botella de vino

Una piscina a medianoche. La silueta de una mujer desnudándose sin ningún reproche. Un suspiro entre el frío. Se moja sus pies, no le importa que tal vez puedan estar vigilándola, ya se lo imagina. Toda su vida a vivido así, siempre entre la boca de la gente. Está algo cansada, y no le importa. Al lado suyo está una botella de vino. Se sirve una copa casi llena, dejando su lengua con sabor a dulce, recordando un beso lento que quedó en el tiempo. Le gusta inmensamente la soledad, casi a veces, la puede tocar. Empieza a mojarse su cabello castaño, y luego, su rostro. Se mete por completo. Quiere olvidar sus problemas por un momento, escuchando el silencio.
No le importa.
Como siempre, sabe que nunca ha estado sola. Pero hoy sí, nada le importa.
—  Sad Eyes
El mejor regalo para cada signo

Aries: Les gusta irse a otra realidad, regalarles un viaje sería perfecto. Además son muy activos, por lo que un poco de ropa deportiva, sudadera, zapatos. No le vendría mal. ¿Un buen color? Rojo.

Tauro:  Suele ser un artista y un romántico . El placer de los sentidos es la prioridad para Tauro. Ofrécele un perfume, una cena en un restaurante lujoso o una buena botella de vino.

Géminis:  Libros de todo tipo, y si son de viajes, mejor una suscripción a una revista interesante. Un buen regalo puede ser un par de tickets para un concierto de su banda favorita. 

Cáncer :Son muy sensibles, piensa en un regalo que tenga sentido especial. ¿Un poema? Una joya o algo que puedan guardar y que les recuerde siempre tu afecto.

Leo: Suelen ser personas que prestan mucha atención a su apariencia. Accesorios de moda, o unos cosméticos de buena calidad, serán siempre muy apreciados. Ama el color rojo y también el dorado.

Virgo :  Le gustan los regalos con una utilidad práctica. Un reloj, lápices, bolígrafos, libretas, son regalos que le gustarán o también masajes

Libra :  Tiene afinidad hacia la música y las artes. Le gustará cualquier regalo en relación con ella/el . Ropa o accesorios que vayan con su estilo. Como a Géminis una entrada a un buen concierto es también una excelente opción.

Escorpio :  Libros sobre ciencias ocultas, de psicología o místicos o simplemente un buen libro de misterio. Un fin de semana de aventura puede encantarles

Sagitario : Le gustan el aire libre y los viajes. Cualquier regalo relacionado con esto irá bien. Un par de entradas a una peli de comedia , un viaje a un lugar inesperado.

Capricornio :  Su vida profesional tiene gran importancia. Un bolígrafo, una elegante agenda de cuero para el escritorio, un estuche y objetos que sirvan para organizar serán perfectos.

Acuario : Es impredecible y le interesan muchas cosas… cualquier regalo le irá bien casi con toda seguridad. Eso sí que sea algo nuevo o que tenga que ver con tecnología

Piscis :  Es un signo de agua y le interesa cualquier regalo que contenga líquidos: vino, licor, champan etc. Una buena novela o un viaje a una isla o a Venecia.

Lo que he aprendido de este año de rupturas

Soy una persona a la que le gusta hacer planes, en mi cabeza (imaginación) siempre tengo un sin número de retos y cosas que voy a lograr a medida que pasan los días, los meses, los años; la incertidumbre, “que te caiga del cielo”, dejar fluir y la idea del destino es algo en lo que he decidido no creer y por el contrario, presiono y me obsesiono diariamente con un sin número de cosas que pongo en una lista; como la primera vez que llegué a Europa, después de haberme leído “París era una fiesta” y de obsesionarme con Hemingway (el personaje, no el escritor) tanto, que el primer lugar que pisé del otro continente también fue Pamplona. Nunca me gustaron los toros, nunca me gustó esa ciudad y con el tiempo también me dejó de gustar Hemingway y su idea del amor.

París sí terminó siendo una fiesta, como muchas cosas que pasaron en mi vida después de decidir abandonarlo todo en Colombia, en ese avión y con esas dos maletas. Me gusta la palabra abandonar, suena necesitada, asustada y grande, siempre que la decimos estamos tan desesperados que ese sufrimiento combinado con esperanza es poesía pura. Como cuando te dije (casi sonó como súplica) que no me abandonaras, por favor, e igual lo hiciste.

