bacalao

3

Post-fishing with dope eats at Lolo’s Seafood Shack! They also showed love for doge by bringing out a container of water and an extra stool. $2 tamarind juice can, $3 Fanta bottle, $9.55 conch fritters, $11 crispy shark sandwich, and $12 fried soft-shell crab sandwich. Garlic fries/dutty rice comes complimentary with a sandwich 12-4pm. Allllllll so delicious!!!

Norway’s link to Portugal - Klippfisk

Bacalao, the staple dish of the Portuguese, is made from dried salted cod. For hundreds of years fisherman have been preserving the abundant catch and selling it on, to be transformed from rock hard fish into succulent dishes. 

I always thought the Portuguese used local fish. When I visited Kristiansund in Norway I learned the true story: since the 17th century white fish (fisk) has been dried on rocky curing grounds or cliffs (klipp), preserved in salt and exported to Mediterranean countries. (The method was actually developed two centuries earlier by the Basques and Portuguese fishing in the rich waters off Newfoundland). Klippfisk can keep for years. 

Now I’m going to be provocative: I know there are hundreds - if not a thousand - recipes for cooking bacalao (or klippfisk). The Portuguese and Italians adore it. I dislike it intensely.  It has a beastly smell and the few versions I’ve tasted can never compare with fresh or smoked cod. 

Let me know what you think. Click on the Ask button if you can see any merit in bacalao. 

youtube

Rupert, el bacalao. Uno de los cortos de Cartoon Network “Caricatoons que nunca triunfaron” (Cartoons that never made it).

Watch on jazzfunkdid.tumblr.com

Areito ‎– LP-3420 – Released in 1974.
Grupo Irakere ‎– Grupo Irakere.
Alto Saxophone – Carlos Emilio Morales, Paquito D'Rivera.
Baritone Saxophone, Clarinet – Paquito D'Rivera.
Bass, Tuba – Carlos del Puerto.
Congas – Jorge Alfonso, Oscar Valdés.
Piano, Organ – Chucho Valdés.
Drums – Bernardo García.
Flute – Carlos Averhoff, Paquito D'Rivera.
Guiro, Shekere, Tambourine – Carlos Barbón.
Guitar – Carlos Emilio Morales.
Percussion – Bernardo García, Carlos Barbón, Jorge Alfonso, Jorge Varona, Oscar Valdés.
Soprano Saxophone – Carlos Averhoff, Paquito D'Rivera.
Tenor Saxophone, Bass Clarinet – Carlos Averhoff.
Timbales, Bongos, Vocals – Oscar Valdés.
Trumpet, Valve Trombone – Jorge Varona.

16 Reasons Being Puerto Rican Is the Best

Did you know Puerto Ricans brought you hip-hop and freestyle? You’re welcome!

1. You undoubtedly have family in New York, Florida, and on the island. So reunions are also the best vacation getaways.

2. Speaking of family: Yours is a huge, close one. And it’s very likely that you’re meeting cool new primos annually.

3. And they support you in everything you do. From sporting events and weddings to graduations and baptisms, you know your family, taking up an entire row (or two), will cheer the loudest — with or without those dollar store noisemakers.

4. You know the phrase “life isn’t always a party” wasn’t created by a fellow Boricua. Because we’ll turn any moment, from births to funerals, into a dance-fueled get-together featuring salseros Frankie Ruiz and Lalo Rodriguez.

5. Your mom has a cure for everything. And most times it’s just a mix of Vicks VapoRub y una oración, but it always seems to work. Reason no. 4,356 why moms are simply the best.

6. The diversity just within your family is beautiful. You find joy in looking at astonished faces every time you explain that your black/brown/white siblings are 100 percent related to you even though your skin and hair texture are completely different from theirs.

7. Puerto Rican food is the best food there is. See: Arroz con gandules, arroz con pollo, mofongo, bistec encebollado, bacalao, asopao, cuchifrito, batatas, sancocho, chicharrón, amarillos, pasteles, empanadillas, flan, limber, piragua, and coquito, just to name a few.

8. When it comes to fashion, you’re always ahead of the curve. You’ve been rocking long nails, big-hooped earrings, form-fitting dresses, and side-split buns long before the Kardashians or Miley Cyrus made them “trendy,” and you always look on point.

9. As a child, your abuelita always kept you looking fresh with her homemade (and love-filled) diademas. And you still rock those today and look ~*flawless*~ while doing so.

10. You probably grew up around at least four languages. Spanish, English, Spanglish, and Jeringonza (basically the Spanish equivalent of Pig Latin). Chi-u-chi-sted chi-sa-chi-be chi-lo chi-que chi-e-chi-stoy chi-ha-chi-blan-chi-do.

11. You know somebody who knows somebody who … can fix your AC, can help you raise funds by cooking pastelitos, or is selling a car on the cheap. Doesn’t matter what you need — you know someone who knows someone who can help you.

12. You’re a member of one of the proudest communities ever. The Puerto Rican flags on your car accessories, jewelry, sneakers, cellphones, onesies, and just about anywhere else prove this.

13. And you know that this pride is totally justifiable. After 400 years of colonialism under Spain and remaining a U.S. territory even today, it’s pretty legit that your people have managed to keep the customs, traditions, and culture alive, even scattered off the island.

14. That culture has introduced some of the best music to the world. Like bomba y plena, salsa, hip-hop, and freestyle, which we can bump to all day, errrday. (Yes, it’s true!)

15. Our island, the smallest one in the Antilles, is also a world leader in boxing and beauty pageants. And if you’re Latina, you know to take those very seriously.

16. And you can’t forget: J.Lo, Roberto Clemente, Rosie Perez, Walter Mercado, Joan Smalls, Rita Moreno, Rosario Dawson, Marc Anthony, Big Pun, Gina Rodriguez, Benicio Del Toro, Chita Rivera, Carmelo Anthony, Maxwell, Ricky Martin, Swizz Beatz, Victor Cruz, Meagan Good, Lauren Velez, Carlos Beltran, Bruno Mars, Freddie Prinze (*gasps for air*) are all Puerto Rican. (This list could go for days, but you get the idea.)

Author: Raquel Reichard

Source: cosmopolitan.com

3

Benjamin Bratt

Piñero (2001)

The Menudo Of A Cuchifrito Love Affair

By Miguel Piñero

la ruca
juanita rosita esposita
they called her mexicana rose
con piel de canela
pelo darker than bustelo café
eyes big like rellenos
color of a ripe avacado
her lips tasted like seasoned mangos
and her body was sweet as coconut milk
this menudo of beauty
made my taco nights
burn like jalapeños
si señor …
my heart was a tortilla
then one riceless beanless night
after a heated chilly pepper tequila fight
she left
left me like a burnt pork chop
for a chitlin hamhock buckwheat eatin’ man
who wore a watermelon wallet &
a collard green conversation
disturbing my macho machete pride
so that la mancha de plátano
reminded me that I was a weak mondongo
my love … my life … my pride was a burnt chicarrón
a cold mofongo
a melted piragua
I turned into a hot tamale
state of rage
an alcapurria gone insane
when I saw these two enchiladas
in a pastelillo embrace
so in my pasteles envy
my tostón jealousy
that my salchicha eyes spied
the chorizo the mad morcilla drive
asi fue que fueron
traspasados los dos bacalaos
and now with my burrito strike
displaying my quenepa pride
in my tamarindo smile
I remember the pegao and the uncooked taste
of the frijol menudo of my cuchifrito
love affair …

7

Okay, this is the REAL SPANISH FOOD! And not those things you can find around here.
Spanish traditional cousine is very variated, with dozens and dozens of traditional dishes and their variants acording with the region. Here is a little list of some of the most popular from different regions.

