besos

8

“Hasta que un día como cualquier otro, me pareció escuchar el sonido de tu voz y sin pensarlo saliste del olvido, recordé tu aroma, el sabor de tus besos, recordé por completo el tono de tu voz, me empezaste a doler como antes, me volviste a desvelar y me atormentaste de nuevo… Así descubrí que nunca se puede olvidar a quien se ama todavía.” / Anónimo