ataca

Provavelmente você me achará difícil de entender. E bem, eu sou. Mas se existisse um manual básico de sobrevivência à mim, na primeira página estaria escrito: tudo dela é ao contrário. Se te quer por perto, te afasta. Mas é só pra saber se você também a quer do lado. Se te ama, vai te xingar, te bater e dizer que te odeia. Mas isso é como um “eu te amo” pra ela. Se fica triste com você, se cala e não fala nada. Mas no fundo, quer que você perceba. E quando ela está magoada, te trata mal. Mas é só pra não desabar e demonstrar que está doendo. Às vezes, quando ela diz “não”, ela quer dizer “sim”. Se ela fala que vai embora, é para ouvir você pedir pra ficar. Se ela te ataca, é pra se defender. É bem simples, e ao mesmo tempo complicado: ela só dá dicas. Ela nunca vai dizer o que quer, o que tem ou o que deixou ela assim. Mas, insista um pouquinho e pergunte de novo, só um pouquinho. Ela é assim, toda no avesso, até as ações dela querem dizer o contrário do que demonstra. Eu preciso parar de complicar tanto as coisas, deixar de ser tão drástica. Sempre levo tudo ao extremo, sabe? Não sei ser meio-termo, mais ou menos, um pouquinho. Não sei o que é otimismo. Faço de uma ondinha, um verdadeiro tsunami. Eu sou desligada pra caramba, mas me atento muito nos gestos dos outros. Simples detalhes fazem toda a diferença pra mim. Guardo cada palavra dita, lembro de cada conversa, imagino o porquê atrás de cada ação. Penso e repenso o significado de tudo. E posso me magoar com apenas uma palavra, assim como, posso sorrir o dia inteiro também. Então, tome cuidado. Músculos e tanquinhos definidos nunca me atraíram. Já um sorriso me ganha fácil demais. Olhos azuis não me interessam se eu não vir verdade dentro deles. E de que adianta uma boca carnuda, se o que sai dela, é só besteira? Boa aparência não me serve de nada, se por dentro é tudo oco. Eu mudo constantemente, sou alegre e triste, grossa e simpática, amor e ódio, sorriso e lágrimas. Todo dia eu acordo e não sou mais a mesma de ontem. Então é impossível me descrever, dizer o que sou, o que eu gosto ou não gosto. Posso querer muito algo por um tempo, e depois, ser indiferente à isso. Me canso de coisas, de pessoas, de sentimentos e de lugares. Tudo é incerto e mutável demais dentro de mim.
—  Roberta Lira.
Enfrentamiento entre amigos

Los amigos cercanos, incluso si se conocen de toda la vida, pueden envolverse en discusiones y conflictos de difícil pronóstico. Lamentablemente, hay sucesos que pueden echar por tierra una relación de muchos años.

¿Qué pasa si tú te sientes traicionado o muy molesto por lo que ha hecho tu amigo? ¿Qué reacción puedes esperar de él/ella cuando, cara a cara, le demuestres tu malestar?

Aries: Si buscas a Aries, lo encuentras. Este signo jamás rehúye los enfrentamientos. Da la cara, tanto si el lío es con él/ella, como si te metes con uno de sus amigos.

Y, como combatiente, ya conoces al guerrero de Marte. Juega duro. Va a saco con las palabras y, si te pones flamenco, la emprende a puñetazos, patadas… o lo que encarte.

Tauro: Al contrario de su vecino, Tauro emplea la estrategia del desgaste. Se mantiene en sus trece, mientras que tú te desgañitas intentando que vea las cosas desde otro punto de vista.

No vas a convencerle. Si acaso, ya se convencerá él/ella a su paso, cuando le dé la gana. Lo peligroso es que, si colmas su paciencia, ese ser tan apaciguado estalla transformándose en una fuerza destructora de la naturaleza.

