bromanced

Dear Jason Rothenberg,

Me: Whatever you do, don’t kill off Jasper, Monty, Bellamy, Octavia, Clarke, Lexa, Raven, Maya, Miller, Indra, Lincoln-

Jason: You’re naming all of the characters…

Me: OH SHIT REALLY I DIDN’T NOTICE?!?!???

EL TIEMPO NO PARA- ONE SHOT- WIGETTA

Poco a poco las cosas se van perdiendo, como el tiempo.  Los días pasan, las horas , los meses, pero cuando llegas a un punto de notar que todo termina, que se acerca el final de la meta, es cuando te das cuenta todo lo recorrido y lo difícil que fue en ese entonces cada cosa para llegar a donde estas parado. Por lo menos eso sentía Samuel, quien mientras guardaba sus cosas poco a poco recordaba cada cosa desde su paso este pequeño apartamento que compartía con su compañero, su amigo y en algunos casos su casi familia, Guillermo.

Después de tanto tiempo al parecer había llegado la hora que nunca pensó vivir, el momento de volver a Madrid para vivir su vida lejos de Guillermo estaba a nada menos que unas horas de ser casi un hecho, podía ya verlo, imaginarlo también. Bastaba con observar la pila de cajas empacadas para darse cuenta de que ya no quedaba nada, solo el computador y la cama eran las únicas cosas que habían en ese cuarto que expresaban que aun el vivía aquí; aunque no faltaría mucho para que solo quedara la cama nada mas.

-Joder, que toca narices es esto-Se dijo a si mismo mientras daba pelea con acomodar bien cada objeto en aquellos boxs de envió-

El cerrar cajas tras cajas era una de las que menos le alegraban de la mudanza, no más de hace un año que estaba haciendo esto en Madrid y ahora le tocaba de nuevo volver a la misma cuestión. Peor aun estando solo, por que cada vez que iba en busca de ayuda a aquel cuarto vecino, este solo lo evitaba o pasaba monumentalmente de el con excusas tontas, como la de hoy, que por ejemplo había sido la idea repentina de grabar en lo de Luzu, cosa que hasta parecía ser impostergable, ya que aunque Samuel insistió en que era su ultimo día, este pareció no importarle e incluso el menor  lo hacia sentir mal con sus quejas de ¨Si el canal se queda sin contenido será por tu culpa¨, ¨Que tu te vayas no quiere decir que deba dejar de grabar¨; y aunque prácticamente tenia razón, tampoco sentía que mereciera ser tratado tan borde. No por lo menos cuando se suponía que no volverían a verse hasta quien sabia cuanto tiempo.

- Creo que hasta lo hace a posta ¿Por qué no posponer todo por hoy? Y después dice que el maniático soy yo.

Era inevitable ya para Samuel no plantearse eso cada vez mas, después de todo las pruebas no daban otra resolución y a ciencia cierta no era tan descabellada la idea de que por ahí Willy estaba evitándole para ahorrarse el tener que trabajar. ¡Pero venga! Tampoco es que obligaría a su compañero a hacerlo, en el fondo esta solo era una idea para pasar un poco de tiempo juntos, fuera de todo el tema de Youtube y las demás inquietudes.

Incluso quizás siendo un idea tonta, podrían sacar cosas buenas. Entre tantas cajas  que ordenar alguna que otra conversación podría surgir y aunque fuere de manera banal seria divertido reír juntos un poco mas, disfrutar del tiempo que les quedaba viviendo bajo el mismo techo ¿Estaba mal pedir un poco mas de atención solo por hoy? Entendía la idea del trabajo, después de todo el era Youtuber también, pero así como para no tener NADA de tiempo, eso era imposible y creo que hasta Guillermo podría saber eso.

Aunque de todas maneras ya no quedaba de otra a estas alturas, no cuando se trataba del cabezón de su amigo y sus actitudes tan negativas de los últimos días. Inclusive aun recodaba la conversación que había tenido en la sala en la mañana, cuando ambos desayunaban y el menor aun no escapaba, a Samuel se lo ocurrió que era buena hora de comentarle de una idea que venia rondándole.

-Madre miaaaa, adivina. Se me acaba de ocurrir una gran idea para grabar, tío. –Dijo con todo el entusiasmos en su voz, típico de el. En lo que por el otro lado, una seria mirada se posaba sobre el, y en silencio esperaba a ver que tanto quería comentar el otro.- ¿Qué tal si hacemos un video nosotros dos? Digo, para despedir esta etapa de vivir juntos

-¿Y piensas que me prestare para eso, Vegetta? – Fue la contestación mas borde que pudo recibir, pero viniendo de Willy el siempre estaba acostumbrado-

-Anda, no seas amargo, chaval. Tampoco es que andaremos diciéndonos palabras cutres de despedida, no quiero que los fans anden diciendo que no hablaremos más o alguna de esas  cosas. Solo quiero una última toma en toda la casa y de nosotros despidiéndonos  mientras que salgo de la casa; ya sabes, como una toma final.

Esas palabras parecieron inesperadas para el menor, ya que por lo que podía fijarse su compañero, este había cambiado totalmente su semblante serio a uno un poco mas perturbado… quizás dolido, aunque Samuel no podía asegurarlo.

