callmemeliot

callmemeliot replied to your post: “Entonces te tengo buenas noticias: hacerlos es más barato que comprarlos~” Una sonrisa apareció en su rostro. “¿Pero eso quiere decir que debería empezar ahora?”

“N-no hace falta que te pongas así… puede que suene tonto pero cocinar estando enfadado o nervioso hace que todo salga mal…” Sin mencionar que ella temía que podría hacerle él si es que las cosas no salían bien.

“Imagina cómo sería cocinar sin tener cabeza…” dijo por lo bajo, aunque inmediatamente serenó su actitud. No quería asustar a la chica tan pronto. “Bueno, todavía me quedan unas cuantas reservas de mi última compra, pero no te relajes demasiado”.

Era cerca de la medianoche cuando el joven huérfano trepó por las enredaderas de la pared y escaló al otro lado hasta saltar a la calle. La noche era un poco calurosa, pero un viento fresco la tornaba agradable. Mello miró a ambos lados de la calle y aguzó el oído, seguro de que nadie fuera testigo de su pequeña aventura, antes de comenzar a caminar sin rumbo. Le gustaban sus paseos nocturnos porque lo ayudaban a relajarse y, al mismo tiempo, a pensar. Del bolsillo de su pantalón extrajo una barra de chocolate, su golosina preferida. Estaba a punto de darle el primer mordisco, cuando oyó los pasos de alguien que se acercaba. Detuvo su andar y se pegó a la pared, temeroso a que fuera un policía o alguien que pudiera delatarlo.