bardo arts

Él no es arte
Nunca lo fue
Y se cagaría de risa de cualquiera que hiciera tal comparación.

“Soy un bardo viviente”

Me dijo una noche.
Y no puedo estar más de acuerdo.

Porque es el problema que nunca pude resolver
El pibe que cuando se pone a escabiar se caga de risa con todos, pero yo sé bien que sus ojos hace rato no brillan.

Un actor de primera
Que necesita un par de birras o una madrugada reflexiva para sincerarse

La única persona que va en sintonía con mi carácter tan volátil
Forro, narcisista y terco como nadie
Pero que te da los abrazos más sinceros
Que te estremece hasta los huesos.

Es un caos.

Un tsunami que se lleva todo lo que se entromete en su camino
Y yo que siempre fui amante de las olas me dejo ir tras él también.

Cuando está triste se pone la capucha del buzo y se prende un pucho

¿Cuántos bardos esconderan esos puchos?

Él no es arte

Es un problema

Pero es el problema que hace rato deje de buscarle solución
.

Rebirth, 14"x24", oil on wood, SOLD

“Rebirth” is imbued with an atmosphere of growth in the spirit of the sixth bardo (or in between state) of becoming or transmigration. After death, this bardo endures until the inner-breath commences in the new life form determined by the “karmic seeds”, represented in paint by cacti seeds, within the storehouse consciousness. The imagery in this piece contains symbols pertinent to myself. Succulents are organisms which have long provided extreme fascination biologically in the way they grow and reproduce, Peyote cacti being particularly poignant in representing the states of rebirth which can occur during hallucinatory experiences. The rings circling the growth form symbolize an intense period of rebirth experienced during a personal Return of Saturn.