belisol

Cinco nombres y cinco lugares del Tour de Francia 2015: #noticias #deportes J.F.C.

* Cinco corredores que están entre los 198 ciclistas que tomarán parte desde este sábado en el Tour y de los que se esperan cosas por su presente o su futuro.
* La ronda gala, en sus  3.360 kilómetros, recorre paisajes de gran belleza; seleccionamos cinco enclaves que tendrán mucho que decir durante la carrera.

Adam Hansen (Australia)

El australiano del Lotto-Belisol, un veterano de 34 años, dorsal 76 en este Tour, sigue encadenando carreras de tres semanas. En este 2015, cuando de momento ha completado 44 días de competición, ya ha terminado un Giro de Italia donde acabó el 77.º. El corredor, afincado en la República Checa, no se ha perdido ninguna de las carreras de tres semanas desde la Vuelta 2011. Desde entonces, cuatro ediciones de la Vuelta, cuatro del Giro y tres de un Tour que busca su ‘cuarta’. Once ‘grandes’ seguidas.

Muro de Huy (Bélgica)

El Tour de Francia se acerca al repecho de gran pendiente que dirime el éxito en la  Flecha Valona (la carrera de un día acaso más española de todas) y lo hará en su tercera etapa. Un buen atractivo para un lunes, aunque no sea un enclave desconocido para el gran público. Más de un kilómetros al 10% de media y rampas que superan el 20% para el tercer día de carrera.

Warren Barguil (Francia)

El ciclista bretón del Giant-Alpecin también descubrirá el Tour de Francia en 2015. Y lo hará con el dorsal 82. En su primer año como profesional, dos atrás, acudió a la Vuelta y dejó muestras de su calidad con una doble victoria de etapa (Castelldefels, Formigal). En la ronda española del año pasado, con más galones, acabó octavo. El Tour no es una carrera amable con los debutantes por su exigencia, pero su desparpajo tampoco es convencional. Acude con 34 días de competición en las piernas.

La Piedra de San Martín (Francia)

Los Pirineos son una de las grandes cordilleras del ciclismo mundial y su aportación histórica al Tour de Francia es incuestionable. Pero muchos de sus rincones permanecen desconocidos para el ciclismo profesional. Esta circunstancia es especialmente real con los pirineos navarros y vascofranceses, una zona donde sus profundos valles relativizan la menor altitud de sus pasos montañosos. Esta tremenda subida de más de veinte kilómetros, y que por el lado galo bebe mucho del más conocido Col de Soudet, debuta como final. Su potencial paisajístico es único.

Louis Meintjes (Sudáfrica)

El Tour 2015 será especial por el debut de un equipo africano en la prueba, otra muestra de la universalización de este deporte más allá de sus fronteras tradicionales. De la mano del MTN Qhubeka, portador del dorsal 218, debuta en la carrera un joven de 23 años de nombre Louis Meintjes del que hablan maravillas. La historia del ciclismo está llena de promesas que no terminaron de cumplir con las expectativas (aunque muchas veces ésta de por sí sean demasiado generosas). El de Pretoria, que corrió la pasada Vuelta y ya se dejó ver en alguna etapa (La Camperona) ha ganado este año la Semana Internacional Coppi y Bartali.

 

La Croix Neuve

Tres mil metros de cuesta, con rampas que se mueven en torno al 10%, llevarán a los ciclistas hasta el aeródromo de Mende en la 14ª etapa. No es un puerto inédito en la ronda gala, pero su longitud y sus números (y eso que su altitud supera por poco los 1.000 metros) le permiten volver en este marco actual de finales emocionantes y explosivos que promueven las tres grandes, con la Vuelta al frente en estos momentos. Será la cuarta ocasión en la que el Tour llegue a esta pista de aterrizaje en el Macizo Central que tiene mucho poso español: en 1995 ganó Laurent Jalabert (en la ONCE), en 2005 se impuso el gallego Marcos Serranos y en 2010 el catalán Joaquín Rodríguez.

Emanuel Buchmann (Alemania)

El campeón alemán, título conquistado una semana atrás, tiene 22 años  y acude al Tour de Francia con la misión de darle visibilidad al conjunto Bora-Argon 18. Este año, cuando ha disputado 27 jornadas en competición, ya ha levantado los brazos en la crono inicial del italiano Giro del Trentino, una nueva muesca sobre su versatilidad en todos los terrenos. Parte con el dorsal 191 en el que será su primer Tour de Francia. Es más, es su primera grande. En el Tour del Porvernir del año pasado fue séptimo al final, cuando en la edición anterior había firmado diez posiciones más.

Lacets de Montvernier

Camino de Saint-Jean-de-Maurienne, 18.ª etapa, el Tour propone un paso inédito por esta montaña que ni es especialmente larga ni tampoco alta. Es una carretera que conecta el valle con el pueblo de Montvernier. Se corona a 782 metros después de algo más de tres kilómetros de subida donde la pendiente se mueve con frecuencia por encima del 9%. La particularidad estriba en su encadenado de curvas de herradura: hasta 17. De ahí su nombre. Uno de esos puertos que dignifican las tomas aéreas y que tendrá algo que decir, ya sea en una fuga o entre los mejores clasificados de la general, por su ubicación a diez kilómetros del final de la jornada.

Alexander Kristoff (Noruega)

Con 18 victorias en su palmarés esta campaña y un rendimiento espectacular en abril y mayo (con dominio tiránico de los Tres Días de Panne o el monumento Tour de Flandes), el noruego del Katusha disputa su tercer Tour de Francia. Ya sabe qué es ganar, pues sumó dos etapas en 2014, pero está por ver cuántas victorias parciales podría encadenar ante la competencia de Peter Sagan, de Mark Cavendish, de André Greipel, del versátil John Degenkolb… En 2014 el alemán Marcel Kittel firmó cuatro triunfos, idéntica cifra que en 2013; el alemán Greipel y el eslovaco Sagan lograron tres cada uno en 2012, el británico Mark Cavendish concretó cinco éxitos parciales en 2011 y 2010…

Alpe d'Huez

Los colosos de nueva generación (véase Angliru, véase Zoncolan) no han sido capaces de eclipsar la notoriedad de una montaña de 1.830 metros que, pese a debutar en la ronda gala hasta la década de los años 50 con estreno para un mito como el italiano Fausto Coppi, no explotó mediáticamente hasta los años 80. El Tour ha llegado dos veces durante una misma edición (1979) e incluso se ha aprovechado del Col de Sarenne para incluirlo dos veces en una misma etapa (2013): 28 finales y 29 pasos para esta estación de esquí alpina que presenta la particularidad de que es en las curvas de herradura (presenta hasta 21 giros de estas características) donde baja el porcentaje.

http://dlvr.it/BPfHDK