atardecer naranja

flickr

O'clock. by Pájaros de Barro
Via Flickr:
Estaba liberado, visible por encima de la visibilidad, firme, libre y a tiempo.

flickr

Silueta guapeta by Pájaros de Barro
Via Flickr:
El peligro de no inspirarse para escribir, de no querer fotografiar o que la fotografía venga a mí, de no recuperar quien uno fue, el peligro real, es no querer querer. Qué cosas piensa una, ¿verdad?

Cap. 2015 pág. 56 de 365

A veces me descubro siendo diez mil mujeres a la vez.
A veces no soy de nadie, ni me pertenezco.
A veces soy de todos.
A veces soy romántica hasta empalagar.
Cursi,
Defensora del amor.
A veces soy lluvia, melancolía en su estado más puro.
Anochecer,
Neblina,
Camino sin salida.
A veces soy la mujer más feliz,
la de más sonrisas,
la que brilla más.
Y otras veces, soy mar.
Ecos.
Nada.
Túnel.
A veces soy abogada de la soledad,
del monólogo,
de los ruidos en los adentros.
A veces soy flor,
otras espinas.
A veces estoy llena de versos,
de la piel me brotan poesías,
y en muchas ocasiones,
no hay ni un par de sílabas en mis poros.
Soy mil mujeres,
todas arden.
A veces a la vez,
otras veces nunca.
Todas aman,
lloran,
buscan,
quieren ser encontradas,
y enloquecen.
Soy mil mujeres,
o doscientas,
o un millón.
Soy matiz,
atardecer naranja,
poesía absurda.
Placer,
Suspiro.
Guerra y paz.
A veces descubro que soy diez mil mujeres a la vez.

Carta a futuro

Queridísimo Frank ♡


No sé en realidad cuándo leas ésto, pero cuando lo leas espero me lo hagas saber, primero tengo que agradecerte, no es el tipo de “Gracias me ayudaste mucho porque me pasaste la tarea" (cosa que también es imposible, así que el ejemplo no es válido) es el tipo de “Gracias, me hiciste caer en cuenta que no todo está perdido”; gracias por quererme, soportarme, por escuchar y leer mis estúpidas ideas sobre la reencarnación, por dejarme ser siempre Sandra, con defectos y afectos, por poner un carril a alguien como yo, que de alguna forma estaba apunto de desbordarse y quedar ahí; pero tú me salvaste, en el preciso momento en el que yo creí que nada más podría salir peor.


Nunca voy a dejar de quererte sabes, no son promesas falsas, ni nada por el estilo, es real, y cien por ciento válido, y tengo una razón, una muy simple, justa y sencilla razón:
Porque sí.


Tú amor, más que nadie en éste pequeño mundo sabes que no me veo obligada a nada, que tengo un prejucioso orgullo y que poco a poco como cualquier humano estoy muriendo, (yo con más prontitud) estar enferma no es fácil, saber que un día ya dejará de ser día porque no despertarás tampoco es fácil. Espero de todo corazón que si eso llega a suceder tú y yo, no estemos juntos, entre tantas cosas que no deseo, está que tú sufras.


En todo éste tiempo, has movido tantas cosas en mí, desordenaste y ordenaste mi vida dejándome un tanto cuerda y demasiado susceptible con respecto al amor, lo cuál me hace sentir muy bien, y muy mal y al sentirme así, implica sufrir, y no es nada bueno. Obviamente amor no es tu culpa, estoy agradecida, porque también te volviste un motivo para que yo siga y no me detenga, eres como una escalera, que pide a gritos ser usada para alcanzar algo.


Tu edad, tienes 16 años, (ahora 17) recuerdo que a esa edad, pensaba, planeaba en como romper corazones, y ahora tú, tan tú, cambiando vidas. ¡Qué gran diferencia!


Quizá todo esto no pueda decírtelo en frente y de hecho lo olvidaría y de hechox2 te aburrirías, y ahí está la magia, en leerlo de aquí, si es que lo llegas a descubrir, sabes que soy una persona cargada de ansiedad, quisiera decirte que he escrito para ti y que lo leas ahora, pero seré paciente. Espero un mejor futuro para ti, rodeado de felicidad. Nada es permanente, pero cruzo los dedos para que seas tú quien permanezca a mi lado el tiempo necesario para que nuestras  vidas se reivindiquen y seamos felices, y si no es así, el destino se encargará de buscarnos días mejores. Por ahora, lo único que escribiré es gracias, gracias destino, magia negra, astros, Dios, gracias coincidencias, por ponerte en mi desconfigurado y algo distorsionado camino, y volverlo más real, más sensible, menos cruel, más algodón de azúcar sin azúcar, por volverme a mi una persona capaz de querer a una sola persona, esperando algo mejor de ella misma, gracias por dejarme estar en tu pequeño corazón, en tu vida, y en ti ♡


