No estoy tan seguro de lo que pasó en ese momento. Sólo sé que moría por besar sus labios. Cuando se acercó a mi boca, cuando respiré su respiración, cuando sentí latir acelerado su corazón y nos besamos, quise quedarme ahí para siempre.
—  Poeta Invisible