Géminis: Muy afable y divertido, sí. Pues el signo de los gemelitos, ahí donde lo ves, es implacable con los amigos que le juegan sucio. Si el asunto es serio y tú vas a reclamarle o a buscarle las cosquillas, te llevarás la sorpresa de que actúa tan distante como si no te conociera.

No te engañes. Estás fuera de su vida. No es una estrategia para herirte porque esté dolido. Es que Géminis es realmente bueno catapultando fuera de su corazón a la gente que se lo ha roto.

Cáncer: Sacas a relucir el tema que te indigna y Cáncer se hará el desentendido. ¿De qué estás hablando? Intentará rehuir la confrontación, manteniendo un tono tranquilo o hasta amable.

Después, cuando procese lo ocurrido, lo verás con cara seria (los morros, llegando al suelo).

Por si acaso, intenta no tensar la cuerda demasiado, por si se pone violento. Este signo es tan emocional como imprevisible cuando entra en cólera.

Leo: ¿Vas a enfrentarte a Leo? Buena suerte, porque la vas a necesitar. Aquí tienes a un experto en darle la vuelta a la tortilla. Aunque hayas sido tú el peor parado de la situación, Leo le dará la vuelta y se situará como víctima.

¿Consecuencia? Todos sus familiares, amigos, fans… y hasta tu mascota, estarán de su lado.

Virgo: Estás que te lleva el diablo, alzando la voz de lo indignado que estás con tu Virgo. ¿Qué hace este signo tan discreto? Contestarte sin gritar. Así, sin decibelios de más, Virgo te cuenta su versión de lo ocurrido.

Y, aunque tú decidas romper la amistad a raíz de la pelea, ten la seguridad de que por su parte no trascenderá lo sucedido.

Libra: Discutes con tu amigo del alma Libra. Llueven las descalificaciones, los insultos… El signo de la balanza trata de mantener la ecuanimidad, hasta que se deja arrastrar por el festival del reproche.

Entonces, te sigue el ritmo. Te masacra con palabras hasta que tú estás cansado, te vas a casa y ves que en tu teléfono se acumulan los mensajes de texto con más palabras desagradables.

Lo desconcertante es que al día siguiente actúa como si no hubiera pasado nada.

Escorpio: Si te has portado mal con Escorpio, es casi seguro que este signo aguarde el momento apropiado para devolverte el doble de daño. Como sabes, es un maestro en el arte de la venganza.

Y, como el asunto sea muy grave, prepárate a que todos los trapos sucios que te conozca Escorpio salgan a la luz.

Sagitario: Llegas a montarle la gresca a Sagitario y se queda mirándote con sus ojitos asombrados. Te dirá que estás haciendo una montaña de un grano de arena.

¿Le insistes enervado? Bueno. Sagitario espera a que se te pase el mal rato y superes lo ocurrido. Y, si no lo superas, no hay bronca. Sagitario lo supera por ti.

Capricornio: Te dejará que formes la madre de todos los escándalos, mientras que él/ella mantiene la compostura.

Con aplomo, te pedirá que te calmes y que entres en razón para arreglar el asunto de una manera civilizada (por las buenas). Y cuenta te trae… Porque, si sigues con el ataque, a Capricornio se le va lo cordial y te arruina la vida. Por las malas, este signo es de los más peligrosos.

Acuario: Un enfrentamiento serio es una pérdida de tiempo. Acuario lo ve así. Te contempla enardecido, pataleando, refunfuñando y recordándole hasta de lo que se va a morir. Y sale por la puerta como si tú no fueras… nadie.

Se arregle o no el asunto, a ti te queda la frustración de haberte desgastado para nada.

Piscis: Los reclamos van a más. Pierdes los estribos. Atacas al amigo Piscis sin medir tus palabras… El pescadito aguanta el chaparrón hasta que ve la ocasión de huir de escena.

Cuidado, porque Piscis es muy bueno, pero si le faltas al respeto, él/ella se resiente. Es difícil que se restaure la relación de confianza.

