burundese

Duizenden Burundese vluchtelingen besmet met cholera

Duizenden Burundese vluchtelingen besmet met cholera

In een opvangkamp voor gevluchte Burundezen in Tanzania zijn nu al zeker 3000 mensen besmet met cholera. Een paar dagen geleden werd de ziekte voor het eerst vastgesteld. De VN maakt zich zorgen over de snelheid waarmee de cholera zich uitbreidt. Volgens een Tanzaniaanse gezondheidsfunctionaris zijn er al 33 vluchtelingen aan de ziekte bezweken. Hij zei verder dat er iedere dag zo’n 400 nieuwe…

View On WordPress

Crisis humanitaria en Tanzania por la llegada de refugiados de Burundi

Crisis humanitaria en Tanzania por la llegada de refugiados de Burundi

Informe360.COM| (EFE).- Más de 100.000 burundeses han abandonado su país en las últimas semanas por las tensiones políticas y la violencia desencadenada por la decisión del presidente de Burundi, Pierre Nkurunziza, de aspirar a un tercer mandato, excediendo los plazos previstos en la Constitución.

La situación es especialmente preocupante en Kagunga, un pequeño pueblo de pescadores junto al…

View On WordPress

[Ciberpasquinero 2.0] La epidemia de cólera en Tanzania mejora pero la crisis no ha acabado

Un barco cargado de refugiados burundeses llega a la orilla del lago
Tanganica, en Mboko, un pueblo pesquero congoleño.

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) anunció hoy que
las medidas que ha tomado la ONU, junto con el gobierno y otras ONG, para
contener la epidemia de cólera en la región occidental del lago Tanganica,
en Tanzania, parecen estar dando resultado, ya que ha empezado a descender
el número de muertes reportadas entre los refugiados burundeses y los
habitantes locales.

“La reducción en los casos se debe principalmente al enfoque concertado
para impedir la propagación del brote mediante medidas intensificadas para
promover la higiene”, dijo el portavoz de ACNUR, Adrian Edwards, en
conferencia de prensa en Ginebra. “Por ahora la situación está mejorando,
pero para resolverla es probable que hagan falta semanas”.


La epidemia de cólera en Tanzania, que se desató tras las llegadas en masa
de refugiados de Burundi que huyen de la violencia política en su país,
causó 30 muertes este mes pero no se han reportado casos nuevos desde el
pasado jueves, informó el ACNUR.

El número de contagios diarios ha caído desde el pico de 915 el 18 de mayo
a unos 100 el 24 de mayo. En total, se han registrado 4.408 casos. Las
muertes se produjeron en la ciudad portuaria de Kigoma, a las orillas del
lago Tanganica, en los poblados cercanos de Kagunga y Nyarugusu, así como
entre las personas que fueron trasladadas en ferry desde Kagunga a Kigoma.

El cólera ocasiona la muerte como consecuencia de la deshidratación. Uno de
los factores que han contribuido a mejorar la situación ha sido la apertura
de centros de rehidratación oral en todos los centros de tratamiento del
cólera.

Desde principios de abril, casi 100.000 burundeses han huido a países
vecinos como Rwanda, Tanzania y la República Democrática del Congo, en
busca de refugio.

Dado que la situación en Burundi sigue siendo tensa, las agencias
humanitarias temen que el número de refugiados pueda duplicarse en los
próximos seis meses.

A su vez, la Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó que el brote
de cólera está controlándose, pero advirtió que el riesgo de contagio sigue
siendo alto “debido al limitado acceso a refugio, inodoros, agua y atención
médica básica”.

En un comunicado de prensa, el representante de la OMS en Tanzania, Rufaro
Chatora, dijo que “a pesar de las mejoras, especialmente en Kagunga, la
crisis sigue siendo grave”.

Chatora, que visitó algunos campamentos de refugiados en Kagunga y
Nyarugusu para evaluar la crisis humanitaria e identificar las necesidades
inmediatas, aseguró que ahora la prioridad debe ser intensificar el
tratamiento y la prevención del cólera, asegurando un suministro adecuado
de medicinas y mejorar el acceso a agua potable.

ONU

#InfSem Tanzania: Epidemia de cólera crecerá de forma exponencial

La epidemia de cólera entre los burundeses refugiados en Tanzania, que ha afectado a 3.000 personas de las cuales 31 murieron, crece a un ritmo de entre 300 y 400 casos por día, lo que hace temer que el número de afectados crecerá de forma exponencial en los próximos días, alertó hoy la ONU.