Empezar desde cero donde nadie me conociera ¡qué poético sonaba! Lo cierto es que uno nunca puede huir de lo que es y tarde o temprano, un sitio puede ser la copia de otro, la misma pesadilla. De ahí en adelante todo fue un recorrido en el que anduve desnuda, con miedo, siempre hambrienta y aprendí a ser inmensamente feliz en contra de todo pronóstico, hasta cuando hacía frío y no habían brazos que me calmaran, o incluso, después de todas esas salidas de realidad por haber presionado mucho a mi cabeza, cuando pensé que tenía esquizofrenia.

De no hacer planes en el 2017 mi vida retrocedió, un amigo dice que a veces es bueno volver a los orígenes, yo no creo que el origen sea el lugar de nacimiento (bueno, siendo técnica ni siquiera nací aquí), debe ser otra cosa porque tengo esa sensación (posiblemente errónea) de siempre estar sucia, asqueada y siendo un poco menos de lo que puedo ser, vivo en una casa 5 veces más grande que los apartamentos que compartía afuera, sin embargo, estoy asfixiada todo el tiempo, como si necesitara el oxígeno de toda la ciudad para mí sola; en otros lugares, por el contrario, llegué a sentirme bien, incluso bajo condiciones que nunca pensé vivir, muchas veces sin un peso, sin con quien llorar y decepcionada también de lo mínima que a veces parezco ante el mundo.

Después de haberme perdido aprendí a ser fuerte, a confiar en extraños cuando necesité ayuda, a no morirme de hambre incluso (aunque sigo siendo terrible en la cocina), logré tanto que pude amar, aprendí a hacer carbonara, con huevo, no con crema, a hablar otros idiomas, a montar en metro y no pasarme de estación o a dejar de llorar cuando eso pasaba. Muchas veces tuve que procesar que estaba en el mundo sola, pero que me encantaba caminar por ahí y ver las caras de la otra gente, recrear historias en mi mente de dónde estaban y para dónde iban. cené en muchos restaurantes acompañada únicamente de una botella de vino, a veces de dos y jamás me sentí mejor, me senté en cafés a leer, fui a librerías a comprar literatura en idiomas que apenas balbuceaba y me tragué entera todos esos libros.

En cambio, en el 2017 he aprendido de rupturas, rompí conmigo y con todas esas metas, ideales, imaginarios que tenía en mi cabeza y entonces me sentí sola, traicionada y más perdida que nunca, como aquella vez que llegué a Venecia por un día, estaba lloviendo, pero no era de esa lluvia que apenas hace cosquillas, se estaba cayendo el cielo, me habían puesto una multa (mi almuerzo fancy en algún restaurante) no sabía dónde estaba y ya tampoco quería caminar, entonces, una vez más como cada que sale algo mal en mi vida, me puse a llorar.

Para los que no saben, regresar es más que coger un avión de solo un trayecto, es aceptar una pequeña derrota, volver a comprender un lugar que parece estar configurado de una forma más lenta y extraña que el resto del mundo, un lugar del que escapaste porque no podías más, porque se te hacía pequeño, porque querías volar más alto, que las alas te crecieran, mis alas crecieron y ya no sé donde guardarlas, si en el conformismo de sentirme derrotada o en la esperanza de volver a extenderlas en un momento que ojalá no se demore mucho. Yo ya no siento como hogar esto, probablemente no sienta como hogar nada, o ya no esté buscando un hogar.

En el 2017 también dejé mi relación, la más larga, quizás el único intento que he tenido de compaginar con otro ser humano verdaderamente y con él solté mi casa soñada hortera con leones de piedra en la entrada y las múltiples habitaciones que íbamos a tener, él iba a guardar todo lo relacionado con sus películas, yo mis escritos y mis vestidos estrafalarios que me pondría incluso para tomar el té sola en nuestro jardín, los demás cuartos los utilizaríamos para tener sexo porque la verdad no nos gustaban las visitas. Dejé de idealizar mi vida perfecta, porque tal vez (solo tal vez) no exista mayor perfección que este momento que estoy viviendo y seamos sinceros, fumo lo suficiente como para quedarme sin pulmones en dos días, entonces, es ridículo planear un futuro.

