cambiar

Te perdí. Te perdí como se pierden los grandes amores. Por causa del destino. Por cosas que escapan de la razón y de las manos, que no puedes cambiarlas, ni siquiera modificarlas, te perdí, y tal vez me gane a mi misma…
—  La sinfonía del alma.