bonita

Es horrible tener una amiga bonita, estilizada. Con bonita cintura y piernas que a cualquiera le llamarían la atención, con bonito busto. Hasta es un poco irritante andar por la calle junto a ella y que todos la miren, que diga que es fea cuando sabe que no es así.  Duele que sea más lista, más reservada, que todos la quieran más. Mientras que yo soy la que toma, la que fuma, la puta, la que tiene que arriesgarse y siempre termina mal.  Es horrible ser menos que alguien.