-¿Willy?  - De repente Guillermo se puso de pie de un sopetón, causando una fuerte sorpresa en el ambiente tan tranquilo, donde seguido de ello se dispuso a pasar totalmente de su compañero y comenzar a caminar hacia el pasillo- ¡Willy! ¡Tio! – Le grito, mas este ni se digno a voltearse, ni dirigir una sola palabra; solo camino hasta su cuarto donde se encerró y el ruido del azote de la puerta fue lo único que Samuel recibió por respuesta.

-Madre mía, y yo que quería un último video.

Últimamente Willy se había convertido en un libro difícil de leer para el, con todos esos cambios de humor hasta creía que ya no era el mismo niño que una vez conoció y que entre bromas lograba quitarle sus malos ratos; ahora hasta haciendo ello este parecía cabrearse con el  ¿Y por que? Ni siquiera una explicación tenía Samuel para ello, aunque le encantaría encontrarla.

Aunque lo que le faltaba ahora era tiempo,  ya no tenia el suficiente como para dedicarse a ser detective e ir por ahí detrás de su amigo, no por el momento. El  tiempo estaba corriendo para Samuel y si no se apuraba en terminar todo pronto no podría organizarse bien con la maleta de su ropa, ni con todos los videos que tenia que dejar preparados para su viaje. Aun con su amargo sabor, debía cumplir el también con sus deberes.

Entre el rejunte de cosas, era nostálgico el encontrarse con boletos de avión de viajes pasados, el viaje a Atlanta, a las Vegas, otros recibos de hoteles en los que había parado por eventos, cada uno de esos papeles estaba guardado en uno de sus cajones, quien sabe si acumulados sin querer, pero ahora al estar mirándolos y leer cada parada que había tenido desde que llego a los Ángeles le hacia poner severamente nostálgico Después de todo ¿Quién diría que años atrás el no pretendía salir de su país, no? Desde que empezó a vivir con Willy las cosas para el habían cambiado de  la noche a la mañana, su vida incluso se había vuelto mucho mas entretenida, porque pese a estar plagados de trabajo y verse mas por Skype que por persona, podían a veces tomarse esos viajes o tiempos para salir al cine, comer o pasear, que incluso eran mas frecuentes que en sus días viviendo cada quien con sus padres. Ambos habían mejorado inclusive su amistad, la comunicación era de mucha mas confianza que en el pasado y por eso a veces muchos confundían sus intenciones con unas mas amorosas, que si bien no eran una molestia para el , quizás para Guillermo si lo eran.  Después de todo Samuel entendía que no era fácil el vivir con un tío con el que por lo general te emparejan o hasta inclusive creaban historias de ello; pero siendo un taboo típico, tampoco había porque hacer tanto revuelo con ello ¿Qué había de malo en dejar que las personas usaran su imaginación? De todas maneras ellos sabían lo que era a estas alturas, y después de esta etapa volverían a ser amigos a distancia. Ahora vivirían sin esa incomodidad que a veces surgía luego de los directos en la habitación de cada uno, en donde siempre había alguna pregunta relacionada con su relación; como también sobre el famoso nombre de su ¨emparejamiento¨

-Wigetta… ¿Qué será ahora de eso? ¿Me pregunto que será de los fans con esta noticia? ¿Irán a pensar que peleamos?

Eso era una de las ultimas cosas que el quería. No deseaba que el menor tuviera que cargar con todas las preguntas de acoso por su partida, tampoco quería que le echara la culpa o que dijeran que ellos ya no se llevaban bien,  porque eso estaba muy lejos de ser cierto. Apenas la idea de irse había pasado por su cabeza este año y cuando lo comento con su querido compañero de piso, este dio su visto bueno. Fue ahí donde no hubo mas dudas de que fuera el siguiente paso; el irse.

-Aunque jamás pensé que se pasaría tan rápido.- Mientras que dejaba las cajas ya preparadas, no podía evitar lamentarse un poco por no haber pasado más momentos inolvidables en este lugar.-

Quizás hasta era triste el pensar que entre estas cuatro paredes, que eran su habitación, el había desperdiciado mas tiempo que pasándolo junto a Willy; quien prácticamente estaba a un pasillo de distancia y de su alcance. De solo imaginar que esa distancia de centímetros se haría kilómetros pronto, un escalofrió le recorría el cuerpo.  Era difícil el dejarlo, pero como siempre decían, a veces es muy tarde cuando nos damos cuenta de las cosas, y si bien no queda más que lamentarse, también debemos intentar afrontarlas con una buena cara. O por lo menos eso era lo que Samuel estaba intentando arduamente esta semana.

Sonreír y crear buenos momentos, recordar para siempre lo bonito de la experiencia y que decir, también llevar en su memoria lo que había sido la convivencia, conocer más el uno de los otro; todos esos pequeños detalles que habían hecho de Guillermo un gran compañero, no solo de serie.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

-¡Por fin, macho! Ya estaba por llamar a la guardia nacional ¿Sabias?