  1. -Andalusian gazpacho: a cold tomate soup with other many ingredients. Very usual in summer.
  2. -Boquerones en vinagre (fresh anchovies with vinegar and oil): a tipical tapa made with raw fish.
  3. -Bacalao al pil pil (Pil-pil Cod): a yummy cod dishe from Basque Country.
  4. -Caldeirada de cordero (lamb’s casserole): a very specied lamb’s stew with fried potatoes.
  5. -Cocido madrileño (Madrilian ‘boiled’ stew): the most popular of all “cocido” stews. It involves soup as first serve, vegetables&chickpeas and different meats, and other things you can use later for new dishes.
  6. -Callos a la madrileña: another traditional dishe from Madrid, made with cow’s guts, coldmeats, paprika…
  7. -Arroz con costra (crusted rice): a traditional dishe from Valencia region, kind of similar to “paella”, but coocked in the oven with egg (the crust).


So please, forget the “nachos”, “tacos”, “burritos” and other “tortillas”.

"Después Del Puente: Historia Completa (Jem/Tessa)"

Esta es una historia que Cassie escribió y publicó en su tumblr. Es para quienes se preguntan que hicieron Jem y Tessa después de encontrarse en el puente Blackfriars, en el epilogo de Princesa Mecánica. 

El dibujo al final fue hecho por la talentosa dibujante, Cassandra Jean Piedra.

ADVERTENCIA:

  • Puede contener spoilers de City of Heavenly Fire (Ciudad de Fuego Celestial). 
  • Puede contener spoilers de The Infernal Devices (Cazadores de Sombras: Los orígenes)
  • Sino te gusta Jessa, no los shippeas o no te gustan las escenas a las que Cassie llama “sexy” no leas.
  • Tiene cierto nivel de smut, pero nada grave. Lee bajo tu propio riesgo. 

Después Del Puente

“Este es el momento de comodidad y abundancia.

estos son los días por los que trabajamos tanto.

Nada nos puede tocar y nada nos puede hacer daño.

Y ya nada pude salir mal.”

 Keane - Love Is The End 

A final resultó que Tessa tenía un departamento que le pertenecía en Londres. Era el segundo piso de una casa blanca en Kensington, y mientras ella los conducía a los dos hacia el interior, su mano temblaba solo muy ligeramente mientras giraba la llave, le explicó a Jem que Magnus le había enseñado como los brujos podían engañar para ser dueños de una casa durante muchos siglos disponiendo las propiedades para ellos mismos.

“Después de un tiempo me dediqué a escoger nombres tontos para mí,” dijo ella, cerrando la puerta detrás de ellos. “Creo que soy dueña de este lugar bajo el seudónimo de Bedelia Bacalao”.

Jem se rió, aunque su mente estaba sólo en parte de sus palabras. Miraba alrededor del departamento, las paredes estaban pintadas en colores brillantes: una sala de estar lila, salpicada de sofás blancos y una cocina verde aguacate. Se preguntó cuando Tessa había comprado el piso, y por qué. Ella había viajado tanto, ¿Por qué hacer una base de operaciones en Londres?

La pregunta se perdió en su garganta cuando se volvió y se dio cuenta de que a través de una puerta entreabierta, pudo vislumbrar las paredes azules de lo que probablemente era un dormitorio.

Ante eso tragó, su boca de repente se secó. Era la cama de Tessa. En la cual ella había dormido.

Ella entrecerró los ojos hacia él. “¿Estás bien?” Lo tomó de la muñeca; sintió que su pulso disminuyó bajo su toque. Hasta que él se había convertido en un Hermano Silencioso, siempre tuvo el pulso bajo. Se había preguntado durante su tiempo en Idris, después de que el fuego celestial lo curara, si seguiría siendo así entre ellos: si sus sentimientos humanos volverían a él. Había sido capaz de tocarla y estar cerca de ella como un Hermano Silencioso, sin quererla como lo había hecho cuando era un mortal. Todavía la amaba, pero había sido un amor del espíritu, no del cuerpo. Se había preguntado, temía, incluso, que las sensaciones físicas y las respuestas no volverían a ser como eran antes. Se había dicho a sí mismo que incluso si la Hermandad Silenciosa había matado a la capacidad de sus sentimientos de manifestarse físicamente, no se sentirá decepcionado. Se había dicho a sí mismo que debería esperarlo.

No debería haberse preocupado.

En el momento en que la había visto en el puente, viniendo a él a través de la multitud, en sus modernos pantalones vaqueros y bufanda de la Libertad, con el pelo volando detrás de ella, había sentido como retenía la respiración en su garganta.

Y cuando ella se estiró, el pendiente de jade que él le regaló se asomó al rededor de su cuello y tímidamente se ofreció a él, su sangre había rugido a la vida en sus venas como un río sin represas.

Y cuando ella había dicho: “Te amo. Siempre lo he hecho, y siempre lo haré”, necesitó todo lo que tenía para no besarla en ese momento. Para hacer algo más que besarla.

Pero si la Hermandad le había enseñado algo, era control. Él la miró ahora y forzó su voz con firmeza. “Estoy un poco cansado”, dijo. “Y tengo sed. A veces olvido que ahora tengo que comer y beber.”

Ella dejó caer las llaves en una pequeña mesa auxiliar de palisandro y se volvió para sonreírle. “Té​​”, dijo ella, dirigiéndose hacia la cocina verde aguacate. “No tengo mucha comida aquí, no suelo quedarme mucho tiempo, pero tengo té. Y galletas. Ve a al salón; Yo ya voy allí”.

Tuvo que sonreír ante eso; incluso él sabía que ya nadie decía la palabra “salón” Quizás ella estaba tan nerviosa como él ¿No? Sólo podía esperar.

Tessa maldijo en silencio por cuarta vez mientras se inclinaba para recuperar la caja de terrones de azúcar del piso. Ella ya había puesto la tetera a hervir sin agua, había mezclado las bolsas de té, volcó la leche, y ahora esto. Dejó caer un terrón de azúcar en cada taza de té y se dijo a si misma que contara hasta diez, viendo como los terrones se disolvían.

Sabía que sus manos temblaban. Su corazón se aceleró. James Carstairs estaba en su piso. En su sala de estar. Esperando el té. Parte de su mente le gritaba que era sólo Jem, mientras que la otra parte simplemente chillaba igual de fuerte que Jem era alguien que no había visto en ciento treinta y cinco años.

Él había sido el Hermano Zachariah durante tanto tiempo. Y, por supuesto, que siempre había sido Jem en el corazón, con su ingenio y su inagotable bondad. Él nunca había perdido su amor por ella o su amor por Will. Pero los Hermanos Silenciosos no sentían las cosas como la gente común lo hacía.

Era algo que había pensado, a veces, en los últimos años, muchas décadas después de la muerte de Will. Ella nunca había amado a nadie, nunca nadie más que a Will y Jem, y los dos se fueron de su lado, a pesar de que Jem todavía vivía. Se había preguntado a veces lo que ellos habrían hecho si solamente habría sido prohibido por
los Hermanos Silenciosos casarse o amar; pero era mucho más que eso: él no podía desearla. Él no tenía esos sentimientos. Ella se había sentido como Pigmalión, anhelando el tacto de una estatua de mármol. Los Hermanos Silenciosos no deseaban el tacto físico, más de lo que tenían una necesidad de alimento o agua.

