bailar bajo la lluvia

Su lado rebelde

Aries: Las cosas se van a hacer a su manera, si no no se hacen

Tauro: Te dice su opinión,no le importa si para ti fue grosera, lo dice tal cual lo ve

Géminis: Le vale madres, si no quiere hacer algo o viceversa (si si quiere) lo hace sin importar las consecuencias

Cancer: Va a experimentar una y otra vez, incluso si es peligroso

Leo: Te va a convencer a ti y a quien quiera de hacer locuras…¿la mejor parte? te va a gustar

Virgo: virgo amanece de vez en cuando con ganas de hacer su desmadre…ese día todo va a ser un desastre tan extremo que ni el mismo se va a reconocer

Libra: Nunca pide permiso y hace lo que quiere (aunque no es idiota y sabe cuando algo no le conviene)

Escorpio: Bueno, escorpio te va a obligar a ti (si, a ti) a hacer lo que el quiera que hagas, no te darás cuenta de tus acciones hasta que finalmente seas culpado.

Sagitario: Es capaz de hacer locuras si lo retas…todo bien, pero no le digas que no puede hacer algo porque te dejara con la boca abierta

Capricornio: Rebeldía “elegante”, básicamente… si a capricornio le gusta bailar desnudo bajo la lluvia, lo va a hacer sin pena y con orgullo

Acuario: Le vale madres todo, no te sorprenderá que mas de una vez no hizo lo que debía hacer

Piscis: Su lado rebelde es putears, aunque suene feo… piscis disfruta de hacer cosas sucias y si amanece con ganas lo va a hacer si o si con quien se le de la gana

Originally posted by itoshisa-ha-fuhai-ni-tsuki

Se suele tender en su cama,
se pone sus auriculares con el volumen a tope,
y recuerda que alguna vez fue cielo,
y ahora el techo es su límite,
que, alguna vez fue una sonrisa eterna,
y ahora es una persona efímera,
que alguna vez la amaron,
pero ella no amó,
y pensó que eso “del amor” es una locura,
y que ahora es ella,
quien ama sola,
mientras piensa que está jodidamente loca.

Ya está cansada de escuchar los para siempre pasajeros,
ya está cansada de que la acusen de amapola,
ya está cansada de recibir desaires cuando lo único que necesita es un suspiro,
ya está cansada de huir de lo que siempre la alcanza,
ya está cansada, y quiere a alguien que este para ella,
aun sabiendo desde el principio el caos de chica que es,
aun sabiendo que antes de ella no amaba con el corazón,
y qué, después de ella, quedaste sin corazón.


Nadie se detiene a leerla,
quizá, porque su poesía es complicada.
Nadie tiene la valentía de abrazarla fuertemente,
porque se le pueden incrustar partes de ella en el pecho.
Nadie mira a sus abismos,
porque le da vértigo con tal solo asomarse.
Nadie se detiene a escucharla,
porque es una melodía triste,
Nadie se atreve a bailar con ella bajo la lluvia,
porque prefieren días soleados.


Siempre se suele decir que volvemos al lugar donde fuimos felices,
y ella intenta volver a los brazos de alguien,
pero cuando está en mitad del camino,
se da cuenta de qué su felicidad ya es feliz abrazando a otra persona,
y no queda más que aceptarlo,
mientras que se devuelve con una sonrisa en la cara,
porque tiene que respetar el trato de sol que tiene ella y la luna:
cada vez que ella sonría,
en algún lugar del mundo amanece.
Y finge estar bien y que todo está en orden,
aunque sus ojitos achinados demanden tristeza.

—  “Chica triste”, Steveen.

