Te amo… no tienes idea de cuánto… pero todo esto no me lleva a nada… y no soy un payaso… Quizás no soy lo que esperas porque buscas a alguien más y te deseo bien. Desde ahora, también buscaré mi camino, el mejor para mí, es hora de ser egoísta y que el destino sea quien decida.

Y al final ella se puso su mejor vestido, se hizo un peinado de princesa, se maquilló naturalmente, se echó su mejor perfume, aprendió los mejores modales y lo esperó por infinitas horas; sin embargo, él no llegó.

Con el corazón entristecido, lloró y destrozó todo lo que había hecho, la cena, la decoración, incluso: ella misma.

Iba a romper el espejo al verse con el rímel corrido y los labios y ojos hinchados ¡estaba horrible! pero se detuvo al escuchar su celular. Contestó y era él que le decía que mejor lo pospusieran porque no había tenido tiempo. Ella entonces lo entendió, sus padres siempre se lo habían dicho. Bufó y sonrió de medio lado resignada

-¿Sabes? –dijo- Siempre he esperado por ti, quizás no sabes todo lo que he hecho y no he hecho por poder recibir tu amor o un poco de tu amor, pero ya no más, hoy será el último día que voy a llorar. Hoy será el último día en que prácticamente ruego tu atención y hoy será el primer día en que comiences a pensar mejor en mí, el primer día en que comiences a valorarme porque mañana ese mensaje de todos los días a las siete, ese en donde te digo con todo mi corazón y todo mi amor que te vaya bien, no estará y así como ese mensaje muchos detalles más de los que comenzarás a tomar consciencia. Te amo… no tienes idea de cuánto… pero todo esto no me lleva a nada… y no soy un payaso… Quizás no soy lo que esperas porque buscas a alguien más y te deseo bien. Desde ahora, también buscaré mi camino,  el mejor para mí, es hora de ser egoísta y que el destino sea quien decida.

Ella cortó. Y realmente lloró como jamás en su vida recordaba lo había hecho.

Pasaron los meses y un día se volvió a cruzar con él. Ella le sonrió de corazón, con pureza y amabilidad. Él…

Él titubeó, quiso hablarle, decirle todo lo que había hecho ese par de últimos meses por su atención; sin embargo se detuvo cuando ella le sonrió a otro joven que la tomó de la cintura y le dio un largo beso.  

-Mierda –susurró con enojo-. Mierda, mierda… ¡Chst!

E iba a irse enojado; sin embargo, se percató que ella le buscó la mirada nerviosa. Frunció el ceño y fingió desinterés, comportamiento de un joven adolescente a pesar de sus 28 años bien cumplidos.

-¿Nos vamos? –escuchó que le preguntó el tipo ese-. Tuve tiempo de hacer una reserva en el restaurante que tanto te gusta.

-Eh… ¡ah, sí! ¡Claro! –exclamó ella, al parecer de él, muy ida-. Vamos…

-Vamos pues.

-¿Eh? ¡Ah, sí! Jaja… ¡Vamos!

Entonces él sonrió. Al parecer no todo estaba perdido. ¿Verdad?  Todo estaba en el tiempo. Sonrió irónico porque sabía muy bien que en aquella oportunidad le tocaba entregar hasta el triple de lo que ella había dado por él. ¿Cómo es el tiempo?, se preguntó. A cada quien le hace ver las cosas a su manera y forma.

-De igual manera, no pienso perderte… -musitó mientras la veía alejarse-. No me rendiré.

DDC

DIY Inspiration: Rembrandt Book Bracelet by Lyske Gais and Lia Duinker.

The Rembrandt Book Bracelet by Lyske Gais and Lia Duinker won the 2015 Rijksstudio “Make Your Own Masterpiece” Award. Their bracelet was inspired by Rembrandt’s 1635 etching “De steniging van Stefanus”. 

You can create your own masterpiece using works from the Rijksmuseum:

With Rijksstudio, 200,000 artworks are presented in close-up for you to zoom in on, to touch, to “Like”, and to use in your own creations. Collect your favourite works in your own Rijksstudio, share them with friends or download them free of charge and make your own artwork.

Am i the only one who’s jealous when someone reads a book i loved for the first time? Like, they dive into the story without knowing what will happen and they get to enjoy all the cute, little moments in the book for the first time. 
I know re-reading a book is like seeing an old friend again, but reading a book for the first time is meeting that friend for the first time, all the beautiful moments lingering to happen between you

2

Members of the Black family and their history seem to have made a tradition of naming their children after stars and constellations.

Also known as the “Dog Star”, reflecting its prominence in its constellation, Canis Majoris, Sirius is derived from the Ancient Greek, meaning “glowing” or “scorcher.”

Regulus is the brightest star in the constellation Leo, and is Latin for ‘prince’ or 'little king’. In Babylonian astrology, Regulus is listed as Lugal, meaning “the star that stands in the breast of the Lion: the King.”

Everytime I see this, my heart gets this tingling sensation. It shows how far these guys have come. From drawing cat whiskers in their rooms, to drawing cat whiskers for a photoshoot for their freaking book. It’s so amazing, and I can’t wait to see what they will accomplish next. I’m happy I picked the right idols. 

danisnotonfire amazingphil