Pero ahora…

“ A veces olvido que ahora tengo que comer y beber”

Levantó las tazas de té con las manos aún temblorosas y entró en la sala de estar. Ella había conseguido amueblar la casa por si sola a través de los años, desde los cojines del sofá hasta la pantalla japonesa desplegada y pintada con un diseño de ramas. Las cortinas que enmarcan el retrato de la ventana en el otro extremo de la
sala eran semi-pintadas, en la sala sólo se derramaba la luz suficiente como para tocar los pequeños pedazos de oro en el cabello oscuro de Jem y estuvo a punto de dejar caer las tazas de té.

Apenas se habían tocado en el taxi de regreso a la Puerta de la Reina, sólo se sostuvieron las manos firmemente en la parte posterior de la cabina. Él había deslizado sus dedos sobre el dorso de los de ella una y otra vez mientras comenzó a contarle la historia de todo lo que había sucedido desde la ultima vez que ella visitó Idris, cuando la Guerra Mortal, en la que ella había luchado, terminó. Cuando Magnus le había señalado a Jace Herondale a ella, y había mirado a un niño que tenía la cara hermosa de Will y los ojos como su hijo James.

Pero su pelo había sido esa maraña de rizos de oro rico de su padre, y recordando lo que había conocido de Stephen Herondale, ella se había alejado sin hablar.

Herondales, alguien le había dicho una vez que ellos eran todo lo que los Cazadores de Sombras tenían que ofrecer, todo en una sola familia: tanto lo mejor como lo peor.

Puso las tazas de té sobre la mesa de café - un viejo baúl, cubierto de sellos de viajes de las muchas veces que viajó - con un golpe audible. Jem se volvió hacia ella y vio lo que tenía en sus manos..

Uno de los estantes para libros contenía una exhibición de armas: cosas que ella recolectó alrededor del mundo. Un misericorde delgado, un cuchillo de trinchera, una espada corta, y docenas de otras. Pero la que Jem había agarrado y estaba observando era una cuchilla de plata delgada. Su mango estaba oscurecido por haber permanecido sepultada durante muchos años. Ella nunca la había limpiado porque la mancha en la hoja era la sangre de Will. La hoja de Jem, con la sangre de Will, enterrada junto a las raíces de un roble. Una especia de magia compasiva que Will había realizado cuando él pensó que había perdido a Jem para siempre. Tessa la había recuperado después de la muerte de Will y se la ofreció a Jem, él se negó a aceptarla.

Eso fue en 1937.

“Guárdala,” Dijo él ahora, con la voz entrecortada. “Puede que alguna vez llegue el día.”

“Eso es lo que me dijiste.” Ella se acercó a él, con sus zapatos golpeando el suelo de madera. “Cuando intenté que te la quedaras”

Él tragó saliva, deslizando sus dedos por toda la hoja. “Él simplemente murió” dijo. Ella ni siquiera tenía que preguntar quien era “él”. Solo había un “él” cuando ellos dos hablaban. “Estaba asustado. Vi lo que le pasó a los otros Hermanos Silenciosos. Vi como se endurecían con el tiempo, perdieron a la persona que una vez fueron. Como a medida que sus seres queridos morían, ellos se volvían menos humanos. Tenía miedo de perder mi habilidad de preocuparme. Miedo de perder lo que esta cuchilla significaba para Will y lo que Will significa para mi.”

Ella colocó su mano en el brazo de él. “Pero tú no olvidaste.”

“Yo no perdí todos mis seres queridos” Él la miró, y vio que sus ojos tenían oro en ellos también, preciosas escamas brillantes entre el marrón. “Yo te tuve a ti.”

Ella exhaló; el corazón le latía con tanta fuerza que su pecho dolió. Luego se dio cuenta de que él estaba agarrando la hoja del cuchillo, no sólo la empuñadura. Rápidamente se la arrancó de las manos. “Por favor, no”, dijo ella. “No puedo dibujar un iratze.”

“Y yo no tengo una estela”, dijo, mirando mientras dejaba el cuchillo en su plataforma. “Yo no soy un cazador de sombras ahora.” Él miró sus manos; había líneas rojas finas a través de sus manos, pero no habían cortado la piel. Impulsivamente, Tessa se ​​inclinó y besó sus manos, luego dobló los dedos cerrados, sus manos sobre las de él. Cuando ella levantó la vista, las pupilas de Jem se habían ampliado. Podía oír su respiración.

“Tessa,” dijo él. “No.”

“¿No qué?” Ella se apartó de él, pero, por instinto. Tal vez él no quería ser tocado, aunque en el puente, no le había parecido de esa manera …

“Los Hermanos me enseñaron el control,” dijo, con su voz tensa. “Tengo todo tipo de control, y los he aprendido a lo largo de décadas y décadas, y estoy usando todos ellos para no empujarte contra la estantería y besarte hasta que ninguno de nosotros pueda respirar.”

Ella levantó la barbilla. “¿Y qué hay de malo en eso?”

“Cuando yo era un Hermano Silencioso, no sentía como un hombre ordinario lo hace”, dijo. “No sentía el viento en la cara o el sol en mi piel, ni el toque de la mano de otro. Pero ahora lo siento todo. Siento… demasiado. El viento es como un trueno, el sol quema, y tu tacto me hace olvidar mi propio nombre ”.

Una punzada de calor la atravesó, un calor que comenzó bajo en el estómago y se extendió a través de cada parte de su cuerpo. Una especie de calor que no había sentido en muchas décadas. Casi un siglo. Toda su piel se erizó. “Te acostumbrarás al sol y al viento” dijo ella. “Pero tu tacto hace que me olvide de mi nombre también, y no tengo excusas. Sólo que te amo, y siempre lo he hecho y siempre lo haré. No te voy a tocar si no quieres, Jem. Pero si estamos a la espera de que la idea de estar juntos no nos asuste, podemos estar esperando por mucho tiempo ”.

El aliento se le escapó en un silbido. “Dilo de nuevo.”

Intrigada, comenzó: “Si estamos a la espera de… ”

“No,” dijo. “La primera parte.”

Ella inclinó su rostro hacia él. “Te amo,” dijo. “Siempre lo he hecho y siempre lo haré.”

Ella no supo quien se movió primero, pero él la agarró por la cintura y la besó antes de que pudiera tomar otro aliento. Esto no era como el beso en el puente. Esa había sido una comunicación silenciosa de labios a labios, el intercambio de una promesa y un consuelo. Había sido dulce y demoledor, una especie de trueno suave. Esta fue una tormenta. Jem estaba besando, duro y dejando moretones, y cuando ella abrió los labios de él con los suyos y probó el interior de su boca, él se quedó
sin aliento y tiró de ella con más fuerza contra él, sus manos se clavaban en sus caderas, apretándola más cerca de él mientras exploraba sus labios y lengua, con caricias, mordidas, luego con besos para calmar el escozor. En los viejos tiempos, cuando ella lo había besado, había sabido a azúcar amarga: ahora él sabía a té y… ¿Pasta dental?

¿Por qué no? Incluso los cazadores de sombras centenarios tenían que lavarse los dientes. Una pequeña risita nerviosa se ​​le escapó y Jem se retiró, mirando aturdido y deliciosamente desaliñado. Tenía el pelo en todas direcciones debido a que ella había pasado sus manos a través de él.

