Si te vas a enamorar de la rosa enamórate por completo, de su tallo, sus espinas y sus hojas, no solo de sus pétalos cuando son de un rojo intenso y bonito, porque cuando se marchiten y caigan ya no serán como cuando te enamoraste; entonces al igual que ellos tus sentimientos también morirán.
—  Recovecos de mi alma