-Ya chaval, tampoco es que me haya muerto o algo ¿No ves?–Comentaba Guillermo, quien con la mitad de su conciencia en pie llegaba por fin a su casa después de haber pasado prácticamente todo un día entero fuera- Estoy bien, además ¿Qué haces despierto? ¿No sabes que tienes que viajar mañana a las 12?

-¿Estas ebrio? –Y dando en el blanco, Willy se vio incapaz de negarle eso. Después de todo bastaba con mirarlo, ahí apoyado contra la puerta y suspirando con pesadez, para notar a ciencia cierta todo el grado de alcohol que tenia encima en este momento. Y eso sin contar el olor que Samuel percibió al acercarse- Joder, ustedes con Luzu son un caso tío ¿Qué necesidad de beber un lunes?

-¡Ya, Samuel! -Se quejo el menor de ambos, mientras que de manera torpe intentaba sacarse su chaqueta y arrojarla con torpeza hacia el sillón; aunque por el grado de alcohol ya había olvidado hasta la distancia de este. Prácticamente una sala entera.-¡Pareces mi padre, chaval!

-Pues si lo fuera ya te estaría dando leches para que reaccionaras

-¿Darme a leches? – La sensación  del doble sentido era inevitable. Incluso Samuel al escuchar le pregunta le había parecido ello, de todos modos sabia que era una típica broma de borrachos y por eso tampoco es que le había dado tanta trascendencia-

-Ya ¿Y ahora estas chistoso? – Excuso, acercándose para tomarle de brazo y colocarlo alrededor de su cuello, para que así parte del costado del menor se pudiera apoyar contra el- Anda, ven, tienes que darte una ducha  y quitarte ese alcohol de encima.

Era la primera vez que el menor había salido a beber y sin Vegetta, cosa que hasta el susodicho le sorprendía. El mayor sabía bien que este era malo para la bebida, pero jamás pensó que tanto. Mirarlo ahora, donde prácticamente no podía ni pararse, le parecía inclusive un sueño extraño, porque ni siquiera le encontraba la lógica y ni la razón para estar en este estado ¿Acaso ahora justo cuando el se iba el estaría de fiesta? ¿Seria así de ahora en mas?

Aunque fueran dudas absurdas, Samuel no podía evitar preocuparse por el menor y su futuro aquí solo.

-Espero que cuando ya no este aquí te controles mas- Le regaño, a lo que Guillermo no respondió.  Solo caminaba y miraba de manera recelosa a su compañero, intentando quizás contestarse ciertas dudas que su mente estaba teniendo mientras le escuchaba hablar- No quiero enterarme que te volviste un fiestero y alcohólico, chaval

-¿Y que si lo hago? ¿Y que si de ahora en mas me pongo a beber? – La voz de Guillermo había sonado desafiante; como si quisiera imponerse aun en su posición donde prácticamente era arrastrado por el pasillo.- No estarás para detenerme

-¿Me estas desafiando?

-¿Tu que crees?

-Creo que va siendo hora de que te metas a bañar y dejes de hablar tonterías –Fue lo único que dijo al estar ambos frente al baño por fin, donde pretendió soltarle, pero Guillermo termino sorprendiéndolo con un fuerte impacto contra la pared, que prácticamente fue producido por su espalda al dar de lleno contra la puerta mientras que era arrinconado. -¿¡Qué haces, tío!? Quita de aquí, Willy- Pero el peso del menor era tanto, que sentía como este se apegaba más contra su pecho y con ello su espalda de igual manera hacia lo mismo con la madera- ¿Quieres morir? ¡Te dije que te quites!

-No te vayas…- Esas palabras paralizaron todos los sentidos de Samuel, inclusive borrando su enojo. Estaba perplejo, observando a su amigo quien cada vez parecía estar mas cerca de su rostro- No quiero que te vayas…

-Chaval, sabes que nos veremos por skype. No es la gran cosa, no es como si no nos volvieras a hablar o algo- Se excuso, haciendo que el menor simplemente suspirara por lo tonto que podía ser el otro a veces ¿Acaso a Samuel le resultaba muy difícil el leer entre líneas o es que enserio había nacido tan tonto?-

-Te quiero aquí…conmigo –Ese pedido había sonado lamentable. El alcohol y la tristeza estaban apoderándose de la voz de Guillermo, que cada vez miraba a su amigo con mas suplica.-  ¿No podrías simplemente cancelar tu vuelo?

- ¿Y porque tendría que hacerlo? Ya no eres un crio, te puedes cuidar solo aquí– Le reprocho Samuel, como quien dice, de padre a hijo. El regañar a su pequeño amigo por sus pedidos infantiles o caprichos ya era un hobby, incluso lo iba a extrañar luego de que la convivencia terminara- Pensé que estabas muy bien sin mi ¿No lo recuerdas? Tu mismo me dijiste eso el día que comente lo de mudarme.

-Mentí…Te mentí, Vegetta

-¿A que te refieres?

