calabazas

flickr

Halloween by Cris NG Photography

W: Madre mía que guapo estas hoy Vegetta *se rie*
V: Si eh, estoy favorecido, vale la calabaza es muy buena, para.. No se para que pero se que es muy buena me decía mi madre, *lo interrumpe*
W: pues la calabaza solo..
V: Sabes que me aficionado, no, no shh shhh.. Escu.. Me aficionado tío am..
W: Se viene
V: A las cremas
W: Así Madre mía así, anti edad, antiarrugas,
V: No a las cremas faciales, si no a las cremas estas de calabazin, que no se que y de tal
W: *se ríe *hombre esta muy buena la verdad yo soy de comerme las verduras sin mas ¿sabes?
V: Si a mi es que no me gustan las verduras sin más, entonces y si me las juntas todas.. Y me las haces pure pues me las puedo meter pa dentro.. 😏

Minuto: 3:23

WIGETTA EXTREMO 2-LA SUPER - MINA #5- MINECRAFT

El bullying que le hace Willy a Vegetta por su edad JAJAJA 😂hay Willy cómo no amarte

Nostalgia




Otro día más…
las horas parecen de piedra,
inmóviles y clavadas al reloj.
Tu vida parece montada
sobre un engranaje carcomido,
y te arranca los dedos
cada vez que intentas arreglarlo.

Respiras hondo,
buscas un lugar del tiempo
al margen de inclemencias
donde tu sonrisa pueda repostar.

Y vuelves a ser adolescente…


Recuerdas la sensación ya polvorienta
de cuando tomaste tu primera cerveza
para limpiarte los restos de infancia de la boca;
de cuando los sueños se pegaban a los músculos
creando una armadura indestructible;
de cuando creías haber llegado
al fondo de muchas verdades de la vida,
aunque solo te estuvieras descolgando
del cordón umbilical.



Tenías vacaciones de tres meses,
en las que tu asignatura pendiente
era encontrar un amor eterno
que durase hasta septiembre…
porque aunque algo fuera mal en los estudios,
lo único importante por entonces para un chico
era empezar a dar tumbos por la piel
de las mujeres;
y el eje de la mente femenina,
entender por qué los hombres
pueden tocar sin sentir,
pero no sentir sin tocar.


Nada era tan real
como los delirios de un cerebro
que aún tenía un pie
en el mundo de los cuentos;
por eso los padres eran ogros a vencer;
por eso también el espejo, espejito mágico,
a veces te hacía sentir
como una calabaza;
por eso algunas chicas eran capaces
de comer menos que un esclavo
para entrar en un traje de princesa.




Y ahora que hace años
que el acné no te acompleja;
ahora que tu alma se ha enfriado,
descubres, escarbando en la nostalgia,
que aquellos gritos de tus padres
cuando llegabas tarde a casa
tendrán un eco dulce
cuando ellos ya no estén;
descubres que aquellos pequeños dramas
que decidían la fecha de tu próximo suicidio
son ahora la mecha que prende una sonrisa.



Tranquilízate…
No conozco a casi nadie
a quien el tiempo no haya requisado
unas cuantas ilusiones;
no conozco a casi nadie
a cuyos pies no les haya crecido
algún tipo de cadena;
no conozco a casi nadie
que no tenga una mordaza
en la cartera cuando llega fín de mes;
no conozco a casi nadie
que no se sienta en cierto modo
estafado por la vida.


Tú vigila que al fondo de tu voz
no queden viejos llantos arrugados,
que los odios y tristezas
no se queden atascados en los ojos
y lo pinten todo negro…


Intenta que tu propia mente
no se te lance al cuello…


Y si algo se ha torcido en el camino,
o lo enderezas, o pasas por encima…
Pero nunca dejes que te pare;
o los lamentos se comerán tus ganas de avanzar.


Nunca olvides lo que digo…

… Para que de algún modo,
no acabes como yo.

Eros Ignem

deltryx  asked:

language day? 030 In Filipino, my language, 'petite-pumpkin' would most likely mean 'maliit na kalabasa'. That's literally it. I mean, I'm not too pro at my own mother tongue myself. And I'm not sure if there's a cuter translation for your name, so 'maliit na kalabasa' is a rough translation. Language talk aside, I LOVE your art~!

AAh, thank you! You are so sweet!
It’s ok if there is no diminutives for it, I’m just curious, that’s all!
I don’t know how filipino sounds, but I think it’s interesting that the way you write kalabasa looks similar to calabaza (spanish).

I think this is enough language stuff for a day, but thanks to everyone who sent messages. It was really fun and interesting!

Una vez, al filo de una lúgubre media noche,
mientras débil y cansado, en tristes reflexiones embebido,
inclinado sobre un viejo y raro libro de olvidada ciencia,
cabeceando, casi dormido,
oyóse de súbito un leve golpe,
como si suavemente tocaran,
tocaran a la puerta de mi cuarto.
“Es -dije musitando- un visitante
tocando quedo a la puerta de mi cuarto.
Eso es todo, y nada más.”

Yemaya and Oshun abhor violence against women. David Brown gives this pataki,

Orunmila is called Ogbe Wale in this path. He was the husband of Oshún. Despite being treated well by Oshún, he made her suffer a lot, including hitting her when she got jealous, because he had many obiní in the street. Oshún took her complaints of what was happening to her sister, Yemayá, who advised her to leave this man. But Oshún was very much in love with him and didn’t want to leave Ogbe Wale. He abandoned her more as each day passed and each day Oshún dried up a little more.

Already tired of Oshún, Ogbe Wale robbed a calabaza from her and planted it on a violet bush. The bush sank into the marsh, calabaza and all, and this caused the death of Oshún. Upon seeing Oshún die, Ogbe Wale got scared, and so no one would find out, he buried her in the marsh together with the eleguedé plant.

Some years passed and Ogbe Wale married Yemayá. She was a mayombera and one day had to go to the marsh to look for shoma opalo root in order to prepare an inshe. There, at the foot of a tree, she stepped on some bones, and just then she heard a voice that said to her, “be careful daughter that you don’t step all over these bones. They belong to your sister, Oshún, who was the wife of Ogbe Wale, now your husband. He killed her. I am Yewá; look at my avatar.” And suddenly an owl appeared and said to her, “you must avenge your sister.”

Yemayá took a bone of Oshún and reduced it to a powder together with the shoma root and a jujú of the owiwí. When she got back to the ilé, she prepared a potion for Ogbe Wale. When he drank the potion, blood began to pour from all of the orifices in his body until he died. This was the revenge of Yemayá.