Un amor no debería morir.
Si muere no puede ser uno real.
Un amor es tan cierto, tan feroz, que se encarna en el alma, en la piel y en la vida.
Y esos amores no mueren, no cambian, permanecen intactos, constantes y aunque dolorosos, no se dejan ir.
—  Poeta Invisible