Tuve que acceder a la ayuda de mis padres para conseguir un trabajo, no logré hacerlo yo sola, la verdad tampoco lo intenté mucho, pero me dejé llevar por la comodidad y la preferencia de ellos con mi vida, volví al lugar donde había perdido a todos mis amigos, algunos por elección propia, otros porque así pasa, lloré cada día de mi regreso por alguna de estas cosas, empezar desde cero me parecía tan difícil, yo, que había arreglado mi vida, que todo lo tenía planeado, bajo control y que jamás iba a volver. Entonces entendí que uno nunca empieza desde cero porque uno siempre se tiene y yo soy un ser completo, luego, como me pasó también en Venecia, desperté al darme cuenta que estaba en un lugar maravilloso que no conocía, compré paquetes de papas para el hambre, una botella de vino y me fui a caminar feliz, ni el mal tiempo podía impedirme ver la belleza de la vida, así que continué, terminé con las medias empapadas, deseando comer algo real, cansada, pero disfruté de la mejor compañía, estar conmigo y poder decir que camino sola y no me pierdo, aunque la mitad del camino esté llorando (lloro con gran facilidad).

Entonces, a diferencia de lo que creía anteriormente (que nada estaba bien) hoy puedo decir que todo está bien, no es mi lugar ideal, pero mi vida sigue siendo buena, tengo posibilidades de alzar vuelo, lo hice una vez lo haré mil, nunca me voy a conformar en  donde no me sienta perfectamente bien, nunca me voy a conformar a algo que no quiero porque me toca, ni en el amor, ni en el sitio que elijo para vivir, ni en el trabajo, mi vida tendrá muchos tropezones, como todo lo que me está pasando ahora, pero nunca ha sido mala conmigo, accede a mis caprichos siempre (y cada vez son más estúpidos) me pone personas al lado cada tanto que ya ustedes quisieran conocer, hace que me enamore y después me desenamora, pero luego siempre me pone a alguien mucho mejor y yo también para ese entonces soy mejor y bueno…

Ahora una lista de las cosas puntales que he aprendido de cuando crees que tu vida se partió en dos, pero de verdad no:

  1. No importa cuánto insistas perdonarle, volver a empezar, intentarlo, si la relación ya estaba jodida, siempre va a estar jodida.
  2. Planear nuevos viajes de verdad ayuda a tener esperanza (por lo menos puedes abrir Tinder en un país con mejores genes).
  3. Evita las películas de amor/drama que te hacen guardar una esperanza en el fondo inexistente.
  4. NO CANGREJEEN POR SEXO.
  5. Si no se sienten bien con su cabeza, vida, etc, es bueno bajarle a la calidad de libros que se están leyendo, funciona, por lo menos, para no rayarse más.
  6. Si tienen la opción de algún contacto con la naturaleza, háganlo, si viven como yo en un roto donde LLUEVE TODOS LOS DÍAS salgan así sea por un café.
  7. Hablar con la gente ayuda, pelear cuando todos dicen que lo que tienes es falta de actitud con tu vida también.
  8. Uno nunca está empezando desde cero, uno es suficiente.
  9. Expresen sus emociones, no importa si la gente no las recibe bien, hay que dejar de creer que todo el mundo se tiene que guardar sus dolores, dramas, y putadas de la vida, uno necesita drenar.
  10. Y si la depresión les está cogiendo muy fuerte, recuerden que siempre hay una persona dispuesta a ayudarlo a uno (por plata, pero dispuesta) un psiquiatra.
  11. No se pongan a hacer dieta.
  12. Escribir, pintar, tocar algún instrumento tiene el mismo efecto que pegarle puños a una persona que odias.
  13. Lloren cuando lo necesiten, pero recuerden que uno no se puede quedar derramándose toda la vida. 
¿Qué regalarles a los signos en San Valentín?
  • Aries: Los regalos ideales para Aries deben ser más personales que materiales. Puede ser un pequeño detalle, pero con algún significado.
  • Tauro: Le encanta las cosas de calidad y caras. Puede ser un collar, un reloj, un perfume o una cena romántica. Lo agradecería mucho.
  • Géminis: No se trata de lo caro que sea sino de lo útil que puede ser para Géminis. Puede ser ropa o perfumes, e incluso una buena feria no quedaría nada mal para él..
  • Cáncer: Cualquier cosa funciona con Cáncer. Su corazón se derretirá sólo con que le demuestres tu cariño. Chocolates, accesorios, una botella de vino o una cena especial en casa son ejemplos de regalos ideales para Cáncer.
  • Leo: Para Leo cualquier cosa puede ser lo mejor o no significar nada. Son sofisticados y exigentes. No sólo se trata de lo caro que sea el regalo, también de lo exclusivo que sea. Le encantará cualquier detalle personalizado especialmente para él.
  • Virgo: Es muy práctico y sencillo, pero valoran la calidad. Por eso, aunque no sea un regalo caro asegúrate de que su calidad sea buena. Le encanta las antigüedades, los libros y los artículos de colección y también le puede gustar un bolígrafo personalizado o un bolso.
  • Libra: Le encanta las cosas sofisticadas, pero para Libra también es importante su significado. Asegúrate de que sea algo equilibrado. A las mujeres les puede gustar un bolso, un perfume o un día en el spa mientras que a los hombres una corbata elegante o algún accesorio.
  • Escorpio: No es muy expresivo pero le gusta sentirse especiales. Puedes probar y comprarle algo concreto si lo conoces bien, en caso contrario una feria es lo ideal para Escorpio.
  • Sagitario: Alguna pieza de arte, algún accesorio hecho a mano o incluso algo de ropa, pero con algún detalle diferente, puede ser ideal para Sagitario. Si es algo más común, como un perfume o unos bombones, procura que el envoltorio le sorprenda.
  • Capricornio: Le gusta las cosas extravagantes. Una buena cena, alguna joya o accesorio, o algo para la casa le puede encantar. También puede ser ideal una vela exótica o una caja de trufas de chocolate.
  • Acuario: Para Acuario no importa el precio del regalo sino su utilidad, aunque son muy críticos en este tipo de detalles. Si lo conoces, intenta cómprales algo personal y sino algo sencillo y neutro. No te la juegues porque sus reacciones son imprevisibles.
  • Piscis: Tiene un gusto sencillo. Para Piscis el regalo puede ser sofisticado pero no llamativo ni ordinario. No le gusta lo ostentoso por lo que para Piscis puede ser una buena idea una cena casera, una caja de sus bombones favoritos o algún viaje.
  • -Pandora.
PLANES PARA SAN VALENTÍN. Despertar hasta mediodía.  Comer el doble de lo normal. Comer helado de postre.  Ver "El jorobado de Notre Dame" Comer más helado. Ver "500 días con ella". Beber una botella de vino. Ver "Dos amantes" Revisar viejas conversaciones. Beber más vino. Estar en tumblr. Llorar hasta quedarme dormido.
Y vedme aquí,  rota, destrozada, y sufriendo por amor, es un sentimiento extraño que hace meses no había sentido, no recordaba lo mucho que dolía, cuando alguien por quien habías luchado y realmente querías, se esta yendo de tus brazos, de tu lado, de tu vida. Es extraño,  ¿sabes?, ya había jurado no volver a sufrir por amor,  pero mírame acá en esta esquina, sola, y  tomándome está botella de vino, sumergiendome lentamente en el alcohol, perdiéndome en la vida, en lo que pudo haber llegado a ser, pero no fue, porque todo es tan efímero en mi vida, nada bueno se queda, y las cosas buenas como tu, no se quedan a mi lado, soy un desastre para amar, o bueno, para casi todas las cosas que hago, pero créeme, ya no importa si te vas, no llegue a ser tanto como para pedirte que te quedes, cuando de seguro no quieres hacerlo, pero aun así gracias por todo lo poco vivido a tu lado, por cada pequeño detalle, como que te pusieras nerviosa cuando te miraban a los ojos o a los labios,  que cuando sintieras miedo apretaras fuerte mi mano y no quisieras soltarme, cuando te reías por todas las cosas lindas que te decía,  que tenían que ver con tu aspecto físico, cuando te daba miedo darme un simple beso, que sacarás cualquier excusa con tal de tomar mi mano, por esos pequeños detalles que la gente común no ve, que no aprecia, y yo si supe hacerlo, tomarme el tiempo de querer aprender de ti, para hacerte feliz, porque te lo merecias, te merecias la galaxia entera, y fui parte de ella por un tiempo tan corto, que me duele irme de ella en este momento, aunque fuiste la casualidad más linda que pude tener en mi vida, no duraste más de lo que esperaba, pero el tiempo que estuviste en ella, la hiciste la mejor de mi vida, gracias.
—  @bastard–bitch es un pequeño fragmento espero les guste :(
Y me complace luego atravesar la puerta de mi cuarto, donde todo esto termina, donde entre los montones de libros me encuentro las comillas de los cigarros y las botellas de vino, donde todo es desorden, abandono e incuria, y donde todo, libros, manuscritos, ideas, está sellado e impregnado por la miseria del solitario, por la problemática de la naturaleza humana, por el vehemente afán de dotar de un nuevo sentido a la vida del hombre que ha perdido el que tenía.
—  El lobo estepario, Hermann Hesse
youtube