“Por favor, no me digas que te ríes porque beso tan mal que es gracioso”, dijo, con una sonrisa torcida. Podía sentir su preocupación real. “Puedo estar un poco fuera de práctica.”

“Los Hermanos Silenciosos no besan tanto?”, Bromeó, alisando el frente del suéter de Jem.

“No a menos que hubiera orgías secretas a las que no fui invitado”, dijo Jem. “Siempre me preocupó no haber sido lo bastante popular.”

Ella apretó su mano alrededor de su muñeca. “Ven aquí,” dijo. “Siéntate, toma un poco de té. Hay algo que quiero mostrarte ”.

Se fue, como ella había pedido, y se sentó en el sofá de terciopelo, recostándose en los cojines que había cosido ella misma con tela que había comprado en la India y Tailandia. Ella no pudo ocultar una sonrisa, él parecía sólo un poco mayor que de lo que era cuando se había convertido en un Hermano Silencioso, como un joven común y corriente en jeans y un suéter, pero se sentó de la forma en que un hombre victoriano lo habría hecho, la espalda recta, con los pies apoyados en el suelo. Él atrapó su mirada y de su propia boca con puntas hacia las esquinas. “Muy bien,” dijo. “¿Qué tienes que mostrarme?”

En respuesta, ella fue a la pantalla japonesa que se extendía por una esquina de la habitación, y se puso detrás de ella. “Es una sorpresa.”

Un maniquí de modista estaba allí, escondido del resto de la habitación. No podía ver a través de la pantalla, sólo un contorno borroso de formas. “Háblame”, dijo ella, tirando de su suéter por la cabeza. “Dijiste que era una historia de Lightwoods y Fairchilds y Morgensterns. Sé un poco de lo que ocurrió. Recibí tus mensajes mientras estaba en el Laberinto. Pero yo no sé cómo la Guerra Oscura tuvo un efecto en tu cura” Tiró el suéter sobre la parte superior de la pantalla. “Puedes decirme?” “¿Ahora?”, Dijo. Lo oyó dejar su taza de té.

Tessa se ​​quitó los zapatos y se bajó la cremallera de sus pantalones vaqueros, sonó fuerte en la habitación tranquila. “¿Quieres que salga detrás de esta pantalla, James Carstairs?”

“Por supuesto.” Su voz sonaba estrangulada.

“Entonces empieza a hablar.”

* * *

Jem habló. Le contó de los días oscuros en Idris, del ejército de Oscuros de Sebastian Morgenstern, de Jace Herondale y Clary Fairchild y los niños Lightwood y su peligroso viaje a Edom.

“He oído hablar de Edom,” dijo ella, con voz ahogada. “Se habla de ello en el Laberinto Espiral, donde se mezclan las historias de todos los mundos. Un lugar donde los Nephilim fueron destruidos. Un páramo ”.

“Sí,” dijo Jem, un poco distraído. No podía verla a través de la pantalla, pero pudo ver el contorno de su cuerpo, y eso fue algo peor. “Un páramo ardiente. Muy caliente… ”.

Había tenido miedo de que los Hermanos Silenciosos le hubieran quitado la habilidad de desear: pensó que miraría a Tessa y sentiría amor platónico pero no sería capaz de desear, sin embargo ocurrió lo contrario. No podía dejar de desear. Él deseó, pensó, más de lo que nunca antes en su vida.

Claramente ella se estaba cambiando la ropa. Él había mirado hacia abajo a toda prisa cuando ella había empezado a menearse fuera de sus pantalones vaqueros, pero no era como si pudiera olvidar la imagen, la silueta de ella, el pelo largo y las piernas largas y hermosas. Siempre había amado a sus piernas .

Seguramente se había sentido así antes ¿Cuando había sido un niño? Recordó la noche en su habitación cuando ella lo detuvo de destruir su violín, y él había deseado entonces, deseaba tanto que no había pensado en absoluto cuando se derrumbaron sobre la cama: él le habría arrebatado su inocencia, y renunciado a la suya, sin
detenerse, sin pensarlo un momento en el futuro. Si no hubieran derribado su caja de yin fen. Si. Eso lo trajo de regreso a la realidad, y cuando ella se había ido, el rasgó sus sábanas en tiras con los dedos por pura frustración.

Tal vez fue sólo que el deseo recordado palidecía en comparación con el sentimiento mismo. O tal vez había sido debido a que él estaba enfermo en ese entonces, más débil. Él estaba muriendo, después de todo, seguramente su cuerpo no podría haber sostenido este.

“Una Fairchild y un Herondale,” dijo ella. “Ahora, me gusta eso. Los Fairchilds han sido siempre prácticos y los Herondales… Bueno, ya sabes.” Ella sonaba cariñosa, divertida… “Quizás ella lo haga sentar cabeza. Y no me digas que no necesita establecerse”.

Jem pensó en Jace Herondale. ¿Cómo era posible que él fuera como si alguien hubiera encendido una cerilla a Will y lo dorara en fuego vivo.“No estoy seguro de que se pueda hacer que un Herondale siente cabeza, y menos este”

“¿Él la ama? ¿A la chica Fairchild? ”

“Nunca he visto a nadie tan enamorado, excepto por …” Su voz se apagó, porque Tessa había salido de detrás de la pantalla, y ahora entendía porque había tardado tanto tiempo.

Llevaba un vestido de seda de orquídea, el tipo de vestido que podría haber usado para cenar cuando habían estado comprometidos. Se recortaba en cuerdas de terciopelo blanco, la falda en forma de campana… ¿Llevaba puesto miriñaques?

Su boca se abrió. No podía evitarlo. Él la había encontrado hermosa a través de todas las edades cambiantes del siglo: hermosa en el cuidadoso corte de la ropa de los años de la guerra, cuando la tela estaba racionada. Hermosa en los elegantes vestidos de los años cincuenta y sesenta. Hermosa en faldas cortas y botas a medida
que el siglo llegaba a su fin.

Pero esto era lo que las niñas usaban cuando él se había fijado en ellas por primera vez, la primera vez en que le parecieron fascinantes en lugar de molestas, la primera vez que notó la línea agraciada de un cuello o la palidez del interior de una muñeca femenina. Esta era la Tessa que lo había cortado hasta la médula con el amor y la lujuria mezclada: un ángel carnal con un corsé que le daba a su cuerpo la forma de un reloj de arena, levantando sus senos, marcando la llamarada de sus caderas.

Obligó a sus ojos que miraran lejos de su cuerpo. Ella había recogido su pelo, pequeños rizos se escapaban sobre sus oídos, y su colgante de jade brillaba alrededor de su garganta.

“¿Te gusta?”, Dijo. “Tuve que hacer mi propio pelo, sin Sophie, y acordoné mi propio encaje …” Su expresión era tímida y más que un poco nerviosa. Lo cual siempre había sido una contradicción en el corazón de ella, quien era una de las personas más valientes y, a la vez, tímidas que él había conocido. “Lo compré en Sotheby, un
anticuario verdadero, eso si, costó demasiado dinero, pero me acordé de cuando yo era una niña y tú habías dicho que las orquídeas eran tu flor favorita y me había propuesto encontrar un vestido del color de una orquídea, pero yo nunca encontré uno antes de que te… fueras. Pero éste es de tintura de anilina, eso espero, nada natural, pero pensé… Pensé que te haría recordar…” Levantó su barbilla “Lo nuestro. Lo que quería para ti cuando pensé que estaríamos juntos”

“Tess”, dijo, con voz ronca. Se puso de pie, sin saber cómo había llegado hasta allí. Dio un paso hacia ella, y luego otro. “Cuarenta y nueve mil doscientos setenta y cinco.”

