bailart

Tan fría como el hielo en la boca
y el alma desnuda.
Fría como el cielo sin ropa
y el aire de altura.

Contradictoria como un huracán que abraza
y un terremoto que construye,
como un terreno de agua mansa
y un mar de tierra firme.

Utópica como el final de lo infinito,
caótica como una rosa sin espinas
y espléndida como el reflejo de la luna
brillando fuerte de día.

Eterna como las palabras de un poeta,
misteriosa como la profundidad de un silencio.
Amante, llena de pasión y deseo,
y cruel llena de indiferencia y ceguera.

Así me quisiste, tal cual era.
Sin cambiarme nada,
ni mi apatía incomprensible, siquiera.

Fuiste a por la rosa y terminaste
llevándote el jardín entero.
Viniste por un beso
y ahora te estoy
entregando mi vida.

Ni te vayas tan lejos porque te quiero cerca
ni esperes que te quiera si vas a irte.

Quiero abrir tus brazos para encajar contigo
que me abraces, me protejas y te sienta mío.
Ser de tus risas y tus horas de incertidumbre,
ocupar tus pensamientos cuando estás a solas.

Quiero que me encuentres cuando te sientas perdido
y bailarte en la sombra de cualquier esquina.
Ponerle mi nombre a tus insomnios
y viajar al centro de tus sueños.

Quiero que me hagas tuya mientras escribes,
ser el pañuelo de tu tristeza,
amordazar el invierno de tus manos vacías
con las promesas y planes que tengo para entregarte.

Quiero acompañarte y verte crecer conmigo, tan alto,
que podamos compartir las mejores vistas desde arriba.
Y que si nos toca caer, hacerlo con ganas, hasta el fondo.
Porque podemos renacer juntos.
Dejar atrás el fatalismo de una vida carente de sentido
y entregarnos al calor de estas llamas
que arden entre las cuatro paredes de mi cuarto
y en donde nace el paraíso,
entre la tierra de este mundo y el cielo de tus brazos.

Querido,
la poesía la dibujas tú mientras me tocas.

Que sepas que nunca creí en el amor
pero hoy creo en nosotros.
Y esa me parece la manera más bonita
de seguir causando incendios con mis textos
mientras tú sigas siendo el combustible.
—  Beatriz Allca
Dieciséis cosas porque sí:
1. A veces amar a alguien significa no quedarse a su lado.
2. Me querré mejor en otras ciudades.
3. No sé si estoy sin terminar o si soy así.
4. Tu boca es un paisaje que sólo ven mis ojos.
5. En realidad, lo que sucede, es que nadie te mira la boca como yo.
6. Lo precioso de los abrazos es cuando ambos necesitabais uno.
7. Sobre los abrazos, si duran más de 15 segundos: son un rescate.
8. Si me coges de la mano se me olvida hasta mi nombre.
9. Sólo yo sé bailarte los silencios.
10. Cuando te callas y te miro, y no te das cuenta, siento como si fuésemos un atardecer precioso.
11. Hueles como el mejor de los futuros.
12. No importa lo que sea: contigo nunca es suficiente.
13. Los días que pasamos juntos duran más de 24 horas.
14. Y contigo las horas se pasan volando.
15. Tienes aeropuertos en la mirada.
16. Cuando hacemos el amor, la poesía nos envidia.

Sí quiero besarte, abrazarte, bailarte, sumarte, divertirte, soñarte, amarte.. Gracias a tod@s los que formais parte de nuestra historia! - Bartra Via INstagram 19/06/17

Ja ich möchte dich küssen, umarmen, mit dir tanzen, mit dir zusammen sein, mich mit dir unterhalten, mit dir träumen, dich lieben - Danke an alle die ein Teil unserer Geschichte mitgestaltet haben

Quiero que me lluevas,
que te acerques y me ates
otra vez a tu existencia
tan fuerte, que no pueda soltarme
ni desalojándote con los sentimientos
de mi pecho.
Que sea el viento de tu boca
el que me avise que hará frío
para acurrucarme en los besos que
me recites al oído mientras escuecen
los desiertos de mi cuerpo por saberte
tan, tan cerca.
Quiero que sea el despertar desenfrenado
de las ganas al compás del vaivén de tus dedos,
lo que me dé vértigo y no tu ausencia.
Necesito que te quedes y que me beses
los silencios que por miedo de morir sin ti
gritan que te quiero;
y que quiero que seas tú
quien rescate todas las sonrisas que se han ido
muriendo por esperar un poquito más de vida
de tus ojos.
Y es que eres magia, de esa que pocas veces
se logran saborear de espacio,
respirar sin faltas ortográficas,
mirar sin tropezones,
sentir sin el dolor de lo que no puede ser.
Pero para qué mentir si duele
como quien se desgarra del invierno
el calor de tu presencia, como si muriera por momentos
y viviera para disimularlo,
por esa estúpida consciencia de que no siempre estarás;
de que no puedo tenerte en cada amanecer
tanto como lo quisiera…
y es que ya se le puede ver a la primavera cómo
quiere florecer con nosotros juntos, como ella
y sus flores, como nuestras miradas encajando
de esa manera tan perfecta.
Me vacías las letras y las llenas de ti,
Y yo… yo me dejo porque ya no sé
si ellas te respiran y yo te vivo o eres tú
quien pretendes quedarte a vivir en mí.
Por eso lluéveme amor, lluéveme lento,
y hazme desear bailarte mirando cómo la luna
salta de una fase a otra, plateada y desnuda,
para hacernos saber que sin ropa… la noche es más linda
sin ropa porque siento que eres tú quien me va a vestir.
Lluevéme,
porque soy mejor cuando es tu existencia
la que me llueve y son tus gotas las que me descienden
despacio y me inundan los labios,
las manos
y la mente… la inspiración de saber que yo vivo mejor
desde que me llueves…
que todo es mejor si te pienso,
si eres y te quiero,
…y luego existo.
—  Desmesurado Frenesí, Madeline Tavárez