Quiero todo. Pero no en el sentido superficial, es decir, quiero todo. Quiero ser mesera y artista, un payaso y un abogado, ser estilista y doctora, regalar sonrisas y comida, adoptar perros y aprender a bailar tango. Quiero bailar bajo la lluvia y correr entre la nieve, quiero un beso bajo la luz de la luna y uno sobre una montaña alta. Quiero gritar bajo el agua y reír en una galería de arte. Quiero escribir un libro y comprar una casa, quiero casarme y bautizar una estrella, quiero dormir en una playa y visitar la selva, quiero ir a parís y adoptar a un niño de África, quiero dormir bajo un puente y escuchar la vida de alguien que lo perdió todo, quiero visitar cada pueblo pequeño de mi país, ahí donde vive la gente humilde y escuchar de sus vidas, quiero escribir otro libro sobre viajes, quiero que mis papás estén conmigo en algunos viajes, quiero salvar una vida, quiero que una fundación de animales lleve el nombre del primer perro que amé, quiero ser ingeniero y trabajar en un hotel, quiero contestar llamadas y ayudar a una persona malhumorada, quiero ser cantante y aprender a bailar cumbias, quiero visitar un castillo y regalar un abrazo a la persona mas triste que viva ahí, quiero saber lo que es ser nadie y quiero sentir como aquellos que se sienten todo. Quiero subir a un puente y no saltar, quiero conocer a alguien y cambiar su vida, quiero sentir que he ayudado a alguien para que cuando muera pueda sentir que de verdad viví, de verdad usé mi vida, salvando otras.

Busca a alguien para enamorarte, pero no alguien cualquiera, alguien que ame tu locura, alguien que sepa como hacerte reír y que vea perfectos tus defectos.
Busca a alguien con quien platicar por horas y no aburrirte, alguien que quiera saberlo todo y llegue a desordenar tu vida y a ordenar tus sentimientos, alguien a quien le des cada uno de los pedacitos de tu corazón con la seguridad de que lo va a armar.
Alguien que te invite a bailar bajo la lluvia.
Que te regale flores en primavera.
Con quien pasar las mejores vacaciones de verano.
Alguien para pisar hojas secas mientras recuerdan todo (lo bueno y lo malo) en otoño.
Alguien para ver películas entre cobijas en invierno.
Alguien que te inspire felicidad y a escribir de amor, pero no busques sólo por buscar, busca por que quieres encontrar.

Me encanta la frase “vale la pena” porque prácticamente te dicen “arriésgate” no importa si duele, no importa si mañana te arrepientes, no importa si mañana lloras, no importa si mañana caes o si olvidas como seguir, porque hoy vale la pena, hoy vale las risas, hoy vale la alegría, hoy vale la vida, hoy lo vale todo. Si mañana llueve no importa porque hoy aprendiste a bailar bajo la lluvia

No le encuentro una mejor definición al amor que la que hoy le he encontrado: el amor es como una billetera, de tantas veces que lo sacas, un día se acaba. Y entras en una crisis emocional por un largo tiempo, ausente de sentimientos y presente de emociones inestables. Entonces empiezan las noches de insomnio, recordando todo lo que un día te lastimó y que lo hizo de una manera que, a día de hoy, todavía no has podido cerrar completamente algunas heridas. Y comprendes que algunas nunca cicatrizan, porque son tan profundas que, si llegan a cicatrizar, siempre estará el agujero recordándote que quien te la hizo fue alguien a quien querías demasiado.

Nace el miedo de lo que un día te hizo sentir como la única persona en el mundo. Comienzas a tenerle miedo a todo, incluso a aquello que se acerca a ti con el propósito de sacarte a bailar bajo la lluvia, a todo sentimiento que nace en momentos donde no quieres sentir nada, porque de hacerlo dolería demasiado, aunque el dolor también es un sentimiento. Podría decir que no estás fría, estás lastimada. Y no sé qué es peor. Si no sentir nada o sentirse adolorido. Tienes miedo a todo y a todos. Ya no confías tan fácilmente en nadie, ni siquiera en quien parece ser diferente al resto.

El dolor es un sentimiento que nace de otro sentimiento, desgraciadamente el dolor es síntoma de que algo no anda bien y que necesitas urgentemente girar e ir en busca de otra dirección.

Y entonces pasa, pasa que aparece alguien y vuelve a llenar la billetera. Y es bonito, porque el amor empieza completo y por desgracia conforme pasa el tiempo se va gastando a un punto donde ya no quieres saber nada. Pasa que te sujeta de la mano fuertemente y sientes cómo los sentimientos vuelven a nacer de lo más puro de alguien.

—  Benjamín Griss
Poco a poco la mala racha va pasando, la vida me va dando la razón , tal vez perderte fue la respuesta a mis suplicas de felicidad….
Voy encontrando otro tipo de felicidad, una que va asociada con la calma, con la seguridad que da el quererse y que te quieran a pesar de los fantasmas.
Sigue lloviendo, pero vieras lo que me encanta a mi bailar bajo la lluvia……
— 

Bitácora de confesiones para un corazón nuevo, Historias del Divan, Luz Ojeda Saldaña