Cómo abrir una botella de vino like a boss.

La verdadera razón de no querer un novio

“Yo, en este punto de mi vida, no quiero un novio. Por primera vez en mucho tiempo, estoy orgullosa de tener un poco de tiempo para mí, enfocándome en otros aspectos del día a día. Sé que todos mis amigos se encuentran en relaciones serias y sé que siempre dije que quería un novio. Pero ahora, todo lo que puedo decir es, realmente no quiero uno.

Quiero ir al cine en la noche, no ver una película desde tu sillón. Quiero ir a tomar un par de drinks en un pub chic, no beber una botella de vino y hablar en la cama sobre nuestro futuro. Quiero besarte mientras los dos estamos borrachos, irnos a mi casa sintiendo mariposas; no acabar ebrios, juntos, despertando uno al lado del otro, acurrucados cómodamente bajo las sábanas. Me quiero vestir y verme hermosa para nuestra cita, no usar mi pants de yoga mientras me dices que linda y hermosa me veo sin maquillaje.

Por una vez, quiero conocer chicos y disfrutar, sin sentir que los estoy dejando entrar a mi corazón. No quiero abrirme con ellos y que sepan cada pequeño secreto y demonio que llevo conmigo. No quiero sentirme protegida. No quiero sentir por ti esa ternura que me hace creer que estoy en la novena nube y que te ganas de hornearte galletas y darte largos masajes.

No me quiero poner nerviosa, ansiosa y triste, todo al mismo tiempo, porque no me mandaste mensaje en sábado. No quiero estar con alguien que pueda significar tanto para mí. No quiero depender de ti. No quiere necesitarte.

Esta vez quiero disfrutarme a mí misma. Quiero divertirme y conocer nuevas personas sin sentirme atada a ellas. Al final de la noche quiero ir a casa, ponerme mi pijama favorita y beber un poco de chocolate caliente con galletas caseras, mientras disfruto del recuerdo de los momentos que pase con mi cita.

Quiero ir a casa, con el sabor de los primeros besos y la suave promesa de una segunda cita, que tal vez pase o tal vez no. Quiero terminar la noche de forma alegre, por el tiempo que pasamos juntos, porque fue en ese momento, en ese lugar, y porque a su manera fue perfecto.

Quiero que este sentimiento de nostalgia por alguien específico se vaya. Quiero librarme de la manera en que un novio me haría sentir. No quiero que nadie tire de la alfombra bajo los pies. No quiero tener la cabeza por las nueves. Necesito que me quiten esas sensaciones. Necesito dejar de desearlas.

Lo necesito porque entregarme por completo a alguien sería demasiado. Necesito por un tiempo guardar mi corazón, alma y cuerpo para mí misma, mientras las piezas se unen y encuentran su camino de regreso.

En este momento no quiero un amor como el de The Notebook. Creo que en algún punto soñaré de nuevo con amar a alguien y ser amada de regreso. Pero por ahora, me siento demasiado débil para entregarme a alguien, para derramar mis sentimientos en alguien y acostumbrarme a sus besos y abrazos. Sólo por ahora necesito enfocarme en mí y aprender a amarme a mí antes que a cualquier otro.”

