bien nula

Esto que vivo ahora es lo más parecido a cuando salí del kínder y entré a la primaria. Ese evento fue lo primero que relaciono en mi vida, a salir de una zona de confort. Recuerdo que tiernamente, aquélla educadora nos regaló a los alumnos un lápiz y un sacapuntas, porque lo íbamos a necesitar en nuestra nueva etapa como estudiantes de primaria. Los primeros 6 meses de esa nueva etapa en la primaria, los pasé llorando.
Durante todas las etapas escolares, entendía que cuando acababa un grado, por consecuencia seguía otro.  De igual manera entendía que cuando acababa mi ciclo de primara, continuaba la secundaria, después la preparatoria, y al terminar la preparatoria, seguiría la universidad. Siempre sabía lo que continuaba; pero ahora, ¿qué carajo sigue?
Diría que esto es la muerte de la juventud. No mas mesabancos a los lados, no más faltas a una clase, no más fiesta con los compañeros el fin de semana porque la frecuencia de contacto habrá disminuido, o bien, será totalmente nula. Lo que hice o me hubiera gustado hacer, ha quedado en el pasado. Vendrá un futuro adulto, donde la incertidumbre será el licor que amargue cada día; pero entiendo que para seguir en la batalla, no debo dejarme caer tan fácil, y entender que entraré en una etapa de duelo. Queda seguir luchando, y entender que esto no es el final, sino un comienzo…