Ella supo de inmediato lo que quería decir. Él sabía que lo haría. Ella lo conocía como nadie la vida lo hizo. “¿Estás contando los días?”

“Cuarenta y nueve mil doscientos setenta y cinco días desde la última vez que te besé,” él dijo. “Y pensé en ti todos y cada uno de ellos. No tienes que recordarme a la Tessa que yo amé. Fuiste mi primer amor y serás la última. Yo nunca te he olvidado. Nunca he dejado de pensar en ti” Estaba lo bastante cerca para ver el pulso latir en la garganta de ella. Para alcanzar y levantar un rizo de su cabello. “Nunca.”

Tenía los ojos medio cerrados. Ella extendió la mano y le cogió la mano, donde acarició su pelo. Su sangre tronaba a través de su cuerpo, con tanta fuerza que le dolía. Ella bajó la mano, la bajó hasta el sostén de su vestido. “El anuncio para el vestido, dijo que no tenía botones,” susurró. “Sólo ganchos en la parte delantera. Más fácil de abrochar.” Ella bajó la mano derecha, tomó la otra muñeca de él, la levantó. Ahora sus dos manos estaban en su corpiño. “O de desabrochar.” Sus dedos curvados sobre los de él, muy deliberadamente, ella se desabrochó el primer gancho en su vestido.

Y luego el siguiente. Ella movió las manos de él hacia abajo, sus dedos entrelazados con los suyos, desabrochando hasta que el vestido colgaba sobré su corsé. Ella respiraba con dificultad; él no podía quitar los ojos del sitio en el que su pendiente ascendía y caía con sus jadeos. Él no se atrevía a moverse ni un milímetro más hacia ella: deseaba, deseaba demasiado. Quería destrenzar su cabello y envolverlo alrededor de sus muñecas como cuerdas de seda. Él quería los pechos de ella bajo sus manos y sus piernas alrededor de su cintura. Quería cosas que no tenían nombre para él y ninguna experiencia. Sólo sabía que que si se movía una pulgada más cerca de ella, la barrera de vidrio de control que había construido en torno a sí mismo se rompería y no sabía qué iba a pasar.

“Tessa,” dijo. “¿Estás segura?”

Sus pestañas revolotearon. Aún tenía los ojos entrecerrados, sus dientes haciendo pequeñas medias lunas en su labio inferior. “Estaba segura entonces”, dijo, “y estoy segura ahora.”

Y ella juntó las manos con firmeza a los costados, donde su cintura se curvaba, a ambos lados de la llamarada de sus caderas.

Su control se rompió, una explosión silenciosa. La atrajo hacia él, se inclinó para besarla salvajemente duro. La oyó llorar de sorpresa y luego sus labios la silenciaron, y la boca de ella se abrió con impaciencia bajo la suya. Tenía las manos en el de pelo él, agarrando con fuerza; ella estaba de puntitas de pies para besarlo. Ella le
mordió el labio inferior, mordisqueó su mandíbula, y él gimió, deslizando sus manos dentro de su vestido, siguiendo con los dedos la parte posterior de su corsé, su piel ardiendo a través de los pedacitos de la camisola que podía sentir entre los cordones. Él se estaba sacando sus zapatos a patadas, quitándose los calcetines, el piso era frío contra sus pies desnudos.

Ella dio un grito ahogado y se retorció más cerca, en sus brazos. Deslizó sus manos fuera de su vestido y se apoderó de sus faldas. Ella hizo un ruido de sorpresa y luego él estaba trazando el vestido por encima de su cabeza. Ella exclamó, riendo, mientras el vestido se salió de la mayor parte del camino, pero se mantuvo cerrado en las muñecas, donde diminutos botones juntaban los puños con fuerza. “Cuidado”, bromeó, mientras sus dedos frenéticos movieron los botones abiertos. Lanzó el vestido y lo tiró a la esquina. “Es una antigüedad.”

“También yo, técnicamente,” dijo él, y ella se rió de nuevo, mirando hacia él, su rostro cálido y abierto.

Él había pensado sobre hacer el amor con ella antes; por supuesto que sí. Había pensado en el sexo cuando era un adolescente, porque eso era lo que pensaban los chicos adolescentes, y cuando él se había enamorado con Tessa, había pensado en ello con ella. Vagos pensamientos incipientes de hacer cosas, aunque no estaba seguro de que. Imágenes de pálidos brazos y piernas, la sensación imaginaria de piel suave bajo sus manos.

Pero no se había imaginado esto: que podría haber risas, que podría ser cariñoso y cálido, así como apasionado. La realidad de ello, de ella, lo aturdía hasta dejarlo sin aliento.

Ella se apartó de él y por un momento él entró el pánico. ¿Qué había hecho mal? ¿La había herido? ¿La había disgustado? Pero no, sus dedos se habían ido a la jaula de crinolina en su cintura, torció y parpadeó. Luego levantó los brazos y los enroscó en el cuello de él. “Levantame”, dijo. “Levantame, Jem.”

Su voz era un ronroneo cálido. Él la tomó de la cintura y la levantó hacia arriba, fuera de sus enaguas, como si estuviera levantando una orquídea, libre de su jarrón. Cuando él la bajó de vuelta, llevaba sólo su corsé, bragas y medias. Sus piernas eran tan largas y hermosas como el recordaba y había soñado.

Alargó la mano hacia ella, ella la tomó en las suyas. Tessa seguía sonriendo, pero ahora había una cualidad pícara en ella. “Oh, no”, dijo, haciendo un gesto hacia él, sus pantalones vaqueros y suéter. “Tu turno”.

* * *

Se quedó paralizado, y por un momento, presa del pánico, Tessa se ​​preguntó si ella le había pedido demasiado. Había estado tanto tiempo desconectado de su cuerpo, era una mente en una cáscara de carne que fue ignorada en gran medida a menos que necesitara ser ejecutada para algún nuevo poder. Tal vez esto era demasiado para él.

Pero él tomó una respiración profunda, y sus manos se dirigieron al borde de su suéter. Se lo sacó por la cabeza y salió con el pelo rizado adorablemente. No llevaba camisa bajo el jersey. Él la miró y se mordió el labio.

Ella se acercó a él, admirando con los ojos y los dedos. Ella lo miró antes de poner sus manos sobre él y le vio asentir, Sí.

Tragó saliva. Ella había llevado esto tan lejos hacia adelante como una hoja en la marea de sus recuerdos. Los recuerdos de James Carstairs, el muchacho con el que se había comprometido, y había planeado casarse. Con el cuál casi había hecho el amor en el suelo de la sala de música en el Instituto de Londres. Ella había visto su cuerpo, entonces, con el torso desnudo, su piel pálida como el papel, estirada y delgada sobre las costillas prominentes. El cuerpo de un niño moribundo, a pesar de que siempre había sido hermoso para ella.

Ahora su piel descansaba sobre sus costillas y pecho, en una capa de músculo liso; su pecho era ancho, estrechándose hacia abajo hasta una cintura delgada. Ella puso sus manos sobre él tentativamente; era cálido y duro bajo su toque. Podía sentir las cicatrices tenues de antiguas runas, pálidas contra su piel dorada.

