bien pedos

Tuve un sueño con un poeta de la ciudad
era uno de los mejores
estábamos en una fiesta en el Barrio Antiguo
en una azotea
él estaba bien pedo y yo también
yo me sentí dichoso
porque él quería seguir conversando conmigo
¿El mejor poeta de la ciudad hablando
con este joven milenial salido de Tumblr?
Luego me paré porque cada vez me era
más difícil entender lo que su boca
adormecida por la cerveza y alentada
por la mota trataba de decir
pero me dijo
SIEMPRE QUE VAYAS A UNA FIESTA
SERÁS EL MÁS GUAPO
PORQUE TIENES LA POESÍA
—  El Barrio de los Besos, Quetzal Noah
El incisivo arte de no saber desear el mal

Quiero que les digas a todos que estoy loca y que no tuviste de otra.
Que te desveles pensando en todos tus pasados antes que en el nuestro y aun así termines masturbándote mientras te acuerdas de esa vez que lo hicimos bien pedos en la casa de alguien más. Que te abracen a la hora de dormir, que no te falte a quién decirle “te quiero” con la boca seca y el aliento apestoso de satisfacción mentirosa. Que te duelan los dientes de tanto no morderme los hombros desnudos y te tomes una pastilla que sólo haga que te apendejes hasta quedarte dormido. Quiero que te sientes frente a la computadora cuatro horas seguidas y cuando voltees a tu cama, te esperen un chingo de caras dormidas cansadas de esperarte. Que ninguna canción te recuerde a mí, que dediques a quien se deje versos de otros, pero te acuerdes clarito de mi voz tarareando tus notas cuando vayas en el camión pensando en esa canción que no recuerdas cómo va. Que una noche te cagues de risa cuando te des cuenta que me apartaste una Pacífico fría antes de que se acabaran y te desesperes cuando alguien que no soy yo, esté queriendo parar el mundo porque se le perdió el encendedor. Que conozcas a un montón de morras con sonrisa preciosa, que te paren las nalgas más rico que yo, que se dejen hacer de todo para que con ninguna debas tener la delicadeza de la primera vez; que te muerdan el labio superior, que te aburra cabrón que no le tengan miedo a nada. Quiero que te diviertas con otros, que intenten seguir el chiste contigo hasta que deje de ser gracioso, que te pongas de malas cuando no sean mis comentarios estúpidos los que arruinen el momento y encabronado te tengas que manosear a alguien en el baño para distraerte de pensar que todas las miradas de complicidad te recuerdan a mi mueca contenida cuando sólo yo sabía de qué te reías sin invitar. Quiero que tengas días jodidos para que te acuerdes de mi cara de idiota enamorada cuando alguien más te quiera levantar el ánimo y te bese la cara mojada; que extrañes cuánto me esmeraba en nuestros abrazos, que todas las mujeres que se quieran dedicar a hacerte un bien, te recuerden a mis ojos tristes. Quiero que te salven, que se te joda el plan de dejarte caer, que pienses en la pendeja que estaba dispuesta a hundirse contigo y sonrías aliviado por no haberlo permitido. Que cojas con otras los miércoles a las cinco de la tarde pensando en todo lo que aguantaste con tal de dejarme quererte un poco más; que no puedas olvidarme. Que te topes con un chingo de gente que le tema al ridículo y no puedas olvidarme. Quiero que te roben más suspiros de los que yo intenté quedarme, que me quieras abrazar muy fuerte cuando te manden cachitos de canciones a medio día, que haya quien sí termine de ver las películas contigo, quien sí entienda las referencias de tu serie preferida; que recorras mil kilómetros para regresar a tus vicios de siempre con piernas más largas, historias en común más viejas y otros colores favoritos.

No quiero ser otra más de las que han llegado a hacer de tu vida un pinche infierno, quiero que degeneres cada puto mal momento en que regreso a tu mente, que se te pare cuando te des cuenta que ni olvidarme te va a salir bien a la primera y te la tengas que jalar pensando que me quieres. Que más que loca, llego a ser demasiado ingenua y desde el principio viste venir que no tendrías de otra, pero a pesar de las enfermedades, las excusas y las ficciones, vas a tener que cargar con el cariño que me tienes, porque a decir verdad, nunca te di suficientes razones para serte indiferente.

Ruth Xilotl
Pues la neta a mí ni me interesaba ser escritor. Yo escribía porque
me valía madre la existencia y quería morir, arrancarme las entrañas,
conocer el infinito. De hecho me ponía bien pedo en los bares
y me ponía triste con el capitalismo, con la absurda competencia
por los complejos del ego o porque el país se estaba yendo a la mierda
y la gente cada vez estaba más pendeja. Después dejé
el futuro prometedor de un puesto de trabajo en un banco
y me puse a viajar, dormía en el desierto, la playa, la montaña,
me puse pedo, conocí morras, hippies, hipsters, sabios y
pendejos, el mundo está repleto de pendejos y me incluyo.
CREO QUE TODO EL TIEMPO HE ESTADO FLUYENDO
así sea disfrutando el dolor, la intensidad, la felicidad, la soledad
la paz, el cambio, las cheves, las morritas, los amigos
pero la clave para sentirte pleno es percibir el momento.
Luego mandé mis textos a muchos medios y gane reconocimientos.
Pero sigo siendo yo Quetzal Noah o Manuel como
me pusieron mis padres. Un tipo que se emborracha
con caguamas y escribe.
—  La escencia de lo sincero, Quetzal Noah
Llega un punto en el que ya no quieres fiestear, donde prefieres a alguien con quien compartir una cena, una conversación o una buena película, donde prefieres pasar una bonita noche de besos que estar bien pedo en algún antro, donde llegas a ese punto de necesitar querer a alguien.
Drama de Shippers -.-"

¡Hacen más bardo loco!
Se enojan bien al pedo.
Rubius nunca quiso sobrepasar Wigetta!
¿QUÉ LES PASA?
jamás imagine que hubiese tanto VS entre Wigetta y Rubelangel.
Pero bueno……
Dios mio querido aiudame pofabo