-No puedo vivir sin ti…

Y esa era toda la verdad. Guillermo si lo necesitaba, había comprendido eso demasiado tarde y ahora, en menos de 12 horas, la persona que mas le importaba estaría yéndose para no regresar ¿Y el encima pensaba aceptarlo antes? ¡Es que en verdad estaba loco! En todo este tiempo se había hecho la idea de que estaba bien que Vegetta se fuera, que volviera a Madrid para emprender su vida haya, pero luego de analizarlo bien con Luzu hoy, supo por fin que esa no era la solución que el quería. No quería que este se fuera, no quería vivir sin su presencia, lo necesitaba y quería, eso estaba más que seguro.

Fue por ello y muchos  impulsos más que sin pensárselo ataco de lleno los labios del mayor, atrapando su boca con la suya, empezando a besarle con una desesperación que ni el mismo creía tener.  Incluso se lamentaba demasiado entre ello, porque si bien había tenido tanto tiempo para hacerlo antes, nunca lo creyó correcto. Miles de veces se imagino que Samuel se iría después de saber de sus sentimientos, pero ahora ya hasta sabiéndolos tal vez lo haría, y por ello no veía ya la necesidad de ocultarlo… menos ahora cuando el cielo estaba en los labios del mayor, que para su sorpresa, poco a poco empezaba a corresponderle. Lento, pero llenándole de sensaciones y haciendo que deseara mas, mas contento que intento buscar con sus manos, que viajaron hasta aquel marcado abdomen , el cual iba revelando a través de cada botón que desprendía de la camisa ajena.

Pero no todo podía estar bien, si bien Samuel estaba dejándose llevar, sentir esas manos lo alarmaron, hasta el punto de asustarse del mismo y de hasta donde estaban llegando sus impulsos absurdos. Por que eso eran según el, solo impulsos que no tenían explicación alguna.

-¿¡Qué haces!? ¡Quita tus manos de ahí! -Y en ese empujón, logro apartar por fin el cuerpo del menor. Notando como este caía de lleno al suelo por su poca estabilidad, dando un sonoro sonido con su cabeza al chocar contra la pared y su cuerpo en el suelo-

- Ah… joder, macho…

Entre las quejas de dolor que su compañero emitía, fue ahí cuando Vegetta entendió que se había pasado; tampoco quería lastimarlo o hacerle sentir despreciado, todo lo contrario, por un momento se sintió tan complacido con ese beso que le costo incluso darse cuenta de que estaban cometiendo un error. El aprovecharse de un borracho no era su plan, menos aun si ese tío era Willy.

-Willy, perdón…- Murmuro Samuel, extendiendo su mano para que el otro la tomara, aunque lo único que recibió de ello fue un golpe sobre esta y una mirada sumamente furiosa-

-No necesito de tu lastima, déjame.-En verdad Guillermo estaba enfadado, además de ser rechazado ahora también estaba dando pena.

Aunque se tuviera suficiente lastima a si mismo, aun estando ebrio tenia el suficiente orgullo para ponerse de pie e intentar irse por la paz, para no mostrar ese lado sensible que solía tener al derrumbar sus barreras; esas que había creado para Samuel, quien ahora se había interpuesto en su camino de huida, parándose enfrente de el.

-  Apártate- Dijo, intentando esquivarlo para irse a su habitación.-  

-Willy, para. Enserio perdona, no quise reaccionar así- Pero el mayor sabia que por mas que pidió miles de veces perdón, el menor no lo escucharía. Se le notaba cabreado, y cuando Willy estaba cabreado, no había ni briza que entrara por sus oídos.- Joder macho, no quería…

-No, ya déjalo – Le interrumpió. Samuel en verdad se sentía despreciable en estos momentos, ya que no entendía bien lo que sentía, pero tampoco quería hacerle sentir mal y hacerle quedar como que  estaba despreciando su acción. En todo caso le había gustado, por muy raro que sonara, pero no sabia bien como expresarlo-

-Willy, yo…

-Chau, Samuel

Fue lo único que Guillermo dijo, antes de empujarle y pasar de el, dirigiéndose. Donde en la soledad empezó a derramar sus frustraciones en una llanto bajo, como quejidos, ocultándose del mundo en aquel rincón de su habitación, mientras abrazaba sus propias piernas como un niño chico.  Esta vez si la había cagado, monumental, y aun peor, no creía tener la cara suficiente para volver a ver a Samuel en su vida.

- - -  - - - - - - - - - - -  - - - - -  - -

Observar cada cosa al paso del ruido de las ruedas de su valija era totalmente triste, aun más cuando el silencio de la mañana y el cantar de los pájaros se asomaban por la gran ventana de su apartamento; o debía decir ahora, ex apartamento. Era como una sensación de vacio todo lo que le producía estar ya a horas de irse, ya que en su interior aun se sentía tan atado a este hogar, que le costaba incluso el decir adiós.

Samuel aun tenia ganas de decir miles de de cosas antes de marcharse de una vez a tomar su vuelo, pero sabia que no serviría de nada el intentar hablar cuando el  menor ni siquiera pretendía salir de su habitación para despedirse de el, ni siquiera para decirle que nunca mas se atreviera a hablarle después de lo de anoche.  Pero hasta eso era ya un privilegio.