“Tememos que la epidemia empeore. Tenemos personal sobre el terreno, material, hemos hecho lo que debíamos hacer, pero esto tomará tiempo hasta que dé resultados y, mientras, los casos aumentarán”, indicó hoy en rueda de prensa Paul Spiegel, principal experto médico del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Más de 100.000 burundeses abandonaron su país en las últimas semanas por las tensiones políticas y la violencia desencadenada por la decisión del presidente de Burundi, Pierre Nkurunziza, de aspirar a un tercer mandato, excediendo los plazos previstos en la Constitución.

La situación es especialmente preocupante en Kagunga, un pequeño pueblo de pescadores junto al lago Tanganica, que separa ambos países, y que incrementó su población original, de 11.382 personas, a 90.000 desde el pasado abril.

Actualmente, en Kagunga hay unas 64.000 personas, el 60% de las cuales son menores, según especificó Christoph Boulierac, portavoz de Unicef, y recordó que los niños son más vulnerables al cólera que los adultos.

El cólera se transmite a través del agua y la comida contaminada, y los brotes ocurren de forma habitual en situaciones de hacinamiento, como la que se vive en Kagunga. Además, la enfermedad es endémica en el área.

El ACNUR trabaja en estrecha colaboración con el ministerio tanzano de Sanidad, y con la Organización Mundial de la Salud (OMS), Unicef, la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), la Cruz Roja y con la ONG Médicos sin Fronteras en el control de la epidemia, las labores de prevención y la asistencia de los pacientes.

A pesar del brote, las agencias prosiguen con los traslados de los desplazados desde Kagunga hacia el campo de refugiados de Nyagurusu en Kasulu, donde las mejores instalaciones permitirán un trato más óptimo.

“A pesar de la epidemia les trasladamos porque aún llegan refugiados a Kagunga. El flujo no cesa”, explicó Spiegel.

De hecho, el ACNUR emitió hoy un llamamiento humanitario de 207 millones de dólares para hacer frente a un flujo de 200.000 refugiados burundeses no solo en Tanzania, sino en toda la región.

Presidente de Burundi retrasa las elecciones municipales y legislativas

El texto legal no se pronuncia, sin embargo, sobre las presidenciales, cuya primera vuelta está prevista para el día 26 de junio, y a la que Nkurunziza planea presentarse para aspirar a un tercer mandato, excediendo los plazos de la Constitución. “Todos los ciudadanos burundeses que cumplan con l…

Leer el resto de la noticia: Presidente de Burundi retrasa las elecciones municipales y legislativas

La situación en la capital del Burundi, Bujumbura, sigue siendo tensa y esta mañana se habrían registrado estallidos esporádicos de violencia. Más de 105.000 personas han huido del país hacia la vecina Tanzania (70.187), Ruanda (26.300) y la provincia de Kivu Sur (9.183) en la República Democrática del Congo.

En Tanzania, el número de nuevas llegadas ha aumentado considerablemente en los últimos días. Las autoridades locales de inmigración informan de que más de 50.000 burundeses están viviendo en condiciones muy difíciles en Kagunga, una localidad situada a orillas del lago Tanganica, aunque posiblemente la cifra real sea superior. Según algunas informaciones recibidas, al menos 10.000 personas estarían esperando para cruzar la frontera con Tanzania.

ACNUR y sus socios se están preparando para una emergencia de refugiados a gran escala. Hasta la fecha, más de 18.000 refugiados ya han sido trasladados al campo de refugiados de Nyanrugusu, en Tanzania.

Foto: ACNUR/ T.W.Monboe

#Burundi #Tanzania #refugiados #ACNUR #seguridad #protección #Bujumbura

El Presidente de Burundi retoma el poder y detiene el golpe de Estado

Los jefes de los golpistas burundeses anunciaron su rendición y poco después fueron arrestados o estaban siendo acorralados este viernes, mientras el presidente, Pierre Nkurunziza, se disponía a hablar al país, al que ya regresó. “Hemos decididos rendirnos. Espero que no nos maten“, dijo Godefroi…

Leer el resto de la noticia: El Presidente de Burundi retoma el poder y detiene el golpe de Estado

Más de 105.000 refugiados huyen de la violencia en Burundi

GINEBRA, Suiza, 15 de mayo de 2015 (ACNUR) – A pesar de que según las informaciones disponibles el intento de golpe en Burundi se habría frustrado, la situación en la capital del país, Bujumbura, sigue siendo tensa y esta mañana se habrían registrado estallidos esporádicos de violencia. Más de 105.000 personas han huido del país hacia la vecina Tanzania (70.187), Ruanda (26.300) y la provincia de Kivu Sur (9.183) en la República Democrática del Congo.