Te quiero Frank, siempre lo haré, tu recuerdo lo mantendré presente cada día de mi vida, y si te llegas a ir, será así todos los días, me harás sonreír como ahora y rezaré por ti.
Antes de ti no creía en la magia de las tornadas de los colores, es genial, me puse a investigar qué son los colores, y cómo funcionan con nuestro medio y cuando llega a nuestra retina, qué imagen exacta produce en nuestro cerebro, pues bien, según la información recopilada, hay una conclusión: En días felices, nuestra retina al ver una imagen, lleva esa imagen y colores procesados al cerebro con una tonalidad increiblemente brillante, y en días tristes es todo lo contrario, entonces tiene sentido decir que los días se tornan literalmente grises en días de lluvia. Ahora tengo que admitirlo, y es que cuando estoy contigo literalmente cualquier color que es amarillo es amarillo sol, y si es azul, se vuelve azul cielo, y verde naturaleza, y naranja atardecer y todo es tan real que quizá la descripción no es la adecuada para entenderlo del todo.


Frank, mi dulce Frank, “mi” no de posesión, sino de apreciación, ahora ya no estamos juntos, fue tristísimo no estarlo, sentí un vacío enorme, pero después de 22 días, todo volvió a su normalidad, y es que Frank, aún recuerdo el día en el que estabas mal uniformado en el auditorio, y te vi, y no me impresionaste, e incluso sentí desagrado, porque detesto a la gente que es popular por redes sociales, como tú jaja, y como alguna vez te lo dije, si a la tercera vez no sucedía nada contigo, iba a alejarme, es mi ley. Pero tu sabes como nos encontramos, a veces éramos tan opuestos y otras veces tan iguales, con tantas coincidencias, y con tanta libertad que en realidad creí que el amor, tan efímero, tan versátil y tan confuso, existe. Espero haberte hecho feliz desde el día en que te conocí, hasta hoy, incluso si solo soy un pequeño recuerdo. E incluso si hoy es 6 meses después, 1 año después, una vida después.
No existen las despedidas, se me da fatal tener que decir “adiós” a alguien, y más aún si ese alguien eres tú, así que jamás me despediré de ti, incluso su dices que es un error volver a hablar o encontrarnos

Fue una grata sorpresa haberte conocido, incluso si no te llegué a conocer del todo, tu presencia en mi mundo, hizo, que éste brillara con más colores, y con más esperanza, me enseñaste tanto en tan poco, que de verdad agradezco al universo poder haber coincidido contigo en la forma en que lo hicimos♡

Espero seas muy feliz, que siempre estés bien y lleno de salud. Te envío muchas bendiciones y magia, de ese polvo de estrellas del que una vez te hablé, espero de todo corazón que cumplas tus metas, y tengas éxitos en tu vida. Confío en que así será y que de alguna u otra forma llegaré a saberlo, o me lo harás saber.

Y, el futuro que desees solamente depende de cómo manejes el presente, y si tiene que suceder algo, siempre habrá un porqué, todo estará bien ¿Si? Vendrán días mejores, te lo prometo.


TE QUIERO FRANK, te quiero mucho ♡


     

                                                                                                  Con mucho amor Sandra.


#CuentameTusHistorias.

Cap. 2014 pág. 155 de 365

Soy una histérica. Una loca de la vida. Me como las uñas cuando esto ansiosa. No me peino, el viento lo hace.  Me duermo tarde y me levanto temprano. Me gusta comer. Soy una apasionada, una impulsiva, un huracán. Soy poeta, pero nada cursi.  Cuando amo, lo hago con toda el alma, doy todo. Escribo para salvarme, para refugiarme, para decirte que te quiero y para olvidarte. Odio cuando me dicen adiós, pero amo los regresos. Me gusta quedarme callada por mucho tiempo, escuchar las palabras que me trae el viento, pero hay otros días que no dejo de hablar, que pareciera que no se me acaban las palabras. Soy un mar embravecido, un cielo despejado, un atardecer naranja.  Soy imperfecta, rara, excéntrica. A veces soy demasidado mesurada, pero siempre muy exagerada. Traigo poesía en las venas, traigo música y rumba.  Sueño despierta mucho. Me acostumbro a la gente con facilidad. Tengo buena memoria, pero no me cuesta olvidar. Soy una neurótica, pero creo que soy buena persona. Me fascinan los abrazos, los besos, los detalles y los hombres con barba. Tengo fe. Odio la rutina. Tengo esperanza en las manos. Tengo alas, rotas, usadas pero grandes, me sirven para volar y arrojarme al cielo. Soy demasiado sensible, demasiado empática. Creo que no existen distancias. Soy una experta en acortar distancias y amar sin kilómetros.  Bajo la mirada cuando me da vergüenza y canto hasta se me gasten los pulmones. Soy muchas cosas, muchas mujeres en una. Intento ser mejor a diario. Y sabes, lo mejor de mí, lo mejor todo lo que soy…. es que te quiero.