Se sentía tan miserable por lo de anoche, la peor calaña que pudiera haber, eso era el y se lo tenia bien merecido al odio de su compañero. Después de todo ¿Quién te perdona después de haber sido prácticamente rechazado? Y no es que el hubiera querido que sonara así, pero el optar por empujarlo había sido mala idea.  Aun guardaba la mirada de desprecio de Willy después de eso, sus palabras y su acción, inclusive aunque en la noche anterior no había pegado un ojo por pensar en ese beso, sabía que para charlarlo tendría que tener las cosas bien en claro y sabes que es lo que buscaba aclarar.

Pero para eso necesitaba tiempo, ese tiempo con el cual ya no contaba  y también sabía, que el menor tampoco le daría del suyo como para explicarle que es lo que pensaba al hacer lo que había hecho. Ya a estas alturas Samuel no se creía merecedor de nada; solo merecía esto, el irse y no tener el privilegio de hablar con Willy nunca mas.

Guillermo por su parte, dentro de la seguridad de su habitación, meditaba sentado en su cama y mirando un punto fijo en la pared. Absorto de todo, pensativo, triste, maldiciendo en su interior lo miserable que era al no poder levantarse e ir a enfrentar sus miedos, enfrentar a lo que el quería en su vida pero muchas veces no pudo decirlo, no hasta anoche.

¿Es que como pudo haberse dejado llevar tanto? No había respuesta lógica, solo el alcohol había actuaba en el y  lo había dejado mal parado ahora ante Samuel. El solo recuerdo del rostro del mayor después del beso lo atormentaba y lo paralizaba, porque si bien el juro miles de noches guardar sus sentimientos hasta la tumba, ayer había dejado salir su mas oscuro deseo hasta el punto de quedar como un total pringao al ver como era rechazado; perdiendo su orgullo en ello.

¿Cómo era posible que el enfrentara a Vegetta ahora y le dijera hasta luego? O pero aun, hasta nunca. El solo hecho de decir adiós era doloroso ya cuando eran amigos, pero ahora que el podía imaginarse lo que sentía era aun peor, no sabía como debía formular sus palabras o que decir para que ambos pudieran sentirse conformes con ello. Después de todo el quería despedirse de alguien que amaba, pero Samuel solo quería decirle adiós a un gran amigo. Dos cosas totalmente diferentes.

-¡Adiós, Willy! – Escucho esa voz que irrumpió su silencio personal en el cuarto, causándole una gran conmoción en su corazón, alarmándolo y encendiendo sus sentidos de manera inconsciente.-

¿Este ya era el final entonces? ¿Así es como acababa la mejor parte de su vida? Guillermo simplemente no podía creer que este triste momento había llegado, por fin sentía en carne propia lo que era el despedirse de alguien, pero jamás pensó que seria tan doloroso. Incluso aunque no lo viera, incluso sin decirle nada, no quitaba el dolor personal y profundo que su corazón estaba sintiendo en este momento. Como si alguien tomara su corazón en una mano y lo oprimiera, así es como había sentido cuando esas dolorosas palabras se filtraron por sus oídos.

¿Cómo las personas están preparadas para esto? Desde que había sabido de la noticia se había propuesto en mentalizarse que no debía llorar, pero ahora mismo no podía hacer otra cosa, las lagrimas caían sin cesar de sus ojos, aun cuando intentara reprimirlas con el dolor de morder su labio inferior, el llanto era inevitable; así como su dolor.  

-Que cobarde soy…- Era inevitable maldecirse mientras que secaba sus lagrimas.-

Estaba dejando ir al amor de su vida y sin pelear por ello ¿Quién podría ser mas pringado que el? Seguramente nadie. Guillermo tenia bien en claro que después de esto ya no habría otra oportunidad de hablar, seguramente ya no se llamarían y no volverían a verse; y aun sabiendo todo eso el estaba simplemente sentado en su cama lamentándose, guardando todos sus recuerdos en su mente mientras sabia que del otro lado de su puerta el principal protagonista de ellos se estaba yendo para no regresar nunca mas.

Willfred, piensa con racionalidad ¿En verdad quieres  perderlo? Vegettita es un gran amigo, pero ¿Es solo eso? ¨.- Las palabras de Luzu rondaban por su mente inevitablemente. Haber hablado con el antes le había traído toda esta desgracia, pero también le había hecho aclarar sus dudas, aclarar sus sentimientos y saber porque es que le afectaba tanto el alejarse de Vegetta ahora. La única manera de estar triste era por sus jodidos sentimientos amorosos, solo por eso-¨ Yo no quiero presionarte pero ¿Y si en verdad te estas perdiendo de una gran oportunidad? Yo no podría vivir con ello y saber que no hice nada para aprovecharla¨

-¿Cómo espera que las aproveche? Ya fui rechazado, ya esta – Se dijo y respondió aquella pregunta, más que nada para el mismo. Después de la noche anterior, no había más que hacer y menos aun decir, ya que las acciones habían hablado por ellos. Vegetta no lo amaba y el como un tonto se había entregado de lleno a sus sentimientos.-

