baile de etiqueta


Me aplasta la hermosura de los cuerpos perfectos,

 las sirenas que ululan en las noches de fiesta, 

 los códigos de barras, el baile de etiquetas. 

 Me arruinan las prisas y las faltas de estilo,

 el paso obligatorio, las tardes de domingo y hasta la línea recta. 

 Me enervan los que no tienen dudas 

 y aquellos que se aferran a sus ideales sobre los de cualquiera. 

 Me cansa tanto tráfico y tanto sinsentido, 

 parado frente al mar mientras que el mundo gira.