Su aliento silbó entre dientes mientras pasaba sus manos por su pecho y bajo sus brazos, la curva de sus bíceps dando forma a sí mismos bajo sus dedos. Ella lo recordó en la lucha con los otros Hermanos en Cader, Idris. Y por supuesto que había luchado en la Ciudadela de Batalla, los Hermanos Silenciosos se mantenían listos para la pelea, aunque rara vez luchaban. De alguna manera ella había nunca pensado en lo que podría significar para Jem, una vez que ya no estaba muriendo.

Le castañeteaban los dientes un poco; se mordió los labios para mantenerlos en silencio. El deseo estaba lavando a través de ella, y un poco de miedo también: ¿Cómo puede estar pasando esto? ¿En realidad sucede?

“Jem”, susurró. “Eres tan …”

“¿Asustadizo?” Puso su mano en la mejilla, donde la marca negra de la Hermandad todavía se mantuvo en el arco de su pómulo. “¿Horrible?”

Ella negó con la cabeza. “¿Cuántas veces tengo que decirte que eres hermoso?” Se pasó la mano por la curva desnuda de su hombro hasta el cuello; temblaba. Eres hermoso, James Carstairs. “¿No has visto como todos te miraban en el puente? Eres mucho más hermoso que yo”, murmuró, deslizando sus manos a su alrededor para tocarle los músculos de la espalda; se estiraron bajo la presión de sus dedos mirando. “Pero si eres lo suficientemente tonto para quererme, entonces no voy a cuestionar mi buena suerte.”

Volvió la cabeza hacia un lado y lo vio tragar. “Durante toda mi vida”, dijo, “Cuando alguien dice la palabra "hermosa” “, es tu cara lo que veo. Tú eres mi propia definición belleza, Tessa Gray.”

El corazón le dio un vuelco. Se incorporó en sus dedos de los pies. Siempre había sido una chica alta, pero Jem era aún más alto y puso su boca a un lado de la garganta de este, besando suavemente. Sus brazos se acercaron alrededor de ella, apretándola contra él, su cuerpo era duro y caliente, y ella sintió otra punzada de deseo. Esta vez ella lo mordisqueó él, mordiendo la piel donde el hombro se curvaba hasta su cuello.

Todo salió al revés. Jem hizo un sonido bajo en su garganta y de repente estaban en el piso y ella estaba encima de él, su cuerpo amortiguando su caída. Ella lo miró con asombro. “¿Que pasó?”

Él parecía desconcertado también. “No podía soportar más.”

Su pecho estaba lleno de calidez. Había pasado tanto tiempo que casi olvidó la sensación de besar a alguien con tanta fuerza que tus rodillas se debilitan solas. Él se empujó así mismo hacia arriba apoyándose en los codos. “Tessa -”

“No pasa nada”, dijo ella con firmeza, ahuecando su rostro entre las manos. “Nada. ¿Entiendes?”

Él entrecerró los ojos en ella. “¿Me haces tropezar?”

Ella se echó a reír; su corazón aún latía, mareada de alegría, alivio y terror, todo al mismo tiempo. Pero ella lo había mirado antes, había visto la forma en que él miraba su pelo cuando estaba hacia abajo, había sentido sus dedos en ella, acariciando tentativamente, cuando él la había besado en el puente. Levantó la mano y lo tiró de los pasadores del cinturón, lanzándolos a los dos a través del cuarto.

Su cabello emanaba hacia abajo, derramado sobre sus hombros, hasta la cintura. Se inclinó hacia delante hasta que rozó con su rostro su pecho desnudo.

“¿Te importa?”, Susurró.

“A medida que se desarrolla,” dijo él, contra su boca, “No me importa. Me parece que prefiero estar recostado ”.

Ella se rió y se pasó la mano por todo el cuerpo de él hasta abajo. Se retorció, arqueándose a su toque. “Para una antigüedad”, murmuró, “te venderías bastante bien en Sotheby. Todas tus partes trabajan en orden.”

Sus pupilas se dilataron y luego se echó a reír, su cálido aliento le sopló a ella en la mejilla. “He olvidado lo que se siente al ser objeto de burlas, creo”, dijo. “Nadie se burla de los Hermanos Silenciosos.”

Ella había tomado ventaja de su distracción para librarlo de sus vaqueros. Ahora había poca ropa distractiva entre ellos. “Ya no estás en la Hermandad”, dijo ella, acariciando sus dedos a través de su estómago, del fino cabello justo debajo de su ombligo, de su pecho desnudo y suave. “Y yo estaría muy decepcionada si
siguieras silencioso”

Él la alcanzó a ciegas y la atrajo hacia abajo. Sus manos se enterraron en su cabello. Y se estaban besando de nuevo, con las rodillas a cada lado de sus caderas, las palmas de ella abrazando el pecho de Jem. Sus manos la recorrieron por el pelo una y otra vez, y cada vez que ella podía sentir su cuerpo torcerse hacia ella, sus labios presionaban contra su propia voluntad. No eran besos salvajes, no ahora: eran decadentes, creciendo en intensidad y fervor cada vez que se separaban volvían a reunirse.

Llevó las manos a los cordones de su corsé y tiró de ellos. Ella se movió para mostrarle que también se abrochaba al frente en su pecho, pero él ya había llegado a para quitar la parte delantera. “Mis disculpas,” dijo, “a la antigua”, y luego, de manera más nada-estilo-Jem, arrancó el corsé abierto por la parte delantera y lo tiró a un lado. Debajo estaba su camisola, que ella se detuvo y la dejó caer a un lado sobre su cabeza.
Respiró hondo. Estaba desnuda delante de él ahora, como nunca lo había estado antes

* * *

Jem tenía la sensación de que más tarde sus manos picarían (nunca antes había despedazado un corsé), pero por el momento, no podía sentir a nada más que a Tessa. Estaba sentada a horcajadas sobre sus caderas, sus ojos muy abiertos, su pelo vertiéndose sobre sus hombros desnudos y los pechos. Parecía Venus surgiendo de las olas, con sólo el colgante de jade para cubrirla, brillando contra su piel.

“Creo,” dijo ella, su voz se había elevado y sonaba entrecortada, “que necesito que me beses ahora.”

Alzó la mano para atraerla hacia abajo, agarrándose de sus delgados hombros. Él les dio la vuelta para estar encima de ella, apoyándose sobre sus codos, atento a su peso. Pero a ella no parecía importarle. Ella se acomodó en él, curvando su cuerpo para adaptarse a él. La suavidad de sus senos se apretó contra su pecho y el hueco de sus caderas era una taza para agarrarlo y sus pies desnudos lo recorrían por sus pantorrillas.

Hizo un oscuro y pobre sonido en lo bajo de su garganta, un sonido que apenas reconocía como proveniente de él mismo. Un sonido que hizo que las pupilas de Tessa se ​​expandieran, quien suspiró rápidamente. “Jem”, dijo, “por favor, Jem,” y ella volvió la cabeza hacia un lado, almohadillando su mejilla en el cabello suelto.

Se inclinó sobre ella. Hasta ahora era lo mismo que habían hecho juntos, antes. De esto se acordaba. Que a ella le gusta ser besada en una línea bajando por su garganta, y que si seguía la forma de la clavícula con su boca ella lloraría y cavaría con las manos en su espalda. Y si tenía miedo de lo que vendría después, sin saber
qué hacer, o cómo complacerla, este fue arrasado con rapidez por la forma en que ella respondía: sus suaves gemidos mientras pasaba sus manos por sus piernas y le besó los pechos y el estómago.