» https://www.youtube.com/watch?v=I9tjBxHQ4lg ONE - ED SHEERAN «

Tal vez ustedes no lo sepan pero Mami Luzu sabe muy bien lo que les pasa. Ninguno quiere dar el primer paso y solo piensan en no querer quedar mal con el otro, pero… ¿Y que hay  de lo que quieren? El tiempo pasa y ustedes aun sabiendo que algún día ya no estaremos en Youtube, aun sabiendo que lo que nos une a todos un día dejara de existir; sabiendo eso aun siguen estancados. Sobre todo tu Willfred, que se que tienes un pensamiento fijo cuando escuchas esto y es ESE pensamiento, el que debes seguir¨- Y efectivamente. Luzu había leído su mente como a un papel trasparente, incluso mas mejor que cualquier otro psicólogo. Guillermo tenia fijada una meta, pero sin duda nunca se había planteado el tiempo que requería para cumplirla, ni tampoco el pensar que cada día que pasaba ese tiempo estaba acabándose cada vez mas.- ¨Ve por el Willfred y no lo dejes ir.¨

-Gracias Luzu…-Fue lo único que dijo luego de pasar segundos analizando esa última frase que recordaba su mente. El ir por el, no dejarlo ir, esa era su meta y debía cumplirla, o si quiera intentarlo.

Por eso, aun con la inseguridad a flor de piel, Guillermo se puso de pie e impulsado con ese pensamiento salió como una furia de su cuarto, prácticamente dando zancadillas para poder alcanzar a su compañero, quien esperaba que no estuviera lejos aun para escucharle, porque si era así, se arrepentiría toda su vida, ya que no creía tener el valor y el coraje para tomar esta decisión una vez mas.

-¡Vegetta!- Grito apenas se vio fuera y corrió por el pasillo, pero en su desanimo solo se encontró con una entrada vacía y una casa prácticamente en silencio ya.- Samuel…

-¿Qué ocurre? –Esa voz repentina sobresalto todos sus sentidos, haciéndole prácticamente saltar de su lugar para voltear y en la sala, precisamente en el sillón, encontrarse con a su compañero aun con sus maletas ahí-

-Joder tío, casi me matas de un susto- Musito. Aunque no estaba para reclamar, tampoco iba a quitarse el privilegio de regañar al mayor por esa sorpresa tan inesperada; aun cuando verle en casa le producía felicidad, sentía que su corazón estaba apunto de salir de su pecho por aquel susto.- Pensé que…

-Luzu aun no estaba listo, acaba de avisarme- Le interrumpió, alzando su celular y dando con ello la indirecta al menor de que estaba precisamente revisándolo.- Pensé que no vendrías a saludarme

-Ese era el plan – Le comento, notando la sorpresa en la cara de su compañero, quien al ponerse de pie se acercaba hasta el- Pero creo que es necesario que me despida ¿No?

-No te tienes que obligar, chaval.

-No es eso, solo que no sabia bien que quería decirte

-¿Y ahora lo sabes? – Guille observo directamente a los ojos de Samuel después de esa pregunta, dando un ligero asentir con su cabeza. – Te escucho…

-Perdóname…- Susurro a los segundos, el dolor en su voz era latente, incluso su mirada clavada en el suelo demostraba ese sentir.

Esta vez  el mayor podía ver por primera vez como su compañero cambiaba tanto su orgullo como el perfil de hombre duro, siendo solo ahora un niño indefenso, ese que siempre imagino que tendría dentro pero que nunca creyó tener el privilegio de ver y menos aun escuchar. Pues hasta su voz le parecía sumamente ¿Quebrada?

-Perdóname…

-¿Qué leches? Willy, tío ¿De que se supone que debo perdonarte, chaval? No hiciste nada malo, yo…

Pero no era específicamente el perdón por lo que había hecho, si no por lo que haría luego.  Para sorpresa de Samuel, sus palabras fueron  interrumpidas con una beso improvisto, de esos que te toman tan de sorpresa que quedas con los ojos abiertos y sin palabras que decir, solo sentir, sentir como esos labios te van atrapando con tanta necesidad; sin palabras algunas

¿Había sentido esto alguna vez? Para su sorpresa no creía en ello, esta era la primera vez que con un beso entendía mucho mas que con palabras, por un momento hasta se creía loco y desquiciado por seguirle el juego a Willy, pero es que parecía todo como una conversación, de nuevo entre sus brazos, sentía como el le pedía poco a poco que se quedara, que no le dejara, además de ese beso, donde sus labios le reclamaba con necesidad; una mucho mas intensa que la noche pasada.

Era como un maldito dialogo adictivo y estaba perdiéndose en ello. ¿Pero porque? No era ni medio normal esto. Otra vez caía lentamente en sus labios y sin razones aparentes ¿Qué es lo que quería el menor con eso?

