí a ver la poesía y las letras como algo que construye una mejor realidad. No me arrepiento de haberle escrito cartas a todas las chicas equivocadas, lo sigo haciendo, pero ahora, no espero nada, porque el amor que tengo yo decido cómo y cuándo compartirlo. No me arrepiento de no haber podido vengarme mejor de los que intentaron humillarme que no bajando la vista del cielo. No me arrepiento de tanta y tanta soledad que me hizo recorrer los laberintos de mis emociones más profundas, ahora y no me tengo miedo, y un hombre sin miedo, siempre es otra modalidad de la inspiración.
—  El color de los tallos, Quetzal Noah
Estoy viviendo, en una realidad, que me hace tanto daño y no puedo cambiarla por idiota. Odio ser asi
Enamórate de alguien con depresión

Enamórate de alguien con depresión, con trastorno bipolar y con indicios de esquizofrenia. Enamórate de alguien que se engaña a sí misma por tener un corazón demasiado frágil como para aceptar la cruel realidad sin poder mover un dedo para cambiarla.

Enamórate de alguien que duerme hasta las cinco de la tarde. Enamórate de alguien que vuelve a casa caminando a las cinco de la madrugada y se detiene a fumar un cigarrillo en el parque tan solo para ver el amanecer con lágrimas en los ojos.

Enamórate de alguien que estuvo a punto de casarse a los veinte años con un desconocido con tal de huir de su vida y empezar de nuevo. Enamórate de alguien que está constantemente huyendo de ti para que no le hagas (más) daño.

Enamórate de alguien capaz de escribirte nueve mil palabras, pero incapaz de mantenerse en un trabajo de oficina durante más de nueve mil horas. Enamórate de alguien que no esté consciente de todo lo que es capaz; descubre todo su poder primero, para que al menos una persona le valore.

No te enamores de la chica bonita y aburrida. No te enamores de la chica que tiene toda la vida resuelta y, por ello, le es capaz guardar la compostura en cada momento. Enamórate del alma herida de una persona a la que sufrir no le hace una simple herida, sino que le condena a un infierno eterno durante al menos cuatro horas al día.

Enamórate de alguien en su punto más bajo. Enamórate de alguien que está muriendo en vida. Enamórate de su dolor.

Enamórate de alguien que es lo suficientemente fuerte como para sobrevivir.

Non innamorarti di una ballerina. Non innamorarti perché ama la notte e uscirà con la luna e la sua musica. Non innamorarti di una donna così, perché sente e si appassiona esageratamente, non potrà smettere. Non innamorarti di una ballerina, perché è intuitiva, percettiva, sa quello che pensi, che senti, che desideri. Non innamorarti perché lei sente, prima di pensare e non riuscirai a cambiarla. Non innamorarti di una ballerina, perché le piace abbracciare, chiudere gli occhi e lasciare che i suoi piedi disegnino il percorso della sua anima. Se dovessi toglierle questo piacere resterebbe invalida. Non innamorarti di una donna così, perché conosce il suo “passo”, sa dove va, quello che vuole. Mai potrai sottovalutarla e neanche controllarla. Non innamorarti di una ballerina perché potrebbe piangere senza una causa, ridere a crepapelle e danzare come se stesse facendo l'amore. Non riuscirai né a zittirla, né tantomeno a frenarla. Non innamorarti di una donna così, perché trasforma la sua danza in energia, tanto da odiarla ed amarla allo stesso tempo. Non innamorarti di una ballerina perché è nata con uno spirito sognatore. Non innamorarti perché potrai soltanto amarla eternamente.
—  cit.

Perché a volte non serve partire, fuggire.
Il vero altrove, spesso, è dove già siamo, e possiamo trovarlo solo se abbiamo la forza di affrontarlo.
Muoversi da fermi, accettando la realtà.
E solo così cambiarla.

Muoversi da fermi, o fare le valigie per il mondo.
Un passo dopo l’altro.”

—  Rosso Istambul - Ferzan Ozpetek