Sus narices chocaron.
Ambos sentían su respiración.
Ambos cerrarón sus ojos
y se besaron…
Fue el inicio del caos más hermoso del universo.
—  Poeta Invisible