“Mi Jem,” susurró mientras la besaba. “James Carstairs. Ke Jian Ming ”.

Nadie lo había llamado por su nombre de nacimiento en más de medio siglo. Era tan íntimo como un caricia.

No estaba del todo seguro de cómo se deshicieron del resto de sus ropas, sólo que de alguna manera estaban descansando sobre los restos destrozados de su vestido de seda y enaguas. Tessa no era suave y flexible bajo él como había imaginado, sino responsiva y exigente, levantando la cara para ser besada una y otra vez,
pasando sus manos sobre él, cada roce de sus dedos encendía chispas en las terminaciones nerviosas que él había temido que hubieran muerto hace mucho tiempo.

Fue mucho mejor de lo que había imaginado. Estaba rodeado por ella, su olor a jabón de agua de rosas y su piel suave y su confianza implícita. No era sólo que ella confiaba en que no la lastimaría; era más que eso. Ella confiaba en que su inexperiencia no le importaría, no importaba nada excepto que se trataba de ellos dos y siempre habían tratado de hacer que el otro sea feliz. Cuando él vaciló y dijo, “Tessa, no sé cómo…” ella susurró contra su boca y puso sus manos donde deben ir.

Una especie de lección, pero la más suave que él había recibido, y la mejor. No había imaginado suficiente de esto, que sus respuestas serían reflejadas, que el placer de ella magnificaría el suyo propio. Que cuando él deslizara las manos por sus piernas ella se envolvería alrededor de su cintura por su propia voluntad. Que cada pensamiento huiría de su cabeza a excepción de la sensación de ella bajo él y luego alrededor de él mientras ella lo guiaba hasta donde tenía que estar. 

Se oyó así mismo gemir a la distancia como si se enterrara en ella. “Tessa.” Se aferró a sus hombros como si se aferrara a los jirones de su control. “Tessa, oh Dios, Tessa, mi Tessa.” La coherencia lo había abandonado por completo. Él farfulló algo más también, ya no en inglés, no sabía qué, y sintió que ella apretó sus brazos alrededor de él.

Él respiraba entrecortadamente mientras se movía, luchando desesperadamente por controlarse a sí mismo, porque no quería que se terminara, no todavía. Tenía los ojos cerrados; la luz resplandecía detrás de sus párpados. Tanta la luz. Oyó la voz de Tessa, susurrando su nombre; estaban tan cerca, más cerca de lo que nunca había creído posible. Sus manos se deslizaron por su cuerpo para agarrarlo de la cintura. Había una línea delgada de concentración entre sus cejas; ella tenía los ojos fuertemente cerrados, las mejillas le brillaban de un rojo escarlata, y cuando ella trató de decir su nombre otra vez, un jadeo irregular se lo tragó. Una de sus manos voló a su boca y ella mordió con fuerza sus dedos mientras su cuerpo se tensó alrededor de él.

Era como un fósforo encendiendo hierba seca. El último vestigio de su control se evaporó. Enterró la cara contra su cuello mientras la luz detrás de sus ojos se fracturó en colores caleidoscópicos. Había llevado la oscuridad de la Ciudad Silenciosa dentro de él incluso cuando dejó la Hermandad. Y ahora ella había abierto su alma y dejó entrar la luz, y fue brillante.

Nunca había imaginado esto. Él ni siquiera se había imaginado imaginando esto.

Cuando volvió en sí, se encontró con que todavía se aferraba con fuerza, con la cabeza inclinada hacia abajo en su hombro. Ella estaba respirando suavemente y regularmente, con la mano en su pelo, acariciando, murmurando palabras cariñosas.

Él se apartó de ella de mala gana, rodando para acomodarse de forma que quedaran descansando cara a cara. La mayor parte de la luz del día se había ido; se miraron el uno al otro en un crepúsculo oscuro que suavizó los bordes ásperos. El corazón le latía con fuerza mientras extendía la mano para deslizar el pulgar por el labio inferior de ella.

“¿Estás bien?” Dijo, con voz ronca. “¿Era eso…?” Se interrumpió, dándose cuenta con horror que el brillo de sus ojos eran lágrimas. Una rodó por su mejilla, sin control. “¿Tessa?” Podía oír el pánico salvaje en su propia voz. Ella le dio una sonrisa rápida y temblorosa, pero eso era típico de Tessa. Ella nunca mostraría decepción. ¿Que tal si para ella fue horrible? Él había pensado que era increíble, perfecto; él había pensado que su cuerpo se rompería en pedazos de sentir tanta felicidad a la vez. Y había pensado que ella había respondido, pero ¿Qué sabía él? Maldijo su propia inexperiencia, su arrogancia y su orgullo. ¿Qué le había hecho pensar que podía?

Ella se sentó, inclinándose sobre la mesa de café, con las manos haciendo algo que él no podía ver. Su cuerpo desnudo fue esbozado en el crepúsculo, insoportablemente bello. Él la miró con su corazón tartamudeando. En cualquier momento ella se pondría de pie, se vestiría y le diría que lo amaba, que siempre lo había amado, pero no de esa manera. Que la suya no era una pasión, sino una amistad.

Y él se había dicho a sí mismo que podía soportar eso, antes de que llegara al puente para confesarse. Se había dicho a sí mismo que podía tener su amistad y nada más, que era mejor que no estar cerca de ella en absoluto.

Pero ahora que él sabía, ahora que habían compartido el aliento, el cuerpo y sus almas, ya no podía dar un paso atrás. Para ser solo su amigo, nunca tocarla nuevo, le desgarraría en mil pedazos. Sería más agonía de lo que el fuego celestial había sido nunca.

Ella se volvió hacia él, sosteniendo algo en sus manos.

“¿Jem?” Dijo. “Jem ¡Estás a miles de kilómetros de distancia!” Ella se había envuelto con una funda gris del sillón; se sentó junto a él; las lágrimas se habían ido y ella era cálida y sonriente. “Honestamente, si lo que acabamos de hacer no consigue tu atención, no sé lo que haría.”

Él la miró fijamente. “Pero estabas llorando”, dijo, por fin.

Ella lo miró con curiosidad. “Porque yo soy feliz. Porque eso fue maravilloso.”

Expulsó el aliento en una oleada de alivio. “Así que fue… ¿Estuvo bien? Yo podría ser mejor, podríamos practicar…”

Se dio cuenta de lo que acababa de decir, y cerró la boca.

Una sonrisa maliciosa se ​​extendió por su cara. “Oh, vamos a practicar”, dijo. “Tan pronto como estés listo.”

“No tengo otros compromisos esta noche.” dijo con gravedad.

Ella se sonrojó. “Tu cuerpo puede necesitar tiempo para… Para recuperarse.”

“No.” dijo, y esta vez se permitió un pequeño matiz de complacencia. “No, yo no lo creo.”

Ella se sonrojó aún más. El amaba hacerla ruborizarse; siempre lo hizo. “Bueno, necesito cinco minutos, por lo menos!” Dijo ella. “Y te necesito para ver esto. ¿Por favor?”

Le tendió una hoja de papel para él. Su expresión era sorprendentemente grave; se limpió la presunción, y su deseo de burlarse de ella también. Sin atreverse a hablar, tomó el papel de ella y lo desdobló.