-Willy, tío…-En un intento de controlar sus impulsos, Samuel opuso un tanto de resistencia para apartar el cuerpo del menor de encima del suyo, aunque parecía imposible a estas alturas. Estaba rodeado, atrapado entre sus brazos y labios, los cuales no querían apartarse de el-  Willy, esta no es la manera, tio…

-Por favor, por favor te lo pido, quédate- La mirada de Guille se torno de suplica, haciendo acorde a su voz y sus labios que entre besos no paraban de repetirle al mayor su pedido.- No puedo despedirme de ti, no puedo…

Ya no sabia que mas poder decir para que las cosas cambiaran, para que por una vez su querido Vegetta se diera cuenta de que esto, lo que sentía en su pecho,  iba enserio y no era solo una broma, como aparento serlo en muchas ocasiones pasadas. Incluso si parecía desesperado ahora, eso no interesaba, ya que Guillermo siempre considero que para el amor nunca debía haber reglas, aun sin enamorarse antes, quería creer que el día que lo hiciera siempre haría todo lo posible para preservar ese sentimiento, y llegado el caso, siendo ahora una situación de vida o muerte prácticamente, estaba dispuesto a perder todo su orgullo una vez mas.

-Willy, tío, ya tengo que irme-Dijo,  notando luego aquel reloj de la cocina que indicaban las 10am.  A Samuel mucho no le agradaba la idea de irse, pero tampoco quería perder su vuelo solo por algún capricho o cualquier cuestión  que su amigo sintiera; no porque no le importara que este sufriera,  pero tampoco lo veía como algo que no pudiera superarse con el tiempo-  Ya es bastante tarde, tengo que salir ahora, si no, no alcanzare el vuelo

-¡No! ¡Espera no te vayas!- Las lagrimas comenzaron a rodar por las mejillas de Guillermo. Por primera vez, en todo lo que llevaban de conocerse, Samuel estaba observando como su pequeño amigo se dejaba ver expuesto ante sus sentimientos y los expresaba incluso atraves de sus lágrimas. -

-¿Qué dices? – En su intento de calmarlo, se acerco para tomarlo entre sus brazos y con ello ocultarlo en su pecho, sintiendo en el fondo de su corazón una leve punzada de dolor. Después de todo no era fácil para el ver a una persona tan fuerte como Willy derramar lagrimas como un crio- ¿Acaso hay una buena razón para quedarme?

-Dame tiempo….

-¿Qué?

-Solo dame tiempo, un poco mas…-Nuevamente Samuel estaba desconcertado. Apartando al menor para mirarlo, pidió en ese silencio que este se explicara un poco mejor, ya que no podía entender que es lo que quería con eso de ¨Tiempo¨-  Quiero mas tiempo, quiero probarte que puedo hacerte feliz, que puedo lograr que aprovechemos todos los momentos juntos; porque se que perdí todos estos meses negándome a mi mismo lo que quería y se que es egoísta ahora el reclamar por una oportunidad, pero no quiero desperdiciar mas tiempo sin ti… no creo que pueda soportarlo

-¿Y no crees que tuviste suficiente tiempo antes? –La mirada de Samuel reflejaba un poco de enojo ahora. Después de todo este tiempo pasado, ahora se le ocurría decirle esto; era como jugar sucio, así lo sentía.- Además ¿Para que? ¿Por qué necesitas tiempo?

-Por que se que el enamorarte de mi tardara, pero estoy dispuesto a  hacer todo lo posible para que un  día logres amarme tanto como yo a ti

Y diciendo eso, ambos en silencio se miraron un largo rato, esperando que alguien, aunque fuera dijera algo o se moviera.  El que más ansioso estaba de ello era Guille, porque al ser expuesto todo su corazón, el hecho de no escuchar nada lo desperaba y hasta lo preocupaba.

-¿Eres tonto? – Murmuro, después de unos largos y eternos segundo de silencio. Pierdes tu tiempo ¿Lo sabes?

-Tal vez, pero….

-Estoy tratando de decirte que no gaste tu tiempo en enamorarme, no lo necesitas – Volvió a interrumpir Samuel, usando un tono bastante firme-

El fuerte dolor en el pecho de Guillermo era inexplicable. Sabia que era cierto, que perdía tiempo en querer intentarlo, pero creía que era peor si nunca lo dejaba salir; aunque ahora estuviera esperando ser rechazado, aun así seguía firme en que estaba haciendo lo correcto y quería escuchar el final inevitable. El ¨Nunca te amaría¨.

- Por que yo ya estoy enamorado de ti, Willy

-¿Qué?

-Madre mía, chico. Mira tu cara. – Si había una palabra para que Samuel usara para definir la expresión de Guillermo, esa seria impactado. Su  boca semi abierta, sus expresión de no creerlo y sus ojos, que aunque costara, estaban un poco mas abierto de lo usual; toda esa expresión era un poema para el.- Lo que escuchaste, te amo. Y solo necesitaba saber que en verdad tu me amabas, solo quería escucharte decirlo con seguridad; ya vaya que lo escuche  

-¿Entonces no te iras? –Pregunto aun con su

-¿Irme? ¿Tu estas tonto? – Una suave risa se escapo de los labios del mayor, que mientras posaba sus manos en ambas mejillas del menor, lo observo directamente a los ojos. - No me iría justo ahora que por fin hemos dado un gran paso ¿Quién dejaría todo cuando la persona que ama se confiesa?

