autoeditar

¿Autopublicación o Editorial?

He aquí la cuestión.

A día de hoy hay tantas maneras de hacer las cosas que, cuando tenemos una obra y la queremos publicar, lo primero que tenemos que plantearnos es qué queremos de ella. A cuánta gente queremos llegar y cómo, formato (digital, papel, ambos) y si nos compensa o podemos aportar dinero, tiempo, esfuerzo…


Dependiendo de ello ya nos podemos plantear la autoedición, la coedición, la búsqueda de editorial… Las dos primeras opciones suelen derivar en un crowdfunding, búsqueda de financiación o inversión de una buena suma de dinero, si se habla de papel. Incluso una edición digital lleva el gasto personal de un maquetador, si no se posee esa aptitud.


A priori, por costumbre más que nada, se suele acudir a una editorial. En realidad, a veces, la inversión de tiempo, dinero y esfuerzo gastado enviando manuscritos compensa, otras no.


Personalmente, todo esto lo comparo entre trabajar por cuenta ajena o como autónomo: la verdadera diferencia es más quién “se juega” el dinero, aunque también estén como factores la actitud y la aptitud de quien lleve el tema. Y la seguridad en nuestro proyecto, claro.


Como consejo, si se va a usar el sistema editorial, estudiar bien a cada una de ellas. Antes de nada, su línea editorial, temática, estilo… Puede sonar a perogrullada, pero a veces se pierde mucho el tiempo enviando obras a editoriales que no publican el tipo de material que les estamos ofreciendo.
También puede pasar que seamos aptos, que les guste nuestra obra, pero no nos guste su manera de llevar las cosas, por la manera en la que se presentan, si hacen o no “suficiente” publicidad de las publicaciones o incluso por razones de pago. Muchas veces tendemos a pensar que tenemos que amoldarnos de la forma que sea a X editorial cuando otra nos ofrecería exactamente lo que queremos. 


Como con todo, por lo general y como comenté con anterioridad, quien algo quiere, algo le cuesta, y el esfuerzo en la búsqueda de la editorial que más se adecua a nosotros puede no ser precisamente pequeño. El problema de escoger una editorial “a malas”, o descubriendo más tarde que no nos gusta su manera de hacer las cosas sin haberla estudiado antes, es que ambos salimos perjudicados. 

Como comentamos, todos los métodos tienen sus pros y sus contras. Muchas veces en la autoedición es más fácil hacerse con un público fiel, al estar más cerca del lector. Otras, ante la abrumadora oferta existente, la editorial puede conseguirte más lectores. 

Desde Imagion te recomendamos tanto el fanzine (publicación fan/amateur en papel) como la publicación online (e-zine, webcómic, fanfic, relato…), te puede servir de terreno de prácticas, lanzadera ¡o incluso puede convertirse en tu trabajo! Sin ir más lejos, nuestrxs editorxs comenzaron así ;)

Recuerda que puedes publicar tu opinión en esta misma página o preguntarnos tus dudas o comunicarnos tus sugerencias aquí.

Prevenciones básicas de un escritor para coeditar y autoeditar

Prevenciones básicas de un escritor para coeditar y autoeditar

Vamos a meternos en un tema espinoso, sin hacer proselitismo barato, pero intentando hacer una radiografía real de la situación para que nadie se lleve a engaño. Antes de nada, vaya por delante mi postura: no creo que las empresas que se dedican a la coedición o a la autoedición tengan que estar sometidas al tercer grado. Ni mucho menos. En España existe un amplio sector que ofrece este servicio…

View On WordPress