Originally posted by angel-sublime

Pablo.-

Las crisis son como un gran monstruo que nos ataca. Muchas veces preferimos escapar de ellas, correr, dar la vuelta, pasarnos por la espalda, pero puede ser que cuando escapemos, ese monstruo sólo se haga más grande y al final termine matándonos, y por eso siempre es necesario que en vez de escapar, tomemos cartas en el asunto y lo matemos antes de que crezca mucho.
¿Y POR QUÉ NO "NI UNO MENOS"?

Porque los varones tenemos el privilegio de caminar tranquilos por las calles sin temor a ser piropeados con palabras obsenas y expresiones repulsivas. Se nos evita lo asqueroso de tener a quien nos apoye en los transportes públicos o se masturben en las camionetas dedicando su semen a nuestros cuerpos.
Porque nadie critica nuestra forma de vestir ni nos hablan de cuán cortas son nuestras bermudas o nos tratan de andar calentando genitales si se nos ve el boxer.
Porque no se nos pasa por la cabeza salir a bailar y terminar violados porque nos pusieron algo en nuestras bebidas ni tenemos que ubicar a decenas de desubicados durante toda la noche que se piensan que son nuestros dueños y que tenemos que obedecer y ser sumisos.
Porque, al parecer, para la sociedad las bolsas de consorcio no nos quedan tan bien a nosotros como a ellas.
Porque cuando somos chicos nadie nos regala ni escobas ni bebés ni cocinitas de juguete para que “vayamos practicando”.
Porque tenemos el privilegio de que mamá nos cocine, nuestras hermanas laven los platos y papá nos invite al sillón a ver cómodamente el partido.
Porque nuestros amigos no nos tienen que avisar si llegaron bien porque ya lo damos por hecho.
Porque tenemos el privilegio de que no se nos critique por acostarnos con cuantas personas querramos (es más, cuantas más sean más capos somos)
Porque las histéricas son ellas. Porque nosotros somos más inteligentes y hasta cobramos más haciendo el mismo trabajo.
Porque si asciendo en el trabajo es por mi capacidad y no por haberme cogido a nadie.
Porque si no queremos ser papás nos desentendemos, nos borramos y ya fue todo. Ellas quieren abortar porque son asesinas y no se hacen cargo de lo que les corresponde que es ser madres ante todo. Porque no se cuidaron y nosotros no nos corresponde esa parte.
Porque soy bien macho y me burlo de las travas, me las cojo y las mato para reafirmar mi masculinidad.
Porque si me gustan los tipos nadie dice que es porque todavía no me cogí una buena concha.
Porque sé más de política y sé manejarme mejor en ese mundo. Porque si ella llega a diputada es porque habia que llenar el cupo o ¿adiviná? sí: se acostó con alguno.
Porque yo no cotizo en el mercado de la prostitución tanto como ellas y no tengo el miedo a ser secuestrado para terminar en un puterío haciendo con mi cuerpo algo que no quiero. Porque yo voy al puterio y soy un campeón y ser puta es una deshonra.
Porque si me mando una cagada con un ramo de flores y unos bombones en el dia de la mujer me convierto en un señor caballeroso, en un hombre de verdad.

Sencillamente PORQUE NO TE DAS UNA IDEA DE LO QUE ES SER ELLAS EN UN MUNDO TAN DESIGUAL COMO ESTE.

A ver si lo dejamos bien clarito: todavía no hablamos de “ni uno menos” porque estamos llenos de privilegios que deberíamos cuestionarnos una y mil veces antes de hablar de feminazis exageradas antihombres o hablar de “igualismo”. Porque el día en que nos empecemos a plantear una nueva masculinidad, dejemos de criar machitos heteronormativos y patriarcales y nos demos el debate que el tema se merece, EL DÍA QUE DEJEN DE MATARLAS Y HUMILLARLAS ahí si vamos a poder hablar de otra manera.

El machismo nos ataca a todos en general pero las mata a ellas en particular.

No seas cómplice.

BASTA DE VIOLENCIA MACHISTA


Escrito por Nazareno Chavez