Y ese era el único cable a tierra que Guillermo estaba necesitando, ese que le quitaba todo el peso de su pecho y lo llenaba de felicidad por fin. ¨La persona que amas¨, esas palabras eran un balde de agua fría, pero no de esa agua que te congela, si no de esa agua que te hace volver a la realidad y darte cuenta que no es un sueño.

-Joder, Willy ¿Qué te pasa?- Samuel estaba sorprendido de ver como de repente el menor empezaba a reír y llorar. Aun cuando ocultara su mirada clavándola en el suelo, este no podía parar, hasta el punto de llegar a preocuparle un poco. Quizás ya estaba perdiendo la cabeza.- ¿Willy? Ya tío, no llores- Le pidió, acercándose para esta vez ser el quien iniciara el beso. Un beso un tanto salado por las lagrimas, pero seguía teniendo ese toque dulce que solo producía el amor, ese amor que emanaban ambos al unir sus bocas-

-Soy  tan feliz… -Fue lo único que artículo el menor entre labios, mientras se aferraba enteramente a abrazarse a Samuel- No sabes lo feliz que me haces…

-Me alegra escucharte de  decir eso- Le comento con sinceridad, haciendo que Guillermo le mirara un momento, mientras secaba cada lagrima con leves caricias de su pulgar- Pero esta vez no me evites tanto, mira que si me haces perder el tiempo te lleno a leches toda la cara.-Y aunque eso fuera una amenaza, para Guillermo había asonado todo lo contrario.

-Eso me recuerda a algo – Una ligera risa salió de los labios de Samuel también. El chiste de la noche anterior había vuelto a aparecer en sus mentes mal pensadas, y si bien ahora tenía otro contexto por el ambiente, tampoco se sentían listos para dar ese tipo de pasos -

-Paso a paso, Chiqui.- Le indico con su voz risueña, depositando cortos besos aun por sus labios.-  Tenemos mucho tiempo para eso, incluso toda una vida

Y con un beso, Guillermo afirmo esas palabras con completa felicidad.

El tiempo de ahora en mas no seria ya un problema, Guillermo no tendría que sufrir la perdida de Samuel, ni este tendría que atormentarse nunca mas por dejarle; ambos ahora sabían que el tiempo , pese a jugarte malas pasadas a veces , cuando lo sabes aprovechar con las personas importantes y amadas, este puede ser tu mejor amigo.

Y si ahora había que decir una reflexión que ambos compartieran, esa era que aunque el tiempo nunca parara, sabían que al tenerse ambos, cada segundo seria aprovechado al máximo para crear nuevos recuerdos. Para crear su historia y encontrar el amor justo donde estaban…en su casa.

————

Bueno, sin mas, ojala les guste el capitulo de hoy, si tienen algo que decir siempre esta el sensual ask para que me encuentren, los veo pronto, mientras tanto regalen su amor y sus reblog a la historia si os gusta. Os quiero ♥

anonymous asked:

but what if Jared becomes closer to Stephen than to Jensen

Jared and Stephen may have an epic friendship, but Jared and Jensen are beyond that. They’ve seen each other at their highest highs and their lowest lows. They’ve grown from youth to adult together, they’ve met the loves of their lives together, they’ve both been apart of each other’s weddings, they join their families together for holidays, they’ve lived together… They’ve got a Wine company together (in progress, but it’ll get there lol). They live 5 minutes from each other in Austin, Tx… 

Jared and Stephen might be becoming best friends, but Jared and Jensen are brothers. I don’t mean to throw shade on anyone but Stephen can’t compete with that. Not that anyone is competing or anything, obviously. And the way I see it, Stephen is Jared’s Misha. Jensen and Misha are really close but, again, nothing will ever be stronger than friendship between Jared and Jensen. 

//unnecessarily long answer over lol 

Okay, so here’s what I got from the new trailer:

1. ULTRON IS ON FUCKING CHARGE??? I WONDER IF HE LASTS LONGER THAN AN IPHONE????

2. BRUCE HAS GLASSES LIKE MY DAD ALL HAIL FATHER BRUCE

3. CAP TRIES TO SAVE PEOPLE AND WHEN HE CANT….I CAN’T…BBY LET ME HOLD YOU

4. THE BEGINNING OF THAT SCENE

5. BRUCE/NAT CANON???

6. NATASHA SASS

7. CAP’S HOODIE (IT’S BACK U GUYS)

8. THE FUCK IS THIS WOODEN WOLVERINE CONTRAPTION?

9. THAT SLOMO LEAP YO 

10. I know we’ve already seen it but THOR’S CHEST U GUYS (i bet he’s naked under the waterline)

11. BRUCE THE BABY DEER (in all his baggy jumpered glory)

12. CAP SASS

13. NATASHA SASS PT 2

14. THOR CAP BROMANCE AWW YISS 

youtube

"My Bromance"

"Golf" a aggressive boy because he grown up with the broken family. He is only son who never be attention of the parents. "Bank" a lovely boy who came into family members. But he wasn’t welcomed by his brother. They learn to live together for overcome obstacles of the surroundings. Before they know the truely of the word "Brother"

Ok you guys need to watch this! Its so good and I promise you’ll enjoy it!!