camarero

“No lo entiendes...”

Jaime se había excedido. Era plenamente consciente de ello. Bueno, todo lo “plenamente consciente” que puedes ser después de un par de birras de más. Es decir, era plenamente consciente de que estaba pasándoselo en grande.

Había quedado con su novia Danielle en el bar irlandés que tenía cerca de su piso. Le encantaba el bar irlandés por que por un lado se sentía más cerca de su tierra natal (aunque no sabía porque siendo ella inglesa) y por otro, el gluten. La cerveza negra no llevaba gluten, así que podía tomarla sin miedo a morirse de una reacción alérgica en medio de una noche de copas. 

Y obviamente lo aprovechaba, acostumbrada a salir con compañeros que no se preocuparían tanto como Dani por si tenía donde elegir. Así que cuando iba a un bar donde podía tomar cerveza, muchas veces se excedía al no estar acostumbrada a beberla.

No lo entiendes… dijo arrastrando las palabras ligeramente al camarero. Jar Jar Binks es un gran personaje.

Negó con la cabeza, soprenida de que alguien pudiera negarle un hecho tan claro como la genialidad de Jar Jar Binks.

Me da igual si no es serio, si no añade nada, si  bla bla bla cogió aire. Es un gran escapismo cómico.