Abre esta carta cuando me extrañes:
Si me estás leyendo es porque ha pasado algún tiempo y de pronto me necesitas o, al menos, eso crees.
Por mi parte, aunque no ha sido fácil, estoy mejor. No he vuelto a emborracharme para terminar llamándote, y ya dejé de hablarle a mis amigos de ti.
Recaí mil veces en otros labios para contener mis ganas de acabar contigo en mi cama, en el eterno círculo vicioso que no lleva a ningún sitio. ¡Por fin lo logre! Si te preguntas “¿Me extrañará?” La respuesta es sí, por supuesto que te extraño, porque te quiero y te querré siempre, pero no volvería. Puedo extrañarte, soy mortal, pero no puedo volver, no soy idiota. Por algún tiempo lo fui, adicta al sufrimiento constante y a mis insomnios sin tu piel, creo que le di mucha importancia, no era para tanto. Por supuesto que te extraño, pero cada vez menos, ya ni siquiera tengo que evitar pensar en ti, puedo pensarte sin que me duela, supongo que así sabe el verdadero olvido.
Estoy saliendo con alguien y me hace feliz. Me hace tan feliz como para no hablar de eso, no es una carta de mí, es una carta para que sepas que te extraño y que eres importante pero ya no quiero que seas para mí. Lo he entendido, he entendido que hay que dejar ir y que mejor es lo que sucede, pero me costó 20 botellas de vino, 8 gramos y muchas lagrimas. Al fin te olvide en soledad y ahora que disfruto mi nueva historia, te extraño, pero no soy tan idiota como para volver a ti.
P.D.: Me hiciste sufrir como yo hice sufrir a muchas personas antes de ti, pero la vida continúa, no me morí, y ahora tengo la capacidad de no vivir lastimando a nadie, ni dependiendo de nadie, ni mendigando amor y todo, todo gracias a ti ¡Gracias!

No me digas que me quieres a todas horas.

“No, hoy no me digas te quiero, pues no voy a creerte;
no me lo repitas como un autómata cada vez que entras o sales de casa, cuando vas a hacer la compra
o a tirar la basura…, ni cuando estás a punto de cerrar los ojos para entregarle tu alma al sueño.
No me lo digas, porque ya no lo escucho,
de tantos te quiero vacíos, no encuentro la plenitud en tus palabras,ni en tus actos tampoco, a veces pienso que mueves los labios como empujada por un resorte, murmuras sin decir, hablas en silencio y dañas…,
no sabes cuanto dañas.
Sorpréndeme un día de estos, dime que me quieres pero sintiendo lo que dices,creyendo lo que dices y estrechando mi maltrecho cuerpo en un abrazo,
de esos que alimentan más que cualquier alimento, de esos que erizan la piel y acarician por dentro.
A lo mejor te creo, si pones pasión en tus palabras, si eres capaz de transmitir con tu voz lo que el corazón siente,
un día lo hiciste y por eso, te entregué mi alma para que la moldearas con tus manos y crearas algo bello, cálido, nuestro…
No me digas que me quieres a todas horas, pero dame razones para que crea que así es, mándame cuando menos lo espere un par de caritas de esas del whatsapp, hazme saber que te gustaría que compartiéramos una cena, una botella de vino, una visita a la cama sin que dormir sea el objetivo…
Dímelo, pero cuando no lo espere, al salir de la ducha, al recoger la cocina, en ese momento en que tu corazón aritmético entiende que no hay que decirlo,
no te dejes llevar por las agujas del reloj, por los comentarios de la gente ni por las dudas que sobrevuelan tu cabeza como pájaros de mal agüero que graznan dentro de tu pecho esa frase maldita:ahora no es el momento.
Sólo entonces, cuando venzas a esos fantasmas,
cuando te dé igual el lugar, la situación y los que en ese momento se hallen cerca de ti,cuando no me digas un te quiero que parece programado por una aplicación de tu móvil que te recuerda que has de pronunciarlo,cuando se te iluminen los ojos al decirlo, entonces, solo entonces, te creeré.”