Ella aclaró su garganta. “Pude haber estado bromeando antes” dijo ella “Cuando dije que era dueña de este piso bajo el nombre de Bedelia Bacalao”.

Él se quedó mirando la escritura del departamento en la Puerta de la Reina. Estaba hecha a nombre de Tessa, o algo parecido. No Tessa Gray, o incluso Tessa Herondale. Fue hecha en el nombre de Tessa Herondale Carstairs.

“Cuando hablé con Magnus en Idris, después de la Guerra Mortal” comentó ella. “Me dijo que había soñado que te curabas. Ya sabes cómo es Magnus. A veces sus sueños se cumplen. Así que me permití sentir esperanza por primera vez en mucho tiempo. Yo sabía que era poco probable, si no imposible. Sabía que sería dentro de muchos años. Pero tu me pediste casarme contigo, una vez, hace mucho tiempo. Y en cierto modo, esta es nuestra noche de bodas. Una consumación con mucho retraso.” Ella le sonrió, mordiéndose el labio, claramente nerviosa. Sus dedos se movían en la manta que sostenía a su alrededor. “No debería haber tomado prestado tu nombre, tal vez, pero siempre he sentido en mi sangre que éramos familia.”

“Tessa Herondale Carstairs,” susurró. “Nunca debería preocuparte pedir prestado mi nombre cuando sabes que puedes conservarlo”

Él dejó que la hoja de papel se deslizará de su mano y se extendió hacia ella. Ella se inclinó sobre su regazo y él la abrazó con fuerza, contra la sensación de ahogo en su garganta.

Ella nunca había renunciado a él. Recordó decirle a Will una vez, que él le había dado fe, cuando Will no tenía fe en sí mismo. Él siempre había tenido esperanzas en Will, aunque Will no tenía esperanzas para sí mismo. Y Tessa lo había hecho por él. Hacía tiempo que había perdido la esperanza de una cura, pero ella… Ella siempre había tenido esperanzas.

“Mizpa, Tessa.” susurró. “En verdad, porque ciertamente Dios estaba cuidando de nosotros mientras nos despedimos unos de otros. Y ha cuidado de nosotros mientras Will era apartado de nuestro lado y nos trajo de vuelta el uno al otro ”.

* * *

Durmieron, acurrucados, en los restos del vestido de Tessa, y más tarde se trasladaron al sofá. Estaba bastante oscuro, y bebieron té frío e hicieron el amor de nuevo, esta vez más suave y lentamente hasta que Tessa agarró a Jem por los hombros y le rogó que fuera más rápido. “Dolcissimo, no appasionato”, dijo él con una sonrisa tormentosa de pura diversión.

“¿Oh?” Ella se agachó e hizo algo con la mano que, estaba claro, no había sido preparado. Todo su cuerpo se tensó. Se rió mientras las manos de él arañaban de repente en su cintura, clavandole los dedos. El pelo oscuro de Jem colgaba delante de sus ojos; su piel brillaba por el sudor. Anteriormente, ella había cerrado los ojos: esta vez ella lo observaba, tanto el cambio en su expresión como su control se rompieron por la forma de su boca mientras jadeaba su nombre.

“Tessa…”

Y esta vez, ella se olvidó de morderse la mano para amortiguar los sonidos que hacía. Oh, bueno. Al diablo con los vecinos. Había estado en silencio durante casi un siglo.

 "Quizás eso fue más rápido de lo que había previsto" dijo con una sonrisa, cuando yacían juntos después, encajados entre los cojines. “Pero tú hiciste trampa. Tienes más experiencia que yo.”

“Me encanta.” Tessa le besó los dedos. “Voy a tener una gran cantidad de diversión enseñándote todo. No puedo esperar a que escuches música de rock and roll, Jem Carstairs. Y quiero verte utilizando un iPhone. Y un ordenador. Y viajar en el metro. ¿Has estado en un avión? Yo quiero estar en un avión contigo.”

Jem seguía riendo. Su cabello era un desastre terrible, y sus ojos eran oscuros y brillantes a la luz de la lámpara. Se veía como el chico que había sido, hace tantos años, pero diferente a la vez: se trataba de un Jem que Tessa recién empezaba a conocer. Un joven, y saludable Jem , no un niño moribundo o un Hermano Silencioso. Un Jem que podía amarla con toda su fuerza a medida que ella lo amaba a él.

“Vamos a tomar un avión”, dijo. “Tal vez a Los Ángeles.”

Ella sonrió. Sabía por qué tenían que estar allí.

“Tenemos tiempo para hacer todo”, dijo él trazado uno de sus dedos por el lado de la cara de Tessa. “Tenemos la eternidad.”

No la eternidad, pensó Tessa. Tenían un largo, largo tiempo. Toda una vida. El tiempo que él viviera. Y ella lo iba a perder un día, como había perdido Will, y su corazón se rompería, como se había roto antes. Y se recuperaría de nuevo y seguiría adelante, porque el recuerdo de haber tenido a Jem sería mejor que nunca haberlo tenido en absoluto.

Ella era lo suficientemente sabia como para saber eso.

“Lo que dijiste antes” preguntó. “Que Jace Herondale ama a Clarissa Fairchild más que nadie que hayas conocido, excepto alguien…. Nunca terminaste la frase. ¿Quién era?”

“Yo iba a decir tú, yo y Will,” dijo. “Pero… No es eso algo extraño que decir ¿no?”

“No es extraño en absoluto.” Ella se acurrucó cerca contra su costado. “Tienes toda la razón. Siempre y para siempre, toda la razón.”

***

Comida (food)

Meat

beef: carne de res

pork: cerdo

chicken: pollo

bacon: beicon/tocino

ham: jamón

lamb: cordero

liver: hígado

turkey: pavo

duck: pato

sausage: salchicha

Fruit

apple: manzana

orange: naranja

banana: plátano

pear: pera

peach: melocotón

lemon: limón

lime: lima

plum: ciruela

melon: sandía

grape: uva

apricot: albaricoque

blackberry: mora/zarzamora

blueberry: arándano

strawberry: fresa

raspberry: frambuesa

Fish

cod: bacalao

plaice: platija

tuna: atún

salmon: salmón

trout: trucha

mackerel: caballa

herring: arenque

sardine: sardina

pilchard: sardina

sole: lenguado

anchovy: anchoa/boquerón

Vegetables

tomato: tomate

avocado: aguacate

pepper: pimienta

turnip: nabo

potato: patata

pea: guisante

carrot: zanahoria

onion: cebolla

celery: apio

cabbage: col

broccoli: brócoli

cauliflower: coliflor

Brussels sprouts: coles de Bruselas

leek: puerro

courgette: calabacín

aubergine: berenjena

sweetcorn: maíz

lettuce: lechuga

spring onion: cebollín

mushroom: seta

cucumber: pepino

garlic: ajo

Dairy products

milk: leche

egg: huevo

butter: mantequilla

cream: crema

cheese: queso

yoghurt: yogur

Others

bread: pan

loaf: hogaza

pastry: masa

toast: tostada

jam: mermelada

sugar: azúcar

salt: sal

cereal: cereales

vinegar: vinagre

mayonnaise: mayonesa

mustard: mostaza

pasta: pasta

rice: arroz

noodles: fideos

olive: aceituna

chocolate: chocolate

sweet: dulce

biscuits: galleta

chips: patatas fritas