bibliothèque rose

La Noche era lluviosa en la isla, cosa muy rara a decir verdad, pensaba Illeana mientras caminaba con su ceño ligeramente fruncido bajo una sombrilla por las calles. Estaba cerca de su casa, a una cuadra para ser exactos cuando escucho un pequeño llanto. La castaña miro a su alrededor y no vio nada por lo que supuso que era solo producto de su imaginación. Siguió su camino y volvió a escuchar y entonces presto atención a la fuente de dicho llanto. Se acerco lentamente a un contenedor de basura y frunció el ceño mientras dejaba la sombrilla a un lado para poder levantar el tapa de la caja metálica. Su asombro no pudo ser mayor, el corazón de Illeana se desgarro al ver un pequeño bebé aun ensangrentado. Rápidamente se quito su abrigo y tomo al pequeño para envolverlo mientras su corazón latio fuertemente. tomo un taxi y fue llevada al hospital, no tardo en llegar a emergencias. “¡Ayuda por favor!” exclamo observando a un lado y otro en busca de un doctor. “¡Necesito un pediatra, es urgente!”

@cesurberurier