En Tanzania, el número de nuevas llegadas ha aumentado considerablemente en los últimos días. Las autoridades locales de inmigración informan de que más de 50.000 burundeses están viviendo en condiciones muy difíciles en Kagunga, una localidad situada a orillas del lago Tanganica, aunque posiblemente la cifra real sea superior. Según algunas informaciones recibidas, al menos 10.000 personas estarían esperando para cruzar la frontera con Tanzania.

Kagunga es una pequeña localidad en la frontera entre Burundi y Tanzania a la que resulta más fácil acceder por barco, ya que está rodeada por una cadena montañosa escarpada por el lado tanzano de la frontera. El pasado 3 de mayo, ACNUR fletó el antiguo ferry MV Liemba para trasladar a los refugiados de Kagunga hacia Kigoma. El ferry sólo puede transportar a un máximo de 600 personas y el traslado de los refugiados hasta Kigoma puede llegar a tardar hasta 10 horas. Como el ferry es demasiado grande para atracar en Kagunga, los refugiados son trasladados hasta el mismo en pequeñas barcazas de pesca. De esta forma, se tarda dos horas en subir a todos los pasajeros al ferry. Posteriormente, el trayecto en barco hasta Kigoma dura 3 horas. Allí también se necesita desembarcar a los refugiados con la ayuda de barcos más pequeños. La Agencia de la ONU para los Refugiados ha identificado una segunda embarcación que podría transportar a un máximo de 300 personas, pero no podría navegar durante la noche.

Desde ACNUR también se está verificando una pista de montaña por la que algunos de los refugiados podrían salir de Kagunga. Este camino implicaría una caminata de 4 horas hasta Kalinzi, donde ACNUR establecerá un centro de tránsito en el que los refugiados puedan pasar la noche. Al día siguiente, podrían tomar un autobús hasta el campo de refugiados de Nyanrugusu.

Con el rápido aumento del número de llegadas a Kagunga, las condiciones de vida se han vuelto extremadamente graves. Los refugiados han logrado traer consigo algo de comida y están pudiendo pescar en el lago, pero hay una grave escasez de agua potable, letrinas y cobijo. Los servicios de salud locales en Kagunga están desbordados. ACNUR está poniendo en marcha un centro de acogida para atender las necesidades más urgentes. Asimismo, la Agencia está acelerando el traslado a Kigoma de las mujeres embarazadas, los niños, los refugiados ancianos y enfermos.

En Kigoma, las autoridades han habilitado el Estadio Lago Tanganica para acoger a los refugiados antes de que vayan al campamento de refugiados de Nyarugusu. Con la ayuda de socios locales, ACNUR ha transformado el estadio en un gran centro de tránsito en el que los refugiados pueden quedarse unos días mientras son registrados y se someten a controles médicos y vacunación, para posteriormente ser trasladados al campo de refugiados.

Se espera que este domingo lleguen 17 camiones con miles de tiendas de campaña, lonas de plástico, mosquiteras, mantas, utensilios de cocina, bidones, lámparas solares y otros artículos de primera necesidad, que han partido desde los almacenes regionales de la Agencia de la ONU para los Refugiados.

ACNUR y sus socios se están preparando para una emergencia de refugiados a gran escala. Hasta la fecha, más de 18.000 refugiados ya han sido trasladados al campo de refugiados de Nyanrugusu.

Los refugiados de Burundi también siguen entrando a Ruanda, aunque el ritmo de llegadas ha disminuido durante las últimas dos semanas. Los refugiados han declarado que las autoridades de Burundi están dificultando la salida del país para sus habitantes. Según las personas que han conseguido llegar a Ruanda en los últimos días, se han establecido barricadas y puestos de control en los que la policía o las milicias les impiden proseguir su viaje hacia Ruanda.

Actualmente Ruanda acoge a más de 26.300 refugiados burundeses, de los cuales la mayoría vive en el campo de refugiados de Mahama. Además, ACNUR tiene previsto la próxima semana comenzar a registrar a un número indeterminado burundeses que se encuentran en zonas urbanas.