brioso

Vorrei perdere la ragione a un unico patto: essere sicuro di diventare un pazzo allegro, brioso ed eternamente di buon umore, senza problemi ne’ ossessioni, che ride senza motivo dalla mattina alla sera….
—  Emil Cioran

EL MUNDO DE LA MENTE

A menudo la gente confunde conceptos tales como conocimiento, intelecto, inteligencia y sabiduría, cuando estos son, de hecho, muy separados y específicos en sus roles dentro del mundo de la mente.

Una breve descripción de ellos puede, posiblemente, ser la siguiente:

El conocimiento es el resultado de recoger impresiones recibidas, la suma total de aprendizajes de nombres, formas y hechos externos.

Pero también puede referirse al despertar,  a un darse cuenta interior.

El intelecto es la habilidad para coordinar el conocimiento, aunque  a menudo es confundido con el conocimiento mismo.

Una de las motivaciones fundamentales del intelecto reside en la necesidad de hacer uso de los contenidos de la memoria.

Por otra parte, la inteligencia es la luz brillante de origen divino que arroja sus rayos de guía sobre la mente.

Debido a su naturaleza, que es creativa, la inteligencia no puede estar sujeta a las limitaciones de ideas preconcebidas y conceptos arbitrarios.

La sabiduría es la habilidad para entender y relacionarse con los rayos de guía de la luz brillante de inteligencia dentro del reino de esas actividades interrelacionadas del mundo de la mente.

Respecto al mundo de la mente, este es el receptáculo del conocimiento, memoria, inspiración e intuición, pensamientos dirigidos, tales como la concentración y pensamientos no dirigidos, tales como la imaginación o sueños.

La mente es aún más, la superficie de la conciencia del corazón, que constituye en si misma todos los niveles de emoción, humanos y divinos.

Esto explica tales actividades como pensamiento creativo, que puede ser visto como elevación y caída al mar, mientras que el pensamiento analítico es un impulso de la mente generalmente no afectado por el sentir.

Ambos, el pensamiento analítico y creativo pueden ser sin embargo, intencionalmente dirigidos con la ayuda del poder de la voluntad, pero el pensar también puede ocurrir automáticamente en ausencia de la voluntad concentrada, en cuyo caso es llamado imaginación.

La dificultad con la mente es que cuando uno desea concentrarse en un objeto determinado, la mente lucha con la intención y trata de disipar el pensamiento a otro objeto, o trata de crear pensamientos que no tienen ninguna relación con el tema.
Entre los hindúes, la mente es comparada con un caballo brioso que tira al jinete de su silla, un caballo que no puede ser controlado, a menos de que existan riendas por medio de las cuales se le obligue ir en la dirección deseada.

En otras palabras, la sabiduría, que es la muy escénica forma de la felicidad, solo puede encontrarse dentro de uno mismo siempre y cuando uno sea capaz de hacer la mente obediente. Si uno solo supiera cuán grande, cuán profundo, cuán ancho, cuán rico es el mundo de la mente, uno ciertamente pensaría, actuaría y sentiría de manera diferente.

HAZRAT  INAYAT  KHAN.

* * *